TAS – Capítulo 42

0

Capítulo 42 – Persona de mediana edad

Brendel miró a la indefensa Freya que no sabía qué hacer, y supuso que debería tener una cierta comprensión de la verdadera apariencia de los guardias a estas alturas. Todavía no era suficiente, por lo que continuó esperando y dejó que ella lo viera con sus propios ojos y comprendiera el tipo de situación en la que se encontraban actualmente.

Él no deseaba romper su amor por este reino, pero había momentos en que tales emociones eran insuficientes y solo conducirían a un desastre. Esperaba que Freya aprendiera a estar calmada en situaciones desesperadas. Si hubiera necesidad de proteger a las chicas, lo haría si los guardias intentan dañarlas.

Continuó esperando las acciones de Freya, pero de repente se dio cuenta de que su mirada estaba en algún lugar lejano. Él se detuvo un poco antes de seguir su línea de visión.

Luego notó que el lugar que estaba mirando era el «Campamento del Este» en la Fortaleza de Riedon, y vio a un grupo de personas que variaban en altura y rodeaban estrechamente a un hombre alto. Detrás de él había un grupo de la infantería ligera de la ‘Melena blanca’.

Brendel de repente sintió que las cosas se estaban volviendo interesantes. No esperaba tener tanta suerte, y sintió que encontró una olla de oro al final de un arco iris. Freya sin duda se apresuró a notar a esta gente con autoridad, y él asintió interiormente mientras adivinaba en lo que Freya estaba pensando.

Desde el punto de vista de una persona normal, las reacciones de Freya fueron correctas.

Se giró hacia Freya y vio que los dos guardias estaban a punto de sacar sus espadas y acercarse a Freya. Ella saltó a la torre y corrió hacia las armas.

Los dos guardias se sobresaltaron y apresuradamente alistaron sus espadas para luchar contra ella, pero Freya abruptamente los cerró y agarró la muñeca de la espada del primer guardia con su mano derecha.

No esperaban que se resistiera cuando sus compañeros ya habían sido capturados y la serie de eventos los tomó desprevenidos.

Luego giró su cuerpo hacia un lado y golpeó con su mano izquierda la axila del otro guardia, agarró su espada y lo pateó hacia atrás mientras gritaba de dolor. Sus acciones se realizaron de un solo movimiento, casi como si las hubiese hecho en un abrir y cerrar de ojos.

El primer guardia se apartó de su alcance, pero ella estaba lista y la espada robada lanzo 3 estocadas. Con el crecimiento que había ganado en las batallas anteriores, lo obligó a retroceder hasta la pared. Lo golpeó en la cabeza con la empuñadura de la espada y lo hizo desplomarse sin vida en el suelo con la cabeza sangrando.

Pronto dio media vuelta, su intimidante aura asustó a los otros cuatro guardias y a su capitán, quienes dieron un paso atrás al mismo tiempo.

Freya estaba disgustada. Ella siempre había pensado que los soldados en la Fortaleza de Riedon eran tan increíbles como Brendel, ¡pero sus estándares en realidad eran tan terribles! (TL: Kek. Cualquiera puede ver que algo está muy mal con Brendel).

Brendel asintió y aplaudió en su corazón. Los soldados en esa fortaleza solo estaban al nivel de la milicia de veteranos, pero su destreza actual era suficiente para convertirse en uno de los guardias. Además, ella tenía las cualidades de estar tranquila y estable ahora.

Miró a la infantería ligera de la ‘Manga blanca’.

[Pero si ella subestima el ejército regular del reino, estará en problemas. Estaré atento a sus decisiones.]

De repente agarró a los dos guardias junto a él y los arrojó antes de que pudieran reaccionar. A continuación, tomó la espada élfica y golpeó las espadas largas de los guardias que mantenían alejada a Romaine.

«¿Qué piensas hacer?» Ignoró a los guardias que lloraban en el suelo y los otros guardias aturdidos, luego agarró la mano de Romaine y se acercó a Freya.

