UPX – Cap. 22

1

Capítulo 22: El gerifalte pide ayuda 

__________________________________________________

Ning Xiaoyao saltó la pared para salir del Salón Esplendor Supremo y se quedó afuera olfateando el aire. No podía percibir el olor de las cocinas, así que dio una patada infeliz a la pared. Como había usado demasiada fuerza, la pared tembló dos veces antes de que trozos de arena y roca cayeran desde la parte superior. Sorprendida, Ning Xiaoyao se quedó allí aturdida hasta que vio que la pared todavía estaba intacta. Solo entonces ella soltó un soplo de alivio. ¿Qué podría hacer si le hicieran pagar por una pared caída? (Autor: ¿Puedes ser un poco más consciente de tu identidad como emperador? )

(╮ (╯﹏╰) ╭)

 

Frotándose el estómago, Ning Xiaoyao decidió caminar. Definitivamente podría encontrar algo para comer en un Palacio Imperial tan grande como este.

Al mismo tiempo, el Gran Preceptor Xie estaba parado en un camino pavimentado cerca del Salón Esplendor Supremo. Contra la luz del atardecer, sus aleros se curvaban hacia el horizonte, las baldosas vidriadas de las crestas del techo se extendían hacia el cielo del norte. Aunque estaban sumergidos en la oscuridad, estos dormitorios del emperador y la emperatriz habían existido a través de sucesivas dinastías de soberanos de apellido Ning. No importa quién fuera su maestro, siempre sería un lugar alto, trascendental e imponente.

«Gran Preceptor», un eunuco a toda prisa corrió a su lado antes de inclinarse y hablar en voz baja. «Este sirviente saluda al Gran Preceptor».

«¿Cómo está Lou Zigui?» Preguntó el gran preceptor Xie.

El eunuco jefe negó con la cabeza. «Su Majestad lo instaló en los dormitorios principales. Este servidor no tiene claros los detalles».

«¿Esos hombres de la Caballería Black Frost también fueron dejados en el palacio por Su Majestad?» Preguntó el Gran Preceptor Xie nuevamente.

«Sí», dijo el eunuco principal. «Esos generales no permitieron que este sirviente se acercara a los dormitorios. Este sirviente no podía ver a Su Majestad, ni averiguar si este era realmente el decreto de Su Majestad. Oh, Gran Preceptor, esos generales llevaron a un médico imperial a las habitaciones. Este sirviente escuchó que el médico examinó las heridas de Lou Zigui».

El gran preceptor Xie estaba seguro de que Lou Zigui moriría en tres días, por lo que no le importaba si tenía o no un médico. En cambio, dijo: «Si quieren medicina, solo dársela. Dales lo que quieran, no enfurecer a Su Majestad».

El eunuco jefe se apresuró a inclinarse. «Sí, este sirviente entiende».

«En la asamblea tres días después, es decir, la primera vez que Su Majestad entre a la corte», dijo el Gran Preceptor Xie, «Iré a ver a Su Majestad de frente. Todos necesitarán prepararse».

«Sí», dijo el eunuco jefe.

El Gran Preceptor Xie sonrió fríamente mientras miraba el alto Salón Esplendor Supremo. Es cierto que se había equivocado sobre Ning Yu, pero ella era demasiado ingenua si quería confiar en Lou Zigui para liberarse. Tres días más tarde, cuando Lou Zigui muriese envenenado, le gustaría ver la expresión de Ning Yu cuando se sentara en el Salón de Campanadas Doradas(*) después de sus esfuerzos desperdiciados. ¿Cómo se enfrentaría a todos los funcionarios y otros hijos imperiales que perdieron la oportunidad de llegar al trono?

El eunuco jefe vio al Gran Preceptor Xie meditabundo mientras se alejaba. Mientras tanto, Ning Xiaoyao estaba parada detrás de un asiento de piedra en el camino pavimentado, clavando sus dedos en sus palmas. ¿Ella tenía que ir a una asamblea en tres días? Ella estaba jodida de nuevo. ¿Qué era una asamblea? ¡Ella no entendió nada!

Después de que el Gran Preceptor Xie se fue, el eunuco se enderezó e hizo una señal en dirección al Salón Esplendor Supremo. Unos pocos eunucos cercanos se apresuraron a su lado.

«Ya no se molesten con el Salón Esplendor Supremo, diles a todos que se retiren», el eunuco jefe dijo el resto. «Lo que sea que esos militares quieran, dénselo. Prepárese bien para la asamblea de Su Majestad dentro de tres días».

Los otros eunucos expresaron ruidos de asentimiento.

Ning Xiaoyao entrecerró los ojos al eunuco principal. ¿Este hombre incluso había enviado gente para vigilarla? ¿Podría ella seguir viviendo feliz si él existiera? Levantó los ojos para mirar el bloque de piedra que actuaba como un asiento a su lado. En realidad, era una linterna , pero debido a que el emperador anterior había fallecido recientemente, el Palacio Imperial no permitió que se encendieran luces brillantes. En este momento, esta linterna no tenía velas, por lo que parecía un bloque de piedra gigante en los ojos de Ning Xiaoyao.

