TS2 – Cap. 31

0

Capítulo 31: Cosecha 

Leguna corrió tan rápido como pudo. La información registrada en el cuaderno de Wayerliss apareció en su mente. Revisó todos los métodos que podría usar para salir de su situación actual. Incluso mientras era perseguido por tres orcos, no entró en pánico. Siguió pensando, operando como una máquina de relojería.

Tal vez debido a su pequeña figura, fue capaz de moverse ágilmente a pesar del complicado terreno del bosque, lo que le permitió muchas ventajas sobre los torpes y enormes orcos.

Si continuaba su escape de esta manera, había una buena posibilidad de que pudiera  librarse de sus perseguidores. Pero él no eligió correr. La muerte de Cyranos permaneció en el fondo de su mente. Todo lo que quería en este momento era matar a los orcos para aliviar algo de su dolor. Después de pensarlo un poco más, estaba seguro de que era una hazaña que podía lograr.

Después de confirmar que efectivamente había puesto suficiente terreno entre él y sus perseguidores, sacó un gancho y lo aseguró a una rama. Cuando estuvo seguro de que era estable, comenzó a trepar al árbol lentamente.

A pesar de que la rama crujió de soportar su peso, no se rompió. Pesaba menos de 50 kilogramos. Si hubiera sido el Kurdak de casi 100 kilogramos, la cuerda podría romperse .

Se arrodilló cuidadosamente sobre la rama y esperó por el momento más oscuro de la noche. En un momento como ese, incluso los humanos solo podían ver alrededor de 15 metros. Percibió el silencio del mundo que lo rodeaba. Si bien la sensación era cómoda, no estaba de humor para saborearla. Tampoco estaba sorprendido por su repentino aumento de habilidades. Los tres orcos ya habían llegado, rugiendo ruidosamente como siempre.

¿Creen que no puedo encontrarlos? pensó Leguna despectivamente.

Sintió la Hoja de Llamas envainada en su cintura. En tinieblas como esta, incluso una luciérnaga atraería mucha atención.

Por eso había llevado la vaina de la daga con él. De lo contrario, sería como si llevara un faro de aviso.

Uno de los orcos recorrió cuidadosamente los alrededores mientras sus dos camaradas permanecían dentro de la línea de visión. De esa forma, sin importar quién se metiera en problemas, los demás podrían ayudarlo. Era el mejor plan que los orcos de mente simple podían lograr sobre la marcha.

Leguna se mantuvo pacientemente. En el momento en que vio a un orco acercándose al árbol, no dudó en arrojar un cuchillo en la otra dirección.

El cuchillo golpeó una roca y dejó escapar un ruido metálico. Incluso un sonido tan suave como ese era como un trueno en el bosque oscuro y silencioso. Los tres inmediatamente miraron en la dirección del ‘clang’, causando que el orco debajo del árbol estuviera en el punto ciego de los otros dos.

Leguna aprovechó la oportunidad para saltar del árbol. Aterrizando con precisión sobre los hombros del orco, su delgado cuerpo le hacía parecer un mono travieso cabalgando sobre los hombros de otro.

Sin embargo, los monos eran mucho menos peligrosos que él. Al mismo tiempo que descendió, utilizó la Hoja en Llamas y le apretó la boca al orco con su mano izquierda, antes de clavar la daga en su garganta con la derecha.

El sonido de la sangre llamó la atención de los otros dos, pero lo único que pudieron ver después de darse la vuelta fue que su camarada se desplomó sin vida, y una silueta haciendo una voltereta hacia atrás y desapareciendo en las sombras.

Leguna miró con frialdad a los dos orcos que corrían furiosos en su dirección con sus crudas armas. Parecían estar diciendo algo a su camarada caído y mostraban expresiones de dolor y furia.

¿Están enojados? Sentimos lo mismo pensó él.

Sin embargo, hizo que su corazón se congelara aún más. Todo esto comenzó debido a los orcos. Tenía que hacerles pagar.

Él continuó moviéndose en silencio. Después de encontrar un lugar adecuado para detenerse, sacó una daga de mithril normal y la clavó directamente en un árbol cercano.

El sonido del metal cavando en la madera llamó la atención de los orcos. Él no entró en pánico y levantó su mano derecha antes de arrojar la daga encantada a un árbol no muy lejos con todo el poder que tenía.

Como se esperaba de un arma encantada de alto grado, la hoja atravesó directamente el árbol sin resistencia, dejando solo el mango visible. Los orcos se adelantaron rugiendo. Después de esa extraña acción suya, Leguna comenzó a correr nuevamente.

