TS2 – Cap. 06

0

Capítulo 06: Convertirse en un mercenario

«Jefe, ¿qué tan lejos está Starfall de aquí?» Preguntó Leguna mientras caminaba usando una vieja rama de madera como soporte.

Después de pasar unos días juntos, el grupo de Kurdak y Leguna comenzó a conocerse mejor. Cuando descubrió que Kurdak era el líder del grupo, Leguna comenzó a llamarlo «Jefe», para gran deleite del hombre, quien incluso pensó que Leguna era un «niño que sabe lo que hace».

Kurdak sacó el mapa para echar un vistazo.

«Hmm, saldremos del Bosque Silvermoon pronto. Nos llevará un día más o menos llegar a las llanuras Polo. ¿Qué pasa? ¿Estas esperando por ello?»

«Nah, en realidad no. Siento que mi cuerpo aún no está del todo bien. Mantener mi ritmo durante demasiado tiempo será mi fin» dijo Leguna mientras negaba con la cabeza.

«Tch, pensar que tendrías las agallas para decir eso. De no haber sido por ti, ya hubiéramos llegado a nuestro destino».

«Bien, muchas gracias por dejarme venir con ustedes, Jefe» consoló Leguna, antes de darse la vuelta «Naturalmente, buenas personas como Big Sis Vera y mi hermano mayor Cyranos definitivamente no me dejarían desatendido».

«Hmph, al menos no eres un completo idiota. La forma en que has estado adulando a Kurdak en los últimos días me hace pensar que te estás convirtiendo gradualmente en su súbdito» dijo Vera.

«¿Qué súbdito? Esa no es la forma en que me gusta mirar las cosas. La personalidad de Ley simplemente se sincroniza bien con la mía, ¡Eso es todo! Además, dada lo sensible que es Ley, incluso él puede ver cuán duramente me has estado tratando. Es tan malo que él se enfrentaría a tu tiranía por mi bien, ¿no es así, Ley?» Murmuró Kurdak.

«¡Por supuesto!» Acompañó a Leguna justo a tiempo.

«¡¿Eh?!» gimió Vera mientras inclinaba la cabeza.

«¡No, quise decir lo opuesto! ¡Big Sis Vera es la mejor persona que he conocido! ¿Cuándo ella te trató con dureza, Jefe? Te estás yendo un poco por la borda», dijo Leguna en el momento en que sintió un escalofrío por la espalda.

«Eso es mejor», dijo Vera mientras asentía con satisfacción.

«¡Eres un traidor inmundo! Todo el cuidado que te he mostrado está perdido… Pensar que te rebelas contra mí tan pronto… ¡No cenarás esta noche!», Ladró Kurdak con enojo.

Sin la más mínima expresión de vergüenza en su rostro, Leguna se acercó al lado de Kurdak y susurró: «Bueno, jefe… estoy seguro de que usted conoce la personalidad de Big Sis mejor que yo. ¡No tuve elección! No te preocupes, no importa lo que diga en la superficie, siempre estoy de tu lado. No deberías pelear con ella en el futuro. ¡Incluso si hablas mejor que ella, eso no importará cuando saque sus garras y dientes!»

«Hmph, ¿Qué estás diciendo?!» Kurdak dijo enérgicamente, «Soy un hombre orgulloso. ¡Nunca me sometería a una mujer tan bárbara! No tengas una impresión equivocada. ¡Solo la dejo hacerlo porque no quiero darle una lección frente a ti! Cuando regresemos a Starfall, ¡Te mostraré cómo trato con ella! Soy su líder después de todo. Si ni siquiera puedo asegurarme de que los miembros de mi grupo están en orden, ¿cómo podría terminar mis misiones?»

Cuando Kurdak intentó mostrar su lado duro a Leguna, su voz gradualmente se hizo más audible junto con su creciente entusiasmo. En el momento en que salió de ella, se dio cuenta de que Leguna ya se había encogido cuatro metros detrás de él, mirándolo con ojos lastimosos. Cuando se giró, vio que los ojos entrecerrados de Vera se acercaban. Terminó con Kurdak llorando de dolor.

«Oye, Vera… ¡Déjame explicar! Estaba bromeando con Leguna… ¡Ay! Deja de arañarme, solo detente! Hablemos, ¿de acuerdo? Argh! No te pases de la raya, Vera… ¡Yeow! ¡Me enojaré si sigues así! ¡Ack! Bien, es mi culpa, ¿de acuerdo? ¡Aaah! Maldita sea, Leguna, ¿por qué miras los cielos y no la detienes por mí? ¡No hay estrellas en el cielo a esta hora del día! ¡Y Cyranos! ¿No recuerdas lo que hice por ti cuando la cagaste? Ven aquí y ayúdame! Aaah! ¡Sálvame por favor!»

Leguna no respondió a los desesperados gritos de desesperación de Kurdak y le preguntó a Cyranos: «¿Tienes momentos como este también?»

Cyranos simplemente sonrió sin responder.

