TS2 – Cap. 36

0

Capítulo 36: Profecía

Un humo blanco se elevó gradualmente de la copa. El sonido del té goteando en los intrincados vasos era claro y nítido. Aquella vajilla élfica se veía muy atractiva para los ojos y Leguna sintió la necesidad de robarse unas cuantas. Incluso se preguntó por cuánto podría vender un par de ellas.

“Esta es una bebida hecha por nuestra raza. Se hace sumergiendo la hoja de las plantas en agua caliente, al igual que el té que beben los humanos. Sin embargo, el sabor es ligeramente diferente. Prueba un poco”, explicó Eiron con un tono apropiado para un adulto agradable, sin tener la más mínima idea sobre los pensamientos del joven.

“Oh, gracias, anciano Eiron”.

Después de pasar dos días en el asentamiento, Leguna llegó a saber que Eiron era el anciano más querido de todo el lugar. También supo que tenía más de 500 años e incluso su gran tatarabuelo consideraría viejo a aquel elfo.

Por eso era tan respetuoso en presencia del elfo. No se atrevió a dar rienda suelta a sus largos dedos. Se comportó tan educadamente como pudo, como un niño obediente.

“¡Ahhhck!”

Solo se dio cuenta de lo caliente que estaba la bebida después de haber tomado su primer trago. No creía que la taza de té élfica pudiera mantener el calor tan bien. Había querido beber un gran trago para parecer educado, pero la bebida caliente que corría por su garganta lo hacía sentir como si estuviera tragando carbón quemado. Él palideció.

“Jajajaja! ¡Esto sabe bastante bien!” —Murmuró Leguna un poco confuso antes de que sacara su lengua rojiza como un perro tratando de enfriarse en un día caluroso.

“Me alegra que te guste”.

Eiron no se molestó en burlarse.

“Además de ser un buen refresco, también tiene un efecto peculiar en los humanos. Si usas la bebida junto con ciertas artes secretas de los elfos, puedes abrir tus rutas entímicas”.

“¿Eh?”

Leguna miró el líquido de color esmeralda en la taza. Aunque no sabía lo que Eiron estaba planeando, tampoco estaba muy preocupado. Si el elfo realmente quisiera hacerles daño, no habría dedicado tanto esfuerzo para salvar a Kurdak. Entonces, esperó pacientemente por lo que tenía que decir.

“El entimema es un poder muy misterioso. Forma los pensamientos de los seres vivos y es también la fuerza utilizada para controlar la magia. También es la llave de la puerta del tiempo que conecta el pasado, el presente y el futuro de cualquier ser vivo”, explicó Eiron mientras agitaba la mano.

Brillaba mágicamente.

“Entonces, niño, ¿tienes curiosidad por tu futuro? ¿Quieres echar un vistazo?”

“Bueno… si”

Leguna ya estaba en un estado un tanto aturdido. Sintió su entorno borroso. Sus ojos se vaciaron como si no estuvieran enfocados en nada. Después de escuchar su respuesta, Eiron agitó la mano. El poder mágico se fusionó gradualmente con el vapor que salía del hervidor. La mirada de Leguna se volvió hacia el vapor y se concentró.

Mientras miraba de cerca el creciente vapor, el brillo mágico formaba una escena tras otra: los barrios pobres, Melindor, el anciano, Eirinn, la panadería, el mar, el jefe Hans, finalmente mostró Kurdak, Cyranos y Vera…

A pesar de que su conciencia vacilaba ligeramente, todavía podía reconocer las escenas. Como era de esperar, lo que vino después fueron los osos rojos sangrientos y los orcos.

Las escenas del pasado tardaron solo medio minuto en reproducirse. Se dio cuenta de que estaba a punto de moverse hacia el futuro. Sin embargo, las escenas fueron considerablemente más borrosas. El futuro era mucho menos claro que el pasado. A pesar de eso, fue capaz de sentir alegría, placer, cargas y preocupación por las escenas borrosas. Por último, una ola de gran dolor e ira se precipitó en su pecho como una energía rugiente. Fue tan desgarrador que lo hizo llorar incontrolablemente a pesar de que no sabía lo que realmente estaba sucediendo. El odio que sentía lo consumía todo. La ola de odio era tan dominante que sintió que no se aplacaría hasta que destruyera el mundo entero.

Mientras miraba las bocanadas de vapor, Eiron lo observó en silencio y parecía estar pensando en algo. Vio las muchas expresiones que cruzaban el rostro de Leguna. Entendió lo que cada una significaba de su experiencia de mezclarse con los humanos. Se dio cuenta de que la expresión de Leguna cambió de repente. Incluso su aura cambió y se zambulló. Por lo general, era cálido y despreocupado. Pero ahora, el joven irradiaba un aura similar a una tormenta de nieve milenaria, helada y sola. Observó los ojos del niño y notó que cambiaba el color de su iris. En respuesta, le dictó un hechizo en voz baja. La luz mágica entró en el cuerpo de Leguna. Una vez que todo estuvo dentro, Eiron dispersó el hechizo de ilusión.

