SSS Capítulo 31

0

Espada Roja (1)

Tan pronto como salí del palacio, se convocó a los cazadores restantes.

“Whoa. ¿Dónde está esto?”

“Menos mal que no es un puerto desordenado.”

Los cazadores miraban alrededor como si fueran turistas.

“¿Eh, esto es lluvia santa? El color es…”

“¡Ve debajo del techo! ¡Apúrate!”

“Oye. Dice elegir un rol como recompensa.”

“¿Rol? ¿Qué es eso?”

Los cazadores no entendieron la situación. ¿Fue por qué llegaron más tarde que nosotros?

Incluso los de más alto rango sospecharon y pelearon entre sí.

3 personas habían muerto solo porque tenían dudas. ¡Qué mal sería para los cazadores restantes! No se podía esperar mucho de los cazadores que acababan de entrar al escenario.

“No hay tiempo para convencer a los jugadores.”

Porque el Ejército del Rey Diablo estaba llegando incluso ahora.

¡Primero tenemos que detener el ataque con los NPC!

Ignoré a los cazadores y corrí calle abajo. Se volvió aún más concurrido. Pero afortunadamente, tenía un mini mapa conmigo. Tome el camino más rápido hacia las murallas de la ciudad.

“Kim Gong-ja.”

Fue cuando salía del palacio. Que alguien apareció a mi lado.

“¿Bruja?”

“Llámame Maestra del Dragón Negro. No me gusta mucho mi apodo.”

La cazadora de rango 2 y yo corríamos juntos. ¿Tenía aura en los pies? Corría por las calles como si se deslizara por ellas.

“¿Por qué viniste aquí de repente?”

“…Es mi habilidad. Puedo teletransportarme a donde pueda ver.”

Era una maldita habilidad tramposa.

Oye. Zombie. ¡Deberías morir por esta tipa una vez! ¡La transferencia de teletransportación esta activada! No sé de nadie más, pero si es de esta mujer, lo reconoceré. ¡Muere rápido!

Ignoré lo que Bae Hu-ryeong dijo y pregunté.

“Entonces, ¿Qué estás haciendo aquí y no en las murallas de la ciudad?”

“Vine a buscarte. Obviamente.”

Ella respondió sin emoción. Estábamos corriendo, pero ella no parecía cansada en lo absoluto.

“Lo vi en el piso 11. Tienes una espada que funciona con los NPC, ¿verdad? No sé que tipo de espada es, pero puede levantarles la moral. Lo que necesitan no es a mí, si no a ti.”

Ella me miró.

“De acuerdo.”

“¿Qué?”

“Acuerda que te teletransportarás conmigo. Si no, no puedo teletransportarte. Ese es el límite de mi habilidad.”

Estaba un poco desconcertado.

“Espere. La transferencia de teletransportación debe ser al menos una habilidad de clase S. ¿Está bien que reveles sus límites así? Es tu arma secreta”.

“Que gracioso.”

Ella se secó la frente. Sobre nosotros, la lluvia roja caía sin cesar. El cabello estaba pegado a su frente blanca a causa de la lluvia.

Sus ojos negros me miraron.

“Como dijiste, soy el canciller de este imperio. ¿No es natural que un canciller revele su arma secreta?”

“…”.

“No hay tiempo. No importa cómo lo hagas, así que acepta rápidamente.”

Asentí con la cabeza.

“Estoy de acuerdo con el uso de la habilidad de la Maestra del Dragon Negro.”

Fue en un instante. La bruja tomó mi mano derecha. Apretón. Su mano mojada cubrió la mía. Sus dedos se entrelazaron con los míos para no resbalar con la lluvia.

“¿Eh?”

“Hay otro requerimiento.”

La Bruja susurró mientras sostenía mi mano.

“Transferencia.”

En un abrir y cerrar de ojos, estábamos encima de las murallas de la ciudad.

Como esperaba, fue un desastre. Se acercaban monstruos, pero los soldados no se defendían. No, no pudieron. Se escondían detrás de las paredes o rezaban a su dios.

“Es el final…”

“Dios, por favor, compadécete de nosotros y…”

“Sniff sniff”

Los NPC no eran diferentes a las personas que estaban vivas. Incluso si fueran ilusiones, el miedo que sentían era real.

