Against the Gods – 1243

0

(Cada comentario y like es un kilo de alimentos para Apple el veneco)

Traducción realizada por Apple a través de su celular, con ayuda de Craxo, Lukis y Grindlow, esto lo hacemos por hobby y no para rivalizarnos con otras páginas que suban ATG y hay que aclarar que lo traducimos desde babelchain, por lo que tal vez haya algunas incoherencias.

De paso los invito a leer GDK: https://teamchmantranslations.com/great-demon-king/

Capítulo 1243 – La furiosa Novena Etapa

Nubes negras cubrían el cielo y truenos llenaban el cielo.

Era como si toda la Región del Dios Oriental estuviera enjaulada en una olla gigante. Era una escena extremadamente deprimente.

Sin embargo, innumerables mares de la región se agitaban con olas monstruosas aunque no había viento, y un aura aterradora propia del día del juicio final impregnaba todas las direcciones.

Y debajo del Dominio del Rayo blanco, el espacio de la Arena del Dios Conferido todavía temblaba violentamente. Este era un fenómeno causado por el Dao Celestial.

Dentro del Dominio del Rayo, la imagen ilusoria del Dragón del Trueno blanco se convirtió gradualmente en una sombra sólida, deteniendo la espiral.

Lentamente, una brillante cabeza de dragón blanco emergió del Dominio del Rayo.

En ese instante, relámpagos eternos sacudieron el cielo, e innumerables practicantes profundos quedaron aturdidos en el acto. Su cuerpo entero se debilitó instintivamente, y no pudieron ponerse de pie, no importa qué.

“¿Cómo podría ser esto posible?”

Cuanto más observaba el Emperador Divino del Cielo Eterno la caótica situación en la Arena del Dios Conferido, más se sorprendía.

La energía celestial era el poder de la ley y el orden, era una energía que simplemente trascendía todo. Era omnipresente, pero también insondable.

Y lo que sus ojos estaban presenciando era el poder del Dao Celestial, la tribulación de rayos del Dao Celestial.

Las Tribulaciones Celestiales se utilizaban solo para castigar y probar a los practicantes profundos que estaban a punto de romper el reino de la Tribulación Divina. Era una de las órdenes y leyes de la Ley Celestial y uno de los conocimientos comunes más básicos de los practicantes profundos del Sendero Divino.

Sin embargo, la Energía Celestial que estaba siendo envuelta aquí y ahora iba innumerables veces más allá que el alcance de la “Calamidad del Rayo”. ¡Incluso superó los límites de lo que cualquier humano podían soportar!…

Solo la presión era suficiente para asustar hasta la muerte a todos los practicantes profundos del Sendero Divino.

¡Esto no era en lo absoluto una “prueba”, sino un “castigo” que implicaba liberar el aterrador poder supremo del Dao Celestial, sin darle ningún margen de maniobra al condenado!

Si no estuviera tan asustado, ¿cómo podría ser de otra forma?

El dicho “Los cielos suelen ser celosos” siempre había sido una frase de arrepentimiento, ya que entonces ¿cómo podrían imaginar que realmente existe un ser viviente en este mundo que pudiera hacer que los cielos estén celosos?

¡Pero ahora, podían sentir y ver claramente la verdadera envidia del cielo!

“Novena Etapa…”

Novena Etapa.

Mo Yu, el jefe de los tres ancianos del Destino Celestial, murmuró mientras parecía estar aturdido:

“Realmente es …”

“¿La Novena Etapa?”

La expresión y postura de Mo Wen eran las mismas que las de Mo Yu.

“Novena Etapa…”

La profecía de los antepasados…

La mirada de Mo Yu se congeló, como si estuviera en una ilusión.

En este momento, todo el cuerpo de Mo Yu tembló cuando gritó al Emperador Divino del Cielo Eterno, “¡Emperador Divino! ¡Forma rápidamente una barrera!”

La Energía Celestial ya estaba fuera de control. ¿Sería posible que…?

“¡Traerá problemas a los demás!”

A menos que alguien intente interferir, la tribulación de los truenos no dañaría a otros.

El poder de las Ocho Etapas de la Tribulación anteriores había sido enorme, pero se había concentrado firmemente en el área de la Arena del Dios Conferido sin que se escapara ni la más mínima energía.

Pero ahora, el poder del Dao Celestial estaba totalmente fuera de control.

