TAS – Capítulo 47

1

Capítulo 47 – Babasha

Brendel le ordenó a la gárgola que los soltara, y tanto Ciel como él cayeron sobre la suave pradera de la zona. Estaban en un bosque silencioso de una cima montañosa, y lo que tenían frente a su vista era una casa de madera torcida. Era de dos pisos de altura, y estaba iluminada por una luz amarilla que salía de los huecos de las tablas de madera.

Mi señor, ¿este es el lugar donde subirá de ‘nivel?» Ciel frotó su dolorida muñeca causada por la mano de la gárgola mientras estudiaba cuidadosamente la casa que tenía ante él. Su rostro mostraba sospecha: «No quiero interrogarlo mi señor, pero no importa cómo lo vea, este lugar se parece a una casa de bruja como en Bunoxone.»

«No te equivocas, hay una bruja viviendo en esta casa.»

«Las brujas tienen una manera de nivelar los poderes temporalmente.»

«No, esa energía temporal no es suficiente.»

«¿Entonces la meta de mi señor es la magia espiritual? De hecho, es un poder que puede utilizarse en situaciones de emergencia. Pero mi señor, estos espíritus son difíciles de controlar, y aunque se me ocurren varias formas de engañarlos, nunca lo he hecho.»

Brendel estaba caminando hacia la casa de madera, mientras el joven lo seguía desde atrás rápidamente y hablando.

«Ciel, dime tus métodos la próxima vez. Esta vez, sin embargo, estamos aquí para hacer una transacción.»

¿»Transacción»?

Brendel llegó a la puerta y se preparó mentalmente.

Era el único que sabía que la bruja llamada Babasha no era más que una tapadera para otra cosa. Cuando los nobles diseñan sus fortalezas, tienden hacer un pasadizo de emergencia, y el antiguo dueño de la fortaleza Pino y el duque de Grinoires crearon un pasadizo secreto sobre esa montaña, debido a los numerosos enemigos que tenín.

Y Babasha, que era el consejero de la bruja del duque, protegía naturalmente el pasadizo. Ese secreto sólo se reveló tras la Segunda Guerra de la Rosa Negra, donde los jugadores no volvieron a ocupar la fortaleza Pino y buscaron un camino alternativo, lo que llevó al descubrimiento de los planos de la fortaleza.

Brendel estaba familiarizado con la bruja del nivel 32. Cuando estaba templándose en la fortaleza, era un inexperto en la forma de jugar y le encantaba apostar, por lo que cayó presa de la vieja bruja, ya que su casa era la única tienda que vendía mercancías secretas.

Esta vez, sin embargo, tenia que tratar de detener a la bruja para poder ejecutar sus planes. Su mano derecha estaba constantemente sobre la empuñadura de su espada, y sus dedos estaban fríos por su tensión.

Dudó un rato, pero llamó a la puerta extrañamente doblada tres veces.

Pronto una voz vieja y aguda rápidamente se escucho de la segunda planta:»¿Quién es, si quieres una revelación vuelve mañana?.»

«No quiero una revelación. He traído algo.»

«¿Conoces las reglas, estás aquí para hacer una transacción?» La voz contestó tras una breve pausa.

«Tengo lo que quieres, bruja.»

«¿Es eso cierto? Entonces será mejor que hayas traído algo que yo quiera, si no te arrancaré el corazón y se lo daré de comer a mi perro.» La voz chillona sonó desde el segundo piso hasta la primera planta, junto con el sonido de alguien bajando por una escalera.

La puerta se abrió rápidamente, mostrando una cara vieja y fea. La bruja levantó su sombrero puntiagudo y lo miró con los ojos nublados. «Habla rápido.»

Ni siquiera pensó y rápidamente desenvainó su espada y se la puso en el cuello. Su acción sorprendió a las dos personas que estaban a su lado. Ciel solo pudor sudar: ¿había alguien que se atreviera hace una transacción como ésta?

Su cuerpo entero estaba tan tenso como una cuerda cuando desenvainó su espada, y se sintió un poco débil cuando tuvo éxito en su acción. Respiró con prisa. Si era más lento por un momento, Babasha tenía más de diez hechizos para convertirlo en polvo.

