TAS – Capítulo 41

0

Capítulo 41: Espía

Miro a Romaine nuevamente, y descubrió que lo estaba mirando. Sus ojos, llenos de curiosidad, a veces hacían sentir a la gente incómoda, pero Brendel la quería mucho y consideraba que su forma de actuar era tierna.

La Contempló por un momento antes de responder: «Vamos a detenernos aquí por un tiempo.»

«Detenernos por un momento?», Freya preguntó: «Pero las fuerzas de Madara están detrás de nosotros, y llegaran en unas dos o tres horas. No tenemos mucho tiempo, Brendel.»

Sacudió el anillo que le dio Marden frente a las chicas y respondió: «Es medianoche. La ciudad estará en alerta máxima, y ​​solo tener esto realmente no ayuda en nada. Si nos tratan como exploradores de Madara, todo estará mal, ¿cierto?»

«En-entonces, ¿qué debemos hacer?» Freya pensó que sus esfuerzo pequeños podían hacer uso de algo.

Él la miró. En su mente, sabía claramente que era pura mierda. ¿La Fortaleza Riedon no notó la invasión de Madara? Eso podría no ser cierto! Los nobles no descuidarían su propia seguridad, lo que querían era esconderse dentro de la fortaleza y defenderse obstinadamente hasta que llegaran los refuerzos.

Recordó que en el Año de las Bestias Escondidas (Año 342), el ejército de no-muertos acabo con todo el este de Karsuk, dejando a toda la región sin vida. El gobernador de la Ciudad de Plata ordenó que cerraran las puertas, e ignoró las súplicas de la región este, lo que provocó que los refugiados huyeran hacia el oeste. Al final, ese tramo de tierra quedo vacío, incluso hasta ahora.

Aun así, esos señores de la ciudad no recibieron ninguna culpa, o tal vez la familia real no tenía poder para reprender a los señores desde la ascensión del rey anterior de Aouine. Las chicas no entendieron qué pasó con la región de Karsuk, pero él sabía lo que sucedió.

Su verdadera intención era rescatar a la tía de Romaine, y posiblemente a algunos otros si podía, pero informarle al ejército de la fortaleza Riedon, nunca había puesto esperanza en ello, y ciertamente no se creía a sí mismo como un mesías.

En lugar de esperar que los nobles escucharan sus razones, preferiría apostar a que los cerdos volarían en el aire primero. En el juego hubo muchos enfrentamientos entre los jugadores y los nobles arrogantes. Por lo que ni siquiera tenía una buena impresión de esos bastardos en absoluto.

Cuando consideró todas las ideas en su mente, se dio cuenta de que Freya podría ver las cosas de manera diferente. La observo. Estaba mirando distraídamente la fogata: la campesina todavía creía en este país. No era algo malo, pero le preocupaba que fuera impulsiva en los momentos críticos.

E incluso si mostrara los hechos ante ella, podría no creerle. Eso solo conduciría a una brecha entre ellos y él no deseaba discutir con ella. Continuó reflexionando sobre las cosas, y una idea se le ocurro.

[Hay algunos movimientos que debo considerar de antemano para este plan]

Fingió pensar un rato más, y luego respondió: «He pensado bien las cosas. Parece que no tenemos muchas opciones. Seguimos siendo ciudadanos de Aouine y no podemos evitar los peligros aquí.»

«Pero», hizo una pausa: «Tenemos que prepararnos para cada situación.»

Su discurso lógico y grandilocuente hizo que las chicas asintieran con la cabeza. Incluso la actitud de Freya se suavizó. Lo miró con ojos agradecidos, y se dio cuenta de que no era un patán tan descarado.

Solo los dioses sabían que Brendel se sintió aliviado después de su discurso. Se dio cuenta de que finalmente encontró la manera de unirse a su pasado y al actual Brendel. Nunca fue una persona a la que le gustara estar atado a regles, pero los últimos días le hicieron sentir que había una mano enorme que lo empujaba continuamente desde atrás, y eso provoco que estuviera sin aliento todo el tiempo.

