TS2 – Cap. 11

0

Capítulo 11: Es todo culpa del alcohol

Mientras Leguna y los demás estaban ocupados emborrachándose en la taberna, Arikos atravesó la sede del gremio de Ladrones Moonshadow con una pila de documentos en la mano. Todos los que se encontraron con el hombre pequeño y delgado se inclinaron respetuosamente. Justo cuando estaba a punto de entrar en la oficina del presidente, una niña de unos 16 años con el cabello corto y azul claro salió.

“El presidente te está esperando” dijo la chica en un tono escalofriante impropio de alguien de su edad.

Aunque ella trabajaba para el gremio, no usaba el equipo de un pícaro. En cambio, su figura menuda, pero bien dotada estaba vestida con una túnica azul celeste, algo que un mago usaría.

“Oh, mi hermosa Annelotte, realmente soy afortunado de encontrarme contigo aquí. ¿Me extrañaste?” Coqueteó Arikos, comportándose completamente diferente al hombre insidioso que parecía ser cuando estaba con Leguna.

“Por favor, no pierdas el tiempo del presidente. Entra.”

Annelotte giró y se fue sin siquiera mirar a Arikos.

Esa mujer de nieve…

(TeamChman: *Sniff Sniff* ¿Hueles eso? Casi como a futura víctima del prota)

Arikos le dio a Annelotte una mirada vacía antes de negar con la cabeza, sonriendo. Se calmó y golpeó la puerta con una expresión respetuosa antes de abrirla. Dentro de la sala se encontraba el hombre más poderoso de los Ladrones Moonshadow, el asesino más respetado de Lance, Wayerliss Deepshadow. El hombre estaba esperando a Arikos pacientemente mientras disfrutaba de su té.

“¿Cómo te va?” Preguntó Wayerliss de inmediato.

Su voz era profunda y firme. Resonó con la confianza y la elegancia de un caballero bien educado.

Arikos se inclinó levemente.

“Está yendo bien. El rendimiento de Leguna superó nuestras expectativas”.

“Dime más.”

“Sí. Según nuestras observaciones, su ímpetu no es tan fuerte. Está solo alrededor del quinto nivel. Sin embargo, logré obtener información sobre él desde el oeste. Después de revisarlo, me di cuenta de que nadie en los barrios marginales donde vivía sabía que podía usar ímpetu”.

Arikos volteó los archivos en su mano y continuó.

“El día 14 del segundo mes de este año, hace aproximadamente ocho meses, el dueño de una panadería lo golpeó con severidad. El propietario era un hombre normal que no podía usar ímpetu. Si Leguna ya pudiera usarlo, él habría sido el que estaba dando la golpiza.”

“Solo puedo encontrar dos explicaciones. O Leguna escondió su ímpetu por completo, tanto que ni siquiera lo usó cuando lo golpearon. Esto es muy poco probable. Usó su fuerza de batalla para lidiar con tres compañeros de celda con los que estaba encarcelado, así que creo que no es el tipo de persona que oculta su fuerza.”

“O solo ganó la habilidad de usar ímpetu recientemente. En algún momento después del 14 de 2 como máximo. Aunque dudo que este sea el caso, ya que significaría que entrenó su impulso al quinto nivel en tan solo ocho meses, lo cual es completamente ridículo, no puedo pensar en ninguna otra explicación”.

“De eso no hay duda. El ímpetu de Leguna es algo que solo ganó recientemente”, dijo Wayerliss.

“No tengo más remedio que estar de acuerdo”.

A pesar de que Arikos no sabía cómo Wayerliss llegó a esta conclusión, no dudó de lo que dijo su presidente.

Después de aceptar el hecho sin rechistar, Arikos no pudo evitar decir: “Si ese es el caso, el potencial del niño es demasiado aterrador”.

“No, Arikos”, dijo Wayerliss mientras negaba con la cabeza, “Si bien tiene un potencial increíble, no es tan impactante como piensas. Su habilidad para utilizar el ímpetu de quino nivel es solo una manifestación de su potencial reprimido a lo largo de los años. Su crecimiento a partir de ahora no será tan rápido. ¿Qué más? ¿Cómo lo hizo hoy?”

