TS2 – Cap. 22

0

Capítulo 22: Sufrimiento

Una vez, Leguna había estado bastante preocupado por Eirinn en los últimos días ya que no había llegado a verla por un buen tiempo. Aunque ocasionalmente su padre adoptivo no la dejaría salir de la casa por un tiempo, este momento particular se sintió más prolongado de lo habitual.

No quería visitarla en su casa porque cuando lo había hecho una vez, su corpulento padre amenazó con golpearlo y también a Eirinn. No había ido a su casa desde entonces. Sin embargo, el hecho de que no la hubiera visto durante más de dos semanas era preocupante. Después de mucha consideración, tomó la decisión de ir a su casa.

“¡Toc Toc!” Leguna tocó la puerta.

“Buen día. ¿Puedo saber si Eirinn está en casa?”

No recibió respuesta, incluso después de algunos intentos. Al principio, pensó que nadie estaba en casa. Pero justo cuando estaba a punto de mirar por la pequeña abertura en la parte inferior de la puerta, se abrió y un par de ojos enrojecidos por el alcohol lo miraron directamente.

“Y aquí me preguntaba quién podría ser. ¿No eres el amante de la niña pequeña?” Arrastró el hombre.

Leguna podía oler el picante hedor del alcohol en su aliento.

“Buen día señor. Estoy buscando a Eirinn. ¿Está aquí?” Le preguntó, sin importarle lo grosero que fuera el hombre.

“¿Eirinn? ¡Ella no está aquí!” Gritó el hombre antes de cerrar la puerta.

A través de la puerta, Leguna podía oír al hombre murmurar.

“Esa chica estúpida… Infeliz solo porque quería sentirla una o dos veces… ¡Ptooey! ¿Quién querría tocar algo tan feo como ella?”

Tocó a la puerta una vez más.

“¿Dejarás de hacer eso?!” rugió enojado el hombre.

Leguna miró los músculos bien definidos del hombre y reunió su coraje. Tomó dos grandes bocanadas de aire, enderezó su espalda y habló.

“¿Eirinn no está en casa? ¿Donde esta ella?”

“¡Ya te dije que ella no está aquí! ¡No me vuelvas a molestar!” Ladró el hombre antes de cerrar la puerta.

Un poco preocupado y en pánico, Leguna continuó golpeando contra la puerta y lloró sin parar “¿De verdad no está en casa? ¿A dónde fue? ¡Solo dímelo y la buscaré! ¡Por favor, dime dónde fue y me iré a buscarla y dejaré de molestarte!”

La puerta se abrió por tercera vez. El hombre ya no pudo reprimir su ira.

“Maldición, ¿no puedes dejarme en paz? ¡Ya te dije que ella no está aquí! ¡Ella nunca volverá aquí! ¡Deja de molestarme y vete!” Gritó.

Al oír que Eirinn no regresaría, Leguna se puso aún más desesperado. Murmuró incoherentemente e hizo su mejor esfuerzo para echar un vistazo a la casa para ver si Eirinn estaba allí, pero antes de que él extendiera la cabeza, fue empujado. El hombre le dio una bofetada en la cara y le dio una patada en el estómago.

“¡Ven y te romperé la pierna! Por un demonio, ¿qué hay de bueno con esa ‘cosa’?” Gritó el hombre antes de cerrar la puerta.

Leguna gimió de dolor por un buen momento antes de volver a gatear. Arrodillándose junto a la pared, comenzó a llorar suavemente. Fue la primera vez que lloró desde la muerte del viejo. Estaba triste, e incluso angustiado.

Los dos habían sido el primer amigo del otro. A los niños en los barrios marginales les encantaba unirse para intimidar a otros, y el introvertido Leguna naturalmente no estaba incluido en sus grupos.

Es por eso que, aparte del viejo, Leguna no tenía a nadie más con quien hablar. Se aisló aún más después de la muerte del anciano, pero Eirinn devolvió la luz a su mundo. Ella le dio esperanza y alegría. Ella lo hacía más optimista y agradable con cada día que pasaba.

Leguna sabía que si no hubiera sido por Eirinn, definitivamente todavía se estaría revolcando en tristeza solitaria. Él podría no reconocer en quién se convirtió después de todo lo que había sucedido. Fue Eirinn quien lo cambió, cambió su vida, al convertirse en su primera amiga con quien podía compartir pensamientos, hablar y bromear.

Pero ahora, esa amiga se había ido. Su luz se había ido. Todo lo que quedaba en su mundo era oscuridad. ¿Qué haría? ¿Que podía hacer?

¿Dónde se ha ido Eirinn? ¿Ella sería intimidada de nuevo? Ya no estoy a su lado, ¡Y ya no hay nadie con quien pueda hablar! ¡No puedo protegerla más!

Leguna se desesperó, había perdido todo. No había nadie en el mundo que pudiera hablar con él nunca más. Recordó las palabras que el hombre corpulento había dicho justo antes de que cerrara la puerta la última vez.

“¿Qué hay de bueno en con esa cosa?”

¿Esa cosa?

Había algunas cosas en el mundo que algunos considerarían como basura, y otras atesorarían. Si bien las personas valoraban las cosas de manera diferente, nadie dejaría pisotear nada valioso. ¡Se sentía peor tener lo que valoras menospreciado a que si te sucediera a ti! Tal vez Eirinn era alguien de quien el hombre podría prescindir. Tal vez incluso la consideraba una buena para nada solo por desperdiciar su comida. Pero Eirinn era el todo de Leguna. Ella era la única persona que apreciaba. Si bien no le importaba que un niño como él de los barrios marginales fuera tratado como basura, no dejaría que eso pasara a ser lo único que tenía.

