TS2 – Cap. 18

0

Capitulo 18: La primera misión mercenaria

«¿Un oso de sangre carmesí?»

Kurdak trajo la misión cuando el grupo estaba reunido para la cena.

«Eso es correcto», dijo Kurdak encogiéndose de hombros, «La solicitud fue hecha desde un pequeño pueblo al norte. Últimamente, la gente del pueblo ha sido hostigada por un oso de sangre carmesí. A pesar de que nunca logró romper hasta la ciudad antes, muchos fueron despedazados se hicieron pedazos cuando salieron de la ciudad. Los guardias de la ciudad tendrán que pagar un gran precio si intentan cazarlo. Después de algunas consideraciones, la gente del pueblo decidió juntar sus ahorros y contratar mercenarios para enfrentarlo».

«Recompensa, ubicación y solicitud, por favor» dijo Cyranos.

Kurdak presentó el aviso de solicitud.

«Pagarán 50 monedas de oro. No es mucho, pero la solicitud dice que todo lo que tenemos que hacer es devolver la cabeza al oso. En otras palabras, el resto del oso es nuestro».

«Oh, eso suena bien», asintió Vera.

Aunque los osos carmesí eran terroríficos, un grupo era más que capaz de lidiar con ellos. El oso mismo podría venderse fácilmente por alrededor de 50 oros, que no serían gravados por la Asociación de Mercenarios. La misión podría generar alrededor de 100 oros en total, definitivamente vale la pena su esfuerzo.

Después de obtener el acuerdo de Cyranos y Vera, Kurdak continuó: «No pidieron nada junto a la cabeza. No quieren que el oso sea capturado vivo, ni les importa cómo se lo mate ni qué se hace con su cuerpo. Sin embargo, debemos viajar un poco para llegar allí. El oso aparece cerca del Lago Shimmer en el Bosque Nightsong. Es el lugar que nos dieron, por lo que tendríamos que rastrearlo nosotros mismos. Todo el viaje puede llevarnos de 12 a 15 días».

Cuando Kurdak mencionó el bosque Nightsong, Leguna miró cuidadosamente a Vera. Su casa solía estar cerca del bosque, después de todo, y visitar el lugar podría recordarle sus experiencias dolorosas. Sin embargo, parecía evidente que si Vera estaba triste, los tres hombres del grupo se sentirían un poco mal por ella. Fue algo que Leguna aprendió solo recientemente.

«No tienes que mirarme así. No soy tan débil» dijo Vera sin mirar a Kurdak mientras continuaba metiéndose un pedazo de carne en la boca.

«Jeje, también tengo que prestar más atención como líder del grupo, sabes», dijo Kurdak con una sonrisa, «Entonces, en cuanto a un guía…»

«Me fui de ese lugar hace más de siete años. Yo también era pequeña en aquel entonces. Mi padre no me llevaba al bosque a menudo, así que no estoy segura de guiarme por la zona» dijo Vera mientras negaba con la cabeza.

«Esta bien. Podemos usar mapas, compraré uno mañana para que podamos darle una buena lectura».

«Sin embargo, tengo algo que necesito recordarte. Puede haber actividad orca cerca del norte del bosque. Aunque no hemos escuchado mucho sobre ellos en los últimos años, es mejor si tenemos cuidado» advirtió Vera.

Ella tenía un destello de odio en sus ojos.

«Son un grupo de animales de sangre fría que no conocen misericordia. Si los encontramos, tenemos que estar preparados para la batalla de inmediato».

«Naturalmente» estuvo de acuerdo Kurdak.

No pudo evitar pensar, Starfall usa mucho trabajo orco también. A pesar de que son un grupo ruidoso y de mal genio, en realidad no causan problemas si están bien alimentados. De hecho, esas criaturas peludas de mentalidad simple pero aptas son un grupo bastante útil. Incluso pueden transportar más de 200 kilogramos sin sudar… Es bastante impresionante.

«Jefe, tengo una pregunta» dijo Leguna, levantando la mano.

«¿Qué es?»

«Mencionaste que esta es una misión de búsqueda. Cualquiera puede completarla, ¿verdad? ¿Cómo puedes estar seguro de que el oso no será asesinado por otra persona primero? ¿Y si hacemos el viaje por nada?» Preguntó Leguna.

«No tienes que preocuparte. A pesar de que los materiales del oso de sangre carmesí pueden redundar un poco, la mayoría de las personas lo ignorarán teniendo en cuenta el riesgo. Las personas verdaderamente fuertes no se molestarán en gastar su esfuerzo en unas pocas monedas de oro, ya que desmontar el cadáver es problemático. Dado lo rural que es el área, creo que la mayoría de los demás tampoco se molestaría en obtener solo 50 monedas de oro. Lo más importante aquí es que no interesa quién termine matando al oso, solo el que acepte la misión será recompensado. En otras palabras, nosotros» explicó Kurdak.

«¿Cómo?» Leguna no entendió cómo se podría recompensar sin hacer ningún esfuerzo.

«En el pasado, las misiones de la Asociación se anunciaban públicamente y cualquiera podía completarlas y ser recompensado. No había un sistema de aceptar misiones, simplemente lo hiciste y trajiste las cosas necesarias para probar que lo hiciste. Esa manera de hacer las cosas causó que muchos mercenarios se mataran unos a otros para obtener las recompensas. Piensa en esto: si te encuentras con un grupo de mercenarios que tienen la prueba de completar una misión, puedes matarlos fácilmente y obtener la recompensa, junto con sus cosas. ¿No te sentirías tentado?» Preguntó Kurdak.

