UPX – Cap. 57

0

Con esto cierra el segundo arco de la historia, esperando poder recuperar el ritmo siquiera en este proyecto. o.o7

Capítulo 57: Su majestad tiene las facultades de un soberano ilustre

Ning Xiaoyao echó un vistazo al pedazo de grasa que tenía delante. El príncipe Fu, Ning Guangshun, tenía el estómago de una mujer embarazada de siete u ocho meses. Si no fuera por el hecho de que estaba gordo bajo esas túnicas, Ning Xiaoyao habría sospechado que tenía hydrepigastrium en su lugar (Team: Ni idea de como se traduce al español, pero significa acumulaciones de líquidos bajo los músculos). No asuma que las mujeres fueron las únicas criaturas que le dieron importancia a la belleza en este mundo. Ning Guangshun ni siquiera podía mantener una cara seria cuando Ning Xiaoyao no dejaba de mirar su estómago. Él quería esconder su barriga, pero no tenía la capacidad para hacerlo.

Finalmente, el príncipe Fu perdió los estribos y lloró: “Si Su Majestad no está pensando en la calamidad que es Xie Wenyuan, ¿de qué sirve mirar este servidor?!” Cada vez que Ning Guangshun se enojaba, todo su cuerpo temblaba. Su respiración también sonaba como un soplador de aire en uso.

“Ah, no es nada”, dijo Ning Xiaoyao. “Buen físico, jaja. Muy buen físico”.

Ning Guangshun tuvo un repentino impulso de matar a Ning Xiaoyao.

“…… ..” dijeron todos los demás en el pasillo. Verdaderamente, Su Majestad es un genio cuando se trata de ofender a otros.

Lou Zigui sabía que estos parientes eran tipos chupadores de sangre difíciles de tratar, así que dijo: “Su Majestad, ¿qué tal suspender la sesión?”

“¿Suspender?” Preguntó Ning Guangshun. “¿El asunto de Xie Wenyuan se abandonará así, dejando una ligera consecuencia para un tema tan importante?”

Ning Xiaoyao preguntó: “Entonces, ¿qué quieres que hagamos?”

Ning Guangshun respondió: “¿Su Majestad no tiene clara la gravedad sobre el crimen por fabricar un Sello Imperial de Jade?”

Ning Xiaoyao respondió: “El Gran Preceptor ya se explicó a sí mismo”.

“Pero el Sello Imperial de Jade estaba claramente en manos de Su Majestad”, dijo otro pariente. El resto de los miembros del clan asintieron con la cabeza de acuerdo. Sus ojos brillaban como nieve recién caída. Ning Xiaoyao no podía esperar cegarles para pasar sobre ellos.

Ning Xiaoyao dejó de hablar. Ning Guangshun se rió fríamente y dijo: “¿Su Majestad todavía quiere proteger a su clan materno, incluso ahora?”

Ning Xiaoyao chasqueó los labios y señaló las amplias puertas de salida del pasillo. “¿Qué tal si yo te doy una idea? ¿Por qué no llevas a algunas personas a la propiedad del Gran Preceptor y lo matas?”

Ning Guangshun se atragantó con sus palabras. ¿Con qué se suponía que debía matar al Gran Preceptor?

Ning Xiaoyao dijo, “Este chico, ¿quién es él?” Ella miró a Lou Zigui, esperando que él hiciera una presentación.

Lou Zigui dijo: “Ese es el Príncipe Fu”.

“Príncipe Fu”, dijo Ning Xiaoyao, “Zhen te dará un decreto imperial en este momento. Toma algunos hombres y ve a matar al Gran Preceptor, ¿qué te parece eso?”

¡Ning Guangshun no aceptaría ese decreto incluso si lo golpeaban hasta la muerte!

Cuando Ning Xiaoyao vio que el Príncipe Fu había elegido permanecer allí y quedarse en silencio, se rió entre dientes. ¿De qué sirve gritarme? Si es un hombre de verdad, ¡debería encargarse él mismo! El rostro carnoso de Ning Guangshun cambió a tonos alternativos de verde y rojo por la ira.

