TS2 – Cap. 25

0

Capítulo 25: Botín de batalla

El oso de sangre carmesí dejó escapar un gemido de dolor mientras la sangre brotaba con cada latido de su poderoso corazón. En un instante, el suelo estaba teñido de rojo. Cyranos, encima del oso, bañado en sangre también.

Solo sentía odio y terror. Como un demonio con inteligencia limitada, podría sentir que la vida se filtraba de su cuerpo. La sensación lo enloquecía, quería matar todo lo que tenía enfrente. Se levantó una vez más y desencadenó un frenesí de ataques. A Cyranos le resultó difícil mantener su posición. Recuperó su daga y se bajó de la bestia. Aterrizó cerca y le hizo señas a Kurdak y Leguna.

“¡Morirá pronto! ¡Saca a Kurdak de aquí!”

La mente de Leguna era un completo desastre. A pesar de sus interacciones limitadas con Kurdak, había desarrollado un fuerte sentido de respeto por su “Jefe”, aunque su actitud relajada habitual no lo demostraba. Al ver que Kurdak quedaba inconsciente por las heridas que había recibido por el bien de Leguna, de repente no supo qué hacer.

Cuando escuchó las instrucciones de Cyranos, Leguna actuó de inmediato. Con fuerza que incluso él no sabía que tenía, levantó el pesado cuerpo del Kurdak.

En ese momento, sin embargo, el oso ya lo había alcanzado. Aunque no podía ver, podía decir que había seres presentes por el olfato. Dejando escapar un rugido bajo, reunió toda su energía restante y la arrojó contra Leguna.

Vera apareció de repente de la nada, después de haber descartado su fiel arco. Levantó el pesado escudo de Kurdak con ambas manos para bloquear el golpe. Desafortunadamente, no había forma de que un arquero especializado en agilidad pudiera desviar el terrible golpe de un oso de sangre carmesí. Vera sintió una enorme fuerza extendida por todo el escudo. Casi rompe sus brazos. Ella fue arrojada a los arbustos no muy lejos. El oso había perdido toda su vitalidad restante y se desplomó en el suelo sin hacer ruido.

¡Cof Cof! El oso que se estrellaba contra el suelo arenoso golpeó una nube de polvo que hizo toser a Leguna. No se atrevió a dejar de llevar a Kurdak; no podía decir si el demonio estaba realmente muerto.

Después de dejar a Kurdak en un lugar seguro, comenzó a revisar sus heridas. Leguna estaba muy tenso por la preocupación. Si el hombre realmente pereció por salvarlo, nunca sería capaz de perdonarse.

Cyranos se apresuró a ayudar a Vera. Afortunadamente ella no estaba tan mal herida gracias al escudo. Solo su muñeca estaba dislocada. Cuando echó un vistazo al escudo en su mano y vio la marca de la pata del oso en el medio, no pudo evitar preocuparse por Kurdak. ¿Sería capaz de sobrevivir a un golpe tan poderoso?

Cuando los dos llegaron, Leguna estaba tratando sus heridas.

A pesar de que anteriormente había expresado su respeto por la persona llamada Wayerliss, recién ahora Leguna entendía el verdadero valor de la libreta. La información que contenía era un tesoro interminable y todo resultó útil de una u otra forma. Entra los datos principales había un método para hacer un uso adecuado de las pociones curativas.

Las personas normales simplemente ingieren pociones, lo que es útil para la recuperación, pero es costoso. Era la forma más ineficiente de usar una poción. El cuaderno de Wayerliss registró grandes cantidades de información sobre la aplicación adecuada de la poción.

De acuerdo con las instrucciones, Leguna mezcló una pequeña cantidad de poción de curación con un estimulante, mojó un trozo de tela con la mezcla y la secó en las sienes de Kurdak. El cuaderno decía que era una buena forma de despertar a alguien rápidamente.

Cuando Kurdak abrió sus ojos gradualmente, los tres dejaron escapar alientos de alivio.

En realidad, el momento antes de que el oso se movió, Kurdak ya había predicho que no sería capaz de esquivarlo a tiempo. Tomó la decisión de concentrar una gran cantidad de ímpetu en su cintura. Junto con las defensas proporcionadas por su armadura de mitril y su campo de ímpetu, logró evitar sufrir lesiones graves. Solo se había desmayado porque golpeó su cabeza contra el tronco de un árbol.

“¿Está muerto?” Preguntó Kurdak, haciendo una mueca por el dolor.

“Sí. ¿Estás bien, jefe?”

“Estoy bien. Tres costillas rotas no me matarán” dijo Kurdak, golpeando la cabeza de Leguna “La próxima vez, no te hagas el tonto. No tengo vidas ilimitadas”.

“No te preocupes, jefe. No volveré a hacer eso nunca más” se disculpó Leguna.