Freya lo miró por unos segundos, luego miró el campamento. Sus intenciones eran lo suficientemente claras.

«¿Por ahí? Está bien, es bueno ir directamente al jefe que perder el tiempo con la basura.» rió.

«¿Qué significa eso?», Preguntó Romaine con curiosidad mientras se frotaba las muñecas. Los guardias usaron mucha fuerza para contenerla y sus muñecas estaban entumecidas.

Freya sintió que estaba tratando de insinuar algo, pero ahora no era un buen momento para refutar sus palabras. Miró al asustado capitán de la guardia con disgusto, luego procedió a caminar por la torre.

«Brendel, Freya parece estar enojada.»

«Está bien, vamos a alcanzarla.»

El Señor Manzana Dorada, Esebar, tuvo un día agradable hasta que vio los acontecimientos actuales desplegarse ante sus ojos.

Observó a la chica acercarse a él y se sorprendió por un momento. Los soldados detrás de él se adelantaron para rodearla, junto a las otras dos personas detrás de ella.

Esebar miró su atuendo y descubrió que estaban vestidos como si fueran del campo. Después de un momento en blanco, sintió que la ira se elevaba de su pecho.

[¿Qué están haciendo estos malditos? ¿Cómo se atreven a permitir que estos asqueroso campesions se inmiscuya aquí, yo soy el capitán con él deber aquí, voy a desollar su piel!]

La cara de Esabar se enrojeció de ira, listo para explotar, pero sintió que alguien lo golpeaba con un bastón. Miró hacia atrás y vio al repugnante hombre de negocios, Sir Burnley. No deseaba hablar con ese bastardo regordete y pendenciero. Burnly estaba constantemente lleno de hedor a cobre, y su rostro estaba terriblemente adornado con capas de grasa, pero Esebar al menos entendía que estaban del mismo lado.

Burnley señaló el uniforme de Freya, y Esebar recibió una sacudida cuando vio el emblema de Freya.

[La milicia de Bucce, ¿no dijo el informe que el ejército de Madara había llegado al Bosque de Beldor? ¿Cómo vinieron aquí?]

Lanzó una mirada detrás de él, esperando que la persona con alta autoridad no notara la conmoción aquí. Agarró su espada con fuerza y ​​ladró a los soldados que lo rodeaban: «¿Qué estás esperando? Capturen a estos asesinos.»

[¿Asesinos?]

Freya quedo aturdida por sus palabras. Sus ojos estaban muy abiertos por la sorpresa y quería volver a discutir. Pero un voz se escucho.

«¿Que está sucediendo aquí?»

En este momento, una voz baja y solemne los interrumpió. Los soldados se separaron y revelaron a un hombre de mediana edad con ojos hundidos y una nariz alta; su cara era fría y oscura. Sostenía un bastón de oro en su mano y miro a todos con una mirada arrogante.

Esebar respiró hondo y maldijo en su mente. Su cerebro funcionó rápidamente y respondió sin cambiar su expresión: «Hay algunos plebeyos que irrumpieron, y que podrían ser asesinos.»

«¿Plebeyos?» El hombre de mediana edad frunció el ceño.

«Mi señor, no somos asesinos. Somos la milicia de Bucce y estamos aquí para informar que…

El hombre de mediana edad mostró signos de aversión, y la interrumpió: «¿Cómo te llamas?»

«F-Freya.» Bajó la cabeza cuando vio su fría mirada.

«¿Y tú?.» Le preguntó a Romaine quién estaba al lado de Freya.

«Soy Romaine, señor.» La chica comerciante parpadeó y respondió.

Algunas personas se rieron entre la multitud pero se detuvieron rápidamente. El hombre de mediana edad no cambió su expresión, sino que simplemente agitó su mano y dijo: «Llévense los, daré la sentencia una vez que termine con el interrogatorio.»

«Mi señor, nosotros…» Freya levantó la cabeza presa del pánico para tratar de explicar.

