TAS – Capítulo 13

0

Capítulo 13 – El punto de partida de Brendel.

[¿Debo saltar el pueblo verde? No, eso no es posible.]

Brendel sentía y sabia algo en su interior que tendría un gran impacto en sus planes futuros. Independientemente de las reservas de alimentos o demostrar que estaba en condiciones de irse, tenía que entrar en el pueblo que podría ser invadido por las tropas de Madara.

Así que primero trató de hablar con palabras: “Si no voy, ¿cómo Sabrán por dónde empezar? Entrar furtivamente y buscar no son cosas que puedan hacer en el primer intento, y necesitan de un plan detallado y una investigación antes de entrar.”

Las habilidades ‘Sigilo’ y ‘Busqueda’ son las habilidades especiales de las personas que se han entrenado mucho tiempo en las sombras, por ejemplo, como las profesiones ‘Nightingale’ y ‘Hunter’. Como un guerrero, Brendel no entendía sus capacidades demasiado bien, pero había participado con esos jugadores antes y terminado misiones juntos. Su experiencia por si sola habría triunfado sobre la experiencia de toda la milicia aquí.

Freya todavía no estaba de acuerdo. Comprendió sus palabras, pero las heridas de Brendel eran demasiado graves en sus ojos.

“Dinos qué debemos hacer y por favor déjanoslo a nosotros.”

Brendel no se sorprendió de la negativa de Freya. Él rompió en una amplia sonrisa con sus caninos mostrando cuando sabía que tenía que confiar en su método habitual de persuasión. Algo que sólo podía pertenecer a la sabiduría de un guerrero.

“Romaine.”

“¡Sí!”

“Dame tu espada.” Él mostro su palma abierta.

“Aquí, Brendel” Romaine tomó su espada con ambas manos y se la pasó con confianza.

“Mis agradecimientos.”

Brendel tomó la espada y respiró profundamente para ajustar su mentalidad a su condición máxima.

Tenía un estatus débil porque su HP estaba por debajo del 40%, y el veneno en su cuerpo le quitó otro 20% de su fuerza. Ahora sólo podía usar 0,6 oz.

El equivalente aproximado de un joven de catorce años.

“Ya no queda mucho tiempo, así que para demostrar que tengo la capacidad de participar en esta expedición, utilicemos un método antiguo para decidir asuntos”. Sacó la espada de la vaina. “Una conversación entre luchadores.”

Nuestro protagonista examinó sus alrededores. Todo el mundo parecía tener una expresión de que de alguna manera habían oído mal a Brendel. Madre Marsha, Freya es la número uno indiscutible de combatiente de espadas en este escuadrón, incluso Irene fue derrotada por ella.

“Este hermano de aquí, ¿realmente sabe lo herido que se encuentra en este momento?” Esta pregunta surgió de sus mentes al mismo tiempo.

“Brendel, deja de bromear.” Freya empezó a enfadarse. Tenía bastante confianza en su habilidad para usar la espada, ¿acaso Brendel realmente se asemeja a un veterano que sobrevivió a la guerra de noviembre, para poder derrotarla bajo su condición actual?

Brendel no dijo nada más, pero tomó una postura que decía ‘En guardia!’.

La chica de cola de caballo casi sopló su mechón. Había pensado que ya debería haber conocido sus límites, pero las cosas no iban como esperaba. Apretó los puños y decidió enseñarle una lección a Brendel.

Freya levantó la espada hacia arriba y mando un corte vertical hacia Brendel. Sus fundamentos básicos eran formidables, su brazo sosteniendo la espada era firme, y había un sonido de canto de su hoja mientras cortaba a través del aire.

Brendel invirtió su hoja y la paró en respuesta. La inmensa retroalimentación de su espada casi dislocó su mano, pero él inmediatamente colocó su hoja verticalmente y cortó sobre la espada de Freya. La fuerza del joven era ciertamente baja, pero sorprendió a Freya cuando su espada ya había alcanzado su armadura, cuando el ni siquiera había entrado en su rango para atacarla.

Aunque no estaba dispuesta a retirarse, sólo podía retroceder.