El eunuco principal dijo: «Todos ustedes, regresen. Iré a ver a la emperatriz viuda».

Los eunucos menores se inclinaron para despedir al eunuco. Al verlo acercarse cada vez más, Ning Xiaoyao extendió una mano y empujó el bloque de piedra a su lado. La fuerza de su empuje rompió el soporte por la mitad, y la mitad superior cayó perfectamente sobre la cabeza del eunuco, tirándolo al suelo. Soltó un grito lastimoso antes de desmayarse bajo la pila de escombros, asustando a los otros eunucos tontamente.

Ning Xiaoyao se sacudió el polvo de las palmas y dijo: «Está herido y discapacitado. Llévelo a la sala de la emperatriz viuda para tratar sus heridas. Eh, todos ustedes pueden cuidarlo allí, no hay necesidad de regresar».

Los eunucos miraron a Ning Xiaoyao, quien se enderezó.

«¿Qué están haciendo? ¿Ustedes quieren golpearme?»

Ning Xiaoyao no era un emperador que tomó el poder cuando alcanzó la mayoría de edad, por lo que sus palabras sonaron mucho menos efectivas que las de la emperatriz viuda Xie. Pero aun así, los eunucos no se atrevieron a faltarle el respeto. Se arrodillaron en el suelo y se agacharon ante ella, temerosos de siquiera echarle una mirada a la cabeza del eunuco. Ning Xiaoyao se hizo a un lado para evitar sus reverencias y miró la cabeza del eunuco enterrada debajo de la roca. Tenía la cabeza abierta, la pierna izquierda rota y la mano derecha fracturada hasta los huesos. Ning Xiaoyao se rascó la cabeza. Ella había usado demasiada fuerza y ​​lo había dejado en un estado terrible.

Con una tos, dijo: «Si no quieren golpearme, entonces sálvenlo».

Los eunucos se arrastraron desde el suelo y corrieron al costado del jefe. Permanecieron junto a su forma aplastada, perdidos.

«Mueva la piedra primero», les dijo Ning Xiaoyao. Los eunucos se apresuraron a cambiar de posición la piedra. Ning Xiaoyao estaba a punto de irse cuando se volvió para preguntar: «¿Puede alguien decirme dónde están las cocinas?»

«… …» dijeron los eunucos. Llamar a las cocinas imperiales una simple «cocina» era un tipo de discurso común que no habían escuchado desde que habían entrado en el palacio. Un eunuco alzó una mano para señalar las direcciones mientras temblaba de miedo. El resto de los eunucos también temblaban cuando levantaron la roca. Antes de hoy, ninguno de ellos había temido a Su Majestad porque había estado lloriqueando y tirando de la viuda emperatriz tan pronto como entró en el palacio. En todo caso, parecía incluso más cobarde que ellos. Pero ahora, jeje, los eunucos solo tenían que mira el resultado en la cabeza del jefe. Ning Xiaoyao no podía conocer sus pensamientos y le dio las gracias al eunuco que le señaló el camino antes de apresurarse hacia las cocinas imperiales.

«Su… Su Majestad me dio las gracias», las palabras de Ning Xiaoyao asombraron al eunuco. Apenas podía creerlo, como le dijo a sus compañeros.

«… …» ¡Ninguno de los otros eunucos podría creerlo tampoco!

Antes de que Ning Xiaoyao llegara muy lejos, un halcón gerifalte aún joven cayó desde los cielos para aterrizar a los pies de Ning Xiaoyao. Si Ning Xiaoyao no hubiera retirado su pie a tiempo, lo habría pisoteado.

«Big Boss Black dice que entiendes lo que dicen», dijo el gerifalte. «¿Me puedes entender a mí también?»

Ning Xiaoyao asintió. «¿Para qué me buscas?»

«¡Por favor, salva a mi maestro!», El pequeño gerifalte hizo todo lo posible para levantar la cabeza y mirar a Ning Xiaoyao.«Puedo ayudarte a atrapar montones y montones de conejos».

Ning Xiaoyao guardó silencio. ¿No podría atrapar sus propios conejos si los quisiera? «¿Quién es tu maestro?» Ning Xiaoyao se puso en cuclillas para preguntar.

«Mi maestro es el comandante de los Guardias del Dragón(**), su nombre es Shadowgale(***)», dijo el gerifalte. «La emperatriz viuda dijo que el difunto emperador dejó un decreto en su muerte para enterrar vivos a los Guardias del Dragón junto con los muertos».

«¿Qué?» Dijo Ning Xiaoyao. «¿Enterrarlos vivos con los muertos?»

«Es decir, quieren que mi maestro muera», exclamó el gerifalte.

«Sé lo que significa ‘enterrarlos vivos con los muertos'», dijo Ning Xiaoyao. «¿Pero el difunto emperador dijo esas últimas palabras?»

«¡Es falso!» El halcón gerifalte se agitó, su voz sonó fuerte y chillona. «¡El difunto emperador dijo claramente a mi maestro que protegiera bien al nuevo emperador! Mi maestro dijo, los Guardias del Dragón son leales al emperador».

