Against The Gods – 1242

0

Traducción realizada por Apple a través de su celular, con ayuda de Craxo, Lukis, Grindlow, y Iun Xe ‘’ Empapado en Sangre ‘’, esto lo hacemos por hobby y no para rivalizarnos con otras páginas que suban ATG y hay que aclarar que lo traducimos desde babelchain, por lo que tal vez haya algunas incoherencias.

 

Capítulo 1242 – Los Cielo Tiemblan (Parte 2)

 

La extraña nube negra flotando en el cielo del Territorio del Este había alarmado al Territorio del Oeste y al Territorio del Sur. Numerosos pares de ojos y consciencias estaban atentas en la Región del Este.

Pero no importa qué, ellos jamás podrían haber imaginado que este Trueno de Tribulación sin precedentes, que sacudió corazones y territorios enteros, caería desde aquellas nubes, llenando con un fuerte resplandor a todo el Territorio del Este.

Esta era la Octava Etapa de la Tribulación…

En el reino de la Sexta Etapa de la Tribulación, el cual era alcanzado sólo por las leyendas del Reino Divino, la Octava Etapa era algo incomparablemente ridículo a los ojos de todos. De hecho, nunca nadie se molestó en pensar si tal etapa existía.

Pero así era, y estaba frente a todos ellos.

Debajo de la Octava Etapa de la Tribulación, el rayo rojo que parecía capaz de destruir a todo entre el cielo y la tierra duró cien respiraciones hasta que lentamente desapareció

Sin embargo, la increíble cantidad de rayos agitó la Arena del Dios Conferido, aniquilando todo en el área.

Aunque el Rayo de Tribulación Divino era terrorífico, a menos que alguien interviniera en el proceso, no dañaría ningún otro ser vivo.

Por tanto, incluso cuando los rayos rojos llenaron los cielos, el poder de la tribulación estuvo concentrado en la Arena del Dios Conferido.

De otra manera, todo el Reino Divino sería sustituido por un catastrófico mar de rayos.

La Tercera Etapa era alcanzada por genios capaces de deformar los cielos, la Cuarta Etapa por aquellos cuyo destino era llegar al Reino Maestro Divino, la Quinta Etapa era propia de futuros dioses y la Sexta Etapa era, como mucho, sólo una leyenda.

Octava Etapa de la Tribulación…

Nadie puede entender tal concepto. Nadie puede tan siquiera imaginar qué clase de talento o potencial tendría tal personaje dentro del Dao Divino.

Incluso si los ancestros de los Cuatro Reyes del Dominio Divino del Este reunieran sus talentos en una sola persona, no hubiera sido posible alcanzar algo igual.

Dentro de la Octava Etapa de la Tribulación, todos los genios sobresalientes del Territorio del Este estaban pálidos del miedo, transformados en mortales dentro del Reino Divino de la Estrella.

La luz roja que agrietó los cielos y sacudió la tierra se desvaneció, pero el mar carmesí de truenos siguió agitando el lugar puesto que el poder del rayo de la tribulación estaba aún muy concentrado, como si aún no pudiera disiparse en otro par de horas.

Para ese momento, el rayo carmesí que cubrió los cielos finalmente empezó a encogerse poco a poco, igual que el rayo púrpura que se desvaneció antes.

No obstante, en este caso se encogió más rápido, y después de unas cuantas respiraciones, se encogió a un diez por ciento de su envergadura original.

Con el tiempo, estaba cerca de desaparecer por completo. Y la luz roja que cubrió el cielo retrocedió más y más.

Finalmente, con un ligero siseo, el aterrador rayo se desvaneció por completo.

Arriba en los cielos, solo había nubes de color negro que parecían interminables.

En la Arena del Dios Conferido, el mar de rayos carmesí aún emitía un fuerte resplandor.

La desaparición del mar de rayos en el territorio entero también representó el final de aquel Rayo de la Tribulación. De cualquier forma, la gran nube negra seguía ahí, sin mostrar signos de desaparecer.

En cuanto a la presión del Dao Celestial que llenaba toda la Región del Dios Oriental, fue reprimida firmemente por el corazón y el alma de todos.

“Finalmente…”

“Se acabo”

Incontables personas suspiraron desde sus corazones. El rayo de la tribulación había terminado, pero el shock y la sorpresa que llegó con él quizá no desaparezca por el resto de sus vidas.

Desde el primer resplandor hasta que el Rayo de la Tribulación desapareció, aquella escena fue como un sueño.

“Si no hubiera presenciado la Octava Etapa del Rayo de la Tribulación con mis propios ojos, jamás lo habría creído posible.”

El Emperador Divino del Cielo Eterno observó las nubes negras en el cielo y murmuró para sí mismo “Después de hoy, el Reino Divino definitivamente será sacudido por todo tipo de emociones debido a esto. Esta Asamblea también se mantendrá en los anales de la historia por toda la eternidad, y puede ser incluso una marca imborrable”

“…”

Los ojos del Emperador Dragon estaban fijos en la Arena del Dios Conferido, la cual fue cubierta con anterioridad por un mar de rayos. Después de unos segundos levantó su cabeza otra vez, observando hacia los cielos…

Después de la desaparición del rayo, las agitadas nubes negras parecían haberse calmado un poco, pero el ambiente parecía ser cada vez más opresivo.

