Capítulo 52 – La Pequeña Romaine no podría arriesgarse tanto.

Romaine levantó la cabeza y miró la pizarra de madera. Su cara estaba ligeramente sonrojada bajo el frío aire de la noche. A pesar de que era principios del verano, la temperatura en el área durante la noche era muy baja.

El tablero de madera se había vuelto negro por décadas de lluvia y viento, y en él había un caballo corriendo. Ella no reconocía las palabras en ellas, pero adivinó que estaba en el lugar correcto. Sus dos manos fueron puestas en su preciosa bolsa, y se frotó sus botas de cuero.

[Este debería ser el lugar correcto? Dice ‘Posada de caballos de carreras’ o algo así?]

Con la alarma que venía de un lugar lejano, un grupo de guardias pasó junto a ella. La joven comerciante no tuvo miedo y al contrarío curiosamente los observo salir de la zona. Cuando la alarma finalmente dejó de sonar, soltó un pequeño suspiro y entró en la posada.

El dueño de la posada era un enano. Parecía exactamente como los Enanos representados en las historias, tenia una larga barba en forma de arbusto de color trigo trenzada. En el cuello del enano había cadenas de bronce. Intrincados patrones y palabras enanas estaban talladas en los anillos de la cadena, decían el nombre de la familia, su nacimiento y su nombre de pila.

Nombres familiares famosos como ‘Barba de Fuego’,’Emblema de Roca’,’ Orichalheart’ crearían incluso preciosas y pesadas cadena doradas para cada miembro.

Esas cadenas eran un símbolo orgulloso al igual que sus barbas, y las familias de los enanos tenían siglos de historia junto con ellos. Con gusto usarían la cadena y dejarían que las cadenas sonaran ruidosamente con ellos. Era raro ver a un enano aparecer en la sociedad humana, y el dueño de la posada, Khodrum Barrock, afirmo esa aseveración. Estaba vestido como una persona de gran importancia, además de difundir rumores mediante el uso de monedas. Mucha gente visitó a ese enano misterioso y su negocio naturalmente mejoró cada vez más.

Khodrum llevaba una túnica de seda, con tres anillos de rubí en sus dedos rechonchos, así como un anillo de piedra de ojo de gato y un anillo de esmeralda. Tenía un sobrino, humano, y gracias a él pudo establecer relaciones con ellos. Pero nadie sabía por qué el enano tenía un sobrino humano.

Pero su sobrino, que estaba sirviendo en el ejército, estaba discutiendo con él en privado junto con su compañero. Los tres llevaban poco tiempo hablando.

“¿Dices que si veo a una chica debería acceder a cualquiera de sus peticiones? ¿Por qué es eso? Si ella quiere toda mi fortuna, ¿se supone que debo dársela también? No, no, esta sugerencia suena demasiado estúpida.” El jefe enano sacudió la cabeza con fuerza y ​​refunfuñó.

“Tío Khodrum, por favor escúchame bien. No te pido que le des nada más que un carro de caballos. No la alarmen y preparen otro carro de caballos para que podamos seguirla por detrás.”

“¿Solo un carro de caballos?” Khodrum miró sospechosamente a su sobrino con sus ojos pequeños.

“Por supuesto.”

“Bien, ¿ella pagará?”

El joven suspiró, pero conociendo el temperamento de su tío, añadió rápidamente: “Por supuesto que sí, pero no regatees demasiado con ella y ni subas el precio demasiado alto. Por favor, no la espantes, y si el tío me ayuda, ¡podré llevarme el mérito de capturarla!”

“Realmente no entiendo, ¿pero quieres decir que te gusta esa muchacha? Puedo considerar darle un 0.5% de descuento.”

“N-no! Es algo así, esta chica es una espía de Madara. Ella y sus compañeros se escaparon de la cárcel y deberían intentar abandonar la fortaleza lo antes posible. El capitán Luc Beson nos encargó que revisáramos todos los caminos por los que podrían escapar.”