Era un hecho de que ella sufrió una desventaja. La técnica de Brendel era muy famosa en la profesión de guerrero, y provenía de la espada de Kirrlutz. En el juego, se llamaba [contador de Kador]. Era una técnica de gran habilidad, y aunque Brendel sólo podía mostrar parte de su destreza, era más que suficiente para detener a Freya, que en la actualidad no era más que una novata en sus ojos.

El precio para aprender esa técnica eran dos barriles del vino negro de Madara. Lo había aprendido de un mercenario, y parecía que el vino valía la pena.

Freya retrocedió rápidamente para manejar los rápidos contragolpes de Brendel que siguieron. Trató de forzarlo a que se pusiera en contacto con sus espadas, golpeándolo horizontalmente. Su reacción era muy rápida, pero su ejecución estaba llena de aperturas. Brendel ya había predicho su movimiento y dio un paso atrás para evitarlo. Cuando vio cómo evadió su ataque, la larga espada ya se encontraba apuntado hacia su pecho.

Freya apretó fuertemente los dientes con frustración y giró la espada para golpear la espada de Brendel y defenderse. Pero para Brendel, su ataque ya se había convertido en una especie de broma, y ​​ella hizo girar su espada porque no quería admitir la derrota. Se inclinó ligeramente hacia atrás y cayó al suelo mientras perdía el equilibrio.

El polvo volaba por todas partes.

“Parece que ya te he convencido.” Brendel enfundó la espada y dijo simplemente.

Freya levantó la cabeza con incredulidad.

No era sólo ella, todo el grupo de la milicia excepto Romaine, se encontraban con los ojos anchados en incredulidad. ¿Es un estilo de espada que enseña una milicia? Puede que ni siquiera pierda con los veteranos del ejército regular?

“¿Cómo?”

“No hay nada extraño en ello. Soy el mejor espadachín de todo el 33º lote de la milicia de Bruglas.” Brendel contestó al azar: -“ Tu turno, pequeño Fénris. Vamos a hablar de tus problemas.”

La cara del pequeño Fenris ​​se volvió grisácea y sacudió rápidamente la cabeza: “y-yo no creo que deba ir. El resto de ustedes pueden seguir adelante.”

Este mocoso. Brendel sacudió la cabeza.

………….

Después de instruir al escuadrón la hora y el lugar en el lugar acordado para reunirse, Brendel, Irene y Freya rápidamente se marcharon. El tiempo era corto, y tenían que luchar por cada segundo.

El pueblo verde estaba al este del Lago de Cristal, y la distancia no era muy lejos. Cuando se acercaron más hacia su dirección, pudieron ver el cielo oscurecido debido a la espiral de humo a través de las brechas de las hojas gruesas. Parecía que era un mal presagio.

Según el aporte de Brendel, estaban en el lado norte del pueblo donde Madara lo había ocupado recientemente. El estado del pueblo les demostró que tenía razón. De hecho, las tropas de Madara habían pasado por aquí, dejando restos calcinados por todas partes.

Cuando Freya miró el humo de los restos ardientes, su última esperanza se desvaneció. Las tropas de Madara habían avanzado ante ellos, y parecía que era un sueño lejano llegar hasta la fortaleza Riedon. Miró a Brendel y se preguntó qué pensaría ese joven en este momento.

Brendel se escondió en un árbol y observó a los soldados esqueléticos. Entonces comenzó a contar los árboles que eran más cortos que los medianos. Cuando contó hasta doce árboles, tomó nota mental de cómo se veían.

En ese pueblo verde, había una llave enterrada bajo el duodécimo árbol en un lugar específico. Era una misión en solitario dentro del juego que le permitiría entrar en una tumba.

Empezó a recordar algunos detalles sobre quién cavó la tumba; ¿Creo que era algún sacerdote? Pero ese recuerdo no importó mucho. Lo importante era que esta tumba perteneciera a un caballero de la catedral sagrada, y si la realidad coincidía con el juego de fantasía, habría un gran botín dentro de él.

Sin embargo, lo que realmente buscaba era la espada ‘Espina de luz’ dentro de la tumba.

Era un artefacto raro que había sido infundido con el atributo ‘Santo’.