……

Dos días después, todos finalmente llegaron a la ciudad Starfall. Leguna había logrado averiguar mucho sobre el continente a partir de sus conversaciones en el camino. A diferencia de Chino (TeamChman: Chino, no China), el continente occidental, la leyenda decía que los humanos no solían vivir en Lance. Fue solo después de que los humanos desarrollaran tecnologías marítimas y disciplinas como la navegación que descubrieron Lance. Muchos se ofrecieron como voluntarios o se vieron forzados a mudarse al continente para hacer una nueva vida.

A pesar del paso del tiempo, Lance no se convirtió en el territorio de ninguna nación. En cambio, surgió una forma única de gobierno: una federación de ciudades.

Había nueve ciudades humanas en total en Lance. Debido a la amenaza que representaban los elfos, los orcos y otras razas, la relación entre las ciudades era bastante estrecha a pesar de su autonomía. Cada vez que cualquiera de las ciudades fuera invadida por otra raza, los humanos de otras ciudades enviarían refuerzos incondicionalmente. Starfall era una de las ciudades y tenía el territorio más grande y la población más grande. Era la más desarrollada de todos.

Una cosa que vale la pena señalar es que las ciudades de Lance no prohibieron a los no humanos quedarse allí. Algunas razas no humanas amigables con los humanos podían vivir en las ciudades y hasta eran bienvenidas. Después de todo, muchos de los talentos de las razas fueron muy apreciados en la sociedad humana. Dos de esos talentos eran las impecables habilidades de herrería de los enanos y la profunda comprensión que los elfos tenían para la magia.

Según Kurdak, la mitad de los residentes de Starfall eran no humanos, que también representan una sexta parte de las personas que viajan dentro y fuera de la ciudad.

Cuando Leguna vio por primera vez el lugar, se sorprendió de que un lugar tan majestuoso pudiera existir.

«¿Por qué estás actuando como un idiota? Eres de Hocke, ¿no?», Preguntó Kurdak con curiosidad. En realidad, Leguna tenía buenas razones para sentirse asombrado; incluso Melindor palideció levemente en comparación con el esplendoroso Starfall. Lo único sobre la capital imperial que podría rivalizar con Starfall en términos de edad e historia fue la milenaria antigua capital del Imperio Stok.

«Oi, Kurdak, ¿has terminado tu misión?», Preguntó cálidamente el guardia.

«Lo he hecho, finalmente he vuelto. Definitivamente voy a descansar unos días», respondió Kurdak con una sonrisa.

«¿Oh? ¿Quién es este niño? «, Preguntó el guardia mientras miraba a Leguna lleno de curiosidad.

«Este tipo se perdió en el bosque. Lo recogimos en nuestro camino de regreso. Bueno, realmente necesito ir a tomar un buen baño y un buen descanso. ¡Te invitaré a un trago en unos días! «, Dijo Kurdak mientras saludaba al guardia y entraba.

……

Mientras caminaba por las limpias calles con Leguna, Kurdak preguntó nuevamente, «Entonces, ¿has pensado en lo que vas a hacer a partir de ahora?»

«Yo… todavía no lo sé», respondió Leguna sin comprender.

«Si ese es el caso, tengo una sugerencia para ti», dijo Kurdak.

«Siéntete libre, jefe».

Kurdak miró a Cyranos y los dos asintieron el uno al otro antes de que Kurdak comenzara, «Bueno, ya que me has estado llamando Jefe por tantos días… ¿Por qué no me convierto en tu verdadero jefe?»

Leguna lanzó a una ráfaga de preguntas.

«Jefe, ¿vas a comenzar una pandilla? ¿Tendré que cobrar una tarifa de protección en tu nombre? ¿Cuánto cobraremos un mes? ¿Qué área será nuestro territorio? ¿Y es la tasa de protección tan fácil de cobrar? Me temo que no puedo intimidar a las personas si son demasiado fuertes».

«¿De qué diablos estás hablando?» Kurdak preguntó con una mirada exasperada, «Lo que quise decir es que te unas a nuestro grupo como mercenario».

«¿Huh? ¿Un mercenario?» Murmuró Leguna con vacilación.

«¿Qué? ¿Estás despreciando a los mercenarios ahora?» Dijo Vera mientras fruncía el ceño.

«No es eso», dijo Leguna con una sonrisa amarga, «Toda mi vida estuvo en los barrios marginales. Fue difícil, pero nunca realmente peligroso. He oído que los mercenarios siempre están entre la vida y la muerte. Incluso he escuchado que siempre están bailando en las puntas de las cuchillas. Si soy honesto, soy bastante cobarde y temo a la muerte. No hay forma de que pueda ser un mercenario…»

Si hubiera sido el Leguna del mes anterior, nunca hubiera aceptado la sugerencia de Kurdak sin importar nada. Sin embargo, después de todo lo que había experimentado desde entonces, especialmente los tres días que pasó tropezando en el bosque, la personalidad de Leguna se había pulido y endurecido bastante. También, aunque sintió que viajar con Kurdak y el resto fue bastante peligroso, fue mucho más gratificante y feliz. No rechazó la sugerencia de inmediato y solo la miró con vacilación.