Leguna pensó un poco.

«No. Aunque he robado antes, nunca mataría por una moneda. No creo que sea algo que pueda hacer, especialmente porque no he matado a nadie antes».

«Bien, tal vez las decenas de monedas de oro no valen la pena. ¿Pero qué pasa si tienes unos pocos cientos, o unos miles?» Kurdak estaba algo sorprendido cuando Leguna todavía mantenía alguna forma de inocencia a pesar de haber sido criada en los barrios marginales. Tal vez era ingenuidad o ignorancia, o incluso inmadurez, pero nadie podía negar lo precioso y raro que era este tipo de actitud. Había algunas cosas en el mundo que no podían abandonarse sin importar qué.

Kurdak no sabía cuándo Leguna desecharía su inocencia, ni sabía si sería algo bueno. Una cosa era segura. Leguna definitivamente se arrepentiría cuando lo hiciera, al igual que Kurdak ese año.

«Yo…» reflexionó Leguna vacilante.

«Dejando a un lado, dudo que pueda resistir la tentación» dijo Kurdak con una sonrisa «La codicia es una gran parte del hombre, así que no subestimes tus deseos y sobreestimes tu resistencia a la tentación».

«Bueno, tal vez…» admitió Leguna.

«¿Alguna otra pregunta?»

Vera golpeó su cabeza con su delgado dedo.

«Aunque los osos de sangre carmesí tienen pieles duras, son bastante lentos y torpes. No tendremos problemas si nos preparamos adecuadamente. Al menos, yo no los tendría».

Cyranos lo pensó un poco antes de asentir.

«Vera y yo somos los dos arqueros. Entonces, si confías en que puedes enfrentar sus ataques, no tendremos ningún problema. En cuanto a Leguna…»

Leguna miró alrededor con confusión.

«¿Que hay de mí?»

«Lo que Cyranos quiso decir es que aunque estés más acostumbrado al combate cuerpo a cuerpo, enfrentar a una bestia como un oso de sangre carmesí será peligroso. No eres tan grande como Kurdak y solo usas una armadura de cuero. Si eres descuidado, es posible que no te vayas con solo unas pocas lesiones. El oso podría cortarte por la mitad».

«¡¿Qué?! ¿Es tan poderoso?

El sudor frío corrió por la espalda de Leguna.

«Por supuesto. Incluso tengo que arrodillarme a medias si recibo un golpe directo. Te enviaría a volar con todo y armadura» dijo Kurdak, mirando a Leguna.

«Dado nuestro oponente, y el hecho de que será tu primera misión, solo tienes que explorar. Además, ¿sabes cómo poner trampas?»

«¿Trampas?» Leguna pensó algo antes de asentir.

«Creo que si. Puedo darle algunos intentos mientras nos dirigimos allí. Sis me compró algunas de las herramientas que necesito».

«¡Estupendo! Solo haz algunas trampas en el camino».

«¿Qué más?» Preguntó emocionado Leguna mientras miraba a Kurdak con una mirada anhelante.

«Solo espera a que matemos al oso».

Kurdak estaba un poco desconcertado por qué Leguna sería tan feliz.

«¿Que hay de mí? ¿Qué hago entonces?» Preguntó esperanzado Leguna.

«Bueno, encuentra un lugar para esconderte. Si no quieres, puedes mirarnos desde un árbol cercano» dijo Kurdak antes de agregar algo para proteger el orgullo de Leguna «Si algo extraño sucede a nuestro alrededor, asegúrate de avisarnos».

«Básicamente solo soy un vigía?»

Leguna estaba abatido.

«¿Quien dijo que? ¿No estás también a cargo de explorar y tender trampas?» Consoló Vera.

«Ustedes también pueden hacer esas cosas. Jefe, si solo me dejas hacer tan poco, no creo que merezco el 15 por ciento de la recompensa» dijo Leguna, sacudiendo la cabeza.

Kurdak le dio unas palmaditas en el hombro con una sonrisa antes.

«No es que no confiemos en ti. Es solo que esta misión realmente no deja espacio para que la realices. Los osos carmesí no son una broma. Cada pata es tan grande como un lavabo. Serás una mancha de sangre si te golpean, incluso solo una vez. También es la primera vez que haces una misión con nosotros. No podría hacer daño mirar y aprender desde la línea de banda primero, ¿o sí?»

Al ver la sinceridad de Kurdak, Leguna ya no reprochó. Él simplemente asintió.

«Está bien, pero solo tomaré el diez por ciento entonces. Vamos a usar el otro cinco para nuestras bebidas luego de la misión».

«Genial, está decidido».

Terminaron su comida y fueron a sus respectivas habitaciones.

En los días siguientes, los miembros del grupo realizaron algunas pruebas para comprender las habilidades de su nuevo miembro. Además de entrenar con el resto, Leguna también estudiaba las trampas lo mejor que podía, reconstruyendo y desmantelando una y otra vez hasta que podía armarlas a ciegas. Lo hizo justo a tiempo, partieron ese mismo día, totalmente preparados.