“Mucho mejor de lo que pensamos que haría”, respondió Arikos, “Esta vez, implementé la seguridad de nivel cuatro, que solo los ladrones de nivel ocho podrían colarse. Pero…”

“¿Logró hacerlo?”

“No solo eso, presidente”, dijo Arikos con una sonrisa, “¡Hizo una entrada silenciosa!”

“¿Ah?” Musitó Wayerliss con un rastro de sorpresa.

Las entradas silenciosas se refieren a entrar a un lugar sin ser detectado sin someter a un solo enemigo. Como el asesino y ladrón más hábil vivo, Wayerliss sabía lo difícil que era de hacer, de ahí su sorpresa de que Leguna lo lograra.

Arikos asintió.

“Después de tratar con él, obtuve un conteo de cabezas para los guardias y también revisé las trampas que colocamos. Ninguna de las trampas fue activada. Más tarde supe que Leguna había logrado colarse escondiéndose bajo la sombra de un árbol”.

“Esos tontos ciegos. ¿Todos tienen ceguera nocturna o algo así? Debes asegurarte de que coman más vegetales” dijo Wayerliss mientras se daba una palmada en la frente.

“Él superó todas nuestras expectativas. Presidente, ¿todavía está seguro de querer criarlo según el viejo plan?” Preguntó Arikos con cuidado.

“Sí, no hay necesidad de cambiarlo”, respondió Wayerliss después de pensar: “Todavía es joven. No es apropiado involucrarlo en las cuestiones del gremio por el momento. Si lo deja entrar al círculo interno tan pronto, podría convertirse en otro Balor. Mantenlo como está”.

“Por tu voluntad”, dijo Arikos mientras se inclinaba.

“¿Qué está haciendo Balor últimamente?”, Preguntó Wayerliss.

“Según nuestros informes, actualmente no se encuentra en una misión. Creo que fue al territorio de los orcos con el pretexto de entrenar”.

“¿Se molesta siquiera en dar con una excusa?” Dijo Wayerliss mientras fruncía el ceño.

“Bueno, él es solo un niño. Todavía no tiene 20 años”, se encogió de hombros Arikos.

“¡Puedo entender su imprudencia, pero no voy a tolerar la idiotez!”, Dijo Wayerliss con frialdad, “Continúa vigilándolo y tráelo de regreso si es necesario. Deja los documentos en el escritorio. Los miraré cuando tenga tiempo. Gracias por su arduo trabajo, debería irse a descansar”.

“Es un placer servirlo, presidente”, respondió Arikos antes de inclinarse y partir.

……

Al día siguiente, Leguna abrió los ojos atontada y le dio una bofetada a Kurdak en la cabeza.

“¡Apesta! Jefe, ¿no te lavaste los pies ayer?

“¿Eh?” Kurdak murmuró, “Yo fui quien te trajo aquí ayer, tu sabes… estaba demasiado cansado para moverme. Después de emborracharte, no hiciste nada más que enojarte. Incluso saltaste cuando te traje de vuelta. Fue difícil tratar contigo incluso con la ayuda de Vera. Además, esta es mi cama, así que deberías agradecer que te deje dormir en ella. Deja de ser tan exigente”.

En estos días, Leguna compartió una cama con Kurdak. Los tres tenían su propia habitación en la posada, pero desde que se unió a ellos, tuvieron que acomodarlo de alguna manera.

Aunque ninguno de los tres quería compartir su cama con otra persona, la posada no tenía habitaciones vacías. O bien tuvo que dormir en los pasadizos o con uno de ellos.

Como era de esperar, a Leguna no se le permitiría compartir la habitación de Vera, así ella estuviese de acuerdo o no. Kurdak y Cyranos definitivamente no lo permitirían. El tranquilo Cyranos tampoco parecía ser un candidato ideal para un compañero de habitación, así que Kurdak fue el primer hombre con quien compartió una cama.