Entonces, ¿estos Guardias del Dragón no se tornarían los guardaespaldas que le serían otorgados por la conveniente muerte de ese tipo? Ning Xiaoyao estaba sorprendida. «¿Por qué la emperatriz viuda quiere matarlos?»

«El abuelo Ash dijo que escucharon a ese miserable, Gran Preceptor, decirle a la emperatriz viuda que mi maestro y sus hombres no podían quedarse», el gerifalte sonó indignado. «No podían permitir que el Palacio Imperial tuviera gente que solo escuchara al emperador. ¡Awoooo, quiero comerlos!» El halcón gerifalte aleteó furiosamente sus alas.

«Mantén la calma, mantén la calma», Ning Xiaoyao recogió rápidamente al halcón gerifalte en su abrazo, alisando sus plumas mientras lo consolaba, «Eres un halcón, no un lobo. No aprendas a aullar como uno».

Le faltaba un trozo grande de piel en la pierna izquierda del gerifalte, la lesión fue el resultado de sus forcejeos de la cuerda que lo inmovilizaba. El dedo de Ning Xiaoyao brilló con luz verde antes de que la herida sanase. Mm, Ning Xiaoyao asintió, parece que no hay problema si trato pequeñas heridas como estas.

El gerifalte miró la pierna que había dejado de doler antes de frotar su cabeza contra la cara de Ning Xiaoyao. «Su Majestad, salva a mi maestro. La viuda emperatriz planea matarlo esta noche. Si salvas a mi maestro, no solo te atraparé muchos conejos, incluso le diré a Big Boss Black que eres una buena compañera para el Comandante Supremo. Si Big Boss Black no permite que ustedes dos se reúnan, ¡le picotearé el trasero!»

Ning Xiaoyao se sintió incómoda. ¿Qué tiene que ver su relación con el Comandante Supremo con esa bola de grasa negra? ¿Hubo alguna vez un gato al que le gustara entrometerse en el negocio de otras personas como ese?

«Su Majestad», gritó el gerifalte. Un halcón debería tener una mirada aguda y penetrante, pero los ojos de este pequeño halcón estaban llenos de lágrimas. Si Ning Xiaoyao no estaba de acuerdo, iba a llorar.

«Vámonos,» Ning Xiaoyao se puso de pie. «Dirige el camino, voy a salvar a tu maestro». Si una persona inocente iba a salir lastimada, ¿por qué no iría a salvarlo?

El gerifalte se animó de inmediato y voló desde los brazos de Ning Xiaoyao. Lideró el camino mientras hablaba: «¡Su Majestad, usted es una buena persona!»

«Mm, creo que soy una también», dijo Ning Xiaoyao. «Así es, ¿quién fue ese abuelo Ash que mencionaste en ese momento?»

«El abuelo Ash es el viejo ratón que vive en la sala de la viuda de la emperatriz. Además del abuelo tortuga que vive en la sala ancestral, el abuelo Ash es el más viejo aquí en el palacio» Explicó el gerifalte.

«… …» dijo Ning Xiaoyao. ¿Un halcón llamando a un ratón ‘abuelo’? ¡Esto no era científico!

Una sombra negra de repente se escapó de una arboleda al lado de la carretera para detenerse en los pies de Ning Xiaoyao con un grito. «Miau.»

«Miau tu hermana», dijo Ning Xiaoyao. «Todo lo que hice fue poner al Comandante Supremo más relajado». ¿Vas a morderme?

Big Boss Black miró con frialdad a Ning Xiaoyao. «Boba, detén tus ilusiones. El Comandante Supremo merece una chica mejor».

¿Fue esto suficiente o qué? Ning Xiaoyao quería matar a este gato gordo con una patada. «Como si lo supieras», lo maldijo.

«No me bajaré al mismo nivel que una tonta como tú», Big Boss Black mostró sus colmillos.

El halcón gerifalte estaba en el hombro de Ning Xiaoyao y gritó: «¡Largo! Voy a salvar a mi maestro! «

Big Boss Black dijo: «La emperatriz viuda tiene el decreto testamentario del difunto emperador, así que ¿cómo se supone que ustedes dos lo salvarán? Tonta, ¿puedes realmente desafiar las palabras de tu padre?

«¿No son esas palabras falsas?» Dijo Ning Xiaoyao.

Big Boss Black agitó su cola. «Entonces, ¿cómo vas a probarlo?»

«La emperatriz viuda fue la que dio a conocer el decreto», dijo la comadreja llamada Gran Inmortal mientras salía corriendo del bosquecillo también. Miró a Ning Xiaoyao y dijo: «Falsificar un decreto imperial es una sentencia de muerte. Su Majestad, ¿quiere que muera la emperatriz viuda?

_______________________________________________________________________

(*) Salón de las Campanadas Doradas (金銮殿) – jinluandian, un nombre popular para la sala de audiencias del emperador en el palacio imperial.

(**) Guardias del Dragón (龙 禁卫) – long jinwei, guardaespaldas imperiales especialmente encargados de proteger al emperador.

(***)Shadowgale (影 风) – Ying Feng. Ying significa «sombra», Feng significa «viento».