Sin la menor vacilación, el Emperador Divino del Cielo Eterno rugió: “¡Todos abandonen este mundo inmediatamente, retrocedan lo más lejos posible!”

El que tuvieran que proteger a la generación más joven significaba que había algo extraño en el poder del Dao Celestial. Una vez que este Rayo de la Tribulación descendiera, sería suficiente para matar a un dios…

“¡Rápido, retirada, ni siquiera un dios puede sobrevivir esto!”

Suficiente para matar un dios…

Cada una de sus palabras era como un rayo de los nueve cielos, especialmente cuando vinieron del Emperador Divino del Cielo Eterno.

La Arena del Dios Conferido fue instantáneamente arrojada al caos. Sin embargo, justo cuando todos estaban a punto de huir, hubo un fuerte ruido sordo en los cielos. Dentro del pálido Dominio del Rayo, el dragón lanzó un rugido que expresó la ira del mismo cielo.

Dondequiera que iba el cuerpo del dragón, el espacio se rasgaba como tela de seda, como si todo se partiera por la mitad al entrar en contacto con él.

Luego, el poder celestial estalló, y todos los presentes sintieron como si diez mil montañas presionaran sus cuerpos. Ya no podían escapar a tiempo.

El Emperador Divino del Cielo Eterno voló y gritó: “¡Sellen la Arena del Dios Conferido con todas sus fuerzas!”

A la orden del Emperador Divino del Cielo Eterno, los guardianes se apresuraron instantáneamente al borde de la Arena del Dios Conferido. Sus cuerpos ardían con luz, y como una estrella cuyo destino era el ascenso a los cielos, liberaron sin reservas una emergente energía profunda, formando una poderosa barrera.

El Dios Brahma y el Rey del Reino del Reino de la Estrella, así como el Rey del Reino del Reino de la Luna, son existencias trascendentes en la Región del Dios Oriental después de los Cuatro Emperadores Divinos.

Todos y cada uno de ellos tenían el poder de un dios que podía sacudir al mundo.

Con la fuerza combinada de los siete Guardianes, sin embargo, la fuerza de la barrera formada solo podría imaginarse.

Con el venerable Qu Huí al mando, todos los jueces también se lanzaron hacia adelante y canalizaron su poder hacia la barrera.

“Qian Ze, protege bien a Yingyue. ¡Todos los demás, seguidme!”

Shui Qianbei fue el primero en saltar al aire. Los monarcas divinos del reino de la Luz Glaseada lo siguieron de cerca.

“Todos los ancianos, síganme. ¡Todos los demás, su deber es proteger a los jóvenes discípulos!”

Luo Shangchen dejó escapar un gruñido bajo mientras guiaba a los Monarcas Divinos para que avanzaran.

Luo Guxie no siguió a Luo Shangchen. Con un movimiento de su manga, una barrera invisible cubrió el cuerpo de Luo Changsheng.

Cuanto más fuerte era, más se podía sentir el terror de este Dao Celestial.

El poder de todos los Guardianes junto al Emperador Divino del Cielo Eterno era aterrador, pero bajo el poder de los cielos, estaban claramente impotentes, y era extremadamente posible que no pudieran sellar esta Novena Etapa de la Tribulación.

Por lo tanto, aquellos Soberanos Divinos no retrocedieron, sino que avanzaron en su lugar, canalizando toda la energía profunda de su cuerpo hacia la barrera.

La barrera originalmente transparente brilló con una luz oscura, aislando firmemente el área alrededor de la Arena del Dios Conferido.

Aquella barrera estaba hecha con la profunda energía de más de la mitad de los Monarcas Divinos de toda la Región del Dios Oriental, formando tal vez la barrera más fuerte en la historia de la Región del Dios Oriental.

El espacio en el que estaba Yun Che se había convertido, de hecho, en un mundo independiente lleno de desastres. Había sido completamente aislado.

Con su mirada fija en el Dragon del Rayo que descendía del cielo, sintió la presión más aterradora de su vida, superando todo lo que había conocido o soportado durante su existencia.

Ni siquiera tenía la menor duda de que esta energía sería suficiente para aniquilar a todas las criaturas vivientes en el mundo…

Sin embargo, él no sintió miedo en ningún momento.

En las profundidades de sus venas profundas, había, incluso, un extraño deseo hacia lo que iba a ocurrir.

