SSS Capítulo 33

0

Espada Roja (3)

Corrí.

¿Pensaste que no podrías controlar la Torre sin Yoo Sooha? ¿Tenía que ser él?

El ogro abrió mucho los ojos al verme en el aire. 

El monstruo intentó usar su garrote.

Pero fue demasiado tarde.

¡No me hagas reír!

Yo les mostraría.

Limpiaré el escenario del piso 20 en lugar del Emperador de la Llama.

Y no solo el escenario del piso 20. 

El 30 también.

Incluso el 40.

Y el 50.

El 60, 70, 80 y 90. 

Incluso el piso 99.

¡Hasta el piso 100!

Hasta que estuviera en la cima.

¡Te mostraré!

| Tu existencia se vuelve más clara. |

Balanceé mi espada.

| El nivel del cazador Kim Gong-ja está creciendo. |

La hoja cortó con precisión el cuello del ogro.

La sangre salpicó por todas partes.

El cuero era bastante firme, pero no más afilado que mi espada. La línea de vida del monstruo era gruesa, pero no tanto como mi Aura. 

El ogro azotó su brazo incluso en el último momento. ¿Se sintió agraviado? No necesitaba sentirme sorprendido. Ataqué de nuevo.

| Tus espacios de habilidad están aumentando. |

| Ahora tu rango de cazador es Clase D. |

El cuello del ogro se partió. 

Un momento después de eso, el cuerpo del monstruo cayó.

| Que la suerte te acompañe. |

El polvo rojo voló.

-Krrrrrr…

-¡Kiii, gi! Giiiiii.

Podía ver monstruos. Los cuales habían estado corriendo de cabeza contra las murallas rotas de la ciudad habían comenzado a dudar. Estaban asustados después de ver caer al que tenía el tamaño más grande..

Silencio.

Aparte del sonido de la lluvia cayendo, estaba en silencio. Los soldados en la muralla de la ciudad me miraron y los monstruos del Rey Diablo se retorcieron. Todo estaba en silencio. Estaba parado solo por mí mismo. 

Felicidades.

Bae Hu-ryeong sonrió.

Han pasado 30 segundos. 

Entonces, alguien pasó a mi lado. 

Podía saber quién era con solo mirarle su espalda. El cazador más fuerte de la Torre sacó su espada.

Decenas de goblins perdieron el cuello y decenas de orcos perdieron sus espaldas. Y decenas de líneas de sangre se derramaron como una.

Un segundo. Dos segundos. Tres segundos.

Fue solo un momento, pero lo vi. La sangre que emanaba del cielo era más oscura que la lluvia.

“…..”

El Santo de la Espada lentamente me miró, dándole la espalda a los charcos de sangre que creó. Abrió su boca.

“−−”

No entendí lo que dijo.

Mi tiempo seguía siendo lento.

“Mm.”

¿Se dio cuenta de que mi condición no era normal?

Sonrió y esta vez habló con Aura.

“Fue increíble.”

El anciano levantó su espada.

Llovió.

La lluvia era roja, así que después de que el agua cayó, la espada también estaba roja. 

“Mi nombre es Marcus Calenberry. Joven.”

Me di cuenta de que estaba tratando de ser cortés. 

“…”

Cerré mi boca. 

Esta fue la segunda vez que un cazador de rango 1 me dijo su nombre.

La primera vez fue cuando estaba en el primer piso.

El Emperador de la Llama inclinó mi cabeza hacia atrás y susurró.

“Mi nombre es Yoo Sooha.”

“Adiós.”

Morí ese día.

Escuché un nombre por segunda vez hoy. Eran diferentes nombres y diferentes personas.

De repente, se me ocurrió que yo también era diferente. 

Y pude hacer algo que no pude hacer la primera vez. 

“Mi nombre es Kim Gongja. Señor.”

Hoy. 

Dije mi nombre. 

Cayó la lluvia.

El fuego quemó todo a su paso y la lluvia tuvo que caer del cielo. 

