TAS – Capítulo 26

2

 

Capítulo 26 – Bestia Podrida de Élite

«¿Vas a regañarme, Brendel?»

«No, sólo ven rápido. Ten cuidado.»

Debido a los pasos cuidadosos de Romaine, Brendel se quería reír, pero se sentía frustrado. Cuando alzo la vista; observo a tres Bestias Podridas sobre la roca en la que habían estado él y Romaine.

Después de inspeccionar los alrededores, se dio cuenta de que eran los nuevos objetivos de los monstruos. Debido a que la joven comerciante sostenía entre su mano la brillante Espina de Luz, la cual parecía ser una vela dentro de la oscuridad, atrayendo a los sirvientes del Árbol Dorado.

Brendel en su mente casi era capaz de escuchar los gritos de sed de maná del Árbol Demoníaco Dorado. Sabía que tenían que alejarse de ahí, ya que podían encontrarse con Criaturas Demoníacas, y los guardias personales del Árbol Demoníaco Dorado en cualquier momento. Se giro hacia Freya y dijo:

«¿Puede continuar?»

Freya asintió.

«Entonces subiremos por el otro lado, toma tu espada, hay que ser cuidadosos.» Dijo mientras le devolvía la espada a la joven. A pesar de que las bestias podridas se encontraban ocupando la roca donde estaban anteriormente, no había ninguno de ellos en la dirección opuesta.

A demás la velocidad de esas criaturas no era muy rápida, y su velocidad al moverse entre las rocas, solo era la velocidad de un humano normal. Pero sabia que tenían ventajas en número, y exploración de terreno, así como una resistencia y físico mayor. Por lo que tenia que encontrar una forma de escapar de ellos.

Freya camino hacia delante y coloco sus manos ensangrentadas sobre la pendiente, debido al dolor al colocar su mano, apretó los dientes y rasgo un pedazo de tela de cada manga, para crear vendados improvisados sobre sus manos. Posteriormente trepo la pendiente nuevamente.

Al ver tal escena Brendel sintió pena y admiración. Sin embargo, no tenían mucho tiempo, así que tomo la Espina de Luz rápidamente de las manos de Romaine, e hizo que subiera primero. Al mirar hacia abajo nuevamente, observo que dos bestias podridas estaban ya en movimiento.

«¡Brendel, apúrate!» Dijo Romaine.

Freya con su cara pálida por la ansiedad le tendió su mano. Pero antes de tener el tiempo para actuar. Las dos Bestias Podridas ya habían alcanzado su lugar y estaban amenazando al joven.

Desde un cierto punto de vista, esas Bestias Podridas no tenían vida por si misma y eran solo puramente marionetas del Árbol Demoníaco Dorado.

Brendel balanceó su espada horizontalmente, y el destello de la luz cortando la oscuridad los hizo retroceder. Con esa apertura quiso tomar la mano de Freya, pero inmediatamente se lanzaron hacia delante con un rugido.

[¡De verdad están buscando la muerte!]

Brendel se puso furioso y uso su gran agilidad para saltar, y volar sobre el aire, para aterrizar sobre las cabezas de las Bestias Podridas y utilizarlas como un punto de apoyo. posteriormente salto de ella y giro su cuerpo para tener una mejor posición de ataque.

Una tajada horizontal con un arco exquisito corto.

«Ah»

Freya dijo sorprendida, finalmente era consciente de que tan lejos estaba de Brendel en la esgrima. Ella no se consideraba talentosa, pero su mayor orgullo era pensar que trabajaba mas duro que las demás personas y se encontraba mas concentrada; su destreza con la espada, era la mejor en la milicia, pero eso no significaba que tuviera talento. Muy pocas personas sabían del esfuerzo que ponía durante su entrenamiento.

Esa fue la razón por la que Marden la admiraba y la convirtió en líder del escuadrón miliciano.

Pero su esgrima solo podía considerarse solida debido a los cimientos que tenia, y la esgrima de Brendel era verdaderamente extraordinaria y si hubiera una palabra para describirla sería’ impecable’.

Con un solo corte, la cabeza de un monstruo callo de forma perfecta.

