Capítulo 50: El Supremo Comandante está desnudo, Su Majestad quiere golpearlo

Esa noche, la lluvia volvió a caer en la capital. La brisa de la tarde también traía consigo un frío que raramente se sentía a fines de la primavera. Debido al período nacional de luto, ninguna de las lámparas habituales de la finca del Gran Preceptor estaba encendida. La residencia no podía compararse con el Palacio Imperial del Emperador, pero seguía siendo una de las mejores fincas de la capital. Un vigilante nocturno hizo sonar la llamada para la segunda guardia mientras pasaba junto a la propiedad del Gran Preceptor, solo para oler algo quemándose. El vigilante nocturno miró apresuradamente hacia la finca y rápidamente dejó caer el gong en sus manos. Asustado, gritó: “¡Fuego, la propiedad del Gran Preceptor está en llamas!” (TCh: \o.o/ ¡Se prendió esta mierda!)

La quietud silenciosa de la noche lluviosa fue interrumpida por los gritos del vigilante nocturno.

Menos de una hora más tarde, el Gran Preceptor estaba sentado en un viejo sillón de madera en una cámara subterránea de la finca, frente a cinco hombres atados a un estante de tortura. Cada uno de los hombres tenía lesiones en sus cuerpos, mientras que dos de ellos ya habían perdido el conocimiento. El mayordomo Xie Laibao corrió rápidamente hacia la cámara subterránea y se inclinó para hablarle al oído del Gran Preceptor Xie.

“Gran Preceptor, los sirvientes han apagado los incendios. La mitad de los almacenes fueron quemados. La vieja señora tuvo un susto, pero su señoría ya ordenó a alguien que tome el sello del Gran Preceptor para invitar a un médico imperial”.

El Gran Preceptor Xie se sentó allí sin decir una palabra. Xie Laibao se retiró de la habitación, su figura aún inclinada.

“Encendiendo fuego”, dijo el Gran Preceptor Xie fríamente mientras miraba a los cinco hombres en los estantes. “¡Lou Zigui tiene planeas realmente tóxicos!”

Los tres hombres que todavía estaban conscientes no mostraron ninguna reacción a las palabras del Gran Preceptor Xie. El guardia que estaba al lado del Gran Preceptor dijo, “Gran Preceptor, ¿todavía estamos manteniendo estos cinco hombres?”

Como víctima de un incendio en una casa, ¿cómo podría el Gran Preceptor Xie no albergar pensamientos de matar a estos hombres? Pero él todavía negó con la cabeza hacia el guardia. Estos hombres eran subordinados de Lou Zigui, por lo que ahora eran rehenes en sus manos. Sus vidas solo valdrían algo si no estaban muertos.

“Es demasiado bueno para ellos”, dijo el guardia con resentimiento.

Una de las lámparas de aceite en el sótano estalló en una lluvia de chispas con un pah. Por el bien del Sello Imperial de Jade, el símbolo hereditario de un país, Ning Yu y Lou Zigui estaban tan ansiosos como perros tratando de saltar por encima de una pared. De esto, el Gran Preceptor Xie estaba muy seguro en su corazón. Es una pena, el Gran Preceptor Xie sonrió, que el Sello Imperial de Jade no está en la propiedad del Gran Preceptor.

El jefe de guardia no pudo evitar ponerse la piel de gallina al ver esa sonrisa. ¿El Gran Preceptor se había vuelto loco de ira? La mitad de sus almacenes se han ido, ¿cuánto dinero perdió la familia Xie en este incendio? Es como perder media montaña de oro a la vez, pero ¿El Gran Preceptor puede seguir sonriendo?

Xie Laibao regresó nuevamente para correr hacia el lado del Gran Preceptor Xie, inclinándose para decir con urgencia: “Gran Preceptor, un eunuco llegó del palacio. La estimada emperatriz viuda quiere invitarlo a un paseo”.