“Entonces, ¿por qué no la capturan directamente?” Preguntó Khodrum con curiosidad.

Puck se frotó las sienes. “Tío Khodrum, todavía tiene compañeros, y para capturarlos a todos, queremos seguirla y atraparlos cuando bajen la guardia. ¿Entiendes?”

“No realmente.”

“Está bien, en cualquier caso, repondré el dinero por si ella paga menos. Por favor, tranquilícese, tío Khodrum.”

“Bajar la guardia, satisfacer su petición? Lo entiendo.” El enano asintió.

A pesar de que critico todo, la velocidad en la que manejo la tarea fue muy rápida. Llamó a los trabajadores y les ordeno hacer la misión, posteriormente le dijo a su sobrino: “Ya preparé todo. ¿Cuándo va a venir la niña?”

“No estoy seguro, pero espero que ella venga con nosotros primero, no quiero ver a ese bastardo Granzon burlándose.” El joven suspiró, y de repente sintió como su compañero estaba dándole palmaditas en la espalda. Giro la cabeza y vio a Romaine. Inmediatamente se levantó de un salto y empujó al enano hacia el frente.

“¡Esa es ella, ella viene! ¡Rápido, tío, todo depende de ti!”

“Relájate, joven. No me empujes como un saco de patatas, he estado haciendo esto durante treinta años y sé qué hacer.” Khodrum no olvidó jactarse.

Cuando Romaine entró, miró por todo el lugar con gran interés. Ella nunca había visto un edificio hecho principalmente de rocas. Sintió algo familiar cuando vio los pilares y las paredes, pero luego vio al enano cuya barba casi llegaba al suelo.

“¿Eres un enano?” Preguntó ella.

“No, soy una persona enana.” El jefe de la posada la corrigió.

“Sr. Dwarven, ¿es usted el jefe aquí?”

Soy un enano, no el Sr. Dwarven. Lass, ¿entiendes la diferencia? Y sí, soy el jefe “.

“Me gustaría alquilar un carro de caballos, ¿los alquilas aquí?”

“Por supuesto, ¿qué crees que hago aquí?”

“¿Necesito pagar?” Romaine seguía mirando con curiosidad la tienda.

“Eso es algo claro. Hacer un negocio tiene una transacción de monedas y bienes. Calculamos los días de cuánto tiempo los huéspedes desean alquilarlos, pero estrictamente hablando, una posada de alquiler de caballos generalmente los alquila por un día. Si el carro de caballos está dañado por el invitado, tendremos que solicitar el pago. Además, nuestros conductores tienen el derecho de rechazar cualquier pedido que pueda dañar sus vidas. Cuando esta regla en particular y esa regla en particular ocurren……” Khodrum hablaba sin parar cuando se trataba de negocios.

“¿Cuánto tengo que pagar si quiero alquilarlo durante medio día?”

“Treinta monedas.”

Romaine sacó una bolsa grisácea azul, la volteó y la sacudió. Tres monedas de cobre cayeron en su mano. Levantó la cabeza y preguntó sin ninguna vacilación en su cara: “Sólo tengo esto, ¿puedo alquilar el carro de caballos?”

“Solo puedes alquilar una rueda del carro de caballos……..” Era lo que Khodrum quería decir, pero de repente recordó las palabras de su sobrino, así que cambió su tono rígidamente. “Bien, aunque esto es poco, muchacha, ¿cuándo quieres el carro?”

“Lo quiero ahora. ¿Cómo llega el carro de caballos? “

“El carro está justo detrás. Aquí está tu número de tarjeta. Tómelo y podrá encontrar el carro adecuado. Bueno, ¿necesitas que lo traiga?” Khodrum le pasó la tarjeta de cobre con dolor. Él no había hecho una transacción donde tuviera una pérdida por muchos años.

