TAS – Capítulo 29

2

Capítulo 29 – Legado de Tumen.

Romaine y Freya apagaron la hoguera y siguieron a Brendel quien ya había comenzado a correr. Supusieron que el cambio repentino de Brendel fue debido a esa luz penetrante. Pero Freya no entendía cómo fue creada.

Romaine tenía una idea de lo que sucedió en aquel entonces cuando vio la Gema del Alma en sus manos.

[Ah. Bueno. Él me dio un anillo. Me gusta mucho el diseño de telaraña en él.]

Era raro en ete mundo crear un diseño usando telarañas, pero a ella le gustaban las cosas que no eran comunes.

[Me pregunto si tiene la misma magia que el que tiene en la mano Brendel.] Ella sabía que su anillo era único, y que era capaz de controlar el viento para matar a sus enemigos.

Era un lado de Brendel que nunca había visto antes, y miró con curiosidad su espalda. Ella sentía que las cosas que hacía estaban llenas de misterios y secretos.

«Brendel, ¿qué pasó?» En contraste con la actitud despreocupada de Romaine de «solo necesito seguir a Brendel», Freya era más seria que ella. Pensaba que tenia que ayudar a Brendel y disminuir sus cargas de él.

«No es nada importante. Pero tenemos que abandonar esta área de inmediato.” Brendel reprimió su inquietud y respondió. Sacó la Espina de Luz y brilló contra las rocas estériles. Realmente no sabía cómo explicarle a Romaine y Freya sobre el efecto de ‘Absorción de Mana’.

Era como un proceso de ósmosis en el que un Artefacto Mágico de un rango superior extraía energía de un Artefacto Mágico de rango inferior. Pero era increíblemente raro que un Artefacto Mágico por debajo de 40 OZ hiciera algo como eso. Sin embargo, era imposible explicar el conocimiento común del juego a Freya y Romaine.

Freya solo lo miro con una cara de preocupación, pero no pregunto nada más.

Brendel observo minuciosamente él valle. No parecía haber ningún movimiento, pero se sentía inseguro en su corazón. Le pidió a Freya que usara la armadura y le dijo a Romaine que preparara la cuerda.

Freya ya se había sacado su armadura, así que sacó la «Media Armadura de la Emperatriz del Viento » y comenzó a ponérsela. El único inconveniente era que no tenía entrenamientos en el uso de armadura pesada, por lo que no había esperanza de que se lo pusiera rápidamente.

Por otro lado, Romaine estaba ansiosa y un poco emocionada. Ella quería ayudarla pero temía que Freya la regañara. A pesar de que eran amigas, la ira de Freya no era algo que tomar a la ligera, y sabía que en vez de ayudarla, podría crear más problemas para ella.

[Debería estar bien esperar a que las chicas terminen.]

A Brendel le preocupaba más que las criaturas fueran atraídas desde dentro del valle por la poderosa onda de maná.

No pudo evitar levantar la tarjeta en su mano. Estaba sorprendido de que la posesión más importante del Gerald no fuera la «Espina de Luz», sino la carta en su mano.

[Un artefacto mágico posiblemente está por encima de 40 OZ. ¿Qué tan sorprendente es esta cosa?]

En la era larga y caótica pasada, los magos Humanos y Elfos no fueron capaces de resolver el problema de añadir energía a un equipo mágico de Grado 2. Fue solo hasta el ‘Año de la Luna Crepuscular’ (Era del Caos: Año 471), que un genio pudo resolver por fin el misterio.
Ese genio fue Tumen, el Emperador Elementalista.

Inventó la técnica de escribir Sigils Santos en los objetos, lo que resolvió el problema de imbuirlos con poder de Grado 2. A partir de ese momento, la creación de artículos mágicos que superaban los 40 OZ se convirtió en una realidad.