Pero afortunadamente, tal vez incluso esa bruja había subestimado a su huésped. Debido a sus poderes de un mago del Primer Círculo, ella no vio a ese espadachín de rango de hierro bajo como una amenaza. Quizás Babasha pensó que aún podría tener una oportunidad aunque la espada la empalara, pero para Brendel la batalla ya estaba decidida.

Ciel rápidamente pensó en las acciones de Brendel. De escapar de la cárcel y buscar al duque, todo lo que él no pudo haber comparado con este momento. Babasha era un mago del Primer Círculo, y la Madre Marsha, arriba, fácilmente podía derrotar a diez de él.

Y sin embargo, la primera acción de su señor fue poner su espada sobre su cuello.

«Joven, ¿qué está tratando de hacer aquí?» El semblante de Babasha se volvió frío.

«Cuando tu dedo meñique complete el tercer movimiento del hechizo que estás planeando, atravesaré mi espada a través de tu corazón. Siempre he oído a las brujas decir que el corazón es la fuente de vida humana, y reacciona a las Tres Esquinas de Maná. De verdad quiero probar eso. Si soy tú, detendría ese acto tonto inmediatamente.»

La voz helada de Brendel sonó en el aire, y las expresiones de Babasha y Ciel cambiaron drásticamente.

[Esta vieja bruja estaba haciendo magia. Ni siquiera me di cuenta, y esto debe ser un hechizo poderoso. Pero, ¿cómo se dio cuenta mi señor de sus acciones?]

Babasha quedo completamente sorprendida. Un espadachín que ni siquiera tenía una pizca de maná reconoció su hechizo, e incluso vio en qué etapa el nivel del hechizo.

[¿Cambió el mundo de alguna manera cuando no estaba prestando atención?!]

Su actitud cambió.

«¿Qué quieres?»

«El duque de Grinoires no parece tener amigos en la capital. Supongo que se lo prestó al conde porque es alguien cercano al rey. Si ese es el caso, ¿por qué necesitas dar tu vida por un extraño?»

Aunque Brendel estaba seguro de sus acciones, y la espada en su mano aún temblaba un poco. Continuó observando todos los movimientos y ojos de Babasha, temeroso de que estuviera tramando algo. Aunque una bruja de nivel 32 no debería tener secretos para él, su percepción era demasiado baja y sólo podía adivinar lo que estaba haciendo.

[Es una pelea para ver quién tiene mayor conocimiento.]

La expresión de Babasha cambió de nuevo:»¿De qué estás hablando?»

«Mi demanda es muy simple. Quiero que jures por tu Estrella. Y me Permítas usar el pasadizo de la fortaleza Pino sólo esta vez, no hablaré de este pasadizo a nadie.»

La bruja lo miró como si fuera un demonio.

[El pasadizo secreto sólo lo conocemos el duque y yo. Ni siquiera los miembros de su familia lo saben, ¿cómo este hombre conoce de ello? ¿Es el hijo ilegítimo del duque?]

«¿Y si digo que no?»

«No deseo matarte.»

Babasha finalmente se dio cuenta de que no tenía espacio para la negociación. Pensó por un rato y se preparó para jurar al Trono del Rey Brujo con su dedo apuntando a la estrella, pero Brendel agitó su cabeza.

«Babasha, ¿no es tu estrella la serpiente larga?»

El cuerpo de la bruja tembló visiblemente. Miró a sus ojos negros azabache. Era como si todos sus secretos fueran revelados bajo su aguda mirada. El signo estelar de una bruja era el mayor secreto de una bruja, y ella sólo le decía eso al duque que ganara su confianza. Sentía que Brendel era cada vez más misterioso, no se atrevió a hacer más trucos, y juró ante su signo zodiacal.

Brendel finalmente se relajó y se dio cuenta de que su espalda estaba completamente empapada de sudor. Habló con Ciel:

«Ciel, ve a la estantería de libros ubicada en la parte posterior de la casa, y toma el primer pergamino del lado derecho, la caja en el segundo estante, y tres de la tercera estantería. No toques el resto.»

Ciel quedó completamente impresionado con su señor en este momento, e incluso sintió que se estaba convirtiendo en un enigma.

Babasha sintió que había caído en un abismo sin fondo. El joven que estaba delante de ella sabía realmente lo que era útil en su estante, y los otros objetos estaban llenos de maldiciones malvadas.