Una cosa es que me llames patético, ¡pero no dejaré que hagas lo mismo con la única persona que tengo! Ella es mi única salvadora, ¡mi todo! Si te dejo hacer lo que quieres, ¡sería peor que basura! ¡No dejaré que niegues mi razón de vivir!

Las palabras que pronunció el hombre enviaron dolor a través del pecho de Leguna. Cada vez que los repitió en su mente, sintió una aguja perforar su corazón. Más que pena y dolor, sintió ira. Odiaba a los demás por menospreciarlo y aún más a los que hacían lo mismo por Eirinn. Limpiándose las lágrimas de la cara, se puso de pie gradualmente.

A pesar de que era cobarde, nunca dejó de resistir lo mejor que pudo cuando otros lo criticaron, incluso si terminara aún más herido. Quería que aquellos que lo perjudicaban supieran de lo que era capaz. ¡Y ese día, la persona en la casa fue la que lo enfureció!

¡Bam! La puerta de la casa de Eirinn se abrió por cuarta vez. Esta vez, sin embargo, toda la puerta fue enviada volando.

Leguna ya había dejado de sollozar. A pesar de que las lágrimas aún marcaban su rostro, con los ojos todavía hinchados, llevaba una mirada fría cuando observó al hombre.

“Demonios, ¿acaso no eres fuerte? Supongo que realmente quieres que te rompan la pierna, ¿eh?” Dijo el hombre con una voz más aguda, como si eso le diera más coraje.

Sintió que algo cambiaba en el chico y pensó que incluso él no sería capaz de manejarlo.

“Dime dónde está Eirinn y no te mataré”.

“Al diablo contigo. ¡Veamos si puedes mantenerte tan arrogante después de que te rompa la pierna!” El hombre, enojado por la actitud del chico, movió su enorme puño.

La velocidad a la que viajó vaticinaba la pérdida de cuatro de los dientes de Leguna.

Algo inesperado sucedió en su lugar. Leguna apretó ligeramente su puño como si estuviera sosteniendo una pequeña pluma en su mano. El pequeño brazo, casi tan grueso como una rama, desató un poder extraordinario cuando agarró el puño del hombre.

“Dime dónde está si todavía quieres conservar tu brazo” repitió él una vez más, sin expresión.

Cuando el hombre vio sus ojos, sintió una extraña sensación de miedo. Recordó que los iris del muchacho eran de color negro azulado, pero que ahora se habían vuelto negros. Era un color tan oscuro que no se veía ni rastro de luz en su interior.

El dolor que venía de su muñeca lo sacó de su estupor. Leguna apretó gradualmente y causó que los huesos del hombre crujieran bajo la inmensa presión.

Gritó como un cerdo antes de la matanza. Después de ver que le había infundido suficiente miedo, Leguna aflojó su agarre.

“Dime.”

“Yo… la vendí” tartamudeó el hombre como un ciervo asustado.

Un escalofrío recorrió los ojos de Leguna mientras inconscientemente aplicaba más poder.

“¿A quién se la vendiste?”

“¡Agh! ¡Detente! No puedo decirte a quién la vendí, ¡me matarán! Aaaagh!”

“Yo también te mataré” dijo Leguna con frialdad, apretando aún más fuerte.

“¡No son personas a las que te puedas permitir ofender! Aaaah! “

“Ese es mi problema. Considera si todavía necesitas tus manos para trabajar”.

“¡Bien! ¡Te diré! Maldición, solo suéltame! ¡Se va a romper! ¡Te diré todo!” Gritó el hombre.

Leguna aflojó su agarre. El hombre cayó al suelo, jadeando. Gotas de sudor tan grandes como frijoles llenaban su frente como si acabara de hacer ejercicios extremos.

“El Gremio de Comerciantes de Lorsen… Les vendí a Eirinn por tres monedas de oro…” jadeó el hombre con la cabeza baja.

……

No hubo nada más que silencio por un tiempo. El hombre no sabía lo que Leguna estaba haciendo, y no se atrevió a levantar la cabeza para mirar. Todo lo que hizo fue mirar hacia abajo a los sucios pantalones de Leguna. No tenía idea de lo que sucedería después.

“¡Aaaaaahhh!” Exclamó Leguna como un lobo que acaba de perder al último de su manada.

Fue desgarrador hasta el punto en que el hombre pudo sentir el dolor y sufrimiento ocultos en su interior.

Al escuchar el grito de Leguna, de repente recordó lo buena que era Eirinn. Esa niña fea parecía feliz sin importar qué día fuese. Cada vez que regresaba a casa después de un duro día de trabajo, siempre tenía pan y aguamiel preparados, esperando silenciosamente su regreso.

A pesar de que a veces él la golpeaba cuando estaba de mal humor, Eirinn siempre limpiaba sus lágrimas en la esquina antes de proceder a limpiar la casa sin emitir ningún sonido o queja. De repente, se sintió arrepentido, pero al pensar en las tres monedas de oro que recibió de Lorsen, todo el remordimiento que sentía desapareció. Después de todo, el dinero le permitía frecuentar un burdel durante tres días completos, y las mujeres no tenían pechos justos que no se sintieran normalmente.

El cuerpo de Leguna se estremeció. Apretó ambos puños con tanta fuerza que sus uñas sacaron sangre.

Eirinn se fue… ¡Vendida por tres miserables monedas de oro!

La ira y el frenesí llenaban su mente, nublando su conciencia al mismo tiempo.

Leguna realmente quería darle una dura paliza al hombre. Quería paralizarlo, tal vez incluso matarlo. Pero logró contenerse. No importaba lo vil que fuera, todavía era él quien había criado a Eirinn y Leguna sabía que si ella estuviera allí, no querría que él matara al hombre.