“¿Por qué estás tan nervioso?” El gran preceptor Xie miró fríamente a su mayordomo. ¿Por qué este sirviente era cada vez menos capaz de soportar tales eventos? De los seis hombres de negro, solo uno había escapado. Ning Yu y Lou Zigui ya deben haber recibido noticias de sus hombres desaparecidos. Hoy, Su Majestad incluso había ido a buscar a la estimada emperatriz viuda y había empezado una pelea. Cuando el Gran Preceptor Xie lo entendió, su hija mayor debe convocarlo al palacio para ese asunto.

Xie Laibao se dio una palmada en la cara antes de decir: “Este sirviente merece morir”.

El Gran Preceptor Xie se puso de pie y miró una vez más a los cinco hombres en los estantes. Luego ordenó al jefe de la guardia: “Pídeles que escriban sus testimonios, pero recuerda que no deben morir”.

“Sí”, obedeció el guardia principal en voz alta.

El gran preceptor Xie trajo a Xie Laibao mientras salía del sótano. Cuando recordó que se enfrentaría a esa rufián local, a la bribona Ning Yu otra vez, su cabeza comenzó a dolerle de repente.

Actualmente, la emperatriz viuda Xie acababa de poner boca abajo su habitación. Sacó todo de la cama al suelo, incluso el mosquitero que colgaba sobre la cama. El colorete y el polvo facial en su tocador, junto con su caja de joyas, habían sido tirados al piso, llenando la habitación con la escena de los cosméticos. Las puertas del armario habían sido abiertas de par en par, sus ropas ordenadas y dobladas quedaron en una pila desordenada. El efecto final parecía que alguien había saqueado las respetables habitaciones de la emperatriz viuda.

La emperatriz Viuda Xie volvió a caer en su silla mientras las palabras resonaban en su cabeza: ¡El Sello Imperial de Jade había desaparecido! Algunas damas de la corte y mamas temblaban de miedo mientras vigilaban la puerta. Después de toda la conmoción de la viuda emperatriz, ni siquiera se atrevieron a darse la vuelta y mirar adentro. Afuera, en el patio, algunos mayordomos y eunucos también se quedaron allí indefensos, sus expresiones nerviosas.

“Después de que Su Majestad dejó hoy el palacio de la emperatriz viuda, despellejó a un joven eunuco vivo” susurró un mayordomo a sus cohortes. “¿Está la emperatriz viuda entristecida por las acciones de Su Majestad?”

Los otros mayordomos y eunucos miraron a aquel. Él seguro podría hablar. ¿Por qué la estimada emperatriz viuda se entristecería por la muerte de un eunuco? Era más probable que Su Majestad la hubiera provocado de alguna manera otra vez. (Autor: Todo lo que Su Majestad hizo fue realizar una cirugía para tratar a un pequeño ratón. ¿Cuándo se convirtió eso en matar a un joven eunuco? ¿No pueden estos rumores ser más confiables?)

La emperatriz viuda Xie se preguntaba dónde estaba su Sello Imperial de Jade al mismo tiempo que Ning Xiaoyao paseaba por su habitación. Big Boss Black se había ido con Oil Lamp esa tarde para ver el depósito secreto de cereales del Gran Preceptor. Ahora que estaba oscuro, ¿por qué no habían vuelto todavía? ¿A dónde fueron a buscar ese depósito de granos?

El pequeño gerifalte se mareaba de su ritmo y dijo: “¿Qué tal si voy a buscar Big Boss Black y Oil Lamp?”

Ning Xiaoyao negó con la cabeza. “No, no quiero perderte en el proceso también”.

“Entonces, ¿qué hacemos?” Oil Jar ya había terminado de mordisquear medio saco de cacahuetes. “Oil Jar también está ansioso”.

Ning Xiaoyao miró a Oil Jar, que estaba casi enterrado debajo de las cáscaras de cacahuate vacías, y guardó silencio. ¿Era realmente alguien que se sentía ansioso?

“Entonces, ¿qué hay de dejar que mi maestro los busque?” Sugirió el pequeño gerifalte.

“No arrastres a tu maestro a esto”, dijo Ning Xiaoyao. “¿Qué pasa si Windy es capturado por los hombres del Gran Preceptor? Olvídalo.” Su mano derecha formó un puño y golpeó su palma izquierda antes de que Ning Xiaoyao tomara una decisión. “¡Iré a buscarlos yo misma!”

