RW – Capítulo 503

0

Capítulo 503: La Batalla contra la Ciudad del Rey (Parte I)

“Su Alteza, hay un pelotón protegiendo el muelle”, Lightning le informo, era la responsable de monitorear la posición del enemigo. “Hay alrededor de 100 personas y, a juzgar por sus uniformes, parecen ser de la milicia.”

“¿Solo 100?” Roland quedo ligeramente sorprendido. Era obvio que Timothy desplegaría tropas en el muelle del distrito periférico: la enorme flota sería notoria al pasar por Ciudad Redwater y Silver City. Aunque los barcos de vapor eran mucho más rápidos que los barcos de vela, y en cinco días eran capaces de cubrir una distancia que requeriría siete, aún no eran tan rápidos como los emisarios quien continuamente cambiaban de caballos para viajar todo el día. Sin mencionar a las palomas: si los espías de Timothy usaran palomas para pasar la información, era seguro que ya había recibido la noticia dos o tres días antes.

Pero le fue algo inesperado que Timothy solo desplegara 100 hombres para defender el muelle. Roland imagino que la primera batalla tendría lugar en sus a proximidades. Creyo que ballesteros, mosqueteros e incluso manganas estarían colocadas a lo largo de ambas orillas del río para evitar que sus tropas llegaran con éxito a su destino. Esa fue la principal razón por la que quiso construir cañoneras a tiempo para la ofensiva de primavera. La eficiencia del transporte por agua era mucho mayor que la de por tierra, pero su desventaja era que las tropas debían bajar en un muelle, lo que podría provocar una emboscada fácilmente. Si su ejército tuviera la capacidad de atacar desde de la costa, sería capaz de manejar cualquier emboscada fácilmente y despejar un punto de aterrizaje.

Por su forma de actuar parecía como si Timothy hubiera renunciado ya a la “ventaja masiva” que tendría mientras las tropas de Roland estuvieran descendiendo. Desde la perspectiva de Roland, aunque esa era la decisión correcta, era injustificable: era imposible que Timothy supiera del alcance y el poder de su artillería naval de 152 mm.

Cuando Roland pensó en eso, le hizo una seña a Sylvie para que se acercara. “¿La milicia lleva alguna píldora con ellos?”

Sylvie utilizo su Ojo Mágico y tomó su tiempo para observar detenidamente a las personas. “No veo nada que parezca una píldora. Algunos ni siquiera tienen armas. Pero… hay algo extraño sobre el terreno.”

“¿Sobre el terreno?”

“Parece que han enterrado algunas cosas… también hay algunas cosas en el muelle.” Sylvie fruncio sus cejas para observar con más cuidado. “Parecen barriles y vasijas… además están llenas con un polvo gris oscuro.”

“¿Pólvora?” Nightingale exclamó incontrolablemente.

“Bueno, eso tiene sentido”, dijo Roland, actuando tan calmado como pudo. “La milicia es solo un cebo para llamar nuestra atención. Al presentarnos una falsa oportunidad para arribar a la orilla y capturar el muelle, Timothy encenderá la pólvora y nos volará a todos.”

En su corazón, él no estaba tan calmado como parecía. Esta estrategia era similar a las batallas anteriores que ocuparon minas, lo cual de hecho era un buen plan. Aunque se dio cuenta de ello a tiempo, sus tropas aún necesitaban anclar en el muelle, habiendo elegido viajar por agua, el muelle era un cruce necesario, y parecía que Timothy era consciente de eso. Probablemente esperaba sorprender a Roland preparando una emboscada en lugar de una lucha de frente. Si Sylvie no estuviera con él, existía la posibilidad de que Roland cayera directamente en la trampa.

La solución a eso era bastante loable. Dado que Timothy no tenía métodos de largo alcance para encender la pólvora, significaba que había desplegado a personas cerca de los barriles para encenderlos. Todo lo que Roland tenía que hacer era eliminar a estas personas. Por lo que era importante preservar el muelle, o de lo contrario no sería capaz de transportar sus cañones y municiones.

A través de la observación meticulosa de Sylvie, Roland fue capaz de identificar dos lugares donde era probable que se llevara a cabo la ignición. Uno estaba situado en una choza al borde del muelle, la cual fue evidente por una larga tubería de hierro que estaba conectada al barril más cercano. El otro lugar fue el almacén del muelle. Los dos lugares tenían una característica similar: un agujero negro cambiante formado por Piedras Represalias de Dios.

Después de hablar con Iron Axe, Roland decidió rápidamente la estrategía de batalla.