“Mm.”

Siguió cayendo.

Había un anciano parado en medio.

Él asintió con la cabeza hacia mí.

“Luchemos juntos, joven.”

El cazador de rango 1.

El Santo de la espada.

El Gran Maestro de los Caballeros del Imperio Aegim.

Una alianza. 

“¡Ahahaha!”

Cayó la lluvia.

“¡Mm! ¡Siento llegar tarde!”

Con el sonido de los charcos salpicando, la risa se acercó a nosotros.

“Podría haber venido más rápido. ¡Supongo que no es fácil liderar una legión!”

El orador tenía un brazo. Era un camino donde todo estaba estropeado. El hombre de un brazo se mantuvo firme.

“Gracias. Cazador Kim Gongja.”

El Cuestionador Hereje se arregló la gorra con la mano que tenía.

Cayó la lluvia.

A lo lejos proveniente de detrás del Cuestionador Hereje, algo se acercó a nosotros. 

“Nos encargaremos con el tiempo que consiguió para nosotros.”

Miles de soldados. 

Los soldados del imperio saltaban por los agujeros más allá de los charcos. No, incluso hubo quienes no eran soldados. Eran ciudadanos que no tenían armadura. 

“Es la orden del General Supremo. Todos.”

El Cuestionador Hereje sonrió.

Gritaron miles de soldados y diez mil ciudadanos.

“Derrota a los bastardos que le enseñaron los dientes al imperio.”

El cazador de rango 4.

Maestro del Templo de los Diez Mil, Cuestionador Hereje. 

El General Supremo del imperio.

“¡Whoooooooo!”

Cayó la lluvia. 

Los monstruos que venían como granizo se detuvieron. Dudaron. Se invirtieron los papeles. El agua comenzó a fluir hacia atrás desde donde se rompieron las murallas de la ciudad.

“¡El dios está con nosotros!”

Cayó la lluvia.

“¡Viva el Imperio Aegim!”

Cayó la lluvia.

Ah.

No podía saber cuándo había comenzado a fluir con el agua. Probablemente fue por mi Aura. Corría como una pequeña gota en el agua.

Los refugiados de otros países levantaron sus lanzas desde mi izquierda. Los granjeros del imperio levantaron sus rastrillos a mi derecha. Cuando miré hacia atrás, los cazadores como yo estaban corriendo. 

Un cazador que vi alzó su espada.

Seguían diciendo algo, pero,

“—-.”

“——!”

Yo no les entendía.

¿Fue por la lluvia? ¿O la gente gritando? Oh, ¿Fueron los gritos de los monstruos? ¿Porque el tiempo se ralentizó? ¿Fue porque me convertí en una pequeña gota de agua fluyendo con ellos?

O fue porque estaba blandiendo mi espada.

“¡…!”

Adelante.

“——.”

Aún más adelante.

Hasta que el agua cubrió todas partes donde estaba el fuego.

Solo un poco más adelante.

“Oye.”

Algo tocó mi hombro. Atravesó las diez mil voces y me dijo algo. Fue un tuerto. 

“Buen trabajo. Debería haber venido antes. Llegué tarde porque estaba sacando a los miembros del gremio. Pero no te preocupe. Te mostraremos por qué nos llamamos Chen Mu-mun de ahora en adelante… ”

Pausa. 

“······.”

Dejó de hablar. ¿Por qué? Se detuvo y me miró a los ojos con su único ojo.

“No estas escuchando. ¿Estás inmerso? Bien. Me gusta.”

Se río.

“Oye, mi nombre es Liao Fan. No puedes oír, pero no importa…  Salvaste mi vida en la sala de recepción hace poco. No puedo olvidar una deuda como el Maestro de Chen Mu-mun, ¿verdad? Solo corre con los ojos hacia adelante. Tomaré la izquierda. Este es un gran beneficio. ”

Levantó su espada.

“Nadie que estuviera a mi derecha jamás murió.”

Cayó la lluvia. 

