TAS – Capítulo 25

1

Capítulo 25 – Minutos y segundos

Brendel observo donde su mirada estaba observando y casi soltó la Espina de Luz.

[¿Qué demonios?]

En el estrecho valle donde cruzaban las rocas afiladas, en un extremo estaba el nigromante Kabara en el acantilado siendo perseguido por una multitud de bestias podridas, parecía una ola de mar subiendo lentamente.

Y en el otro lado, una delgada figura se encontraba también trepando el estrecho acantilado del valle en su línea de visión. Estaba cargando un enorme bulto sobre su espalda, y una espada colgaba de ella, balanceándose junto con su larga cola de caballo mientras avanzaba lentamente hacia arriba.

[Freya?]

Se frotó los ojos, pensó que había visto mal. Pero Romaine no se equivocaría al verla, y la razón por la que estaba nerviosa era por que se trataba de Freya.

[No siguió a Marden hasta el Río Dagger, ¿por qué esta aquí?]

No podía creer que abandonara el tercer escuadrón miliciano.

“Brendel, esa es Freya.”

“¡La veo, pero no hagas ningún ruido, pensaré en algo!»

“Será atrapada por ellos, así que necesitamos ayudarla, ¿no?» Volteó la cabeza hacia atrás y preguntó atestiguadamente.

“¡No, Romaine! No necesito tu ayuda en este asunto. Definitivamente pensaré en algo.”
Se dio cuenta que era una lástima que no pudiera enojarse. La situación era muy delicada, y la clave para cambiarla esa situación estaba en sus manos. Al parecer su suerte, no era buena.

La situación de los no-muertos era mala. Brendel se giro hacia atrás y miro al nigromante cortar sus pies sin vacilar, Y obligo que la Bestia Podrida que se había apoderado de ellos cayera en medio de los otros monstruos.

Rápidamente se volteó y utilizó sus manos huesudas para trepar por el acantilado. Su fuerza de 1.7 OZ le permitió a su cuerpo esquelético ligero trepar rápidamente como si volara sobre él. Sin embargo, cuando se elevó hacia arriba a mitad del acantilado, de repente se detuvo.

Kabara levantó su cabeza, y sus ojos de llama verde se posaron sobre el humano conmocionado y enfadado sobre una gigantesca roca. Aunque sentía que las ondas de su fuerza vital eran un poco familiares, no lo tomo importancia, y levanto su basto hacia Brendel.

[Un humano inservible.]

Pensó en su mente.

Brendel incapaz de preocuparse más en ese momento, levanto su espada y dijo unas palabras, la Espina de Luz irrumpió con un deslumbrante resplandor la oscuridad, y se dirigió directamente a la frente de Kabara, creando una ligera grieta. Una llama dorada surgió de la grieta y se extendió por todas partes.

«Ga-» La mitad de una palabra quedo atascada en la garganta de Kabara. La velocidad del ataque de Brendel fue tan rápida que no pudo reaccionar y sintió era el final de su vida.
Kabara quien había soñado en convertirse en un gran nigromante. Se tambaleo hacia atras, pero el joven agarro su mano huesuda. Se sorprendió por un momento, preguntándose por qué quería salvarlo. Era un no-muerto que adoraba al Dragón de la Calamidad, ¿así que cómo podría aceptar la ayuda de un humilde humano?

Justo cuando se sentía irritado por sus acciones, vio que tomo suavemente el anillo de su dedo índice.

[Despicable! Gusano humano…]

Ese fue el último pensamiento de Kabara, y el Fuego del Alma en sus ojos se apagó.
Tres puntos de experiencia.

Brendel se sorprendió de que ese nigromante tuviera un Anillo de Arañas con +0.2 de Percepción. Los patrones familiares en su vista le recordaron el pasao, ya que tenía uno y lo había guardado como recuerdo.

Percepción era una habilidad que permitía al personaje sentir su entorno, al mismo tiempo estimulaba el oído, el olfato, la vista, el tacto y el gusto para tener una mejor comprensión del espacio y los objetos.