“¿Qué… qué pasó?”, Preguntó Leguna con la mirada despejada mientras se secaba las lágrimas, sintiéndose un poco confundido.

“Viste vislumbres de tu futuro, niño”.

“¿De verdad? ¿Por qué no recuerdo nada?”

Estaba haciendo todo lo posible por controlar sus emociones. A pesar de que ya había salido del mundo brumoso, todavía podía sentir la agitación de su mente.

“Pero lo sentiste, ¿verdad? ¿El cambio en tus emociones?”

“Lo hice, anciano Eiron. ¿Qué significa eso?”

Eiron negó con la cabeza.

“Desafortunadamente, eso está más allá de mí. Las profecías son algo increíblemente misterioso. Las ilusiones que viste pueden ser un signo de algo por venir, pero lo que simbolizan es muy difícil de descifrar. Las profecías solo apuntan a un conjunto de eventos probables. Aun así, sentí esa emoción hirviente en ti, niño. No sé qué sucedió, o mejor dicho, que te sucederá en el futuro para que sientas tal pena y enojo. Todo lo que puedo esperar es que seas lo suficientemente valiente como para enfrentar todo directamente”.

“Gracias, anciano Eiron. Seré valiente”, asintió Leguna.

Eiron miró al joven profundamente.

“Recuerda, niño, el verdadero valor no es tener gallardía sin fundamento. Es la capacidad de retener tu esperanza y fe para la existencia de luz y bondad en el mundo, incluso después de haber experimentado su oscuridad y pecado”.

“Lo recordaré”, dijo Leguna respetuosamente después de reflexionar sobre las palabras.

……

Kurdak miró el asentamiento elfo de ensueño y cayó en un estupor. Cuando recobró la conciencia por primera vez, supo lo que le estaba esperando. Pero a él no le molestaba lo más mínimo dónde estaba. Al menos, sobrevivió. Él no tuvo más reparos que eso.

“¿Estás curado?”, Preguntó Vera con una mirada de preocupación mientras caminaba hacia el hombre despierto.

A pesar de que él no parecía tan deprimido como ella pensaba que lo haría, Vera aún vigilaba sus emociones cuidadosamente, lanzando uno o más consejos. Le preocupaba que él no pudiera escapar de la angustia mental.

Kurdak movió sus gruesos hombros y asintió.

“Estoy casi curado. Las artes secretas de los elfos son realmente algo”.

“Les debemos mucho”, coincidió Vera mientras miraba a los elfos que habían empezado a bailar bajo la luz de la luna. “Si no fuera por ellos, habría terminado mal para los tres. Realmente les debemos mucho”.

“Sí. Pero ya es hora de que nos vayamos.”

“Esto pronto? ¿Estás realmente bien? “

“No hay problema. No lo olvides…”, dijo Kurdak con una mirada de autodesprecio, “Ahora puedo curarme como un hombre lobo”.

“Kurdak, tú…” Vera trató de decir algo, pero fue detenida por un movimiento de la mano de Kurdak.

“Está bien. No soy lo suficientemente débil como para que tengas que consolarme, no te preocupes por mi. Será luna llena en dos días y no debería causar ningún problema a los elfos después de todo lo que han hecho por mí, ¿verdad?”

“Pero… no sé si solo nosotros dos somos suficientes para mantenerte bajo control. Es posible que sepan cómo mantener la calma”.

“… Solo átame a un árbol”, ofreció Kurdak después de pensarlo, “Ya lo he pensado. Nos vamos mañana. Nos dirigiremos al Bosque Canto Sombrío durante los próximos dos días. Podemos volver a Starfall después de la luna llena”.

“¿Te atamos a un árbol? Esto…” Ella no pudo evitar imaginar lo incómodo que sería.

“Está bien. Si no quieres que te mate, hazlo. Considéralo un favor”, dijo Kurdak con sinceridad.

“Entonces, ¿por qué no pasas la noche aquí? Aquí también hay árboles, ¿no?” —Replicó Vera.

Kurdak miró a los hermosos y puros elfos antes de negar con la cabeza.

“Quiero que los elfos me vean como un ser humano, cobarde y astuto, o de otra manera. No quiero convertirme en un monstruo sediento de sangre delante de ellos. Además, no podemos quedarnos aquí para siempre. Eventualmente, ustedes dos tendrán que lidiar conmigo por su cuenta. Es mejor que te acostumbres lo antes posible”.