“Vamos. Técnica sagrada. ”

Balanceé mi espada.

“Yo te protegeré.”

El agua se volvió aún más violenta.

Fluyó violentamente. 

“¡Siento llegar tarde! Estaba ocupado buscando al Emperador. Lo encontré, pero ya había cometido suicidio. Será difícil usar su autoridad. Lo siento.”

“Está bien. No necesitamos reunir más personas. Señorita Crusader, usted también debería luchar.”

“Por supuesto. ¿Hm? ¿Por qué el cazador Kim Gongja… ”

“No lo molestes.”

Cayó la lluvia. 

“Este tipo. Está pasando el mejor momento de su vida.”

Cayó la lluvia. 

-Cosas lamentables. 

-Aunque se diera tiempo, ¿pensaste que era para ti?

-Incluso el poder de la diosa que te protege se ha ido. Ya no hay dios en el imperio. ¿Qué esperaban? ¿Lo intentarán ustedes mismos? Bien.

La risa vino con la lluvia.

-Mira.

Una luz roja. 

Sin embargo, había cosas que me bloqueaban.

Y hubo muchas. 

“¡Oye, Bruja! ¡Deshazte de ellos rápidamente!”

“Lo sé. No los dejaré ir dos veces. ”

“¡Vejestorio! ¡Tú y yo deberíamos cortarlos cuando la Bruja los disperse!”

“Puedo hacerlo solo.”

“¡Están empezando a venir, todos!”

Cayó la lluvia.

“-Dispersión.”

6 rayos de luz brillaron. Era la luz de los espejos. La luz roja se deslizó en contra del espejo. El primer, segundo y tercer espejo se rompieron. Pero el cuarto espejo continuó reflejando la luz roja. 

“¡Santo de la espada! ¡Serpiente venenosa!”

Algo gritó.

“Hup.”

Se escuchó el sonido de la respiración. 

“¡Yaaaaaa!”

Y el sonido de la exhalación.

El cielo se partió. 

Incluso la luz roja se partió. Estaba claro que el océano se estaba partiendo en dos. 

Cinco voces diferentes seguían parloteando. 

“¡Mira! ¡Mira! ¡Todavía tengo un tiempo antes de morir!”

“Sigues parloteando.”

“¡Este es el momento!”

Y una voz susurró entre ellos. 

“Voy a transportarte junto al Rey Diablo. ¡Todos a mi alrededor!”

“¡Con rapidez! ¡Si el Rey Diablo vuelve a convocar monstruos, volveremos al punto de partida!”

Cinco voces se superpusieron. 

Se reunieron en un solo lugar.

“¡Kim Gongja!”

Alguien extendió su mano.

La lluvia les caía por sus caras.

“¡Agarrate!”

“······.”

“¡Date prisa, no hay tiempo!”

En ese momento. 

El tiempo que parecía una eternidad fue liberado.

Podía ver a la gente a mi alrededor.

Podía escuchar los sonidos a mi alrededor. 

Eso no fue todo. Los recuerdos de dónde estaba y cómo llegué aquí inundaron mi cabeza.

Fue en el medio del campo de batalla. 

Los soldados y los ciudadanos alejaban a los monstruos. Los cazadores salían interminablemente de las murallas de la ciudad rota. 

“¡Cazador Kim Gongja!”

Estábamos al frente. 

Desde aquí hasta el Rey Diablo, estaba vacío. Los monstruos llegarían pronto, pero no ahora. 

“¡Date prisa!”

Fue un poco irónico. 

El Cuestionador Hereje estaba en la espalda de Serpiente Venenosa. Serpiente Venenosa sostenía el brazo del Santo de la Espada. El Santo de la Espada tenía su mano sobre el hombro de Crusader. Crusader sostenía la mano de la Bruja. 

“… sería fantástico si tomara una foto de esto y la pusiera en línea.”

Mientras pensaba en ello, la Bruja gritó. 

“¡Apúrate! ¡Si no te agarras, te dejamos aquí!”

