TS2 – Cap. 29

0

Capítulo 29: Rescate

Un orco empujó a Vera hacia adelante con tanta fuerza que casi se cae. Ella se volvió y lo miró con odio.

«! %% @ ^ $% ^!» Gruñó el orco en la lengua de su raza.

A pesar de que ella no entendía su idioma, Vera podía decir que probablemente era algo así como ‘¿Qué estás mirando?’ o ‘¡Sigue moviéndote!’

«Líder, ¿por qué traemos a esta mujer de piel blanca? Su aspecto me repugna» gritó el orco a otro de gran complexión detrás de él después de mirarla.

«¡Tu, puerco! A pesar de que investigamos un área tan grande, no encontramos ninguna pista. Nosotros, por lo tanto, tenemos que traer de regreso a un humano y preguntarle si ella sabe algo. ¡Hmph, estos humanos han estado yendo demasiado lejos últimamente!» Gruñó el líder.

Vera maldijo mientras caminaba, pero gracias a la incapacidad de los orcos para entender la lengua común, ignoraron lo que ella dijo y continuaron su viaje.

Si bien no sabía a dónde la llevaban, no estaba interesada ya que había abandonado toda esperanza. Cuando los orcos atacaron, se había centrado solo en la parte delantera y olvidó por completo prestarle atención a su espalda. Como resultado, un orco la golpeó con un palo de madera en la parte posterior de la cabeza. A pesar de que no se desmayó de inmediato, perdió toda capacidad de resistencia. Ella vio a Cyranos luchar por su vida con los orcos. Eventualmente, su pecho cedió ante el golpe de un martillo de más de 200 kilogramos.

Su familia había sido aniquilada por orcos… y ahora una vez más vio a otro ser amado morir frente a ella a manos de un orco. La ira, el odio y el dolor la atormentaron una vez más. Le causan tanto dolor que perdió la voluntad de vivir. En ese momento, Vera sintió la necesidad de resistir y matar a algunos orcos más antes de morir. Ella ya había estado esperando silenciosamente cuando viajaba con los orcos. No iba a arremeter hasta que su mente se aclarara correctamente. Aunque ella no tenía armas y ambos tenían los brazos atados, ella todavía pelearía. ¡Incluso podría morder la garganta de un orco con sus dientes!

Sintiéndose en su mayoría recuperada, fingió tropezar con una rama gruesa y se preparó para atacar.

«¡Esta humana es inútil!» Se rió uno de los orcos mientras se preparaba para levantar a Vera.

Una flecha se clavó en la cabeza del orco en ese momento exacto.

Kurdak había estado siguiendo al grupo durante aproximadamente una hora. Utilizando la experiencia que había adquirido durante años de trabajo como mercenario, no tardó mucho en encontrarlos. Sin embargo, no había atacado de inmediato. Había 13 orcos en el grupo. No era que le faltara el coraje. Simplemente no podía arriesgar tanto la vida de Vera como la suya sin un plan adecuado.

Había pensado en muchas formas posibles de resolver la situación, como tender una trampa delante del grupo o correr directamente hacia ellos, liberando rápidamente a Vera y marchándose juntos. Pronto se dio cuenta, sin embargo, de que ambos planes tenían demasiados defectos. Decidió aprovechar la mala visión nocturna de los orcos al final. Él esperó pacientemente a que cayera la noche. Aunque también afectaría su propia vista, aún tenía la ventaja sobre los orcos.

Justo cuando Vera estaba a punto de luchar hasta la muerte, Kurdak disparó su primera flecha.

«¡Ataque enemigo! ¡Ármense!» Ladró el líder.

El grupo se metió en una formación cruda. Unos pocos enfrentaron la dirección de donde había venido la flecha y levantaron sus escudos de madera.

Kurdak frunció el ceño, insatisfecho por los resultados de su primer golpe. Después de un largo período de observación, pudo decir cuál era el líder. Su primera flecha estaba destinada a matarlo. Si hubiera tenido éxito, el resto de los orcos simples habría sido mucho más fáciles de tratar.

Pero, en un giro del destino, Vera tropezando hizo que un orco se inclinara y tomara la flecha destinada al líder. Cuando se dio cuenta de que él era el objetivo real de la flecha, agarró a Vera y se retiró rápidamente detrás de sus subordinados. A pesar de que Vera estaba a punto de moverse, el sonido de una flecha entrante la hizo congelarse. Cuando el orco muerto cayó al suelo, pudo ver los grabados mágicos en la flecha. Leguna y Kurdak deben haber venido en su rescate.

Aunque su capacidad de lucha no era mucho peor que la del líder orco, no podía competir con él en fuerza bruta. No importa cuánto forcejeara, sus manos no se movieron ni un poco.

«¡Déjenme, ustedes dos tontos! ¡Hay muchos de ellos! ¡No son su partido! ¡Corran!» Gritó ella.

No salió ningún sonido del bosque, sin respuesta, en cambio, Kurdak transmitió sus intenciones con la siguiente flecha que disparó.

«¡Kurdak, idiota, estúpido oso! ¿Por qué eres tan tonto? ¡No hay forma de que puedas eliminarlos a todos! ¡Sal! ¡Vete con Leguna! ¡Todavía es joven y no deberías morir por mí! ¡Incluso si no te importa tu vida, deberías considerarlo! ¡Es solo un niño! ¡Vete con él ahora!»