Mientras no se movía en absoluto, el dragón que se reflejaba en sus ojos se acercaba más y más, acercándose gradualmente. Y entonces, la enorme boca del dragón se abrió, revelando innumerables dientes cubiertos con rayos azules. Aquello produjo un sentimiento de incomodidad en su cuerpo.

“Boom ~ ~ ~ ~”

El dragón descendió, y una columna de luz blanca brilló y se elevó hacia el cielo, atravesando el espacio y el firmamento, perforando hacia el distante campo de estrellas encima de ellos.

En el área de la Arena del Dios Conferido, la pálida luz explotó hacia afuera.

La barrera que bloqueaba la arena retumbó violentamente, sobresaltando a todos los maestros marciales hasta que sus caras palidecieron.

¡Esta barrera había reunido toda la fuerza de más de la mitad de las existencias más poderosas del Reino Divino del Este, y en realidad estaba temblando!

“Cha ~ ~ ~ ~”

El rayo retumbó a través de los cielos, el poder del Dao Celestial estalló y el espacio dentro de la Arena del Dios Conferido se torció hasta que se dividió en innumerables fragmentos.

La Energía Celestial que estaba completamente fuera de control ya no podía limitarse al área de la Arena del Dios Conferido, irradiando con fuerza por todas partes. Se estrelló contra la barrera que selló la arena, causando que la misma temblara constantemente a medida que se escuchaban sonidos de impacto.

“Esta …”

“Esto es …”

El tembloroso rey del Reino Cubriendo el Cielo Lu Zhou, presionó sus manos contra la barrera, su rostro revelaba el mayor impacto de su vida.

“Esto es …”

¿Verdadera energía celestial?

“¡En realidad es tan aterrador!”

“¡Cómo podría existir tal cosa!”

Las pupilas de Shui Qianheng se dilataron, y la conmoción e incredulidad que sintió hicieron que sus brazos se adormecieran. Una sensación de miedo se alzó en su corazón, y no pudo reprimirlo por mucho que lo intentara.

BOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOAA!

De pronto, el poder de la tribulación explotó en ondas, sacudiendo continuamente la barrera. En este momento, con una explosión que bien podía destruir el cielo, una grieta apareció en la barrera más fuerte de la Región de Dios del Este, extendiéndose rápidamente.

“Qué …”

“¡¿Qué?!”

Esta escena sorprendió a todos hasta la médula.

Frente a la barrera, los rostros de todos estaban aún más tensos. Sus poderosas y profunda energía una vez más surgió, y ya no se contuvieron en absoluto…

Sin embargo, esa grieta seguía extendiéndose con rapidez, y las debilidades en la barrera se hicieron cada vez más intensas, demostrando que simplemente no estaban cualificados para competir contra el poder de los cielos.

¡Grieta!

Con otra explosión, otra grieta apareció con la forma y velocidad de un rayo.

El rugido que el dragón dejó salir casi superó el sonido atronador de los rayos que chocaban contra la barrera. Todos los artistas marciales palidecieron por el shock y pensaron que no se debían atrever a subestimar la explosiva Energía Celestial, así que a pesar de las circunstancias, seguían dando lo mejor de sí…

Pero aun así, todavía no eran capaces de suprimir completamente el poder del Dao Celestial.

Lo que era aún más aterrador es que el núcleo de poder del Dao Celestial estaba en la Arena del Dios Conferido, con Yun Che. ¡Lo que estaban resistiendo era tan solo el poder residual!

El Dao Celestial era irreversible. El poder de los Cielos era intocable, una fuerza propia de otro mundo…

Sin embargo, el Dao Celestial era, después de todo, etéreo. Fue solo en este preciso momento que experimentaron en persona lo aterrador que puede llegar a ser el poder del Dao Celestial.

Si la barrera protectora se derrumbara, entonces esta Energía Celestial, que ni siquiera el poder combinado de cientos de Soberanos Espirituales era capaz de sellar, explotaría por completo. ..

El resultado podía ser impensable.

“Es nuestra hora, muchachos.”

El Emperador Dragón habló en voz baja.

El Emperador Dragón, el Emperador Divino del Cielo Eterno, el Dios Brahma, el Emperador Dios la Estrella, El Emperador Dios de la Luna, cuatro Dioses de la Estrella y del Dios de la Luna se movieron en este momento. Una fuerza majestuosa, casi tan intensa como la Novena Etapa de la Tribulación, descendió del cielo y cubrió la barrera.

En un instante, el viento y las nubes comenzaron a moverse.

