TGC Capítulo 34

0

Capítulo 34: El mundo exterior

¿Cómo eran los yermos?

¡Estaban llenos de podredumbre, suciedad, violencia, barbarie y corrupción! En cuanto a sus habitantes, servían como las garras de los demonios. Nacieron con el pecado en la sangre, y eran a la vez horribles y repugnantes. Por eso se les prohibió la entrada al Elíseo.

La Reina Sangrienta era una increíble devota y piadosa creyente. Ella nunca los vería como humanos, y estaba prohibido para los elíseos mostrar a la gente del yermo piedad o misericordia. Estarían profanando a los dioses todopoderosos si lo hicieran. Pero… este Cloudhawk parecía ser diferente.

En el curso de los dos días siguientes, la Reina Sangrienta descubrió gradualmente que este joven no tenía demasiados malos hábitos. Después de envenenarse con el dardo para salvarla, le dio la mayor parte de la poca comida que tenía cada día. La ayudó atentamente a tratar sus heridas. Ante su arrogancia e impotencia, tampoco se mostró reacio a tolerarla.

Realmente era un ser extremadamente raro entre la gente del yermo.

Para entonces, la actitud de la Reina Sangrienta hacia él había mejorado enormemente. Ahora era lo suficientemente fuerte para matarlo con facilidad si así lo deseaba. ¿Debería hacerlo? ¿Debería deshacerse del chico? Ah, olvídalo. El chico tenía habilidades sensoriales únicas; podría ayudar a servir como un sistema de alerta temprana para ella. Si ella lo dejara con vida, podría serle útil en su misión. Luchar contra ese demonio era más importante que cualquier otra cosa.

El deseo de la Reina Sangrienta de matarlo se desvaneció gradualmente, permitiendo que Cloudhawk finalmente se relajara. Aunque parecía cruel y salvaje, en realidad era una persona muy pura y sensible. Se cubrió con una dura cáscara de hielo, pero eso fue todo para protegerse en estos yermos caníbales. Si no se forzaba a ser tan dura como ellos, ¿cómo podría mantenerlos a raya?

Además, la Reina Sangrienta era una mujer de muchos misterios. Había llegado a los páramos desde una tierra lejana, todo para cazar a uno de esos llamados “demonios”. Esto no podía ser simplemente debido a su vocación de cazadora de demonios, ¿verdad? El odio que ella había revelado accidentalmente la última vez que él le habló de ello era la prueba de que esta era una misión de venganza. La Reina Sangrienta estaba aquí como una vengadora… pero Cloudhawk no se atrevió a preguntarle demasiado sobre sí misma.

Cuando Cloudhawk miró a esta dura y piadosa mujer guerrera, sintió que podía ver la gloria, la sinceridad, la firmeza y la virtuosidad de los elíseos. Eran mundos aparte de los brutales, retorcidos y desquiciados del yermo. Esto sólo hizo que Cloudhawk deseara visitar las tierras elíseas aún más.

Pero por supuesto, la Reina Sangrienta no era exactamente fácil de amigar. Estaba llena de un sentido de superioridad que Cloudhawk no entendía, y parecía sentir que vivir por unos días con alguien de los páramos como Cloudhawk era la mayor mancha a su honor que jamás había experimentado. Era como si la noble hija de una emperatriz hubiera sido forzada a vivir en una choza de mendigo y compartir su comida durante días… ¡y el hecho de que el mendigo le hubiera salvado la vida era la peor parte!

Si no fuera por el hecho de que quería recuperarse lo más rápido posible para luchar contra su enemigo mortal, ¡no habría aceptado tal humillación!

Pero la cautela de la Reina Sangrienta continuó disminuyendo lentamente cada día, mientras que Cloudhawk lentamente se volvió más y más atrevido. Molestando, lloriqueando, suplicando… usó todas las opciones a su disposición para tratar de averiguar más sobre el mundo exterior. Realmente era como un mosquito que zumbaba a su alrededor todo el día. ¿Cómo no iba a encontrarlo irritante la Reina Sangrienta?

Aún así, comparado con los otros habitantes del yermo, el chico tenía sus propios rasgos buenos, como su terquedad y su tenacidad. Aunque era risueño, tonto e ignorante, era realmente una persona excepcional para alguien del yermo. Nunca antes había encontrado a nadie del yermo que soñara con dejar este lugar.

Como resultado, de vez en cuando ella respondía a una de sus preguntas. Basándose en la escasa información que ella proporcionó, Cloudhawk comenzó lentamente a adquirir una nueva comprensión del mundo exterior.