Era una habilidad fundamental en el juego. Había una mazmorra de bajo nivel en Bruglas llamada «El Mausoleo Público». Las personas tenían que derrotar a un monstruo de alto nivel en los complicados pasadizos.

El amigo de Brendel le había dado una vez ese anillo, y al recordarlo sintió ganas de llorar. Había vendió todo lo que tenía para reunir un conjunto completo de equipo de percepción, pero al final no pudo completar’ El Mausoleo Público’.

Debido a la serie de pensamientos, de repente recordó que había un maravilloso objeto para los guerreros dentro de esa mazmorra, ‘Emblema de la valentía, y un +2 en manejo de la espada militar’. Sacudió su cabeza, casi olvida ese objeto. En el pasado no había escatimado gastos para conseguir ese emblema.

«¡Brendel, Brendel!» La voz de Romaine estaba llena de ansiedad.

Se sorprendió al escuchar la voz de la chica comerciante, [¿le pasó algo a Freya?] Rápidamente tiró al nigromante y miro como una bestia podrida había llegado al lado de la chica y extendido sus marchitas garras de ramas, para tomar la correa del bulto que llevaba la chica.

«¡Freya, ten cuidado!» Romaine exclamó sorprendida, y se levantó, quería correr hacia abajo, pero Brendel la agarró y jalo a la chica que no podía leer la situación.

[¡En serio, por favor dejen de darme problemas!]

«¡Quédate aquí y espera!» Le paso el Anillo de Arañas a Romaine para que lo cuidara.

Dentro del cuerpo había una cantidad de equipamiento mágico que una persona podía usar, y las brujas habían especulado que tenía algo que ver con una piscina de maná. Brendel, un mercenario de nivel 2 había alcanzado la cima de lo que podía usar.

«Vale, Brendel, pero…»

Cuando miró a su alrededor una vez más, se dio cuenta de que estaba preocupado por dejar a esa torpe chica allí. Además, antes había sacado la Espina de Luz, e iluminado el área. Si la dejaba allí, temía de que pudiera ser atacada.

Si la Pequeña Romaine se lesionara, se arrepentirá. Pero sabía que Freya también estaba en medio de un grave peligro, y el ya consideraba a esa bondadosa muchacha como su pareja más importante, ¿por lo que entonces cómo no podía hacer nada? Realmente estaba en un dilema.

Todos esos pensamientos pasaron por su mente en una fracción de segundo.

En el fondo del valle, Freya se encogía de hombros tratando de librarse de las garras de las Bestias Podridas y luchando por avanzar, antes de que pudiera caer. Sus ojos indefensos brillaron con un poco de esperanza cuando los vio frente a sus ojos.

«Brendel…» Antes de terminar la jalaron hacia atrás.

«Saca tu espada.» Gritó.

«Se están agarrando de mi bolso; no puedo tomarla…»

[¡Esta cabeza hueca!]

Le paso la espada a Romaine protegerse:»¡Esta espada puede detenerlos y protegerte!”

«¿Qué hay de ti, Brendel?»

El joven agitó la cabeza en señal de que no se preocupara y corrió hacia la dirección de Freya.

[Maldita sea. No es la primera vez, de todos modos. Si al destino le gusta bromear conmigo, entonces adelante, hazlo.]

Dado que a los monstruos le gustaba atacar a los más débiles igual que en el juego. Antes de que saltara, un arbusto en forma humana le bloqueó el paso.

[Bestia Podrida Joven, criatura de nivel 7, con 2.2 de Fuerza, 3 de Físico, 1.2 de Agilidad, atributo Oscuro, débil al fuego y atacas de corta distancia, y semirresistente a ataques de corte.]

Los recuerdos de Brendel pasaron por su mente de prisa. Los puntos únicos de un monstruo de tipo vegetal era su alto físico, y baja agilidad. La Espina de Luz era su perdición, pero no lo tenía ahora mismo. Apretó los dientes y maldijo en silencio. Lo único en lo que podía confiar era en su 2.1 Agilidad, y no tenía la intención de perder tiempo con ese enemigo.

