Against The Gods – 1244

0

Traducción realizada por Apple a través de su celular, con ayuda de Craxo, Lukis y Grindlow, esto lo hacemos por hobby y no para rivalizarnos con otras páginas que suban ATG y hay que aclarar que lo traducimos desde babelchain, por lo que tal vez haya algunas incoherencias.

Against The Gods  – 1244   –   La lucha continua

 

Todo el lugar estaba en silencio, sin que nadie hablara.

Los ojos de todos estaban llenos de miedo, como si estuvieran mirando a un monstruo que no debería existir en este mundo.

La cara de Luo Changsheng estaba tan pálida como una sábana mientras miraba fijamente a Yun Che, sin reaccionar en lo más mínimo a sus palabras.

El aterrador poder divino acababa de hacer que incluso los Emperadores  Divinos se sorprendieran tanto que sus corazones estaban a punto de estallar de sus pechos, sin mencionar a Luo Changsheng, quien acababa de entrar en el nivel del Rey Divino.

E incluso después de enfrentarse a un poder tan celestial, Yun Che todavía seguía vivo, de pie frente a sus ojos…

Nadie se atrevió a creerle a sus ojos, y estaban más dispuestos a creer que el Yun Che en su línea de visión era solo una ilusión.

«Luo Changsheng …»

La voz de Yun Che era tan profunda como el poder de la Novena Etapa de la Tribulación, sacudiendo las incontables almas temblorosas a su alrededor: «La batalla entre nosotros aún no ha terminado…»

«¡Sigamos peleando!»

Los ojos de Luo Changsheng se contrajeron, y sus labios empezaron a temblar. Parecía querer decir algo, pero no podía hacer ningún sonido.

» Hermano Mayor Yun Che, ¡ponte algo de ropa primero!»

«¡Qué vergüenza!»

En este momento, sonó la clara y melodiosa voz de una niña, y de inmediato, fue como si un claro manantial hubiera sido inyectado en un mundo caótico y sofocante, haciendo que los corazones y las almas de todos despertaran de una pesadilla.

El grito encantador de Shui Meiyin sobresaltó también a Yun Che, y solo ahora se dio cuenta de que en realidad estaba parado allí como llegó a este mundo, enfrentando a todos los seres vivos en la Región del Dios Oriental sin una sola prenda de vestir.

Con un rápido movimiento de su brazo, un nuevo conjunto de la Secta Fénix de Hielo ya estaba sobre su cuerpo. Las mangas de su túnica revoloteaban caóticamente debido a la electricidad que parpadeaba constantemente debajo de las prendas de vestir.

A pesar de que la piel de Yun Che era tan gruesa como la muralla de una ciudad y su corazón y su alma acababan de sufrir una metamorfosis, su rostro no pudo evitar calentarse con una capa de rojo en sus mejillas.

El grito de Shui Meiyin no fue simplemente un grito, fue el sonido de un Alma Pura, capaz de limpiar el corazón de cualquiera, permitiendo a todos recuperarse rápidamente del miedo provocado por la tribulación del trueno y el impacto que Yun Che había causado la alcanzar y sobrevivir la Novela Etapa de la Tribulación.

Los músculos en la cara del Emperador Divino del Cielo Eterno  claramente se contrajeron un poco. Extendió la mano en dirección a Yun Che, pero a mitad de camino, se retiró y dijo con el ceño fruncido: «Yun Che, tú …»

¿Por qué seguía vivo?

«¿Cómo demonios sobreviviste?»

Ellos habían experimentado personalmente el poder del rayo blanco.

La barrera protectora creada por las existencias más poderosas en la Región Oriental fue destrozada por el poder del Dao Celestial …

Aun cuando enfrentó tan solo las secuelas del ataque principal.

Si cualquiera se encontrará en el centro de la Energía Celestial al momento de la explosión, incluso un el Heraldo de Dios sería destruido instantáneamente por dicho poder sin ninguna duda.

Pero Yun Che, quien era solo un practicante del reino de la Divina Calamidad, quien acababa de luchar contra Luo Changsheng hasta el punto de casi morir con lesiones graves…

Él había sido completamente derrotado por Luo Changsheng sin ninguna posibilidad de contraatacar, ¿entonces cómo pudo haber sobrevivido a una tribulación de truenos tan aterradora?