No creía que la carta fuera alguna forma de Sigilo Santo sellado, pero nunca antes había visto patrones de Sigil tan complicados. No era el Sigil Santo de la Emperatriz del Viento de los Elfos, ni del Dios del Fuego, o el Sigil Santo de Kirrlutz, y tampoco el Sigil Santo del Rey del Agua de Irendar.

Lo miró por un tiempo y sintió un dolor en su cabeza. Las técnicas de Tumen que fueron transmitidas experimentaron muchas evoluciones a lo largo de los años. Lógicamente, los Sigils Santos actuales no tendrían que ser complicados como esos.

[¿Quizás es un artefacto antiguo?]

Mientras intentaba descifrar el problema, la tarjeta en su mano floto repentinamente sin previo aviso. Y un pilar de luz ilumino el cielo grisáceo , y unos momentos más tarde, otro pilar de luz salió disparado de las montañas del sureste en respuesta.

[¿¡Resonancia!?]

Brendel fue incapaz de mencionar alguna palabra, solo miro con estupor, como el evento se estaba desarrollando. Inmediatamente quiso encontrar una mesa y voltearla para esconderse, sabía que la onda de Mana se había convertido en una oleada de Maná.

Supuso que incluso el ejército de no-muertos de Madara a kilómetros de distancia se pondría alarmado. Una resonancia significaba que se trataba de un «artículo combinado».

La peor parte fue que el otro elemento con el que hizo resonancia se encontraba dentro del camino de la montaña de Zevail.

«¿Brendel?»

Freya y Romaine hablaron al mismo tiempo. Sabían que la tarjeta en la mano de Brendel tenía que ser un problema.

«Les explicaré en un momento, ¿ya te has puesto la armadura?» Brendel echó una última mirada al valle mientras preguntaba con urgencia.

Ella asintió.

La poderosa reacción de maná ya había atraído a los sirvientes del Árbol Demoníaco Dorado. Y miro las sombras de varias bestias podridas caminando desde abajo. No quería retrasarse más por el viaje, así que les dijo que tiraran cualquier objeto que pudiera retrasarlos.

A pesar de que se suponía que las raciones y el agua eran mercancías preciosas, no podían llevarlas en ese momento. Brendel solo se llevó unos cuantos equipos básicos y unos cuantos paquetes de cuerda. Todo el mundo avanzo con una antorcha en su mano, mientras trataban desesperadamente ganar unos segundos. Mientras continuaban avanzando, noto que más y más Bestias podridas comenzaban a reunirse en el valle, era como si toda la montaña Zevail hubiera cobrado vida.

El corazón de Brendel se aceleró cuando miró hacia abajo. Observo a las innumerables criaturas. El primer grupo de monstruos tardaría al menos diez minutos en llegar a donde habían colocado la hoguera. A pesar de que podría haber algunas bestias podridas que lograron verlos, el número en última instancia no era importante para Brendel.

Estaba más preocupado por los Guardias del Árbol Demoníaco que podrían haber cambiado sus rutas de patrullaje por ese cambio repentino. Tenían que llegar a la parte central del camino de Zevail antes de que los guardias los encontraran. Esa sería la única área donde podrían vencer al primer equipo de patrullaje.

Sabía que esos guardias acababan de cruzar el río en ese lugar, e incluso si regresaban ahora, necesitarían dos horas para hacerlo. Él había explorado esa mazmorra en el juego incontables veces, y solo estaba preocupado por las diferencias en ese mundo y el juego.
Afortunadamente, estaban delante de ellos. Posteriormente a unos pasos, los tres vieron llegar a un grupo de criaturas envueltas en hiedra por el lado este.

«Tenemos que llegar a la cima de la montaña antes que ellos.” Las palmas de las manos de Brendel comenzaron a sudar cuando vio que los Árboles Demoníacos se acercaban a ellos.
Observo y encontró pronto una gran roca en la cima que podía usarla, a travez de un explosivo para aflojarla. Rodando podría aplastar a esos Arboles Demoníacos, y cerrar la entrada al pasadizo. Dado que Brendel no tenía explosivos, usaría al Anillo de la Emperatriz del Viento.