La Bestia Podrida que estaba frente a él no se veía igual que una persona. Aunque tenía una forma humana, corría a cuatro patas, se parecía completamente a un humano salvaje no evolucionado.

Brendel esquivó de lado para evitar sus garras, y las puntiagudas puntas de las ramas dejaron algunas marcas sangrientas en su frente. Pensó que era una suerte que no fuera un no-muerto. De lo contrario, el veneno en su cuerpo volvería a aparecer.

Pero no tuvo tiempo de celebrar, pronto una línea verde apareció en su retina.

«Advertencia de emergencia: Ha sido afectado por un veneno paralizante.»

[Mierda! Me olvidé completamente de esto!]

Brendel casi maldice en voz alta.

Como tenía más de veinte años en el juego y podía pasar fácilmente por el territorio de las bestias podridas sigilosamente, se olvidó que los ataques de esas criaturas también tenían veneno. Incluso si fuera débil, la combinación del veneno debilitante restante y el veneno paralizante causaría déficits significativos a su estatus.

Aunque maldijo por su error, sus movimientos no se hicieron lentos en absoluto. Sus manos agarraron las espinosas garras del enemigo y lo empujó hacia atrás, apuntando a la Bestia Podrida roja oscura y usó la habilidad ‘Carga’.

Esa Bestia Podrida de color rojo oscuro era un veterano.

Brendel respiró hondo. Una bestia podrida veterana tenía una fuerza de 4.7 que superaba incluso a una gárgola. El poder de una criatura de primer grado no era fácil de engañar. Pero de repente notó algo extraño.

[Una bestia veterana debería haber arrastrado fácilmente a Freya. ¿verdad?]
Brendel usó a la bestia podrida joven como plataforma y salto sobre de ella, realizo una pirueta en el aire y su habilidad se activó, su velocidad sobre las rocas, solo dejaron una imagen borrosa.

Decenas de metros fueron cubiertos en un segundo.

«¡Suelta tu bolso, Freya!»

Ella se aferró y agitó su cabeza desafiante. Su mano agarrada cerca de una roca, no aguanto mucho más tiempo. Y Uno de sus dedos se resbalo.

Pero antes de que soltara sus dedos por completo, apareció.

«¡Baja la cabeza!» Gritó, y sacó la espada de su bolsa, e inmediatamente cortó la correa que la Bestia Podrida Veterana estaba sujetando.

La figura de color rojo oscuro con forma semi-humana perdió inmediatamente su equilibrio y cayó hacia atrás. Intentó recuperar su estabilidad agarrándose de algo, pero Brendel lo pateo rápidamente con una patada, y cayó hacia atrás al profundo hueco en el valle.

Las bestias podridas eran resistentes, por lo que a pesar de caer, no morirían, pero ciertamente no subirían fácilmente de nuevo. Brendel finalmente se relajó después de verlo desaparecer en la oscuridad. Sin embargo, giro su cabeza y su tono de voz se llenó de enojo: «¡Estás tratando de morir!»

Freya levantó la cabeza y lo miró con ojos brillantes. Probablemente no esperaba que él se pusiera tan furioso, mordiera sus labios, y volteara la cabeza obstinadamente.

Quería continuar con sus regaños, pero se detuvo cuando vio que sus manos estaban llenas de moretones y sangre. Además, su peligrosa situación seguía sin resolverse. Suspiró, la levantó y le dijo: «Tengo muchas cosas que preguntarte, pero hablaremos más tarde. Romaine sigue esperándonos allá arriba.”

«De acuerdo.”

A la hora de girarse y regresar, observo dos luces doradas entrando en su pecho. Dos XP. Con la cara llena de asombro todavía, noto que Romaine se acercaba a ellos con su falda sujetada con una mano mientras llevaba la Espina de Luz con la otra. Pensó que la otra bestia podrida pudo haber sido asesinada por ella.

«¿Por qué bajaste?» Brendel sintió de repente el impulso de darle una bofetada en la cabeza.

«He pensado seriamente durante un tiempo, Brendel, pero creo que no tengo los medios para defenderme.»

Se quedó sin habla durante un tiempo.