La Bruja estaba extendiendo su mano hacia mí.

Ahh.

Y me di cuenta. 

Esta escena desaparecería pronto. 

Incluso la discusión que el Santo de la Espada y yo tuvimos. 

Cómo el Santo de la Espada retiró su espada. 

Y cómo inclinó la cabeza hacia mí, disculpándose.

Cómo Cuestionador Hereje había matado a esos inocentes cazadores.

La pelea entre ellos. 

Todo desaparecerá.

Todo. 

Como la lluvia que caía a cántaros.

Esa gente no lo recordará.

Sin embargo. 

—¿Qué estás haciendo, compañero?

Eso estuvo bien. 

Tienes que ir a buscar a los monstruos, chico.

No desaparecería solo porque no fue recordado. 

Tenía una espada.

Este lugar tenía a alguien que murió en el primer piso. Había un fantasma que murió en el piso 99. Nadie sabía de sus muertes. Pero nosotros dos todavía estábamos aquí.

“…bueno.”

Si regresáramos, no se resolvería nada. 

El Santo de la Espada dudaría de mí, y los cazadores sospecharían unos de otros cuando llegara el momento de elegir recompensas.

“Vámonos.”

Pero era un poco más fuerte. No dejaría morir a gente inocente. No miraría mientras la Condesa moría y nuestra conexión con el exterior se cortaba. Ahora incluso sabía un poco quién era el traidor. 

Estaba seguro.

Lo haría mejor. 

“¡Bueno!”

La Bruja me tomó la mano con fuerza.

“¡Teletransportación!”

Al momento siguiente, saltamos desde el aire. Los cinco aterrizamos al mismo tiempo. Frente a nosotros, el Rey Diablo estaba de pie con su espada.

-Que divertido.

Él era una espada. 

Era como una sombra en la forma de un humano. 

-Guerreros de la diosa, ya veo. 

Tenía rostro, pero sin expresión. Tenía brazos, pero sin manos. Tenía piernas, pero sin pies, y parecía que se caería en cualquier momento. 

No. En realidad, se estaba cayendo. El cuerpo del Rey Diablo continuó fluyendo hacia abajo. 

El dueño de las pesadillas. 

La sombra en movimiento.

-Guerreros. ¿Sabían que hay un traidor entre ustedes? Ya saben, pero todavía estás tratando de confiar el uno en el otro. 

¿Había alguna razón para escuchar más?

Por lo que pude ver, no había ninguna.

Corrí con mi única espada. 

“¡¿Kim Gongja?!”

Escuché una voz sorprendida detrás de mí. 

“¡No! ¡Espera! ¡No puedes ir solo! Todos tienen que trabajar juntos para… ”

Lo siento. 

Te veré en mi próxima vida.

Aunque hoy no lo recordarás.

-Oho.

El Rey Diablo me sonrió corriendo solo hacia él. 

-Que tonto. 

Fue una sonrisa extraña. No había ojos ni boca en su rostro, por lo que parecía que fluía de su piel. 

-Has venido a matarme, guerrero.

Blandió su espada. 

Era algo que nunca hubiera podido bloquear. 

Antes de que la espada llegara a mi cuello.

“No.”

No pretendí bloquear el ataque.

Fue innecesario. 

En cambio, cortésmente levanté mi dedo medio.

“Vine a ser asesinado. Hijo de puta. ”

Te veré en mi próxima vida también. 

Fue breve, pero definitivamente vi la sonrisa del Rey Diablo endurecerse.

“¡…!”

“-Ja, – !?”

Pronto, no escuché nada. 

Mi conciencia se desvaneció. 

Todos mis sentidos se detuvieron. 

Solo sentí la lluvia en mi rostro hasta el último momento. 

Luego.

| Has muerto. 

Las habilidades del Rey Diablo de la Lluvia Otoñal se están copiando al azar. |

Bien.

| Se están creando tarjetas de habilidad. |

Era el momento de la segunda ronda.