“Ustedes, ah,” dijo Ning Xiaoyao mientras señalaba a sus hombres del clan imperial, “Si alguno de ustedes tiene una forma de matar al Gran Preceptor Xie, le cederé el Trono del Dragón”. Los hombres del clan miraron a Ning Xiaoyao en sorpresa. Ella había hecho que su posición imperial pareciera tener tan poca importancia.

Ning Xiaoyao se levantó mientras acunaba el Sello Imperial de Jade, sacudiendo su cabeza con un suspiro. “¿Qué tal si todos ustedes van a casa?.” Estos idiotas eran todos de hablar y no hacer nada, ella no podía contar con ellos.

“Su Majestad”, gritó el Anciano Li.

Ning Xiaoyao estaba empezando a perder su paciencia. Se detuvo y preguntó: “¿También quieres matar al Gran Preceptor?”

El Anciano Li estaba encantado de responder. “Este viejo servidor inútil e incapaz de matar a ese ladrón Xie”.

“Entonces habla más educadamente”, dijo Ning Xiaoyao. “Todavía tenemos que trabajar juntos. Si maldices al Gran Preceptor como ‘ese ladrón Xie’, ¿no tendría que llamarte ‘ese ladrón Li’ para arreglar las cosas?”

“¡Su Majestad!” Los alumnos del Anciano Li estaban disgustados.

“Vamos a detenernos un poco”, Ning Xiaoyao señaló a Shadowgale para que también obtenga la caja de jade del Trono del Dragón, antes de decirle a los ministros: “¿De qué sirve pelear el uno contra el otro?”

“Su Majestad, luego los salarios oficiales para este servidor y otros…”

“Comandante Supremo, ah, vámonos,” Ning Xiaoyao abrazó el Sello Imperial de Jade y echó a correr. ¡Salario oficial, tu hermana!

Su Majestad había huido como el viento, dejando al Príncipe Xi sin poder completar su oración. Estuvo a punto de ahogarse hasta la muerte. ¿Qué clase de hombre es él? ¿Hubo alguna vez un emperador como este?

En lugar de huir con Ning Xiaoyao, Lou Zigui estaba de pie en el pasillo con las manos entrelazadas detrás de la espalda. Su fría mirada barrió a todos los hombres del clan imperial antes de darse la vuelta y alejarse.

“Comandante Supremo”, Ning Guangshun lo llamó, “¿Eres el lacayo de Su Majestad ahora?”

Lou Zigui hizo una pausa en sus pasos, pero no se dio la vuelta. En cambio, dijo: “¿Qué hay de malo en ser leal y dedicado al soberano de uno?”

Ning Guangshun levantó una mano para evitar que su compañero del clan respondiera. Lou Zigui ya había elegido su bando, por lo que sería inútil persuadirlo de lo contrario.

Cuando Lou Zigui salió de la Sala de las Campanas Doradas, fue recibido por un cielo azul claro y los espléndidos y ardientes colores de la primavera. Ning Xiaoyao estaba de espaldas al sol mientras estaba de pie en un pasillo lateral, saltando y brincando mientras le hacía señas para que se apresurara. Después de que Lou Zigui la alcanzó, alzó una mano para tocar su frente dorada, pero Ning Xiaoyao le agarró la mano.

“Dios mío”, dijo Ning Xiaoyao mientras huía por los escalones con Lou Zigui a cuestas, como si estuviera escapando de los zombis, “Comandante Supremo, ¿no oíste a esos príncipes pidiéndome dinero?” Ella parloteó mientras corrían . “¿Cómo podría tener algo de dinero? Huyamos, rápido”.

Lou Zigui ni siquiera tuvo la oportunidad de hablar cuando Ning Xiaoyao lo arrastró. Los Guardias del Dragón los perseguían detrás de ellos, pero a pesar de su extrema ligereza y técnica, solo podían ver como Su Majestad desaparecía de la vista con Lou Zigui. Las piernas del Comandante Supremo casi habían abandonado el suelo gracias a la loca velocidad de carrera de Ning Xiaoyao. (o (╯ □ ╰) o)

“Esto…”, dijo Shadowrain, boquiabierto, “¿Quién es el maestro de Su Majestad?” ¡Él realmente podría correr!