Inusualmente, no hizo una réplica ingeniosa. Él entendió que las cosas habían salido como lo habían hecho por su culpa. Fue su culpa que Kurdak y Vera se lastimaran, sin mencionar cómo Cyranos tuvo que arriesgar su vida para entrar en combate cuerpo a cuerpo con el oso. Si no hubiera sido por su suerte, las vidas podrían haberse perdido. Por eso Leguna aceptó las críticas de Kurdak obedientemente. Se resolvió a sí mismo a no arrastrar a otros hacia abajo en el futuro.

Kurdak no solo se rompió tres costillas, sino que su carne también se había abierto bastante mal. Sus huesos incluso habían sido expuestos. Afortunadamente, solo fue una herida de carne. Sus entrañas habían sido mayormente defendidas gracias a la protección de su ímpetu.

Cuando entendieron el nivel de sus heridas, Cyranos y Vera se calmaron. Kurdak miró el cadáver de los osos no muy lejos.

“Ustedes dos mejor comiencen con el cadáver. Su piel definitivamente se puede vender por mucho”.

Cyranos asintió en silencio antes de irse a trabajar.

“¿Estás realmente bien?” Preguntó Vera.

“Este tipo de lesión solo es buena para asustar a los niños” dijo Kurdak mientras señalaba a Leguna.

“Bien entonces”, asintió Vera mientras acariciaba el hombro de Kurdak con desdén.

Ella se volvió hacia Leguna.

“Iremos a tratar con el oso muerto. Quédate aquí y cuídalo bien”.

“Ah, vale.”

“Ayúdame a quitarme la armadura y la ropa”, instruyó Kurdak.

Leguna siguió exactamente sus instrucciones. A pesar de que trató de ser tan cuidadoso como sea posible, la armadura todavía hizo contacto con la herida de Kurdak, lo que le hizo rechinar los dientes de dolor.

“Jefe, eres realmente duro. Ni siquiera has gemido” dijo Leguna, sintiendo cada vez más que su jefe era un verdadero hombre.

“Esto no es nada. ¿Ves la cicatriz en mi espalda? Lo obtuve de ser cortado por un bandido hace dos años. Si el corte fuera más profundo, ¡mi columna se habría dañado! Tampoco pronuncié un sonido” se jactó Kurdak mientras señalaba a su espalda.

“Te desmayaste enseguida. Hubiera sido un milagro si lograras hacer un sonido. Hmph, de no haber sido por Cyranos, no hubieras regresado vivo a Starfall” Replicó Vera desde la distancia, estallando el ego de Kurdak sin ninguna duda.

“Heh, ¿por qué no mencionas la vez que los llevé a los dos y escapé de un grupo de lobos pálidos hace un año?” Replicó Kurdak.

“De no haber sido porque Vera había matado al lobo pálido alfa, ¿hubieras podido escapar?”, Contribuyó Cyranos.

“Tch, no tengo tiempo para discutir contigo. ¿Quién no tiene momentos en que cometen errores?” Kurdak cambió de tema en el momento en que notó que sus dos camaradas trabajaban juntos contra él.

“Por otra parte, la capacidad de combate cuerpo a cuerpo de Cyranos es sorprendentemente buena” agregó Leguna mientras apretaba las vendas.

“Bueno, es pasable. Si bien es más rápido que yo, no puede igualarme en fuerza” explicó Kurdak.

Leguna de repente mostró cierto interés.

“¿Oh? ¿Alguna vez has luchado contra Cyranos? ¿Quien ganó?”

“Bueno, eso… Ambos tuvimos nuestras victorias y derrotas” se rió secamente Kurdak.

“Básicamente, perdiste más que Cyranos” agregó Vera.

“¡Solo concéntrate en desollar al oso!”

“¿Desollar? Me pregunto a quién debería desollar?”

Vera se puso de pie y miró a Kurdak con una sonrisa insidiosa, su cuchillo ensangrentado colgando suelto en su mano a su lado.

“¡La piel del oso!”

Kurdak se secó el sudor de la frente. Al ver a Vera calmarse, miró a Leguna.

“Honestamente hablando, la capacidad de combate cuerpo a cuerpo de Cyranos es realmente buena. A veces, incluso yo no puedo parar sus ataques. Pero eso es porque su nivel es más alto que el mío, por no mencionar las ventajas que otorga su arma encantada”.

“Solo admítelo. Es la habilidad de Cyranos tener un nivel más que tú. En cuanto a las armas encantadas” dijo Leguna antes de morderse el labio inconscientemente “no creo que Cyranos realmente te enfrente seriamente con ese tipo de arma”.

“¡¿Que sabes tú?! ¡La Hoja en Llamas fue creada por el enano dueño del ‘Martillo de Flama’! ¡Cuando luchó conmigo usándolo, tuve que esquivar como si mi vida dependiera de ello! ¡Esquivé tan duro que comencé a ver estrellas! ¡Estrellas! ¡Así es como se siente!” Gruñó Kurdak antes de golpear duramente la cabeza de Leguna.

“Jefe, si me haces ver estrellas, ¿quién envolvería tus heridas?!” exclamó Leguna, frotándose la cabeza, antes de preguntar en un tono sorprendido, “El nivel de Cyranos es más alto que el tuyo? Ahora que lo pienso, ¿cuáles son tus niveles?”