Un anillo de fuego plateado brotó rápidamente de la herida de la Bestia Podrida sin cabeza y consumió su figura. La otra Bestia Podrida grito fuertemente, y sus garras se dirigieron hacia él. Dado que las Bestias Podridas rara vez hacían ese movimiento, muchas personas eran engañadas por el alcance de sus ataques, pero Brendel no se inmuto.

[Me engañaste una vez, que lastima, pero tratar de engañarme dos veces, te mato!]

Ya había experimentado antes en el juego el ataque, ¿por qué volvería a caer en la misma trampa?

Ya estaba preparado para ese ataque, así que levantó su espada para bloquearlo. Las garras de la Bestia Podrida que golpearon encontrar de la Espina de Luz, causaron que una lluvia de chispas plateadas volaran por todas partes. La Bestia Podrida se retiro con dolor, pero Brendel no dejó escapar esa oportunidad y se lanzó al ataque.

Dio un gran paso hacia delante y empujó la Espada directamente hacia el monstruo.

Esa era su técnica peculiar en el juego, pero sus estadísticas básicas y su nivel de esgrima actual lo hicieron sentirse extremadamente torpe cuando ejecutó el ataque, con un cronometraje también rezagado. Tomó nota de su retraso y estimó que un espadachín de rango de hierro podría fácilmente evitar su espada, pero ahora mismo la Bestia Podrida no tenía ninguna oportunidad de esquivarla.

La espada atravesó su garganta.

Llamas ardientes de plateadas comenzaron a brotar de la herida, y convirtieron a la Bestia Podrida en una pila de cenizas en un abrir y cerrar de ojos. 6 luces doradas volaron en el cielo y pronto entrarón el pecho de Brendel.

La fuerza de la ‘Purificación’ sorprendió mucho a Brendel. Nunca había visto nada parecido en el juego.

«¡Brendel, eres realmente hábil!» Romaine dijo y quedo aturdida momentáneamente.

Freya no tenía palabras. Había asumido primero que Brendel pertenecía a la milicia de Bruglas, pero ahora que lo pensaba claramente, lo más probable era que le hubiera mentido. Ella no era tonta; ¿cómo podía una persona de la milicia ser tan hábil si no estuviera fanfarroneando?

En realidad, las dos no estaban suficientemente capacitadas para juzgar el nivel actual de Brendel. Le faltaba velocidad y fuerza, y las técnicas que apenas conseguía utilizar se debían a su experiencia.

También hizo uso de la gran diferencia en la agilidad entre él y la Bestia Podrida, para poder ejecutar ese giro en el aire. Si se enfrentara a otro enemigo, definitivamente no intentaría ese método. Sin las estadísticas y el nivel de habilidad adecuados, muchas de las técnicas que él conocía eran en su mayoría inútiles.

[Qué es en serio, en realidad puedo llevar a cabo esos movimientos apuntando a mi enemigo sin necesidad de liberar mi estado ‘ Elemento’.]

Brendel no tomo mucho tiempo disfrutando de las reacciones de las chicas, ya que notó que más bestias podridas se estaban acercando. Rápidamente hizo una señal para que ambas siguieran subiendo, e inconscientemente miró la pila de cenizas. Era su instinto que desarrollo en el juego, quería ver si habían dejado un botín atrás.

[Mmmm No dejaron nada. Bueno, ciertamente es diferente del juego, ¿pero ni siquiera tiraron al menos una o dos monedas de cobre?]

Agitó la cabeza y siguió subiendo por la pendiente.

Una Bestia Podrida veterana tenía una fuerza y un físico superiores a los de una Bestia Podrida joven, pero su agilidad era sólo dos tercios de su 1.2 de Agilidad. Romaine y Freya habían pasado por un entrenamiento estándar de la milicia, por lo que su velocidad no perdía ante la de una Bestia Podrida Joven, por no hablar de Brendel.

Los tres siguieron subiendo cada vez más alto, alejándose gradualmente de los monstruos. Sin embargo, esos últimos tenían una resistencia aparentemente interminable, seguían persiguiéndolos. Ese juego del gato y del ratón continuó durante varios minutos.