Shadowgale guardó silencio por un momento. No poder escapar de Ning Xiaoyao lo había sacudido bastante. Si tu maestro pudiera correr mejor que tú, ¿por qué necesitaría que lo protejas?

“Las lesiones del Comandante Supremo no se han curado por completo todavía, así que ¿cómo puede incluso correr así?” Al final, esto fue todo lo que dijo Shadowgale. Todos los Guardias del Dragón guardaron silencio. ¿Estaba el comandante en jefe sintiéndose angustiado por el bien del Comandante Supremo, y culpando así a Su Majestad por correr demasiado rápido? Pero de alguna manera, ¿eso no parecía correcto?

“Hmph”. Dentro del Salón de Campanas Doradas, Ning Guangshun bufó fríamente al Anciano Li antes de abandonar el edificio con sus compañeros del clan imperial. Para cuando el Anciano Li lentamente salió arrastrando los pies, todos se habían ido, excepto los guardias que estaban frente al pasillo.

“¿Maestro?” Un alumno apoyó al Anciano Li por el brazo mientras se preparaba para bajar los escalones. El Anciano Li estaba parado en la cima de la escalera, mirando hacia el camino que conducía al harem imperial. El camino de feldespato blanco estaba desprovisto de gente y brillaba dorado bajo la luz del sol primaveral. Como el camino estaba inclinado y parecía extenderse interminablemente, se veía como un camino hacia los Cielos que desaparecía en el horizonte.

“¿Maestro?”, Preguntaron unos pocos alumnos más cuando vieron al Anciano Li parado allí inmóvil. Sin embargo, no parecía estar enojado.

“Su Majestad tiene las cualidades de un soberano ilustre”, dijo el Anciano Li en voz baja mientras miraba el camino dorado.

Algunos de los adultos quedaron atónitos por sus palabras. El Anciano Li apartó a un lado al alumno que lo sostenía y caminó vacilante por los escalones. Los gobernantes sobresalientes no necesitaban poseer talentos literarios sin igual o aprender a tener éxito. Tampoco tenían que ser omniscientes y omnipotentes. Si un soberano fuera tan poderoso, ¿por qué necesitaría siquiera un tribunal lleno de funcionarios civiles y militares? En la mente del Anciano Li, siempre y cuando uno tuviera en mente la difícil situación de la gente y tolerara todo tipo de cosas con una actitud magnánima para encontrar la mejor solución en la adversidad, era un monarca excepcional. Las acciones de Ning Xiaoyao en los últimos días cumplieron con todos estos requisitos.

“Maestro”, algunos hombres lo persiguieron.

“Él sabía de los errores del Clan Xie, pero no fue capaz de arrancar su enorme árbol por las raíces”, les dijo en voz baja el Anciano Li. “Así que Su Majestad sabía que debía retirarse mientras aún estaba adelante. Su Majestad vendió su propiedad en el palacio para ayudar a los refugiados porque quería ocuparse de ese asunto”.

“¿Solo con salvar a unos pocos refugiados?”, Preguntó uno de los hombres en voz baja. “¿Cómo resolverá eso el problema de su existencia? Los únicos esfuerzos de Su Majestad son como tratar de apagar un carro de madera ardiente con una taza de agua, totalmente inadecuada”.

“Al menos Su Majestad todavía piensa en los refugiados”, el Anciano Li miró al hombre. Algunos otros cayeron en silencio. Ninguno de los tres emperadores que precedieron al gobierno de Su Majestad se había molestado con los refugiados. Tal vez si lo hubieran hecho, los refugiados no se habrían contado en cientos de miles por ahora.

“Este anciano fue irrespetuoso con Su Majestad una y otra vez”, dijo el Anciano Li. “Pero Su Majestad no le ha mostrado a este anciano una expresión feroz de principio a fin. Su Majestad tenía solo 14 años el año pasado, pero su capacidad para tolerar a los demás es algo que este anciano admira”. (Autor: Si digo que esa niña te tiene miedo, ¿lo creerías, viejo abuelito? (╯ □ ╰) o)

“Es como dice el maestro”, los hombres corearon. Ning Xiaoyao era mucho más diferente que el emperador anterior, que no se molestó en nada.