Pero con su aumento de fuerza y su bautismo por parte del sueño del Árbol Demoníaco Dorado finalmente sintió la sensación despreocupada de su yo pasado regresando a él. Eso hizo que sintiera que podía resolver las cosas fácilmente. Sus pensamientos también tenían la adición de la flexibilidad anterior de Brendel.

Sacó la estatua de la gárgola negra que todavía tenía una pequeña grieta.

Dijo: «Deben estar preparada. Guarda tu anillo Freya. Es demasiado llamativo. Pequeña Romaine, necesitas mantener tu daga cerca de tu cuerpo. Los guardias perezosos no buscarán demasiado cerca.»

«¿Tengo que guardar mi anillo también?»

«Eso no es necesario, nadie querrá un anillo barato.»

«¡Brendel, estas personas son los guardias de la fortaleza! ¿Por qué parece que no… confías en ellos?», Preguntó.

«…Nunca he confiado en ellos en primer lugar. Una vez que lleguemos allí entenderás lo que quiero decir. En cualquier caso, hagan lo que dije.»

Freya nunca había entrado a la ciudad y sentía que estaba exagerando las cosas. Pero ella solo podía creer en él.

Brendel sacó varios cuentas mientras les explicaba. Lo único que no había revisado eran las cuentas del noble caído. Descubrió que las cuentas eran solo un elemento común y los tiró. No sabía qué eran las cuentas de color gris oscuro, pero seguramente había algo que no reconoció, ya que había miles de materiales diferentes.

Pero las cuentas de cristal fueron interesantes. Descubrió que eran los contenedores de una gema del alma agotada, o más exactamente, un objeto con un hechizo en ellos. El hechizo dentro de ellos debería ser un hechizo de silenció, una magia apropiada para usar para rodear el nido del monstruo durante la aventura.

Pero lo que lo hizo sentir incómodo fue la incapacidad de activar los elementos de hechizo ya que era un guerrero. Dudó un momento antes de guardar las tarjetas y los objetos, para que los guardias codiciosos no se los llevaran más tarde.

Él revisó el cielo nocturno. Aún era temprano.

Pronto comenzaron a salir de Vendeck desde el este, y las luces de los edificios como estrellas brillantes iluminaron su camino. En su mayoría había granjas distribuidas en las dos orillas del bosque pino, una tras otra. También había posadas en las afueras, que solo aventureros y comerciantes ilegales pasarían la noche. Muchos NPC trataban a los jugadores como si fueran ladrones de tumbas, ya que era cierto que la mayoría de ellos había hecho algo similar.

Caminaron en la naturaleza durante aproximadamente una hora, y de repente la Fortaleza Rideon apareció frente a ellos. Había cestas de incendios en las torres, que iluminaban los alrededores a decenas de metros de distancia. Brendel les dijo a las chicas que redujeran la velocidad y salieran gradualmente de la oscuridad hacia el borde de la luz.

Los guardias estaban charlando entre ellos, e incluso había débiles sonidos de ronquidos. Frunció el ceño. Había aproximadamente siete u ocho de ellos en la torre.

Una vez que aparecieron los tres, la conversación cesó.

«¡Identifícate!» Los guardias los miraron con cautela durante un rato, y uno de ellos se reveló y les exigió que respondieran. Romaine entrecerró los ojos y miró hacia arriba, encontrando un símbolo de pino negro en la parte superior del casco.

Brendel una vez le había explicado que el símbolo de pino negro representaba las fuerzas locales, mientras que el ejército de melena blanca tenia un símbolo de un lobo. «Brendel realmente lo sabe todo» penso Romaine

«Un hombre y dos mujeres. Venimos del bosque. Señor, vimos algo extraño allí. ¡Mis esposas y yo estamos completamente asustadas y queremos buscar refugio en la fortaleza!» Brendel levantó el brazo y gritó en voz alta.