Aproximadamente el 95% del mundo estaba cubierto por los yermos… pero realmente había tierras benditas. Sólo que todas estaban muy, muy lejos, y la más cercana estaba a unos 2000 kilómetros de distancia.

La gran mayoría de los vehículos del yermo raramente viajaban más de 150 kilómetros en cualquier dirección. Se agotarían las provisiones y el combustible, y no habría información sobre la zona en la que se encontraban. Serías acosado por bestias, robado por hombres, asfixiado por la arena, o tal vez caerías en una de esas regiones aterradoras donde el espacio y el tiempo se tuercen. Había innumerables variables desconocidas en cualquier viaje de larga distancia, y así ni siquiera el más experimentado de los cazadores de demonios se atrevería a afirmar que podía definitivamente atravesar los vastos yermos por sí mismo.

¡Un débil habitante del yermo que se pasaba los días soñando con dejar este lugar no era más que un tonto! La Reina Sangrienta ni siquiera intentó disimular su desdén por él, a menudo lanzando algunas palabras burlonas a su manera mientras señalaba lo tonto y poco realista que eran sus sueños. Incluso suponiendo que este débil joven fuera realmente capaz de sobrevivir a su viaje a tierras elíseas, ¿realmente pensó que le dejarían entrar? ¿A él, un pagano de baja cuna?

Pero Cloudhawk no se dejó desanimar por sus palabras. De hecho, sólo se emocionó aún más. Las tierras elíseas podrían estar muy lejos, pero no eran inalcanzables. Tener una meta por la que trabajar era mejor que vagar por ahí, ¡completamente perdido! A pesar de que sabía que sus posibilidades eran escasas, aún así iría a luchar por ellas. En cuanto a si los elíseos lo aceptarían o no en el Elíseo… Eso no le importaba en absoluto.

‘¡El chico no tiene remedio!’ La Reina Sangrienta finalmente se aburrió de burlarse de él.

¿Cuál era la relación entre los “dioses” y los “demonios”? ¿Entre los “yermos” y las “tierras elíseas”? Cloudhawk todavía no tenía una respuesta clara a esta pregunta, pero lentamente estaba empezando a entender.

Las tierras elíseas eran un paraíso, bendecidas con prosperidad y llenas de piedad y fe. Los dioses habían otorgado una fertilidad sin fin a las tierras elíseas, agraciándolas con innumerables cosechas que permitían a todos los elíseos comer a gusto. Los dioses habían bendecido las tierras elíseas con ganado especial que crecía muy rápidamente, permitiendo a todos los elíseos poder beber la más deliciosa leche de vaca. En cuanto a los niños elíseos, los dioses los habían bendecido con un poder y una sabiduría inconcebibles.

Los dioses habían traído orden y paz, alejando todas las calamidades, enfermedades y dolores de sus elíseos. Incluso otorgaron poderosos artefactos y poderes especiales a sus cazadores de demonios, y luego establecieron vastas ciudades y maravillosos templos a través de los cuales realizaron el más inconcebible de los milagros. Cada persona que vivía en tierras elíseas no tenía nada más que el más absoluto respeto hacia los dioses.

¿En cuanto a los demonios?

Como sus nombres sugieren, eran fenómenos y abominaciones que eran completamente diferentes a los dioses. Eran increíblemente brutales y salvajes, llenos de ambición desnuda y astucia diabólica. En numerosas ocasiones, estuvieron a punto de causar la destrucción de la raza humana. Sólo gracias a la guía y la asistencia de los dioses la humanidad había derrotado a los demonios. Gracias a los muchos Elíseos que los dioses habían establecido, decenas de millones de humanos pudieron vivir en paz y prosperidad.

El resto del mundo, sin embargo, fue consumido por los desechos. Los yermos habían sido previamente dominados por los demonios, y los antepasados de los habitantes de los yermos habían sido supuestamente los sirvientes de los demonios. Por eso sus habitantes eran normalmente horribles y brutales, ¡y por eso no eran aceptados en las tierras de Elíseo!

Pero esa caótica era de guerra había terminado hace mucho tiempo, con los demonios casi desaparecidos sin dejar rastro. Los dioses habían unificado el mundo, haciéndolo ordenado y pacífico. Aún así, todavía había unos cuantos demonios escondidos en varios rincones del mundo que tontamente buscaban causar problemas, fomentando un vil plan tras otro. La liga de cazadores de demonios se había establecido para poner fin a sus malvados pecados.

Los cazadores de demonios eran los guerreros de élite de toda la raza humana. Todos eran guerreros sinceros y devotos de los dioses a los que se les habían otorgado poderes especiales… y como el título implicaba, su misión divina era cazar demonios. Cada vez que la Reina Sangrienta mencionaba a los cazadores de demonios, una mirada de indiscutible orgullo aparecía en sus ojos.