Pero no se molestó en escucharla y dejó que los guardias los rodeasen. Pero unos momentos más tarde, habló de nuevo.

«Esperen.»

Como si hubiera un poder oculto detrás de sus palabras, todos detuvieron lo que estaban haciendo y lo miraron.

«Tráiganme la espada de ese hombre y déjenme echarle un vistazo.» Señaló a Brendel con su bastón.

‘¿Espada?’

Los soldados estaban momentáneamente confundidos, luego miraron la espada de Brendel y notaron su diseño.

[Joder, esa es una espada élfica que tiene fama por su belleza. Esto es comúnmente intercambiado entre los nobles, maldito este codicioso bastardo. ¡Él quiere tanto a las mujeres como a la espada!] Esebar maldijo en su mente una vez más.

Lo que lo enojó fue el estado que tenía. Su rango era mucho más alto que Esebar, y solo podía rendirse ya que no podía permitirse ofender los poderes detrás de él.

Brendel miró a Freya y vio que estaba perdida y desorientada. Sabía que era hora de poner fin a la farsa.

Él entregó la espada obedientemente.

[Este hombre es al menos sensato.] Esebar aprobó esta acción.

Un soldado cargó la espada con cuidado y la presentó con ambas manos al hombre de mediana edad, que leyó las palabras élficas en la espada:

«(Tu espada brotará de la luz y golpeará a tus enemigos con terror)»

Levantó la espada y la espada Élfica brilló en su mano. La gente que lo rodeaba respiró hondo. Era una espada mágica, y los nobles miraban a Brendel y los demás. Sintieron que eran asesinos ya que ninguna milicia tendría un arma mágica.

El hombre de mediana edad miró la espada larga brillante y sonrió por primera vez. Miró al comerciante Burnley y dijo: «Sir Burnley, usted tiene un ojo discernidor para este tipo de cosas, ¿puede decirme la historia de esta espada?»

El noble gordo rápidamente se acercó a él con su cuerpo tambaleante para congraciarse frente a él: «Es cierto que he visto algunas armas Élficas, pero eres tú, mi señor, quien tiene un ojo discernidor en tu círculo.»

El hombre de mediana edad soltó una carcajada fría y dijo: «Entonces, por el bien de esta espada, trátalos bien esta noche. Voy a interrogar a estos asesinos por mi cuenta. Será mejor que cuides a las damas aquí, y cuéntale a tu capitán Granzón lo que dije aquí. No pienses que soy ignorante de las cosas sucias que hacen.»

Sus palabras se volvieron cada vez más frías y de hecho causaron que el soldado frente a él se estremeciera. Pero las otras personas a su alrededor revelaron una sonrisa significativa. Cuanto más evidente era la actitud del señor, mejor era para ellos.

Después de todo, era simplemente una espada y dos mujeres, y estaban más interesados ​​en esperar otras oportunidades.

Freya se enfureció, respiró hondo, apretó los dientes y los puños, y por un momento Brendel se preocupo de que hiciera algo.

Brendel alzó la vista hacia el hombre de mediana edad mientras movía la reluciente espada. Arrugó las cejas mientras trataba de recordar a esta persona. Parecía que era una persona de alto rango, pero no podía recordar su cara.

[La reacción de esta persona es interesante. Bueno, la parte divertida viene directamente.]

Cuando los guardias se los llevaron, escuchó claramente al hombre de mediana edad preguntar:

«Bien, vayamos al grano. Señor Esebar, ¿cuándo planeas dejarme salir de esta ciudad?» Su voz era fría con un matiz de sarcasmo.

«Mi señor, este es un momento peligroso en este momento, las fuerzas de Madara ya han llegado a la Fortaleza Vermiere. Las líneas laterales de Bucce pueden caer en cualquier momento y actualmente es demasiado peligroso. Esto es especialmente así cuando eres consejero del jefe del rey, y no podemos permitir que tenga algún problema.»

El hombre de mediana edad sonrió sin decir nada más.