“No. Todavía tengo que esperar a mis amigos que están afuera, y tengo que pedirles sus opiniones. ¿Podemos terminar la transacción ahora?”

“Por supuesto. Terminar una transacción es mi cosa favorita en el mundo.” Khodrum se secó la frente. Esa transacción violó sus principios de la peor manera. Pero por el bien de su sobrino y sus monedas, lo aceptó de mala gana.

Puck y su compañero vieron salir a Romaine con satisfacción, y salieron corriendo para preguntarle a su tio.

“¿Lograste hacerlo?”

“Ciertamente, piensa quién es tu tío Khodrum? He hecho transacciones con demonios come hombres antes.” El enano describió todo lo que había ocurrido, pero Puck se golpeó la frente y gritó. “Madre Marsha, tío Khodrum, ¿qué estás haciendo? ¡Ella definitivamente sabe que estamos aquí! Ella No se sentará en tu carro de caballos. ¡Hemos estropeado las cosas!”

“¿Qué pasa?”

“¡Tío, qué comerciante haría negocios con pérdidas, operando a una décima parte del costo original, exageraste las cosas, tío! Ella debe haber sospechado desde el principio, ¿qué más dijo ella?” El joven tenía una expresión sombría ya que no esperaba que su tío arruinara sus buenas intenciones.

“Dijo que tenía que buscar las opiniones de sus compañeros.”

“¿Compañeros?” Puck miró a su compañero y salieron de inmediato. El enano gritó detrás de ellos.

“Esperen, ustedes dos pequeños idiotas, ¡dónde está mi dinero prometido!”

Estaba furioso.

“Estos jóvenes hoy en día no tienen ningún respeto por los ancianos.” Cuando miró hacia atrás, vio a uno de sus trabajadores llegando rápidamente.

“Jefe, el carro de caballos que usted arregló se ha ido.”

“El carro de caballos que arreglé, ¿qué carro?” Khodrum miró confundido a su trabajador.

“El carro de caballos que dijo que cumpliera con cualquier pedido que la niña quisiera. Esa chica es realmente bonita y educada. ¿Es ella la novia del Maestro Puck?”

“¡Qué!” El enano miró al trabajador como si fuera a matarlo.

****************************************+

“Señorita, ¿a dónde vamos?”

El carro de caballos avanzó hacia adelante. Los sonidos monótonos fueron acompañados con el paisaje cambiando rápidamente. La niña miró con interés, pero ella respondió rápidamente:

“Me gusta el paisaje por aquí, ¿podemos ir a la puerta sur? Entonces, ¿daremos una vuelta a la puerta norte? ¿Hay algo de interés por aquí?”

“Por supuesto. Deberíamos pasar por la residencia del Caballero Everton.”

“Everton? ¿Quién es ese?”

“El caballero Everton es un héroe famoso………”

***************************************

Brendel y Ciel subieron a la torre de la Fortaleza Pino. Respiraron hondo cuando vieron a las tropas rodear la fortaleza. Los mercenarios desorganizados habían encendido sus antorchas en un orden aleatorio, y parecía que había estrellas en el suelo, con la forma de un dragón ardiendo que se enrollaba alrededor de la fortaleza.

El ejército privado de los nobles ya había atravesado la puerta y estaban avanzando en el patio. La bala de viento que causó un fuerte explosivo antes les había alertado y estaban preparados para atacar con fuerza.

Ambas caras tanto como la Brendel y Ciel estaban ligeramente pálidas. Sería un milagro si lograran escapar de eso. A pesar de que podían confiar en la gárgola, no podía volar lo suficientemente alto.

Brendel contuvo la respiración cuando sintió que las cosas se salían de sus cálculos. Señaló a otro dragón ardiendo que estaba apareciendo en la distancia: “¿Ves eso? El ejército de la melena blanca también viene…

“Desearía no haberlo visto, mi señor.”

“Es verdad.”