¡Si pudiera usarlo, se convertiría en un asesino de no-muertos imparable! Aunque, sólo era creía que sería en su mente.

Después de confirmar la ubicación, Brendel se giró y señaló la zona fuera del bosque: “¿Ves eso?”

“¿Qué?” Ambas lo miraron perplejas.

“El número de esqueletos en cada unidad de patrullaje. Dos veces, cuatro veces. Parecía que hay dos escuadrones de Madara en el pueblo. “Nuestro protagonista dijo con la visión de su abundante experiencia: “De veintidós a veinticuatro esqueletos, más dos necromantes “.

“Que son muchos!” Irene se alarmó.

“Todavía no es el peor de los casos. El problema es cómo están controlando el cementerio y la plaza. Los necromantes utilizan un hechizo de invocación, y obtiene un suministro interminable de soldados. En ese punto es donde tenemos que tener cuidado.” Brendel continuó.

“¡Están profanando a los muertos!” Freya apretó sus puños con furia.

“En efecto, pero tienen el poder de hacer algo como eso.” Suspiró y señaló otra sección del bosque: “¿Allí, ves esa granja? Usted puede colarse haciendo uso de las vallas y la sombra de los árboles. Debería haber una bodega en la granja que probablemente aún no haya sido quemada. No debería ser demasiado difícil de encontrar, y podrás esconderte allí. Cuando el cielo se vuelva un poco más oscuro, podemos empezar a actuar.”

Ella asintió inconscientemente antes de darse cuenta de que algo estaba mal: “¿Cómo sabes todo esto?”

“Me quedé aquí por un tiempo” respondió Brendel naturalmente. Él no mintió. Excepto que se quedaría haciendo otras cosas en ese lugar.

“Entonces, ¿qué se supone que debemos hacer después de esperar?” preguntó Irene.

“Sólo espérame allí, e iré a buscarte un poco más tarde. Esos monstruos están concentrando sus esfuerzos para convocar a nuevos esqueletos, y no deben estar buscando activamente sobrevivientes. Si realmente buscan sobrevivientes, deben vigilar los latidos de su corazón y respiración, ya que los no-muertos pueden ver su fuerza vital.” Brendel les explico en detalle.

“Espera, ¿no vas a ir con nosotras?” Freya estaba lo suficientemente entusiasta como para no dejar que ese punto fino se deslizara.

“Tengo algo que necesito hacer por mi cuenta.”

“Tú …” Ella quiso discutir, pero vio cómo el joven estaba acariciando su espada. Significaba, [No olvides que has sido convencido por mí.]

“Pero, ¿cómo podría esa lucha contar en esto?” Freya quiso discutir, pero Irene le tomó el brazo para advertirle de la nueva patrulla esquelética entrante.

“¿Confías en mí?”, Preguntó Brendel en un susurro.

Freya sacudió la cabeza, luego vaciló y asintió.

“Entonces el asunto está cerrado.” Se paró rápidamente. “No te preocupes. Volveré sano y salvo.” Dijo con seriedad.

Freya lo miró con sus palabras pegadas en la punta de su lengua. Pero Irene se la llevó finalmente en reticencia. Brendel las observó esconderse bajo el espeso follaje y la larga hierba, avanzando lentamente hacia su destino. Cuando finalmente entraron furtivamente en la granja, exhalaron aliviadas.

Brendel se volvió y siguió observando el parche de árboles cortos. La tensión le envolvió. Esta era la primera vez que se arriesga por sí mismo en este mundo. Podría parecer que no era diferente en su mundo anterior, pero sólo había una muerte esperándolo si fracasaba aquí.

Estaba más que dispuesto a ir con Freya, pero ¿cómo le iba a explicar que sabía lo de la llave? No podía decirles que la enterró allí, esa terrible mentira probablemente no podría engañar a Irene, sin mencionar a Freya, que era tan aguda como una aguja.

Después de sopesar todas las opciones, decidió moverse solo.

“No hay nada de pensar en ello, Brendel. Basta de pensar en ello como abrir una cuenta nueva para subir de nivel.” Se frotó la sien y se animó para avanzar hacia delante.