Su agilidad había disminuido en 0.3 debido al veneno paralizante. Habría llegado fácilmente a la pequeña meseta plana en la cima de la montaña si estuviera al máximo, pero ahora tenía que depender de las chicas.

Realmente no entendían lo que estaba pensando, pero asintieron. Estaban paradas sobre un hilo de hielo delgado, y aunque Brendel no les decía nada, sabían que los monstruos eran un problema.

Freya y Brendel lograron llegar a la cima, y al observar hacia atrás noto que Romaine seguí subiendo mientras jadeaba con su cara pálida. Pronto un Árbol Demoníaco Veterano apareció del otro lado. Era un monstruo de nivel 22 y Brendel sabía que, si peleaban, no tendría ninguna posibilidad de ganar.

Brendel se quitó el anillo inmediatamente y lo tiró a Freya. Le gritó: «Ponte el anillo en tu dedo índice. Encuentra el eslabón débil que sostiene la roca, apunta y activa ese anillo con el comando ‘Oss’. ¿Lo entiendes?»

Ella lo atrapó e hizo una pausa: «¿Brendel?»

«Yo distraere a este monstruo, apresúrate.» Brendel quería que Romaine hiciera esa tarea, ya que tendría otra persona para ayudarlo, pero Romaine todavía estaba detrás de ellos cuando miró hacia atrás.

[Este es el resultado de holgazanear regularmente.]

Sacudió la cabeza.

Brendel respiró profundamente. Estaba tan tenso que su cuerpo se sentía entumecido. A pesar de que se mostró tranquilo y sereno delante de Freya, no significaba que no tuviera miedo. El enemigo tenía el poder de un fuerte Rango Grado 1. Sin la Emperatriz del Anillo del Viento, le resultaba difícil creer que pudiera igualar a su oponente.

[Fuerza de 4.5 OZ, físico de 6 OZ, agilidad de 2 OZ. La dureza y la defensa son extremadamente altas. Su piel tiene un veneno corrosivo, es bueno en ataque de larga distancia, y tiene la capacidad de atar a alguien. Es débil contra el fuego.]

Recordó en su mente las estadísticas del oponente. Las estadísticas de ese Árbol Demoníaco Veterano no eran tan diferentes de la Bestia Podrida Élite, pero sabía que había una gran diferencia en cómo luchaban.

Brendel seguía pensando en las diferencias entre ambos enemigdos, cuando el Árbol Demoníaco parecía cobrar vida de repente, e innumerables ramas de hiedra comenzaron a atacarlo. Pronto roda para evadir esas ramas de hiedra que parecían delicadas, pero tenían la fuerza de atravesar una roca como picas de acero con un sonido silbante. Pronto comenzo a sentir miedo, al ver derretirse las rocas.

[Un ataque corrosivo. Este es el aspecto más aterrador del Árbol Demoníaco. Las armas típicas no podrían lastimarlo, solo se arruinarían por su naturaleza corrosiva.]

Los Árboles Demoníacos sabían que habían fallado cuando oyeron el sonido. Movieron de inmediato su hiedra nuevamente hacia un lado y atacaron a Brendel. Este lanzó todo tipo de insultos en su mente, mientras seguía evitandolos. El «Látigo de Hierro» siguió barriendo la superficie, mientras arrojaba piedras por todos lados.

Pedazos de roca golpearon el área por encima de las cejas de Brendel e inmediatamente empezó a sangrar, pero no se atrevió a pronunciar ningún sonido. Agarró con fuerza la «Espina de Luz» y se movió hacia adelante cuando vio una oportunidad
Dio unos pasos hacia adelante pero inmediatamente se detuvo.

Una serie de palabras apareció en su retina.

«¿Desea Invocar a la Espada Sagrada?»