Las diferencias en el físico pronto comenzaron a notarse.

Aunque Brendel no se vio muy afectado, Freya había empezado a jadear un poco, y la cara de Romaine estaba pálida como una sabana. Brendel se ofreció a llevarla en su espalda, pero ella se negó a dejarlo hacerlo.

Giro hacia atrás nuevamente, y observo que estaban a unos diez metros de distancia. Era una suerte que no los hubieran rodeado desde el frente debido a su falta de inteligencia, o de lo contrario ya habría terminado. Pero era solo cuestión de tiempo antes de que los alcanzaran, ya que una Bestia Podrida joven tenía un Físico de 3.0 que era aún más alto que el suyo.

Miró hacia arriba y verifico la distancia para llegar a la cima de la montaña. No estaba muy lejos.

De repente, Romaine gritó sin aliento:»¡Brendel, mira al otro lado de la montaña!»

Siguiendo las instrucciones de Romaine. Sus pupilas se contrajeron un poco al ver a una gigantesca Bestia Podrida de más de tres metros de altura, saliendo de repente de una fisura. Se movía rápidamente hacia ellos.

[¡Mierda! Una versión Elite, ¡ése es el líder de las Bestias Podridas!]

Le encantaba ver a esa criatura en el juego, pero ahora estaba lanzando cada expletivo conocido en su corazón. Esa cosa en particular era una versión evolucionada de la Bestia Podrida después de recibir la sangre del Árbol Dorado. No sólo tenia un aumento en su fuerza como físico, también tenía una agilidad de 1.7 igual a la de su grupo.

«Freya, Romaine, ambas necesitan ir rapidamente al borde de la pendiente, y subir verticalmente. Hay un gancho de agarre y una cuerda en mi bolso, una vez que subamos estos monstruos no podran alcanzarnos por un tiempo.»

Le paso su bolso a Romaine. Era el único hombre allí, así que tenía que asumir la responsabilidad.

A pesar de que había igualdad de género en su mundo, era una etiqueta para los hombres estar a cargo de defender la retaguardia en el juego, y él tomó esa decisión inmediatamente sin pensar.

«Me quedo atrás», dijo Freya.

Mirándola, vio un rastro en su rostro decidido. Sabía que no podía persuadirla, así que asintió. Sabia que también necesitaba otro ayudante y al menos Freya era un candidato adecuado. Y Romaine que era holgazana en el entrenamiento y aspiraba a ser comerciantes, no lo era.

«Romaine, deprisa, dependemos de ti.»

«¡Vale, Brendel!» Asintió tan fuerte como pudo y se trasladó al área designada tan rápido como pudo.

La Bestia Podrida Élite saltó rápidamente hacia ellos. Las demás Bestias Podridas estaban a unos cuarenta metros de distancia. Brendel y Freya se miraron el uno al otro y estimaron que tenían aproximadamente treinta segundos para terminar esa batalla.

«El alcance de sus garras es de tres metros, así que cuidado con sus ataques. Deberíamos separarnos el uno del otro. También son capaces de disparar espinas de sus cuerpos, y tienen veneno. Asegúrate de esquivar ese ataque desde el frente.»

Ella Apretó con nerviosismo su espada y respiró hondo. Aunque no sabía por qué Brendel sabía todo eso, estaba segura de que él no estaba mintiendolo. Intentó calmarse y asintió en silencio.

Brendel agarró sus propias manos. Las sitio un poco rigidas. El veneno paralizante de antes había empezado a mostrar un efecto. Abrió la ventana de estadisticas para comprobar sus estadísticas y descubrió que su agilidad había bajado 0,1 OZ.

Posteriormente miro con lamento a la Bestia Podrida Elite.

[Las Bestias Podridas Élite sólo tiran dinero en el juego, ¡son más de diez monedas de plata! Seguramente habrá algún botín aquí, ¿no?]

Pero a juzgar por el ejemplo anterior… Gruñó interiormente.

Si como ven este es nuestro protagonista Brendel un aplauso señores.