Los dos orcos corrieron con todas sus fuerzas, sintiendo un odio hirviente por el joven que se negó a luchar contra ellos de frente. El método de lucha que usó fue el de un cobarde, pero varios de sus camaradas e incluso su líder, el más fuerte, habían caído, para disgusto de los dos.

Se acercaron en voz alta, jurando desgarrar al pequeño humano en mil pedazos si lo atrapaban. Para su deleite, el cobarde parecía haberse dado cuenta de la vergüenza de sus maneras y, de hecho, permaneció inmóvil, mirándolos con frialdad.

Aumentaron su velocidad aún más por miedo a que huyera de nuevo. En ese momento, sucedió algo completamente inesperado. El orco que corría en el frente dejó escapar un gruñido extraño cuando el sonido de una cuchilla cortando carne resonó. El que estaba detrás desaceleró inconscientemente.

De hecho, extendió su vida por unos minutos más. Se dio cuenta de que, a menos de medio metro frente a él, un cable de metal tan delgado como un cabello estaba suspendido en el aire. Gotas de sangre colgaban de él y caían al suelo una por una.

Leguna había establecido una trampa simple. Ató un fino alambre de plata tanto a la daga normal como a la Hoja en Llamas. Primero clavó la daga más burda en el árbol que tenía cerca y arrojó a la otra al siguiente con todas sus fuerzas. Logró suspender el cable en el aire. Era incluso más afilado que los bordes de las hojas y había elegido colocarlo cerca de la altura de las partes blandas de los cuellos de los orcos. Como resultado, el orco que se precipitó hacia adelante colapsó ciegamente, decapitado por la simple trampa de Leguna.

Al ver a sus camaradas caer uno tras otro, incluso el orgulloso guerrero orco comenzó a sentir temor por el joven de aproximadamente la mitad de su estatura. Pero los años de adoctrinamiento cultural orco habían borrado todas las nociones de huir. Dejó escapar un fuerte gruñido y se agachó bajo el cable antes de reanudar su persecución.

Leguna no se molestó en emplear un ataque furtivo, eligiendo en su lugar tomar la espada larga envainada sobre su espalda después de tomar una respiración profunda.

“¡Aaargh!”

Mientras que algunos encontrarían la mirada de Leguna como algo divertido, el orco podría sentir la pena y la ira que contenía. Al momento siguiente, Leguna chocó directamente con el orco. Las técnicas de combate cuerpo a cuerpo registradas en el cuaderno de Wayerliss comenzaron a aparecer en su mente. Su cuerpo ejecutó los movimientos perfectamente como la máquina más precisa. ¡Podía controlar perfectamente cada parte de su cuerpo: sus manos, sus piernas, su cuerpo e incluso su respiración!

Sin embargo, el orco todavía era un guerrero que había sido bautizado por cientos de batallas. Si bien no era inteligente, logró identificar la diferencia en el físico entre él y el humano. El joven definitivamente no podría soportar ni un solo golpe. Lanzó un ataque de doble filo, dispuesto a cambiar un golpe por aterrizar uno en Leguna. Incluso con sus ágiles movimientos, Leguna se vio obligado a adoptar una posición pasiva con el enfoque feroz del orco.

Viendo su rango de movimiento limitado por el orco, no entró en pánico. En cambio, saltó hacia atrás y lanzó su espada larga para frenar su avance. Sacó la última daga que había enfundado en su bota.

Cuando aterrizó, ejerció una gran fuerza sobre sus tobillos. Él estalló hacia delante con una velocidad asombrosa. Antes de que el orco pudiera parpadear, ya había aparecido directamente frente a él. Aterrado, trató de bloquear en un ataque, pero antes de que pudiera levantar su mano, la daga de Leguna ya había perforado profundamente en su garganta.

Sangre fresca sale del enorme agujero incesantemente. El orco parecía lleno de rencor a Leguna y finalmente se derrumbó.

Después de derrotar al último orco, Leguna se desplomó en el suelo como si toda su energía lo hubiera dejado. Después de que sus iris volvieron a su azul oscuro, miró a su alrededor con sorpresa e incredulidad. Si bien le resultaba difícil aceptar el hecho de que él era quien había hecho todo, sus recuerdos no le dejaban opción. Era consciente de lo tranquilo que había estado, de lo perfectamente que podía controlar su cuerpo y de lo bien que podía planear su acercamiento incluso en medio de la fuga. Todo resultó en que él asesinara fríamente a sus enemigos.

¿No debería estar tan aterrorizado que mojaría mis pantalones después de ver a un orco?

Miró la sangre en sus manos antes de que una fuerte sensación de fatiga lo venciera.

Él se desmayó en el acto.