Vera ya se estaba desmoronando. Se mordió el labio con tanta fuerza que sangraba. Aunque sus lágrimas ya se habían mezclado con la sangre en su rostro, seguía llorando.

No tienes que preocuparte por ese niño, idiota. Se fue hace mucho, pensó Kurdak antes de disparar otra vez.

Él no estaba mintiendo cuando le dijo a Leguna que sabía cómo usar muchos tipos diferentes de armas con destreza. Él era bastante preciso con el arco. Le permitió matar a dos orcos en la oscuridad con solo tres disparos rápidamente. Si no tomaban ninguna medida pronto, serían eliminados uno por uno hasta que no quedara ninguno.

El líder del grupo estaba furioso. Odiaba al cobarde que solo sabía cómo disparar desde la oscuridad, un acto de gran cobardía en la cultura orca.

Dos de sus camaradas ya habían muerto y era un insulto para los guerreros orcos.

Si ese tipo tiene agallas, ¡debería luchar contra nosotros de frente!

Ninguno de los orcos se atrevió a actuar precipitadamente, sin embargo. Su visión nocturna era muy mala. En el punto más oscuro de la noche, no podían ver más de diez metros. La peor parte fue que la luz de la luna estaba oscurecida por el denso follaje del bosque. Si alguno de ellos se atrevía a cargar, simplemente se expondrían aún más. Estaban en una posición increíblemente peligrosa.

«Un grupo de idiotas», murmuró Kurdak mientras se movía a una nueva posición y disparaba otra flecha.

El tercer orco cayó. El líder estaba tan enojado como siempre, pero, cuando vio a Vera gritar, comenzó a idear un plan. Dibujó una daga encantada que emanaba un resplandor amarillo anaranjado. Era el arma que le había quitado al hombre humano que mataron.

Uno muy duro, ese humano.

Tuvo que ordenar a los otros orcos que no atacaran para evitar más bajas entre su grupo y desafiar al humano en una pelea uno contra uno. Mientras que el humano era más fuerte que él, sus heridas le permitieron ganar. Había reclamado la daga del humano como su trofeo. No solo era una buena arma, también era un signo de respeto que un orco mostraba a su enemigo. Actualmente, sostenía esa misma arma contra el cuello de Vera.

«! ^% @ & * #% [email protected] & * $ ** & @ … & morir» ladró él.

Sostuvo a la mujer tan fuerte que ni siquiera podía hacer un sonido.

Como tuvo la suerte de ser enseñado una vez por el Martillo que sacudía la Tierra, conocía un poco de la lengua común de los humanos. Había mezclado un poco de su propio idioma porque gritó con prisa. Tenía intención de decir: «Emboscada cobarde, salga de inmediato y mírame de frente en la batalla. De lo contrario, mataré a esta mujer.» (N/T: Así estaba mal escrito)

Como Kurdak sabía un poco de orco, básicamente sabía lo que el líder estaba tratando de decir.

«Sabía que no sería tan simple», murmuró Kurdak mientras dejaba caer el arco y sacaba una botella que contenía un líquido negro purpúreo.

«Supongo que terminé necesitando esto después de todo».

Después de que algo de vacilación brilló en sus ojos, se bebió toda la botella.

«¡No tiene mal sabor!»

Él asintió con la cabeza mientras miraba a los orcos rampantes. Cargó con su espada de dos manos sin la menor vacilación y un fuerte rugido.

Cuando los orcos vieron al hombre enorme saltar de entre los arbustos, ya no pudieron controlar su ira y agitaron sus armas en el aire. Corrieron hacia adelante con su equipo para atacarlo. Kurdak se concentró y corrió directamente hacia los cinco orcos que se acercaban.

La pelea estalló inmediatamente y en ese momento, una fuerte ola de ímpetu salió de Kurdak. Saltó y usó el impulso descendente para ejecutar un corte de aire.

El orco justo frente a él levantó apresuradamente su maza dentada para bloquearlo. Sin embargo, había subestimado la brecha en fuerza y ​​equipamiento. La espada de dos manos impregnada de ímpetu era más nítida que nunca. En el momento en que entró en contacto con la maza del orcos, tanto el arma como el usuario se dividieron en dos. La sangre brotó por todas partes y cubrió a Kurdak. Él mató a un enemigo un golpe. Pero como había usado demasiada fuerza, su herida se abrió y la sangre fluyó.

Sintió un dolor abrasador que casi lo cegó. Con un fuerte gemido, el ímpetu en su cuerpo explotó hacia afuera en una ola que envió a los otros cuatro orcos tropezando hacia atrás.

A pesar de que los orcos estaban mal armados y no habían recibido ningún entrenamiento formal, sus cuerpos naturalmente grandes y los años que pasaron creciendo en ambientes hostiles los endurecieron considerablemente.

No mostraron ningún signo de miedo incluso después de ver a uno de sus camaradas muerto en un solo ataque. En cambio, la vista estimuló el deseo innato de batalla de los orcos. Rugieron antes de enfrentarse con Kurdak de nuevo.

Aunque el líder orco odiaba utilizar un método tan poco inteligente para forzar la mano del enemigo, la situación era crítica y era lo único que podía hacer para remediarla. Ahora que Kurdak había salido de su escondite, el líder orco relajó sus tensos nervios y bajó la daga que sostenía al cuello de Vera. Justo cuando estaba a punto de dar su siguiente orden, un dolor punzante arremetió contra él desde la parte posterior de su cabeza. Menos de un segundo después, perdió la consciencia.