No podía creerlo, definitivamente no lo creería, no importa cuánto lo intentara.

Era así de difícil de entender.

No solo Yun Che seguía vivo, ¡sino que no había una sola herida en todo su cuerpo!

La Novena Etapa de la Tribulación era realmente terrorífica, demasiado violenta. Desde la Primera Etapa de la Tribulación hasta la Novena Etapa por completa, había pasado menos de un cuarto de hora.

Y hace un cuarto de hora, todo el cuerpo de Yun Che estaba tan herido que casi no se podía encontrar un solo lugar que estuviera en perfectas condiciones …

En solo un cuarto de hora, incluso el Agua Divina Absoluta y la Gran Píldora de Oro, no lo habría recuperado a tal estado.

Además, los rayos pálidos que brillan en su cuerpo…

Ese era el relámpago de la Novena Etapa de la Tribulación. ¿Qué tan aterrador fue? No se podía describir con palabras, y aun así, el Emperador Divino del Cielo Eterno todavía sentía su corazón palpitando con rapidez.

Sin mencionar el cuerpo de Yun Che, incluso el traje que acababa de ponerse no recibió ningún daño en absoluto, parecía ser solo una simple luz, sin ninguna intención de matar. Sin embargo, cuando la mirada del Emperador Divino del Cielo Eterno se encontró con esta luz blanca, su corazón y alma se sacudieron con violencia, y el miedo se elevó en su corazón como si estuviera frente a aquel dragón.

«…»

Yun Che no respondió, ni fue capaz de responder.

El Emperador Dragón miró profundamente a Yun Che y dijo de repente: «La batalla entre Yun Che y Luo Changsheng se interrumpió debido a los Rayos de la Tribulación. Aunque Luo Changsheng ya había abandonado el área de la Arena del Dios Conferido debido a la interferencia de una fuerza mayor, no fue derrotado.”

«En otras palabras, la Batalla del Dios Conferido no ha terminado»

Emperador Divino del Cielo Eterno: “¿Qué quieres decir con eso?»

«La Novena Etapa de la Tribulación nunca fue vista antes. Esto significaba que el talento y el potencial de Yun Che no tenían precedentes, Sin embargo…En comparación con él, la batalla final de esta Conferencia del Dios Profundo es, sin duda, mucho más importante. En cuanto al resto, ¡se discutirá más adelante!»

El Emperador Dragón contestó suavemente.

Las palabras del Emperador Dragón se llenaron naturalmente con miles de palabras.

El Emperador Divino del Cielo Eterno estaba un poco aturdido. Luego asintió con la cabeza y dijo en voz alta: «¡Qu Hui!»

Después de todo, el Venerable Qu Hui es el Venerable Qu Hui. Bajo cualquier circunstancia, haría cumplir las reglas hasta el límite.

Con un destello de su cuerpo, llegó a la Arena del Dios Conferido destruido. Una luz profunda brilló en sus manos, y una barrera blanca pura se extendió instantáneamente desde su cuerpo, extendiéndose por 300 millas, cubriendo el agujero creado por la tribulación del trueno.

¡Formando una nueva Arena del Dios Conferido de 300 millas!

Con la fuerza del Venerable Qu Hui, este campo de batalla formado por profundas barreras de energía fue mucho más difícil de crear que la Arena del Dios Conferido anterior.

«Luo Changsheng, tu batalla con Yun Che no ha terminado todavía».

Los rayos de la Tribulación acaban de terminar, y ahora que se han disipado, era hora de continuar.

“Ingresa rápidamente al campo de batalla, o puedes optar por rechazar. ¡En ese caso, será considerado como derrota!”

La voz del Venerable Qu Hui seguía siendo tranquila e indiferente como antes.

El choque provocado por la Novena Etapa de la Tribulación estaba lejos de terminar. Antes de que la multitud pudiera recuperar el aliento, volvieron repentinamente su atención a la batalla de Yun Che.

Sin embargo, estas fueron las palabras del Emperador Dragón y la decisión del Emperador Divino del Cielo Eterno, y también era razonable.

Recordaron la escena de Yun Che siendo completamente pisoteado por Luo Changsheng en ese momento, y fue más bien como un sueño para todos ellos.