“Octava Etapa de la Tribulación…”

Realmente…

¿Yun Che causó esto?

No puede ser.

“¿Un desastre natural?”

“También puede ser…”

Demasiado aterrador. Aquello era cientos de veces más aterrador que la pesadilla más aterradora. La Octava Etapa de la Tribulación…

Si él sobrevivió…

“que sucedería en el futuro?”

“Tal rayo de la tribulación tan aterrador, incluso nuestra Secta Maestra no puede competir contra eso, ¡cómo podría Yun Che seguir vivo!”

“Phew …”

Shui Qianheng ajustó su respiración con lentitud, pero su corazón seguía agitado. Observó después a Shui Meiyin, quien estuvo observando sorprendida la Arena del Dios Conferido, su blanco rostro con una expresión de sorpresa.

“Meiyin, tu…”

“Hermano Mayor Yun Che sigue vivo…”

Dijo ella con gentileza.

“¿Qué?”

Shui Qianheng frunció el ceño y se volvió

“Puedo sentir que el Hermano Mayor sigue vivo, y… ”

Más importante…

“¿y qué?”

Preguntó Shui Qianheng, apresurado.

“…”

Sin embargo, Shui Meiyin no respondió. Ella simplemente observó, sus pupilas adquirieron un brillo tan resplandeciente como el emitido por las estrellas a medida que comprendía algo.

Luchando contra el alma de Yun Che, ella fue derrotada por los métodos despreciables de él. Su alma incluso resultó invadida, y la marca de Yun Che permaneció en ella.

Su repentino amor por Yun Che también estaba relacionado a eso. Ella estuvo consciente de esto, o debería decir, estaba muy consciente de ello.

¿Pero cuan poderosa era su alma? Se podía decir que resultaría fácil borrar dicha marca, pero nunca lo hizo.

Porque a ella le gustaba demasiado, disfrutaba del sentimiento de pensar repentinamente sobre alguien, siendo feliz cuando lo veía. Especialmente después de ver cómo derrotaba a Jun Xilei, a su hermana, y Luo Changsheng…

Ese sentimiento de felicidad y orgullo la dejaba dispuesta a permitirse descender con más profundidad en tales emociones.

De hecho, ella nunca hubiera sabido que estaría tan feliz y contenta de observar al hombre que grabó su presencia en su corazón

El día de hoy, dicho hombre alcanzó la Octava Etapa de la Tribulación, aturdiendo al Reino Divino del Este con sólo su talento…

La marca del alma de Yun Che la afectó, pero su incomparable fuerza, la Divina Alma Pura también podía usar esta marca de alma para revertir los sentimientos hacia Yun Che.

Si Yun Che moría, su marca de alma también desaparecería

Pero en ese momento, la marca de alma de Yun Che aún seguí en las profundidades de su alma. No sólo no se disipó, ella podía percibir vagamente que el alma de Yun Che se convertía más y más imponente a un radio increíble

Parecía que algo extraño ocurría.

Los delicados labios de Shui Meiyin se abrieron ligeramente, y fue incapaz de comprender exactamente qué estaba pasando en el cuerpo de Yun Che.

BOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOAA!

“Rumble, rumble ~ ~ ~ ~”

El cielo, el cual se había calmado de manera gradual, emitió un sonido ensordecedor sin previo aviso. Justo cuando todos estuvieron por observar inconscientemente hacia arriba, un estremecedor rayo sacudió el mundo.

Kacha!!!

Este rayo pareció haber iniciado en los oídos de todos, aterrizando en el alma de cada uno de ellos. Tal poder hizo temblar los cuerpos de todos mientras sus rostros parecían adoptar la expresión de un condenado a muerte …

Y lo más aterrador era que los Reyes del mundo, los Dioses Estrella, Dioses Luna, Protectores e incluso los Dioses Emperador parecían haber sido golpeados por un arma celestial en aquel instante. Sus cuerpos temblaban con expresiones de shock en sus rostros.

Ka-cha!

Crack!

BOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOMMM!

Ka-cha!

Crack! Crack! Crack! Crack! Crack!

Un rayo silencioso empezó a resplandecer con fuerza mientras él miraba hacia arriba. Incontables resplandores de rayos sisearon con caos y desorden a través de las nubes negras, mitad púrpura, mitad escarlatas. Cada segundo era sinónimo de cientos de rayos que podían causar un daño mortal, acompañados de una cantidad extrema de resplandores y siseos que parecían poder destruir los cielos en cualquier momento.

Las nubes negras que llenaron el cielo se sacudieron, como si de ellas se evaporara agua, como si bestias invencibles hubieran escapado de ellas.

Entonces, un aura terrorífica y opresiva cubrió por completo el Reino Divino.

“Esto…”

“¿Que está sucediendo?”

“¿Que pasa…?”

“¿¡Ah!?”