Había nacido en un clan entero de cazadores de demonios, ¡y era la cazadora de demonios más joven y con más talento de su generación! Su padre, su abuelo, sus tíos… ¡todos ellos eran gloriosos cazadores de demonios!

……

Cloudhawk agitó la botella de medicina, y luego se encogió de hombros impotente. “Nos hemos quedado sin medicina otra vez. Tendré que robar un poco más del taller de Mantis”.

Para entonces, la Reina Sangrienta había recuperado aproximadamente entre el 30% y el 40% de su poder. Ya no necesitaba temer a nadie en el puesto de avanzada… pero por supuesto, no era lo suficientemente fuerte para cazar demonios todavía.

La Reina Sangrienta aún no había luchado personalmente contra ningún demonio. Cuando los cazadores de demonios iban de caza, generalmente se movían en manadas. La Reina Sangrienta había viajado sola a este lugar, tan profundo en los yermos. Aunque era indudablemente valiente, también era indudablemente temeraria.

En cuanto a sus heridas, ¡tardarían al menos dos semanas en sanar! Su esperanza era que el enemigo le diera al menos ese período de tiempo para recuperarse.

La Reina Sangrienta se puso de pie, preparándose para partir.

“¿A dónde vas? Todavía estás herida. ¡No puedes irte todavía!” Cloudhawk se apresuró a detenerla. Todavía no tenía las respuestas a sus preguntas; si dejaba pasar esta oportunidad, probablemente no volvería a tener otra.

“No hay necesidad de que siga escondiéndome en esta habitación de mala muerte.” La Reina Sangrienta ya había tomado una decisión. “Admito que me ayudaste. ¡Los guerreros de los dioses no olvidan a aquellos que les proporcionaron ayuda! Puedo aceptar cualquier petición tuya, siempre que no sea excesiva. ¡Habla!”

Cloudhawk quedó instantáneamente aturdido. La Reina Sangrienta prometía ayudarlo con una petición… ¡Qué increíble suerte! Si Cloudhawk así lo eligiera, enviaría a cualquier persona del puesto de avanzada a la muerte; ¿quién podría ser compatible con este monstruo frente a él? Pero por supuesto, Cloudhawk nunca desperdiciaría una oportunidad como esta en algo tan inútil.

“¡Quiero dejar los yermos!”

“¡Imposible!”

La Reina Sangrienta estaba bastante disgustada. Ella ya le había dicho numerosas veces que esto era imposible, y aún así el chico continuó persistiendo.

Cloudhawk frunció el ceño, con una mirada frustrada en su rostro. Pensó en la pregunta, y luego tomó una decisión. “Entonces quiero aprender las técnicas de los cazadores de demonios. ¿Puedes enseñármelas?”

La Reina Sangrienta no lo entendió. “¿Por qué quieres aprender eso?”

“¡Sólo lo quiero!” Cloudhawk dijo firmemente. “¡Quizás pueda convertirme en un cazador de demonios también!”

La Reina no pudo evitar soltar una risa. Habían pasado varios días viviendo juntos, pero era la primera vez que Cloudhawk la veía sonreír, y eso lo dejó realmente atónito. Era como si un iceberg que había permanecido congelado durante diez milenios se hubiera descongelado y derretido repentinamente, revelando el alma deslumbrante, viva y hermosa que se escondía debajo de él. Por un momento, quedó aturdido por ello.

“¡Tonto obstinado y soñador!” El rostro de la Reina se endureció rápidamente una vez más. Dijo con su acostumbrada y fría voz: “Puedo enseñarte, sí… pero tengo que advertirte ahora mismo que si no tienes el talento necesario o las bendiciones de los dioses, estas técnicas serán completamente inútiles para ti, incluso si por algún milagro consigues dominarlas.”

Cloudhawk reveló una mirada de éxtasis absoluto. Él realmente no esperaba que ella estuviera de acuerdo… ¡pero realmente lo estaba! “¡No me importa! ¡Sólo quiero la oportunidad de aprenderlo!”

“Si realmente vas a ser tan terco como para intentar aprender las técnicas de los cazadores de demonios, entonces te enseñaré. Sin embargo, sólo te enseñaré por un día.” La Reina Sangrienta se puso su máscara de plata en la cara, y su voz se volvió ronca una vez más. “Ven a buscarme cuando estés listo.”

Después de hablar, salió de la habitación. Cloudhawk se quedó allí de pie, mirando fijamente como se iba.