«¡Eso es basura! ¡La paz en Melindor te ha convertido en un idiota!» Exclamó Kurdak, rodando los ojos «Si realmente crees que puedes perder el tiempo en los barrios marginales y sobrevivir como lo hiciste en Melindor, te garantizo que morirás en medio mes sin que nadie sepa nada de ti! ¡Este es Lance, el continente oriental, y nadie tan tonto como tú puede sobrevivir aquí! Si no hubiera pensado que eres una persona decente con un poco de habilidad, no me hubiera molestado en invitarte».

«Pero trabajar en esta línea es un poco…» Leguna se detuvo cuando reflexionó sobre la vez que fue perseguido y rodeado por los dragones de sombra rápida.

Tal experiencia fue sin duda parte de la vida cotidiana de un mercenario.

«Con el riesgo viene la recompensa, ¿entendido? Escuché que uno solo apenas logra sobrevivir luchando en los barrios pobres día a día. Pero mírame, me he ganado decenas de monedas de oro fácilmente al terminar una sola misión, ¡Y eso es suficiente para que disfrutemos delicias durante todo un mes sin preocupaciones! Además, he vivido así con Vera y Cyranos durante más de seis años y hasta ahora no hemos encontrado ningún revés».

«¡¿Decenas de monedas de oro?!» exclamó Leguna, con los ojos brillantes.

Había crecido en los barrios marginales desde que era tan joven como podía recordar y solo consiguió ganar algunas monedas de cobre en el mejor de los casos. De vez en cuando, se escabullía en las casas de gente adinerada y «prestaba» algunos artículos y los vendía. Pero aun así, todo el dinero que había ganado de tales esfuerzos en un año entero solo ascendía a dos monedas de oro. Los ingresos de Kurdak fueron asombrosos para Leguna.

«Niño, creo que todavía no te das cuenta de tu propio valor», dijo Kurdak, «Después de todo, tienes un ímpetu de quinto nivel. Aunque los usuarios de impulso no son tan raros como los magos, todavía eres alguien que puede tomar de tres a cuatro personas por tu cuenta. Si lo deseas, incluso puedes cazar en los bosques por una misión. Por ejemplo, la piel de los dragones sombra rápida se vende por 20 monedas de plata cada uno. Definitivamente serás capaz de enfrentarlos con tus habilidades. Realmente nunca he visto a alguien tan inútil como usted que ni siquiera utilizará las habilidades que tienen y están satisfechos con hacer un trabajo de poca monta por unas pocas monedas sin valor».

«Yo… yo no sabía que era tan capaz», dijo Leguna, un poco molesto.

No era de extrañar que fuera tan tímido. Él solo había reunido ímpetu en el último medio año. Como estaba acostumbrado a ser oprimido, su costumbre de andar con cuidado continuó incluso después de haber ganado ímpetu. Debido a que nadie podía reconocer las habilidades que tenía, fue enviado a la cárcel después de un accidente tonto y transportado a Lance por capricho. Sin embargo, él no le dijo esto a Kurdak. Le preocupaba que el hombre no creyera que alguien podría entrenar ímpetu hasta el quinto nivel en medio año.

«Entonces, ¿has tomado una decisión? No mentí cuando dije lo que hice. Como no tienes familia en la que confiar, hay pocas posibilidades de que puedas comenzar un negocio aquí. Diablos, dado el nivel de tu cerebro, hacer negocios solo te llevará a la bancarrota. Tampoco hay manera de que puedas convertirte en un líder de pandilla y recolectar dinero de protección dado cuán cobarde eres. Y definitivamente no podrás trabajar como funcionario administrativo ya que no tienes educación. Con el mercado de trabajo tan difícil como ha sido últimamente, solo los buenos estudiantes pueden encontrar empleo. Solo se te despreciará dada tu baja inteligencia. Y, joven como eres, dudo que alguien te contrate para convertirte en guardia. Tu joven rostro te hace ver como una persona que acaba de graduarse de la guardería. Olvidémonos de ser la mascota masculina de nobles mujeres ricas también; usted no tiene el aspecto. Creo que incluso los orcos encontrarán tu sucio estado desagradable…»

«¡Jefe, jefe! Ya es suficiente, ya me siento más inútil que una mierda…» Leguna lo interrumpió.

Leguna sintió que podía enterrarse en un pequeño agujero después de escuchar a Kurdak describirlo.

«Tu único factor redentor es tu fuerza. ¡Aventúrate conmigo, y me aseguraré de que tengas más delicias de las que puedas comer!» Tentó Kurdak.

«Bueno…» Leguna todavía parecía bastante vacilante.

«Sheesh, ¿qué hay para dudar? ¿Crees que tu hermana te dejará sufrir? No te preocupes, definitivamente te protegeré de cualquier peligro» alentó Vera.

Leguna los miró a los dos antes de volverse hacia Cyranos, quien le sonrió levemente.

«¡Muy bien! ¡Jefe, me uniré a tu grupo como mercenario!» Dijo finalmente.

«Espera un segundo, ¿crees que te rogamos que te unas a nosotros? ¿Crees que eso es todo lo que necesitas hacer para unirte? ¡Si puedes venir con nosotros o no, no es tan simple!» Dijo Kurdak.