“Maestra del Dragon Negro. Gracias por traerme aquí. Desde ahora…”

“Espere.”

La Bruja suspiró.

“No puedo irme así después de mostrarle a mi junior un lado patético de mí.”

“¿Disculpe?”

“No me convertí en la Maestra del Gremio por nada.”

Respiró hondo y abrió la boca.

“¡Soldados del Imperio Aegim!”

Aura negra exudaba de su cuerpo. El negro era un poco más oscuro que el rojo.

“¡Levántense! ¿Qué están haciendo aquí? ¿Están pensando que las paredes de piedra los protegerán? ¿No saben que lo que protege al imperio no es ese montón de piedras, sino todos ustedes?”

Los soldados agachados detrás del muro levantaron la cabeza.

“¿Canciller…?”

“Es la Canciller.”

Para ellos, la Bruja tenía esa posición. Alguien la reconoció y lo que se dijo se extendió rápidamente como la lluvia que caía a cantaros.

Ella asintió con la cabeza.

“¡Levántate!”

Parecía enojada. Ella miró con esa emoción hacia la pared, y los soldados siguieron su mirada.

“¡Levántense, soldados del Imperio! ¡El último muro de Aegim! ¡Agarra tu escudo! Levanta tus espadas. ¡Hasta que no puedas! ¡Levántate por el imperio y por ti!”

La Bruja agarró mi mano.

“¡La diosa nos está protegiendo!”

Ella levantó mi mano derecha.

Me di cuenta de lo que tenía que hacer.

¡Kashing!

La Espada Sagrada salió de su vaina.

Levanté la espada en alto. Brillaba hasta las murallas de la ciudad en los rostros de los soldados.

“La espada del principio…”

“Es la Espada Sagrada. ¡La Espada Sagrada que la diosa ha probado!”

Y.

[La Diosa de la Protección expresa gratitud por tu elección]

[La Diosa de la Protección despliega lo último de su poder]

Había luz.

Nadie sabía de dónde vinieron esas cosas.

“Cosas lamentables.”

Solo que, cuando apareció, descendió una lluvia roja

“Cosas que no ven a los humanos como humanos.”

La sangre fluía.

“Matas humanos después de nacer como humanos. ¿Dices que ese el destino de los humanos? Creo que esos son los logros de una bestia salvaje. ¿Cuál es la razón por la que no debería matar bestias?”

Lluvia de pesadilla.

Vi el trauma del general cuando fui asesinado por el NPC en el piso 11. En esta, él estaba gritando.

No solo el general, sino los civiles

“¡Vuelvan!”

“Llueve otra vez…”

“¡Escapa hacia donde no llueva!”

Los países pequeños de las tierras rurales cayeron primero.

Después de eso, los imperios comenzaron a caer.

Otros países pequeños cayeron silenciosamente. Cada vez que una tierra colapsaba, la zona de seguridad de los humanos disminuía. La historia de esa especie se acortó cuando desapareció un rey.

Solo llovía a cántaros.

“Donde no llueve…”

Siguió cayendo.

“Es el final. El final.”

Sin detenerse.

“Diosa, por favor no nos abandones…”

La lluvia seguía..

Eventualmente, solo quedó una pequeña franja de tierra para los humanos, y una parte de la historia humana. Los historiadores utilizaron sus bolígrafos de forma preciosa. Aceptaron que escribían “y los humanos se extinguieron”.

Solo el imperio quedó en el continente.

“Cosas lamentables.”

El dueño de las pesadillas.

El rey de todas las criaturas demoníacas.

Y los últimos historiadores le dieron un nombre

“Se tragado por tu maldad.”

Rey Diablo.

 

Cayó la lluvia.

La luz brilló.

Gotas cayeron en el suelo y la luz se elevó hacia el cielo.

“Whoa…”

Donde era iluminado, la lluvia de sangre dejó de caer.

Los soldados miraron hacia arriba con rostros ensangrentados.

La lluvia se había detenido. 

“Diosa…”

Eso fue todo.

La sangre había dejado de fluir.

Y no era como si se hubiera detenido por completo.

Solo se detuvo donde brillaba la Espada Sagrada.

Fue un descanso ligero. Una pequeña luz.

“La diosa…”

“¡El dios está protegiendo el imperio!”