Innumerables miradas se volvieron hacia Luo Changsheng, pero este último no se movió por mucho tiempo.

«Luo Changsheng». Los ojos de Yun Che se entrecerraron cuando dijo en voz baja: «No puede ser que… ¡No te atrevas!»

Sin lugar a dudas, estas palabras provocaron despiadadamente a Luo Changsheng. Sus ojos, que habían estado muy abiertos durante mucho tiempo, se estrecharon repentinamente, y su pecho subió y bajó. Una leve sonrisa apareció en la esquina de su boca. «YO …»

Voy a…

Miedo.

«¿¡Tú qué!?»

«¡Changsheng!»

Luo Guxie lo agarró y dijo en voz alta: «El aura eléctrica en el cuerpo de Yun Che es extremadamente extraña, no …»

Sin esperar a que Luo Guxie terminara de hablar, Luo Changsheng se liberó, saltó y aterrizó frente a Yun Che.

Las miradas de los dos se enfrentaron, pero eran completamente diferentes a las anteriores. Esta vez, la mirada de Luo Changsheng estaba temblando sin control, con total falta de convicción y seguridad, mientras que la mirada de Yun Che era helada e indiferente.

Bzz…

Bzz…

Bzz…

El sonido de un rayo intermitente fue excepcionalmente penetrante. Luo Changsheng estaba a solo diez Zhang de distancia, y cuando su mirada se encontró con el rayo blanco, sintió como si su alma estuviera siendo perforada por innumerables agujas de acero.

Lo que era aún más extraño es que en realidad no podía detectar el aura de Yun Che …

No solo no podía sentirla, sino que tampoco podía sentir su fuerza vital.

Y no solo él, incluso su maestra Luo Guxie y los Emperadores Divinos no pudieron detectar el aura de Yun Che en lo más mínimo…

La capa de luz blanca que cubría su cuerpo aisló por completo la profunda energía y la energía vital de Yun Che, tanto que ni siquiera el sentido espiritual de los Maestros Divinos podían penetrar.

«…»

El pecho de Luo Changsheng comenzó a subir y caer más y más violentamente, y su corazón siguió latiendo muy rápido, como si quisiera salir de su pecho.

No hace ni un cuarto de hora, todavía estaba aplastando por completo a Yun Che, arrastrándolo a un callejón sin salida y pisoteándolo a su antojo. Pero ahora, su cuerpo y su alma estaban realmente aterrorizados de él de una manera incontrolable …

La enorme disparidad fue, de hecho, una gran desgracia.

Él era Luo Changsheng, quien se había convertido en el Rey Divino. ¡Era el Rey Divino más joven en la historia del Reino Divino del Este y el genio más destacado!

¿Cómo podía mostrar miedo delante de alguien que acababa de pasar por los Rayos de la Tribulación, alguien que había sido pisoteado por él hace unos minutos?

Además, ¡no podía retirarse o perder!

No importa qué…

¡No había ninguna razón para que se retirara o perdiera!

Retrajo a la fuerza sus pensamientos, se mordió la lengua con fuerza y enderezó con esfuerzo la cintura. Una huella de una leve sonrisa apareció en su rostro, mostrando desdén hacia su oponente. «Yun Che, realmente me has dado una gran sorpresa una vez más. Heh, Novena Etapa de la Tribulación, impresionante… ¡Increíble!»

Yun Che: «…»

“Tengo que admitir que, en el futuro, lo más probable es que me superes. Desafortunadamente, ese es el futuro. ” (Nt: ya estás muerto Changsheng, solo que no te han avisado)

Las esquinas de los labios de Luo Changsheng se curvaron en una sonrisa torcida …

Era como si le estuviera diciendo a Yun Che que el futuro era desconocido.

«Pero el actual tú, por otro lado… Sin mencionar la Novena Etapa de la Tribulación, incluso si es la décima, o incluso la centésima, eres solo una persona que acaba de pasar la tribulación y acaba de entrar en el Reino  Espíritu Divino. No serías tan ingenuo como para pensar que tienes las calificaciones para ser mi oponente, ¿verdad? »

Yun Che no dijo nada. Dentro de las profundidades de su indiferente mirada, una luz fría y penetrante de huesos brilló.

