TS2 – Cap. 38

0

Capítulo 38: El Ojo de Arcana y los Ogros

Entre los cuatro recién llegados se encontraban tres personas vestidas de guerreros con espadas largas y vestidos con cotas de malla. La otra persona vestía una túnica larga y sostenía un bastón de madera intrincadamente grabado en su mano. Se veía exactamente como uno esperaría que un mago se viese.

Como una de las personas más raras y fuertes del continente, este mago había heredado uno de sus defectos estereotipados: su arrogancia. Miró a los tres mercenarios con una mirada de desprecio, pero cuando sus ojos se dirigieron a la mujer vestida con una armadura de cuero y una figura sexy, la lujuria pasó por sus ojos por un breve momento.

Kurdak notó su mirada y frunció el ceño. Su impresión de los cuatro se desplomó, pero no se atrevió a reaccionar irracionalmente, ni siquiera quería describir como sería la ira de un mago.

“Buenos días, valientes mercenarios. Somos un grupo enviado aquí por el Ojo de Arcana. Creemos que algo sucedió aquí después de ver humo, así que corrimos de inmediato”, dijo el guerrero después de saludar a Kurdak.

“Ah, entonces es un amigo del Ojo. Somos miembros de la Asociación”, dijo Kurdak cuando devolvió el saludo.

“Perdóname por preguntar, ¿pero estaban celebrando un funeral?”

“Sí. Fuimos atacados por los orcos. Mi amigo, desafortunadamente, no sobrevivió al encuentro”, dijo Kurdak con un indicio de dolor en su rostro.

“Mis condolencias”, dijo el guerrero después de quitarse el casco con un gesto respetuoso, “Nuestro grupo ha recibido una solicitud para venir aquí y exterminar a algunos orcos”.

“¿Qué?”

“Hace unos días, uno de nuestros puestos de avanzada cerca del Bosque Canto de la Noche fue destruido. Por lo que pudimos ver, fue destruido por los orcos. Recibimos la noticia poco después de que estaban en el bosque. Nos enviaron a acabar con ellos. Somos el equipo de exploración. Los demás están en camino para hacer la verdadera matanza”, explicó el guerrero.

La noticia del puesto de avanzada destruido ya se había extendido en Starfall. A pesar de que no era algo crucial, era evidente que el Ojo no dejaba pasar este tipo de provocación dada su posición como una de las cuatro facciones más grandes de Lance, incluso si los delincuentes no eran humanos. Por lo tanto, los magos de altura enviaron un grupo para buscar en el Bosque Canto de la Noche. En realidad, los orcos enviaron cinco grupos al bosque, y el grupo de Vera solo había encontrado uno.

Después de pensarlo, los tres no pudieron evitar tener miedo. De no haber sido por el grupo enviado por el Ojo que exterminó a algunos de los otros orcos, los aullidos de Kurdak podrían haber atraído a un par de ellos. Leguna y Vera no habrían podido lidiar con eso.

“Entonces así es como es. Si hubieras llegado unos días antes, mi camarada no habría muerto”, dijo Kurdak con una mirada sombría.

Sin embargo, entendió que la muerte de Cyranos no era algo por lo que pudieran ser culpados. Después de conocer la razón de la presencia del grupo, ya no mantuvo la guardia tan alta.

“Nosotros y los otros grupos nos encargamos de los orcos. Aún debes tener cuidado en el bosque. Escuchamos un terrible aullido de demonio en algún lugar cercano hace dos noches. Sonaba como un hombre lobo. Pero como no tienen mucho que ver con los orcos, no nos molestamos en tratar con ellos”, recordó el guerrero con amabilidad.

“¿Ah, entonces es así? Jeje, gracias por tu advertencia”, dijo Kurdak con una mirada avergonzada, antes de ver las extrañas miradas de Vera y Leguna, “¿Puedo preguntar si has atrapado algún orco vivo? Tengo mucha curiosidad de por qué aparecieron de repente”.

“No lo hicimos, por desgracia. Son un grupo duro. Ellos también tienen un amor bastante aterrador al combate. No pudimos escatimar ningún esfuerzo para asegurarnos de que algunos fueran capturados vivos, así que tampoco sabemos por qué vinieron aquí”, respondió el guerrero mientras negaba con la cabeza.

“Ah. De cualquier manera, gracias por todo lo que has hecho. Hemos terminado con nuestra misión, así que volveremos a recoger nuestra recompensa”.

En el momento en que Kurdak notó la mirada lasciva del mago, supo que algo iba a suceder si se quedaban por más tiempo. Sintió que era mejor irse a toda prisa.

“YO…”

A pesar de que el mago intentó decir algo, sintió un escalofrío por su espina dorsal y se tragó sus palabras. Mirando al guerrero hablando, notó que el primero actuaba como si no lo hubiera notado.

“Bien. Tenemos planeado quedarnos aquí por otros dos días, ya que nos separaremos ahora. Espero que lleguen a casa rápido”.

Kurdak saludó antes de irse con sus dos compañeros.

“Gran, ¿no volvemos ahora que nuestra misión ha terminado? ¿Por qué no nos limitamos a acompañarlos?”, Preguntó el mago con un ligero tono de arrogancia.

“¡Idiota!”

A pesar de que era un guerrero, Gran no mostró el debido respeto cuando se enfrentaba al mago. De hecho, incluso actuó de manera bastante ruda.

“No creas que no sé lo que estás pensando. Apuesto a que tienes tus ojos en esa mujer, ¿verdad?”

“¿Y qué? ¡Los bienes de calidad son difíciles de encontrar! Si puedo sacar algo de ella en el camino, ¡entonces todo valdrá la pena!”