“Miau”. Los maullidos de Big Boss Black salieron de la ventana en ese momento.

¡Dang! Ning Xiaoyao se apresuró a abrir la ventana. Esta bola de grasa negra finalmente regresó.

Big Boss Black se escabulló por el alféizar de la ventana, con la piel enredada. Estaba cubierto de polvo. “Xiaoyao”, maulló Big Boss Black, “La propiedad del Gran Preceptor está en llamas”.

“¿Qué?” Ning Xiaoyao se apresuró a preguntar. “¿El Gran Preceptor Xie se quemó hasta la muerte?”

Big Boss Black arañó la parte posterior de la mano de Ning Xiaoyao con su garra. “¿Qué tipo de buenas noticias estás esperando? Los hombres del Comandante Supremo fueron capturados por el Gran Preceptor. Le dijo a la gente que los golpeara y los golpearon terriblemente”.

Ning Xiaoyao estaba aturdida. !Otro percance!

Big Boss Black estaba impaciente. “Xiaoyao, ¿qué hacemos ahora?”

Ning Xiaoyao se dio vuelta y decidió en ese momento encontrar al Comandante Supremo Lou. En la actualidad, Lou Zigui había conseguido que los Guardias del Dragón le trajeran agua caliente y se quitó la ropa en su habitación. Él estaba usando una toalla de mano para limpiar su cuerpo.

Ning Xiaoyao cerró la puerta de golpe y corrió directamente a la habitación.

El desnudo Lou Zigui se puso rígido.

“¡Comandante Supremono es bueno!” Gritó Ning Xiaoyao. Sobre sus hombros, Big Boss Black levantó sus patas para cubrir sus ojos.

“¡No tienes permitido mirar el cuerpo del Comandante Supremo!”, Gritó el gato.

Ah, Dios.

Ning Xiaoyao arrojó la bola de grasa sobre sus hombros fuera de la habitación, demasiado enojada para escucharlo. ¿Estaba convirtiéndose de un fanático a un fanático idiota? Una vez más, el Comandante Supremo Lou presenció la visión de Su Majestad tirando un gato. Puso su toalla en el borde de un lavabo y comenzó a buscar su ropa.

Ning Xiaoyao corrió hasta que estaba parada justo frente a Lou Zigui y dijo: “En un momento como este, ¿cómo podrías estar de humor para vestirte?”

“… ..” Lou Zigui se quedó sin palabras. ¿Se suponía que debía permanecer desnudo sin ropa?

Ning Xiaoyao gesticuló locamente con sus manos mientras explicaba, “No está bien, tu gente fue capturada por el Gran Preceptor. ¿Qué debemos hacer? ¿Deberíamos llevar a Windy y al resto y matar nuestro camino para llegar a la finca y rescatarlos?”

“¿Quién le dijo esto a Su Majestad?”

“Black Tubby, oh, eso no es cierto” dijo Ning Xiaoyao, “Salvar gente es más importante. Comandante Supremo , no se preocupe por quién me contó la noticia”.

Big Boss Black comenzó a gritar desde fuera de la habitación. “Fue este gato, le dijo este gato. Tonta, estás borrando mis contribuciones frente al Comandante Supremo. Miau, eres una sinvergüenza!”

“¡Cállate!”, Gritó Ning Xiaoyao hacia él.

Cuando Lou Zigui escuchó al gato afuera dejar de maullar, solo dijo: “Este gato escucha las palabras de Su Majestad bastante bien”.

“¡Estoy hablando de salvar a la gente!” Ning Xiaoyao estaba tan ansiosa que le salió el sudor en la frente. “Lo importante es rescatarlos, rescatarlos es más importante, ¡ah, cielos!

“Entiendo.” Ning Xiaoyao estaba haciendo tanto ruido en medio de la noche que Lou Zigui ya podía escuchar pasos apresurarse en esa dirección. Él fue rápido para persuadirla. “Cálmate primero”.

“¿Cómo puedo calmarme?” Ning Xiaoyao se agarró la cabeza y giró en su lugar otra vez. “¡El Gran Preceptor los golpeó, sus cuerpos están cubiertos de sangre!”