Sin embargo, hubo momentos en que las cosas pequeñas excitaban a la gente.

Les pasó a personas a las que solo le quedaban pequeñas cosas.

Esta tierra era la única zona de seguridad para la gente del imperio. Fue la última página de los libros de historia. Los ciudadanos del reino lo sabían, los generales lo sabían y los Directores de Seguridad y Educación lo sabían.

Por eso no había ningún NPC en la sala de recepción.

Porque el Canciller había dejado la política.

Porque el General Supremo había dejado el ejército.

Porque los Guardaespaldas ya no custodiaban al Emperador.

Porque los Caballeros no cumplían con su deber..

Era un imperio que todos habían abandonado.

Por eso la torre había elegido el imperio como escenario.

Como una finca del 10 piso con niños que todos habían abandonado

“¡Levántate!”

Gritó la Bruja del Dragon Negro.

Todos los soldados se pusieron de pie. Hubo algunos que se agarraron a la pared para ponerse de pie. Otros que apenas podían sostenerse con sus lanzas. Y algunos que se levantaron con la ayuda de sus compañeros.

“¡Levántate!”

Ella les ordenó por última vez. Sí, serían las murallas de la ciudad. Todos repitieron su orden como si estuvieran encantados.

“¡Levántate!”

“¡La Canciller está aquí! ¡Con nosotros!”

“¡La espada de nuestros antepasados nos protege!”

Y así, las murallas de la ciudad se convirtieron en murallas de la ciudad, las lanzas se convirtieron en lanzas y los soldados se convirtieron en soldados.

“¡Levántate, levántate rápido”

“¡Qué estás haciendo frente al Canciller!”

Los superiores golpearon las espaldas de los soldados. Todos se pusieron firmes y arreglaron sus cascos.

La lluvia roja cayó sobre sus cabezas. Pero ya no les cubría los ojos. Ellos miraron hacia adelante.

Suspiro…”

La Bruja suspiró silenciosamente.

El aura negra de su cuerpo se desvaneció lentamente. ¿Se fue por la borda? No solo había gotas de lluvia de sangre en su frente, sino también sudor.

“… ¿Qué? ¿Es la primera vez que ves a una ucraniana dar un discurso?”

“Uh…”

“En nuestro país, los rojos lo hacen.”

Ella levantó una esquina de su boca

Se dio cuenta demasiado tarde que estaba sonriendo.

“No me gustan los comunistas, pero son buenos para los discursos. Había cosas que podía aprender.”

“¿Perdón?”

“…No importa.”

Su rostro volvió a quedarse sin expresión. ¿Eh? No entendí lo que acababa de decir la Maestra del Dragon Negro.

Espere.

Bae Hu-ryeong se insertó en la conversación.

Creo que está avergonzada de que el chiste de su padre no haya funcionado.

Eh. ¿Fue un chiste?

No lo sé. Viendo la atmosfera, lo parece. Pero si reaccionas como lo hiciste… no importa. Zombie. No planees llevarte bien con ningún superior en una organización. Solo sé un cazador como eres. ¿Bien?  

No sabía de qué estaba hablando.

No lo sabía, pero una cosa estaba clara.

“Kim Gong-ja. ¿Qué vas a hacer a partir de ahora?”

La situación había mejorado un poco con su discurso.

“Tendremos que aguantar en las murallas de la ciudad.”

“Correcto.”

Entrecerré los ojos ante el horizonte rojo.

Innumerables monstruos rodeaban al Rey Diablo. Incluso si la habilidad de teletransportación de la Bruja me llevó allí, no había ninguna garantía de que el Rey Diablo me matará.

Primero, tenía que haber una confrontación 1:1 con el Rey Diablo.

“Necesitamos traer a los cazadores mientras los NPC aguantan. Entonces no volveremos a pelear. Si el Rey Diablo intenta meter más monstruos forzándolos a entrar en las murallas de la ciudad…”

“¿Las murallas de la ciudad?”

“Teletransporta al Rey Diablo frente a mí.”

La Bruja miró abiertamente mis ojos

“Comando.”

“Si.”

“¿Estás pensando en morir?”.

 

Notas:

Un cambio de nombre: Conde>Condesa 

Por si algunos no lo saben, esta novela obtuvo manhwa. Pueden leerlo en la web del scan “Traducciones amistosas”.