“Por lo menos, deberías prestar atención a la limpieza” dijo Leguna mientras rodaba cómodamente, antes de ver una pierna pequeña y bonita, “¿Eh? Jefe, ¿por qué tienes pies de diferentes tamaños? Este grande… huele… mucho peor que el pequeño…”

Redujo la velocidad de sus palabras en el momento en que sintió que algo andaba mal.

En primer lugar, a pesar de que los dos tenían que compartir una cama, dado su pequeño físico y el hecho de que Kurdak estaba durmiendo mirando hacia el otro extremo, la cama debería ser bastante espaciosa. Sin embargo, se sentía bastante presionado por el espacio, como si hubiera otra persona durmiendo con ellos.

No le tomó mucho tiempo recordar que la pierna que le dio era derecha. Sin embargo, el pie blanco justo delante de él también parecía ser un pie derecho.

Cuando miró alrededor de la habitación, se dio cuenta de que se veía diferente de antes. Por alguna razón, la sábana azul que solía ver era en realidad rosada.

De repente, Leguna sintió miedo en lo más profundo de su mente que ayudó a lavar su resaca. Miró cuidadosamente al dueño del pie delgado y rezó para que la situación no fuera lo que él imaginaba. Cuando vio a la persona con el pie delgado, exhaló un suspiro de alivio.

No tiene sentido luchar esta vez… ¡Soy carne muerta! ¡Muerta! Aaarrrrrgggghhhh!

Adiós, dulce mundo. ¡Fue bueno mientras duro! fueron los pensamientos finales de Leguna.

Sin embargo, después de ver que Vera todavía estaba inconsciente, una chispa de esperanza se encendió en su mente.

Salió de la cama lo más silenciosamente que pudo, deseando partir enseguida. Pero, al ver a Kurdak roncando sin saber nada mejor, reforzó su determinación de echarle una mano.

“¡Jefe, jefe! ¡Tenemos que irnos ahora!” Susurró Leguna tan suavemente como el zumbido de un insecto mientras abofeteaba a Kurdak.

“Ouch, ¿qué estás haciendo?! ¡Intento dormir!” Gruñó Kurdak en un volumen que casi hizo que Leguna sacara su daga y lo silenciara.

Apresuradamente apretó la boca de Kurdak y miró al hombre enorme con una mirada tan seria que hasta la doncella más seria sería sorprendida.

“Date la vuelta y echa un vistazo. Si valoras tu vida, no hagas ningún sonido, ¡o ambos moriremos!”

Kurdak miró con curiosidad y su rostro palideció inmediatamente antes de que se ennegreciera y se volviera verde.

“¡Vamos, vamos, vamos!”, Dijo suavemente Kurdak cuando la resaca desapareció.

Trató de irse tan silenciosamente como pudo.

……

Cyranos se despertó más tarde de lo habitual. A pesar de que era el miembro más organizado del grupo, no tenía ganas de despertarse de inmediato. Había bebido bastante. Después de que finalmente se levantó, comenzó a lavarse.

Unos minutos más tarde, ya se había vestido y se acercó a la habitación de Kurdak. Como esos dos eran vagos perezosos, Cyranos no tuvo más remedio que servir como su despertador humano.

Cyranos golpeó la puerta, pero no hubo respuesta.

¿Ya se levantaron? ¿No me digas que ya se fueron? pensó Cyranos.

Kurdak todavía tenía algo que resolver con Leguna, por lo que podrían haberse ido temprano en la mañana.

Pero, considerando lo relajados que estaban los dos, sacudió la cabeza y desechó la idea, antes de llamar a la puerta de Vera.

Vera todavía debería estar aquí, ¿verdad? pensó Cyranos, antes de escuchar la voz soñolienta de Vera decir: “¿Ah? Cyranos? Voy… ¿Eh? Aaaaah! ¿Por qué… por qué están ustedes dos en mi cama?

“¡Cyranos! ¡Te perseguiremos para siempre como fantasmas!” Gritaron otras dos voces en la habitación.

Esos eran… ¿Kurdak y Leguna? ¿Que esta pasando? se preguntó Cyranos.