Capítulo 504: La batalla contra la Ciudad del Rey (Parte II)

Unos segundos después de que las llamas ardieran sobre la cubierta del barco, Weimar escuchó un sonido ensordecedor.

A pesar de la distancia, y de que el sonido no era tan alto, era prominente. Y Pronto observo como justo al lado de la choza, una columna de tierra se levantó en sintonía con el sonido.

“¿Que acaba de suceder?”

“¿Encendieron el polvo de nieve?”

“Parece que no fue así. Parece que lo hizo ese barco.”

“Como mierda sucedió eso. Está a una milla de distancia.”

Los caballeros se pusieron a platicar entre ellos. Solo Weimar frunció el ceño y se preguntó. ¿Podría ser que… el enemigo haya notado las cosas sobre el terreno?

De acuerdo con la información recabada por varios canales de información, el rey rebelde poseía armas extremadamente poderosas de polvo de nieve que eran superiores tanto en rango como en precisión a todas las armas que los herreros de Ciudad del Rey hicieron. Por lo tanto, desde el principio, Timothy decidió no participar en un combate directo, sino utilizar barriles con polvo de nieve como emboscada para que las armas de Roland quedaran inservibles. Y esas cosas que lanzaron fuego en la parte delantera de la nave probablemente eran las versiones mejoradas de sus armas. Las cuales podía ser cargadas con más polvo de nieve y disparar proyectiles más potentes. El único problema era que eran mucho más difíciles de fabricar que las armas. Y a pesar de que Timothy puso a trabajar a todos los herreros de la ciudad durante todo el invierno, las herramientas que crearon no fueron tan buenas como las catapultas.

Después de un rato, las llamas una vez más se mostraron, seguidas por el mismo sonido estruendoso. Esta vez, el pilar de la tierra salpico firmemente la choza, causando que el techo de la choza quedara completamente cubierto de barro

La conjetura de Weimar fue correcta. Claramente, el enemigo ideo un plan para llegar a la choza, lo que significaba que sabía del polvo de nieve escondido cerca del muelle. Como tal, la táctica de emboscada de Timothy falló. Weimar pensó en voz baja: “Tal vez tengan la oportunidad de llegar y tocar la muralla de la ciudad.”

Después de esta batalla, sería evidente si las armas de polvo de nieve eran más poderosas o si las paredes de Ciudad del Rey eran más robustas.

En ese momento, escuchó un sonido retumbante desde la muralla…

Era más ruidoso y más sonoro que cualquier cosa que los caballeros hubieran escuchado alguna vez, como si un trueno cayera cerca de sus orejas.

Una pequeña colina comenzó a arquearse hacia arriba en el espacio frente al muelle. La tierra y las piedras se alzaron al aire antes de que el humo y la niebla cubriera el terreno, formando una masa gaseosa visible en forma de nube. Violentos temblores sacudieron la tierra, y en un instante, la parte superior de la muralla comenzó a oscilar terriblemente. Weimar instintivamente agachó su cuerpo, pero Scar sufrió un esguince y cayó al suelo junto a él.

Después de alcanzar su altura máxima, el pedazo de tierra que se alzo por el aire comenzó a caer como una lluvia torrencial. Sin embargo, no causo ningún ruido al tocar el suelo. Las orejas de Weimar retumbaron por un tiempo, y le costo recuperar los sentidos después de los temblores.

¡Maldita sea, ese tonto no esperó a la señal de la bandera y encendió rápidamente el polvo de nieve!

El suelo, que originalmente era plano, ahora se veía como si hubiese recibido una mordisco. Huecos estaban por todas partes, y el humo negro y caliente lleno todo el lugar, el aire se lleno con olor a pólvora.

Weimar inclinó a un lado su cabeza. Mirando a lo lejos, noto que la flota comenzó a moverse una vez más. Los barcos formaron una línea recta mientras se dirigían hacia el muelle. La milicia como señuelo quedo paralizada en el muelle, o habían soltado sus armas y huido en varias direcciones?

“¿Quién era la persona a cargo de encender el polvo de nieve?” Scar, estaba enojado por la vergüenza que paso, sostuvo a un guardia por el cuello y lo interrogó. “¡Le arrancaré la cabeza!”

“Fue una persona encargada por Su Alteza.” Weimar dijo bruscamente. “Vigila al enemigo con cuidado. Llegarán a la orilla en cualquier momento. Prepárate para levantar la bandera azul.”

“Espero que el hombre que se esconde en el almacén pueda completar su misión”, pensó.

Sin embargo, no hubo movimiento en el área del muelle en absoluto, y las tripulaciones del enemigo aterrizaron fácilmente.

*******************

Allen Alba estaba ocupado sosteniendo su espada cuando los estruendosos sonidos sonaron y sacudieron la tierra. Las violentas explosiones y temblores casi le hicieron soltar el agarre de la sorpresa.

Aunque sabía de antemano que eso sucedería, no esperó que el estallido del polvo de nieve fuera tan aterrador.

Después de todo, estaba a menos de dos millas de distancia del lugar de la explosión. “¿Qué se sentirá estar en la escena?” Se preguntó.