Ka-cha!

“Crack ~ ~ ~”

BOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOAA!

Ka-cha …

Cada segundo estaba lleno de cientos de resplandores y siseos que sacudían los cielos. La salvaje y enceguecedora luz era como una telaraña capaz de cubrir todo el Reino Celestial.

La nube negra lentamente descendió mientras se sacudía. Parecía como si la Tribulación fuera a derrumbar los cielos, causando un choque contra la tierra…

Para ese momento, el espacio empezó a temblar.

“Esto es …”

El Emperador Divino del Cielo Eterno levantó su cabeza para observar el cielo. Podía sentir con claridad que el espacio se estaba sacudiendo.

Y lo que es más aterrador que eso es que una enigmática presión descendía desde el cielo…

A medida que se acercaba, dicha presión se tornó más y más pesada

Esta era una presión que causó que el Emperador Divino sintiera miedo…

Los tres ancianos que estaban arrodillados en el piso sintieron que fueron golpeados por un rayo. De inmediato, sus rostros palidecieron ante la gran cantidad de emociones que sintieron, y sus pupilas se alargaron hasta el punto de que parecía iban a explotar.

“El Heaven’s Way (Camino del Cielo) …”

“Como puede ser esto …”

“Esta clase de situación…”

A medida que las personas en el mundo que podían percibir el poder del Camino del Cielo, cada uno, no pudo evitar sentir más que temor para entonces!

Era como si un mortal que enfrentaba a un antiguo dios demonio temblara, perdiendo todo control de la razón, queriendo destruir el mundo para siempre a toda costa…

La energía celestial que mantiene y monitorea el orden y las leyes del mundo mortal que nadie podía resistir estaba, de hecho, temblando de miedo.

Esto es algo que jamás creerían o incluso aceptarían, incluso si destruyeran todos sus conocimientos.

“Rumble ~ ~ ~”

Crack! Crack! Crack! Crack! Crack!

Entre aquella aura y el sonido de un desastre apocalíptico, un agujero apareció sin previo aviso en el cielo y una brillante luz blanca apareció arriba de la Arena del Dios Conferido, envolviendo el área donde Yun Che estaba.

Está luz blanca parecía ser benigna, sin ser tan resplandeciente como para obligarte a cerrar los ojos. Sin embargo, al momento de aparecer iluminó al mundo entero de un mortal blanco.

Gradualmente, el área debajo de aquella luz se expandió, creando un área blanca a través de aquellas nubes negras. Destellos blancos de relámpagos se condensaron con rapidez

¡Eso era un Dominio de Trueno!

El instante en que este extraño e incomparable Dominio de Trueno de color blanco fue formado, los rostros de todos los Monarcas Celestiales palidecieron mientras sus cuerpos estaban cubiertos de sudor a medida que temblaban inconscientemente.

Eso era porque acompañando al dominio del trueno estaba una fuerza dominante más allá de la imaginación, y sobre todo a su capacidad de salir sin daños

Debajo del dominante poder del Camino del Cielo, estos Practicantes Celestiales sintieron que sus cuerpos empezaban a sufrir de dolores y que sus almas temblaban. Cada uno de ellos se sentían como larvas enfrentando el vasto cielo y casi no podían hacer más que arrodillarse.

Dominio del Trueno.

¡El Dominio del Trueno Blanco!

Dentro del Dominio del Trueno, debajo de esas radiantes luces, una sombra blanca merodeaba, convirtiéndose más nítida a cada segundo.

¡No era sino un Dragón blanco de rayos!

Su presencia denotaba extrema reverencia, extremo miedo y shock

Todos sentían sus almas ser directamente sacadas de sus cuerpos. Sin embargo, incluso aunque sus almas estaban aturdidas, todavía notaron algo aterrador.

El Rayo de la Tribulación no había terminado

Jamás lo hizo…

Ese extraño dominio del trueno era la prueba.

¡Novena Etapa de la Tribulación!

“Oh no …”

“¡Retírense!”

El Emperador Divino del Cielo Eterno dejó salir un rugido explosivo.

El Venerable Qu Hui siempre fue quien estuvo más cerca de la Arena del Dios Conferido. Anteriormente, incluso cuando el rayo rojo descendió, él no estuvo muy lejos.

Y con su poderoso cultivo, el Rayo de la Tribulación Carmesí fue incapaz de lastimarlo.

No obstante, lo que estaba condensado en el Dominio del Trueno Blanco era el poder de los cielos, ¡un poder capaz de hacer que los Emperadores Celestiales temblaran con miedo!

Debido al furioso rugido del Emperador Divino del Cielo Eterno, el Venerable Qu Hui rápidamente se retiró sin dudar. Pero aun así sus ojos se estrecharon un poco.

En el centro de la Arena del Dios Conferido, debajo de mar eléctrico carmesí, Yun Che elevó poco a poco su mirada. Así, observó al dragón hecho de rayos blancos dentro de un pálido dominio eléctrico.

Él pudo escuchar a una voz que venía de la nada decirle que aquello era la reencarnación del Camino del Cielo.