Freya, quien estaba detrás de él, solo pudo escuchar con furia y vergüenza, lo que era ‘un hombre y dos mujeres’, ¡la crudeza de todo! Cuando lo escuchó decir que eran sus esposas, apuñaló la espalda de Brendel con la empuñadura de su espada.

Este maldito bastardo debe haberlo hecho a propósito.

Romaine parecía que estaba bien con eso, incluso sintió que era algo bueno ser la esposa de Brendel.

Brendel solo podía bufar en silencio. Esa era la única forma de hacer que los guardias detuvieran su vigilancia. No tenían una apariencia manera similar, así que no pudo decir que eran hermanos.

«¿Llevas armas?» Preguntó el guardia nuevamente.

Freya se aferró tensamente a su espada cuando escuchó esa pregunta, pero Brendel respondió con calma: «No nos atrevemos a poner un pie en el bosque sin armas, señor, y también entrenamos con la milicia en el pasado.»

La torre quedo en silenció…

Después de un rato, bajó cesta de arriba, y el guardia gritó: «Quítense las armas y colóquenlas en la canasta. Los recibiremos uno por uno.»

Brendel hizo un gesto a Freya para que les permitiera hacer lo mismo. Aunque la ‘Espina de la Luz’ era más elegante en apariencia, sin activar la espada no parecía una Espada Mágica. Una vez que las armas fueron entregadas, el cesto de carga sería enviado hacia abajo. Brendel fue el primero en subir en caso de que algo les sucediera a las chicas allí arriba. Freya permitió que Romaine fuera la siguiente, y finalmente ella fue la última en ser detenida.

Se sentó en el asiento del ascensor cuando la levantaron, pero cuando llegó a la parte superior de la torre, vio que Brendel y Romaine estaban atadas con espadas en el cuello. Dos de los guardias sacaron sus espadas y caminaron hacia ella.

«¿Qué es esto?», Preguntó Freya con asombro. Miró a Brendel, pero él miró hacia otro lado y no respondió su pregunta.

Ella entró en pánico un poco. Brendel era el líder del grupo, pero ahora parecía como si ella era quien tuviera que tomar decisiones. ¿Qué debería hacer ella? Dejar que los guardias la retengan? ¿Esa era la forma en que hacían las cosas?

[Brendel, respóndeme, ¿qué diablos estás pensando, maldita sea?]

«¡Llévatelos, estas personas son los exploradores de Madara!» En este momento, de repente escuchó a alguien decir órdenes desde la esquina. Ella estaba muy desconcertada, y habló sin pensar: «¿Sabías que el ejército de Madara estaba atacando?»

La expresión de Brendel fue de tragedia. A pesar de que ella había crecido, ella todavía era una muchacha ingenua que no había visto los diversos aspectos de la sociedad. Unas pocas palabras bastaron para hacerle perder la compostura. Ella podía sentir que no había nada de malo en su pregunta, pero los guardias de la Fortaleza Riedon temían que la gente de Bucce informara la situación.

Querían suprimir esa información para eludir la responsabilidad.

Brendel lo sabía muy bien. Esas personas pensaron que podían confiar en las altas y robustas murallas de Fortress Riedon, pero ninguno de ellos sabía que la guerra iba a suceder en una dirección más allá de sus sueños más locos.

«¡Esperen, no somos los exploradores de Madara!» Freya argumentó: «¡Somos la milicia de Bucce, tenemos el Anillo de Foca del capitán de la guardia de Bucce!»

Pero la voz la ignoró por completo y gritó: «Restrinjala ahora, ¿qué están esperando?» La persona salió de la oscuridad, estaba portando una armadura oscura, y tenia un pluma en su casco. Era el líder de los guardias.

El pervertido hombre de mediana edad miró lascivamente a Freya, pensando que había obtenido algo bueno. Creía que Freya estaba diciendo la verdad ya que todavía llevaba los brazaletes de la milicia, pero tenía otros planes en mente.

[Que interesante. Pensar que hay una mujer tan buena en Bucce]

Él se acarició la barbilla.