Usando sus manos, calmó a su montura inquieta. Posteriormente envaino su espada e hizo señas hacia las caballerías detrás de él. “Cuando se abra la puerta, me seguirán de cerca. No detengan el andar de sus caballos. ¡No pueden retirarse!”

Por la respuesta incierta que recibió, era evidente que pocos jinetes se habían recuperado de los ruidos estruendosos.

Allen gritó en voz alta: “Esta es una trampa puesta por Su Alteza. ¡La ira del trueno castigará a nuestros enemigos, no a nosotros! ¡Reúnanse, nuestros enemigos no tienen a dónde escapar!”

“Sí…” La respuesta esta vez fue un poco más al unísono.

Los mercenarios que esperaban detrás de las caballerías seguían aturdidos. Allen agito la cabeza desdeñosamente. Nunca se había tomado en serio a esas personas; no eran más que la línea trasera responsable de limpiar el desastre del campo de batalla.

Después de un tiempo, la puerta de la ciudad no se abrió.

“¿Que esta pasando?” Observare la situación en la parte superior de las murallas de la ciudad. El caballero Corazón de Acero no había emitido ninguna orden; sin embargo, como la orden podía comenzar en cualquier momento, Allen no pudo abandonar su puesto y preguntar acerca de la situación. El tiempo pasó lentamente. De repente, escuchó un sonido sordo y amortiguador que parecía provenir desde muy lejos. Si no recordaba mal, era la señal del enemigo para atacar.

¿Algo salió mal con el plan? ¿La trampa de polvo en nieve no hizo que el enemigo se dispersara y huyera?

Uf…

Cuando la ansiedad de Allen llegó a su punto de inflexión, oyó un extraño sonido de viento. Antes de que pudiera ordenar sus pensamientos, los ladrillos al lado de la puerta de la ciudad se abrieron de golpe.

Ka-cha!

Piedras y escombros volaron en todas direcciones. Sintió entumecimiento alrededor de su cintura y cayó de su caballo con rigidez. El asustado caballo incluso pisó su muslo cuando intentaba huir.

El dolor extremo hizo que Allen gritara. “¡Ahh, mi pierna…!”

“¡Capitán!”

“¡Mi señor Allen!”

Dos escuderos rápidamente se acercaron a él.

“¡Tomen el mando del pelotón, eviten que huyan!”

Gritó Allen mientras trataba de soportar el dolor punzante.

La formación de la caballería quedo en completo desorden. Nadie sabía exactamente qué estaba pasando, y muchos de los que montaban a caballo trataban de evitar los objetos que volaban por el aire. Aunque los escuderos emitieron instrucciones tan fuerte como pudieron, les resultó difícil hacerse cargo de la situación mientras sucedía todo eso.

Allen intentó varias veces ponerse de pie pero falló cada vez. Girando la cabeza, se horrorizó al ver que su muslo se había torcido de una forma irregular, estaba completamente rota y lacerada. Su armadura de placas se había deformado e inclinado hacia un lado, mientras que su hueso blanco dislocado había rasgado su carne y su pantalón alzado exponía una pequeña sección de carne colgando.

El corazón de Allen se enfrió. Sabía que su carrera como caballero había terminado.

En ese momento, escuchó el extraño sonido de viento otra vez.

Esta vez, fue en la puerta de la ciudad donde ocurrió el impacto.

Allen vio a los dos guardias de pie en la puerta de la ciudad instantáneamente envueltos en grandes masas de escombros, antes de que la puerta de madera volara en pedazos y piedras los atravesaran como un enjambre de abejas. Cuando los escombros se disiparon, Allen se asombró al ver que los cuerpos superiores de los dos guardias parecían cortados con cuchillos afilados. La sangre fresca se mezcló con sus entrañas rojo-verdosas y gotearon al suelo. Detrás de ellos había otros cinco o seis jinetes apilados en el suelo, inconscientes. Lo que parecían ser inofensivas piezas de madera se habían convertido en armas mortales y cortado a través de los cuerpos como cuchillos. ¡Incluso las piezas de piedra, que tenían el tamaño de un pulgar, podían penetrar los cascos y armaduras de los guardias!

Además, una brecha del tamaño de una bala había aparecido en la puerta de la ciudad, que era de casi de dos pies de espesor. ¡Todo eso sucedió mientras el enemigo aún estaba a más de tres millas de distancia!

“¡Demonios, los enemigos son diablos!”

De la nada, alguien gritó algo, y la escena, que ya era terrible y caótica, se volvió aún más desastrosa.

Las caballerías, que habían sido preparadas por el ataque, rápidamente giraron sus monturas y se alejaron entre galopes. Cuando alcanzaron a los mercenarios que huían, pisotearon sus cuerpos y crearon un desorden aún más grave. En un abrir y cerrar de ojos, la situación cerca de la pared occidental de la ciudad se salio fuera de control.

Allen no tenía más energía para mantener su cuerpo. Se desplomó en el suelo y miró hacia el cielo sin poder hacer nada. Los gritos de pánico entre la multitud y los continuos sonidos de cosas rompiéndose parecían volverse cada vez más distantes, pronto su entorno gradualmente se hizo más silencioso.

Un último pensamiento cruzo por su mente.

Hace mucho frió…