Los ojos de Lou Zigui se atenuaron. Por supuesto, sabía que Old Huo y el resto sufrirían por medio de la tortura, pero él había visto montañas de cadáveres y mares de sangre desde que se unió al ejército a los doce años. El corazón de Lou Zigui se había vuelto frío hacía mucho tiempo como el hielo y tan duro como el hierro. “Todavía están vivos, ¿verdad?”

Levantó una mano para acariciar la cabeza de Ning Xiaoyao antes de ponerse la ropa que había dejado junto a la cama. Por ahora, Ning Xiaoyao se había dado cuenta de una cosa. Si ella ya tenía el Sello Imperial de Jade, ¿por qué los hombres del Comandante Supremo aún corrían hacia la finca del Gran Preceptor? “¿Quieres…?”, Le preguntó Ning Xiaoyao a Lou Zigui, quien estaba de espaldas a ella mientras se vestía. “¿Quieres prender fuego y quemar a la familia del Gran Preceptor?”

Si eso fuera posible, entonces Lou Zigui haría exactamente eso.

“¿Hay algo que no sé?” Ning Xiaoyao corrió a sentarse en la cama de Lou Zigui mientras lo miraba. “Háblame de eso, o de lo contrario me sentiré ansiosa. Entonces no podré dormirme”.

“¿Su Majestad?” Llamó la voz de Shadowgale desde afuera de la puerta.

Lou Zigui aceleró su ritmo de vestirse.

“Estoy aquí” respondió Ning Xiaoyao.

Shadowgale estaba parado afuera de la puerta y dijo: “El Gran Preceptor entró al palacio y fue a ver a la emperatriz viuda”.

“Se acabó” Ning Xiaoyao se levantó de un salto y agarró la mano de Lou Zigui. “Ese viejo  ha venido al palacio para presentar una queja”. La acción de Ning Xiaoyao volvió a derribar la mitad de la ropa de Lou Zigui.

“Windy, no tienes que decir una palabra más. Encuentra algunos hombres y ven conmigo”. Cuando no escuchó la respuesta de Lou Zigui, Ning Xiaoyao perdió la paciencia para esperar y lo rodeó para salir corriendo. Esas personas debían ser salvadas. En cuanto a por qué habían prendido fuego a la propiedad del Gran Preceptor en primer lugar, era algo de lo que se podía preguntar después del rescate.

Cuando Shadowgale oyó gritar a Ning Xiaoyao, asomó la cabeza por la habitación y preguntó: “¿A dónde va Su Majestad?”

“Hacia la finca del Gran Preceptor”, respondió Ning Xiaoyao.

“… ..” dijo el comandante en jefe Shadowgale. Su Majestad me dijo que reuniera a los otros compañeros. ¿Estamos planeando matar a toda la familia del Gran Preceptor mientras él está fuera de la casa?

Cuando Lou Zigui se dio cuenta de que Ning Xiaoyao estaba a punto de salir corriendo de la habitación, la atrapó por detrás e intentó agarrarla de la mano. Cuando falló, solo pudo envolver a Ning Xiaoyao en un abrazo.

“… ..”, dijo el comandante en jefe Shaowgale. Por alguna razón, se veía extrañado cuando el Comandante Supremo Lou abrazó a Su Majestad.

“Está bien”, Lou Zigui le dijo a Shadowgale mientras se aferraba a Ning Xiaoyao. “Voy a decirle unas pocas palabras a Su Majestad”. Shadowgale retiró la cabeza e incluso cerró la puerta al Comandante Supremo Lou.

“¿No vas a salvarlos?” Ning Xiaoyao apartó a Lou Zigui. Ella era muy fuerte, por lo que Lou Zigui tuvo que retroceder tres pasos antes de que se detuviera. “¿Qué está pasando?”

Ning Xiaoyao miró a Lou Zigui. Si él no podía darle una respuesta satisfactoria, entonces ella lo haría, entonces ella…¡ Ning Xiaoyao lo pensó antes de decidir que definitivamente lo golpearía!