Momentos más tarde, el Emperador Shitian también se ubicó frente a la barrera, canalizando su ilimitado poder en ella.

Dentro de todo esto, solo una persona se mantuvo inmóvil.

Flotó en lo alto del cielo, mirando fijamente la Arena del Dios Conferido. Debajo de su cabello rubio ondeante, su armadura trazó una curva que era incluso más encantadora que la de un demonio. El único problema era que su máscara dorada evitaba que se observara que tipo de brillo destellaba a través de sus ojos.

El Dios Dragón, los Cuatro Emperadores Divinos, el Emperador Divino de la Región del Sur, cuatro Dioses de la Estrella y cuatro Dioses de la Luna hicieron sus movimientos. Este poder acumulado era tan aterrador que podría derribar a todos los demás artistas marciales en la Región del Este.

Bajo esta fuerza inimaginable, las grietas en la barrera finalmente dejaron de extenderse.

Todos seguían bastante agitados, y sus corazones se relajaron un poco.

Poco a poco, las grietas de la barrera comenzaron a sanar, y el temblor de la misma disminuyó notablemente.

Así como todos respiraron aliviados y se calmaron por completo, una explosión que sacudió el mundo de repente resonó entre el cielo y la tierra.

“Boom ~ ~ ~ ~”

El Rayo de la Tribulación dentro de la Arena del Dios Conferido estalló por completo. Una luz blanca varias veces más densa que antes atravesó los cielos y la tierra.

En un instante, la barrera que acababa de recuperar su estado original reveló innumerables grietas finas.

Así, antes de que alguien tuviera la oportunidad de reaccionar con terror, la barrera protectora explotó sin previo aviso. Todos volaron hacia atrás, como si hubieran sido golpeados por un dios omnipotente.

“AHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHH

“Esto es malo…”

“¡Esto es malo!”

Cuando la barrera se derrumbe, todo el Reino del Este sería destruido por el Rayo de la Tribulación. El corazón de todos se hundió en un abismo, pero…

En el siguiente instante, el poder aterrador del Dao Celestial desapareció repentinamente.

¡Desapareció completamente!

Era como si de repente hubiera sido tragado por el vacío, disipándose sin dejar algún rastro detrás. La intensa luz desapareció y les dio paso a los rayos del sol, por lo que las personas miraron hacia arriba y vieron un cielo despejado, notando que las nubes negras que monopolizaron los cielos hace un momento también habían desaparecido por completo.

Todo era como la sombra de un sueño del cual acaban de despertar.

Todos se quedaron allí, perdidos en sus propios pensamientos durante mucho tiempo.

La Arena del Dios Conferido desapareció.

De hecho, el área donde alguna vez existió la Arena del Dios Conferido se había convertido ahora en un agujero de trescientas millas de ancho.

Dicho agujero era ocupado por una oscuridad absoluta, sin un final a la vista.

Este abismo sin fondo, demostró que todo lo que había sucedido antes no era un sueño.

Y en medio del espacio vacío, estaba una última bola de electricidad blanca.

Cuando el relámpago blanco se estremeció, la figura de una persona se hizo más y más clara en el claro y blanco pálido hasta que un rostro se hizo más y más claro a los ojos de todos.

“Yun…”

“Che …”

Numerosas bocas se abrieron de par en par, emitiendo un sonido tembloroso que se originó desde el fondo de sus almas.

El cuerpo entero de Yun Che estaba cubierto por solo una capa de electricidad que no parecía dispuesta a dispersarse, cubriendo su cuerpo como una capa.

Sin embargo, no se pudo ver ni una sola herida en su cuerpo. Su pelo negro era varias veces más largo que antes, y estaba esparcido por el rayo, pero nada más allá de eso.

La zona estaba mortalmente silenciosa.

Chisporroteo…

Chisporroteo …

Tss tss! *

La mirada de Yun Che se movió, y dentro de sus pupilas, había un relámpago sorprendentemente pálido parpadeando y siseando. Levantó el brazo lentamente, y el dedo se enredó con un relámpago blanco apuntando a una cara blanca pálida:

“Luo …”

Chang…

“Sheng …”

“Otra vez…”

Ven…

A pelear…

“AHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHH!”

 

No entendí el final quien sí lo hizo que lo edite 🙂 – – – Apple

NT de Grindlow: que Cáncer fue editar esto; V

NT de Craxo: Déjalo ya arregle los disque acentos 😉