“Su Majestad definitivamente será una figura sobresaliente después de más disciplina”, de repente el Anciano Li se volvió atrevido y enérgico. ¿Qué es lo que busca este servidor? ¡Simplemente la oportunidad de conocer a un soberano ilustrado!

¿Más disciplina? Los ministros reunidos querían abalanzarse ante las palabras del Anciano Li. ¿Realmente cree que Su Majestad no tiene mal genio?

El pequeño gerifalte pasó volando junto a la cabeza del Anciano Li. ¡Por supuesto que Xiaoyao iba a ser un gran y poderoso emperador! ¿Pero este viejo todavía quería atormentarla? Siguió al Anciano Li y su gente mientras salían de las puertas del palacio hasta que vio al anciano prepararse para subir a su silla de manos. En este momento, el pequeño gerifalte forzó una corriente de excremento que cayó sobre el sombrero oficial del Anciano Li.

“…….” Dijeron todos los demás.

“Awoo”, el pequeño gerifalte voló más allá de las paredes del palacio y huyó. El Anciano Li se miró la mano, que ahora estaba cubierta de caca de pájaro después de haber sentido su sombrero. Él no era tan firme como Gran Preceptor Xie, y además extremadamente misofóbico. Le temblaba la mano y quería vomitar, pero después de algunas sacudidas se desmayó.

“¡Ah, maestro!”

“¡Aiya, Maestro Li!”

“¿El maestro se desmayó?”

“Alguien ven, apúrate-“

“¡Médico Imperial!”

… …

El caos descendió sobre la escena ante las puertas imperiales del palacio.

¡Achoo!” Ning Xiaoyao dio un gran estornudo mientras estaba sentada dentro del Salón Esplendor Supremo. Se frotó la nariz y le dijo a Lou Zigui: “¡Si el Gran Preceptor no dice cosas malas, es probable que la emperatriz viuda me maldiga!”

Lou Zigui estaba sentado para ajustar su respiración. No importa cuán fuertes fueran sus artes marciales, aún no podía compararse con las velocidades de carrera de un humano genéticamente evolucionado. Ning Xiaoyao bebió una taza de té antes de arrojar el Sello Imperial de Jade a Lou Zigui.

“Comandante Supremo, ¿cree que el Gran Preceptor y la viuda emperatriz serán dóciles ahora?” Lou Zigui colocó el Sello Imperial de Jade cuidadosamente a un lado antes de negar con la cabeza. Ning Xiaoyao le sirvió una taza antes de que ella dijera: “Parece que las batallas aún están lejos de haber terminado”.

Lou Zigui levantó la taza de té y se humedeció los labios. “La corte real es como un campo de batalla. Lo que dijiste no está mal”.

“¿De verdad? ¿Hay un dicho como ese?” Ning Xiaoyao tenía una expresión que decía claramente: “No estudié muchos libros, así que no me mientas”.

“……” dijo el Comandante Supremo Lou. Entonces, ¿por qué hablaste de batallas en primer lugar?

“Olvídalo”, Ning Xiaoyao recogió la tetera y tragó unos cuantos bocados más antes de inspeccionar su superficie de celadón. “Esta tetera no se ve tan mal. ¿Vale esto algún dinero?”

Lou Zigui se sintió en una posición difícil. Él nunca había entrado en una casa de empeño en su vida.

“Ah, peh Ning Xiaoyao escupió antes de que Lou Zigui tuviera la oportunidad de hablar. “Podemos hablar de esto más tarde. Esta noche cenaremos temprano antes de terminar un gran negocio.” ¡Robar el grano era el trato más importante y más grande!

“¿Q… qué gran negocio?” Preguntó Lou Zigui.

“¡Su Majestad!” Fang Tang de repente entró, gritando, “¡Esto no es bueno! El halcón gerifalte de Windy se cagó sobre la cabeza del Anciano Li. Ahora mismo se desmayó frente al palacio!”

“…….” Dijo Ning Xiaoyao. ¿Podría seguir jugando afuera con esta situación?