El Venerable Qu Hui frunció el ceño y agitó su brazo, «La batalla entre Luo Changsheng y Yun Che continuará. Las reglas son las mismas que antes, ¡la batalla comenzará!

El hecho de que «Yun Che está solo en el Reino Espíritu Divino inicial» ocupó profundamente los pensamientos en la conciencia de Luo Changsheng. Su mirada comenzó a volverse resuelta y casualmente extendió su mano a Yun Che, «Como Rey Divino, ni siquiera siento ganas de tomar la iniciativa para atacar a una persona en el Reino Espíritu Divino inicial. Ven, usa toda tu fuerza, déjame ver cuánto has avanzado en quince minutos.»

Yun Che todavía no dijo nada. Levantó lentamente la mano y extendió un dedo hacia Luo Changsheng.

¡Silbido!

Un suave grito sonó.

Un rayo de luz blanca salió disparado de sus dedos …

En un abrir y cerrar de ojos, atravesó el cuerpo de Luo Changsheng.

Luo Changsheng no respondió. Solo sintió que su pecho se enfriaba sin ninguna razón, y un dolor agudo lo asaltó. Subconscientemente bajó la cabeza, y solo entonces sintió de repente que su pecho tenía un agujero sangriento adicional.

Un agujero sangriento atravesó directamente su cuerpo.

Las pupilas de Luo Changsheng se redujeron de inmediato al tamaño de pequeños orificios, y todos los practicantes profundos alrededor de la Arena del Dios Conferido quedaron aturdidos en el acto.

Sin la más mínima oleada de energía profunda, y con solo un relámpago, el cuerpo de Luo Changsheng ya había sido perforado…

Este era el sentido divino y el cuerpo de un Rey Divino contra alguien que había pasado a través de la tribulación hace 15 minutos, pero Luo Changsheng no tuvo la menor oportunidad de reacción. Su profunda energía parecía inexistente, y ni siquiera se emitió un sonido que indicó cualquier rastro de lucha para evitar aquel resultado.

La sangre finalmente brotó, y Luo Changsheng gruñó mientras presionaba su palma firmemente contra la herida …

Este agujero sangriento no era grande, y para un Rey Divino, no podía considerarse una lesión grave. Sin embargo, causó un daño devastador en la mente y el alma de Luo Changsheng.

El dedo de Yun Che giró ligeramente, y brilló con un rayo.

¡Explosión!

Otro agujero sangriento que atravesaba su cuerpo apareció en el pecho derecho de Luo Changsheng. Luo Changsheng dejó escapar un grito de dolor y se tambaleó hacia atrás. Sintiendo el dolor frío y agudo que recorrió su cuerpo, todo su corazón se contrajo …

Su sentido espiritual todavía no tenía ninguna reacción, y su profunda y protectora energía aún no tenía la más mínima resistencia.

«Tu…»

Miró a Yun Che, y su cuerpo empezó a temblar involuntariamente. Sin embargo, su miedo se convirtió rápidamente en humillación, y luego en furia incomparable. Con un rugido bajo, una luz gris brilló, y con la hoja del dragón en la mano, todo su cuerpo surgió con el poder de un Rey Divino mientras él atacaba ferozmente a Yun Che.

En la batalla anterior con Yun Che, Luo Changsheng temía que Yun Che fuera aplastado directamente. Desde el principio hasta el final, nunca había usado más del tres por ciento de su fuerza.

Sin embargo, bajo la fuerza impulsora de un miedo sin forma, el poder del Rey Divino estalló. Dondequiera que iba la hoja del dragón, aparecían ondulaciones espaciales caóticas.

Si hubiera sido el Yun Che de hace quince minutos, habría muerto debido a este corte sin ninguna duda.

Sin embargo, Yun Che no se movió en absoluto frente a la espada que estaba rebosante de toda la fuerza de Luo Changsheng. Solo levantó lentamente su brazo derecho y usó su palma abierta para encontrarse con el descenso de la Cuchilla Compasión del Dragon.

Esta escena sorprendió a todos hasta la médula.

«Yun Che, él …»

«Podría ser que él quiera …»

Las acciones de Yun Che causaron que los ojos de Luo Changsheng se ensancharan. Con un gruñido bajo, la energía de la cuchilla que estaba llena con el poder de un Rey Divino se volvió aún más cruel: «¡Estás cortejando a la muerte!»