Cuando Ciel abrió la caja gritó encantado: «Estos son cristales de elementos. Mi señor, si se toma un tiempo para absorberlos, puede usar los elementos directamente.»

Brendel agitó la cabeza y pregunto: «¿Sabes qué son?»

Babasha también miró perpleja. Incluso ella sabía lo que contenían. E incluso era capaz de sentir ondas de maná de los reactivos a su nivel, así que los había mantenido durante décadas, por lo que tenían una gruesa capa de polvo sobre ellos.

Algunos reactivos era venenosos o fatales. La magia era una cosa poderosa, misteriosa y peligrosa.

Ciel se tomó un tiempo para mirarlo, pero agitó la cabeza.

«Esta es una poción de maná, ¿cómo es que no la reconoces?» Brendel limpió el polvo con un poco de insatisfacción, revelando el líquido azul pálido.

«¡Imposible!» Babasha y Ciel quedarón conmocionados.

«¿Cual es la sorpresa, son sólo pociones de maná? Quiero preguntarte ahora, la efectividad de estas tres pociones de maná puede aumentar tu mana cuatro veces, así que si te las tomas a que nivel de mago llegaría?

«Un mago de rango medio.» Contestó Ciel con voz ronca.

«Por lo tanto, este es uno de los objetivos de los que hablaba. Considérate un mago de rango medio incluso antes de usar las pociones, aunque la verdad es que aún eres un aprendiz, ¿entiendes?»

Ciel asintió inconscientemente.

[Ésa es una poción de maná, ¡llamada «Oro del Mago»! Este artículo fue creado usando altas habilidades alquímicas, y es tan difícil como hacer una poción sagrada. Sólo vi estas pociones en pergaminos, pero mi señor me las está dando sin pensarlo dos veces.]

Brendel tomó el pergamino de piel de cordero de la estantería:»Hay un Arte escrito en este pergamino. El aire alrededor de los bordes de la espada se volverán filosos después de usar la técnica. También es una manera para eso. ¿Entiendes lo que quiero decir con ‘nivelar’ ahora?»

«Aprender una habilidad no es algo que se haga en un día, mi señor. ¿Tiene algún sentido mirarlo justo antes?»

Ciel inmediatamente refutó, pero vio a Brendel mirando el pergamino, así que la idea descartó instantáneamente. Mientras el pergamino caía al suelo con un crujido, este último se quedó allí en blanco durante unos segundos. Entonces, de repente, balanceó su espada contra la puerta. Con un sonido de crujido, la puerta se partió en dos y voló diez metros hacia afuera antes de caer al suelo.

La boca de Ciel quedo colgando como si su mandíbula estuviera a punto de caer al suelo.

Brendel arrugó sus cejas. Sólo aprender la habilidad requirió 153 PT. Eso ni siquiera era una habilidad de subclase, pero la cantidad de puntos requeridos para aprenderla era ridícula. El prerrequisito para obtener esa habilidad de espada intermedia sin un pergamino era el nivel 25, y la cantidad de XP gastado era imposible cubrirla en esos momentos.

Pero definitivamente lo consideró digno de los puntos. Sólo logro dominar 10 habilidades medias en su vida anterior, y la mitad de ellas fueron proveniente de su propia profesión. Casi había conseguido este pergamino en aquel entonces, pero debido a su mala suerte perdió la oportunidad de conseguirlo.

Independientemente de la siguiente acción en su plan, esta técnica era necesaria para conseguirlo.

Bajó su espada y miró a Babasha: «Estoy tomando prestadas estas cosas por un tiempo, ¿estás de acuerdo?»

En vez de pedirlas prestadas, era más como robar. Pero la bruja tampoco era una buena persona, así que no se sentía culpable. Pero con una simple línea, Babasha se arrodilló en el suelo con un sonido sordo, bajando su frente hasta que tocó el suelo y dijo:

«La profecía oscura decía, que sólo el Dragón de las Tinieblas sería capaz de ver todos los secretos de una bruja. Todos los métodos que utilizo antes no fueron simple trucos. Ancestro de Miirna, ha regresado.»

Esta vez Brendel y Ciel quedaron atónitos.