Nightingale se infiltraría primero en el almacén, y descartaría silenciosamente al equipo de ignición, después protegería la puerta de las posibles personas que trataran de entrar para encender la pólvora. Despues, Roland usaría a la artillería naval para destruir la choza, la cual no provocaría ningún problema, incluso si la pólvora se encendiera, siempre y cuando el muelle permaneciera en buenas condiciones.

*******************

Apoyado sobre la fortaleza en el lado occidental de la Ciudad del Rey, el Caballero Corazón de Acero, Weimar, alzó su telescopio y observó los movimiento en el río.

El largo y delgado canal era como una franja dorada brillante, que atravesaba las llanuras marrones y blancas, de las cuales gran parte de la nieve acumulada ya se había derretido y revelaba un vivido color verde proveniente de las hierbas. Esa era una prueba de que los terrenos volvían a la vida. Tal visión era placentera, independientemente de la ocasión. Lo único que no encajaba en la escena eran las nubes de humo negro que volaban a través del aire directamente sobre el canal.

Es la flota del rey rebelde, Roland Wimbledon.

Nunca pensé que realmente se atrevería a atacar Ciudad del Rey.

A pesar de que Weimar sintió que era ridículo, desarrolló un atisbo de admiración por Roland.

Desde que la ciudad capital fue construida hace más de 200 años, nunca había sido atacada. Una vez que un enemigo viera las imponentes y magníficas paredes de piedra azul de la ciudad, el coraje para atacarlas se esfumaría naturalmente. No todos tenían la audacia de luchar cuando sabían de antemano que el enemigo tenía una ventaja absoluta.

Al menos, Timothy Wimbledon seguramente no posee este coraje.

Es una lastima que la persona que lo posee es nuestro enemigo, desafortunadamente.

El caballero estaba comprometido con su deber. Como Caballero Guardián de Ciudad del Rey, se le confió la responsabilidad de defender la ciudad, y tenía cumplir con su deber hasta el final.

“¡Señor, la flota del rey rebelde está aquí!” Un escudero corrió y le gritó.

“Silencio, lo vi hace mucho tiempo.” Weimar guardo su telescopio y escupió. “Transmite esta orden, la Caballería 1 y 2 montaran sus caballos y esperaran mis órdenes detrás de la puerta de la ciudad, mientras que los mercenarios seguirán de cerca detrás de las caballerías. Diles que no orinen sus pantalones cuando estalle la pólvora y vean el fuego encenderse, aunque dudo que el enemigo pueda llegar a este lado de la muralla de la ciudad.”

Los caballeros cercanos estallaron en carcajadas a la vez.

De acuerdo con el plan, después de permitir que el pelotón del rey rebelde anclara en el muelle, alzarían banderas a lo largo de la muralla de la ciudad. En ese momento, la polvo de nieve enterrado cerca del muelle sería encendida, y desorganizaría probablemente al enemigo mientras lo dañaba sustancialmente. Luego, las puertas de la ciudad se abrirían para que las caballerías lanzaran su ataque y, finalmente, tuvieran una cómoda victoria.

“Esta gente ignorante del campo de la región occidental probablemente creen que Ciudad del Rey es comparable a su ciudad más grandiosa, la Fortaleza Longsong. Donde solo con subir una escalera, la ciudad puede ser tomada.” El caballero Pluma de Hierro, Scar, intervino. “Crees que puedes guardar la leña y llevarla a casa para quemarla.”

Solo es precaución. Que tonto, pensó silenciosamente Weimar, “incluso si el aceite hirviendo o las piedras rodantes no son efectivas en la batalla, deben mostrarse por el bien de Su Alteza. Ser mezquinos solo porque el enemigo es demasiado-con este tipo de mentalidad, Timothy lo echará de la caballería de la ciudad antes o después.”

Levantó el telescopio una vez más, solo para ver que la nave más sin velas se separaba del resto de la flota y se dirigía hacia el muelle por sí misma. La parte superior de la nave esparcía humo negro que se podía ver a kilómetros de distancia, no tenía remos en ninguno de sus lados. No le quedaba claro cómo funcionaba el barco. Pero esos eran detalles sin importancia. No importa cuán raro fuera un barco, no podría llegar a la costa y luchar.

El barco sin vela redujo gradualmente su velocidad y atracó sin prisa en el muelle de la orilla opuesta.

“¿Qué están tratando de hacer?” Scar frunció el ceño. “¿Pretenden anclar en la orilla opuesta? ¿No me digas que 100 personas de la milicia asustarón al rey rebelde?”

Weimar también se sorprendido. Por lo general, un enemigo veía que la defensa del muelle delgada como el papel, e intentaba capturar el muelle rápidamente. Abrió la boca para decir algo, pero en ese momento, una llamarada de fuego salio del frente del extraño barco.

Las llamas rojo anaranjado parecían crear un nuevo amanecer.