La cara del mago era de un rojo funesto.

“¿Valdría más que tu vida?”

“¿Qué? ¡Sería su honor ser amada por un gran mago! ¿Qué tiene que ver con mi vida?”

“Mantén tu lastimoso orgullo para ti mismo. Si no fuera por el hecho de que eres un incompetente, no habrías sido asignado a nuestro grupo y enviado aquí para realizar tales tareas. ¿Mago? Jah Que broma.”

Gran también estaba un tanto amargado por el alto estatus que disfrutaban los magos.

“Si no estás ciego, debes saber lo que sucedió hace dos noches. Un mago de tercer estrato como tú sabría lo que ese hombre ha bebido. Él es un poco más débil que yo, pero eso no significa nada si tiene las habilidades regenerativas que vienen con lo que bebió. Y los tres definitivamente no arriesgaremos nuestras vidas por el bien de tus deseos inapropiados. Si realmente los molestas, ¡tendrás que lidiar con ellos por tu cuenta! De hecho, tengo curiosidad por saber si una persona favorecida por los cielos como tú es lo suficientemente fuerte como para vencer a ellos tres!”

“¡Tú!”

El mago no se molestó en ocultar su vergüenza y su ira. Pero, aunque su cara estaba tan roja como el hígado de un cerdo, no podía hacer nada.

Como había dicho Gran, de no haber sido por sus habilidades mediocres, no habría sido asignado a ese grupo. Mientras que los magos de orden inferior aún eran atesorados en todas partes, eran los más bajos de los bajos en el Ojo.

“¿Infeliz? Siéntete libre de apuñalarme cuando ataque contra el enemigo. Pero asegúrate de matarme de verdad. ¡De lo contrario, haré que tu vida sea tan miserable que querrás morir!” Ladró Gran con odio, sintiéndose bastante liberado de la prisa de insultar a un mago en su rostro.

Se volvió hacia el otro guerrero.

“Asegúrate de investigar los antecedentes de ese hombre cuando regresemos”.

Si bien Gran no era la persona más fuerte en el grupo, él era el más meticuloso cuando se trataba de esquemas y tramas. Se atrevió a insultar al mago porque tenía algo de suciedad sobre él. Y ahora, sintió que acaba de obtener otra información útil.

……

“¿Estás diciendo que probablemente se dieron cuenta de que tomaste el Ciclo del Abismo Lunar?”, Preguntó Vera.

Después de asegurarse de que los del Ojo no los siguieran. Kurdak expresó sus preocupaciones a sus compañeros de equipo.

“Mencionaron que vinieron de inmediato después de ver humo. Pero, ¿por qué no vinieron más temprano durante la noche cuando todos los rugidos y aullidos sucedieron? Ese hombre debe haber mencionado los aullidos para ver si estábamos involucrados. Desafortunadamente, no me di cuenta de ello. Me vendí solo”, dijo Kurdak con amargura.

“¿Y qué? Además de dar un poco de miedo una vez al mes durante la luna llena, creo que el Jefe es bastante normal”, dijo Leguna.

“Puede que no te importe, pero no podemos decir lo mismo de Starfall. Crees que pueden aceptar a que alguien que podría convertirse en un demonio sediento de sangre en cualquier momento viva a su lado?”, Preguntó Kurdak.

Leguna no tenía manera de responder. De hecho, también se había sentido un poco nervioso al viajar con Kurdak en los últimos dos días. Aunque generalmente confiaba en él con su vida, no podía evitar temer su comportamiento durante las noches de luna llena.

“¿Cuál era su objetivo?” Preguntó Vera, preocupada.

Kurdak reveló una sonrisa consoladora.

“No te preocupes. Eché un vistazo a sus insignias, son del Ojo. Tengo una reputación decente entre los mercenarios de Starfall, pero no la suficiente como para llamar la atención de algún pez gordo del Ojo”.

En ese momento, Kurdak le lanzó a Leguna algunas miradas. No fue necesario decir que la posición futura de Leguna en Lunasombría aún era incierta. ¿El Ojo amenazaría con revelar la verdad para hacer que Leguna actúe contra Lunasombría? Era dificil de decir.

“Deben haberse enterado de esto accidentalmente”, concluyó, después de pensarlo mucho.

“Jefe, si tenemos una oportunidad, ¿deberíamos matarlos?”, Preguntó Leguna con su daga repentinamente dibujada.

Después de matar a los cuatro orcos, su confianza se había disparado considerablemente. También notó la mirada lujuriosa que el mago le había disparado a Vera. Aunado al hecho de que el guerrero podría tener malas intenciones contra Kurdak, no pudo evitar sentir hostilidad hacia el Ojo. Quería tener la oportunidad de mostrar sus increíbles habilidades como un gran pícaro.

¿Eliminar a cuatro humanos? ¡Es pan comido!

Los otros dos lo miraron, en shock.

“Ley”, dijo Vera.

“¿Qué pasa?”, Preguntó Leguna, ignorante de sus preocupaciones.

Después de pensarlo un poco, Kurdak lo miró con seriedad.

“Ley, estoy feliz de tu preocupación por mí. Pero no hay necesidad de matar a nadie por esto. Tus pensamientos son… un poco peligrosos”.

“Jefe…”

Después de recordárselo, Leguna no pudo evitar sentirse sorprendido por cómo había decidido que los cuatro debían morir tan a la ligera.

“Es fácil que alguien se pierda en medio de un asesinato. Espero que no seas cegado por la sangre. Te vigilaré por ahora”, dijo Kurdak con cariño mientras miraba al joven.

“… Gracias.”

“Bueno, no es tan serio como crees. Vamos, vamos a casa.”