RW – Capítulo 502

0

Capítulo 502: Cubierta de acero (Parte III)

El segundo barco aun estaba girando, por lo que su costado estaba directamente frente al barco de acero, haciéndolo aún más vulnerable que el primero. Las Ratas abordo del barco se aterrorizaron al ver el barco de acero dirigirse hacia ellos, sin embargo algunos de ellos trataron de atacar al enemigo con tornillos. Pero los pernos tan pequeños como una aguja en comparación con el barco gigante, ni siquiera hicieron mella.

Pronto, el imparable barco de acero choco directamente con el centro del costado del barco, aplastando instantáneamente una docena de sus remos. Para más incredulidad de Eden, la corriente del río y la fuerza del impacto provocaron que la nave girara por la mitad y se alzara en el aire.

La proa de acero se alzo y estrelló pesadamente contra la cubierta del barco.

El barco con cabeza de halcón se partió con un sonido estridente, y las Ratas ilesas saltaron al agua para escapar, mientras que las demás solo cubrieron de sangre la cubierta, gritando de dolor por sus heridas. Eden observó cómo el buque de acero lentamente se deshacía del barco en su proa con una serie de crujidos. Su casco no soporto más la presión y se partió por la mitad, causando que ambos extremos cayeran hacia abajo salpicando fuertemente el agua.

Las dos partes del barco no se hundieron inmediatamente, sino que flotaron como cadáveres sobre el río. Por otro lado, el barco de acero no tenía ni un solo rasguño y en estaba comenzando a moverse en dirección de Eden.

Eden escuchó a los marineros a su alrededor jadear de miedo. Su barco estaba a punto de ser instantáneamente partido por la mitad, por lo que se estaba preparando para abandonar el barco.

Afortunadamente, ¡sus órdenes fueron las correctas antes!

Su barco completamente replegado a la orilla paso por alto, y el enemigo se dirigió a perseguir al Barón Derrick, quien intentaba escapar.

“¡Levanten todos sus arcos y antorchas!” Eden respiró hondo y grito, “¡Quiero que todos estos cobardes que se esconden en esa cubierta de metal mueran! ¡Les daré un royal de oro por cada enemigo que maten! ¿Me escuchan? ¡Un royal de oro!”

Si sobrevivía y regresaba a Ciudad del Rey, definitivamente nunca sería promovido, por lo que su única posibilidad de obtener la aprobación de Timothy era derrotando el barco del rey rebelde. A pesar de que su barco podría haber sido hecha por las sirvientes del diablo, ¡su tripulación seguía siendo humana y podía ser derrotada!

Gracias a que esquivaron el ataque, los marineros perecían haber recuperado algo de su confianza. Todos esos hombres enfrentaron lo mismo en sus anteriores trabajos “asesinatos”, por lo que estaban acostumbrados a ver sangre y vísceras derramadas, y siempre y cuando no fueran solo un sacrificio, estaban dispuestos a ganar un royal de oro o dos.

Cuando el barco quedo completamente a salvo de cualquier ataque, se movió de la orilla y navegó paralelo al barco de acero, avanzando lentamente hacia su curso, hasta que el barco llegara a su costado.

Antes de que pasaran por completo el barco de acero, estando a dos metros de distancia, los marineros tendrían que levantar sus diversas armas. Primero engancharían los ganchos y luego lo abordarían para atacar a la tripulación, esa era la táctica común utilizada contra los buques mercantes. Sin embargo, no había un solo hombre en la cubierta, solo un tubo oscuro revestido de metal que contenía una fila de pequeños agujeros, apuntando directamente a los marineros.

¡Antes de que Edén pudiera descubrir qué era aquello, el tubo comenzó a disparar balas de fuego!

Nubes de sangre comenzaron a aparecer entre las filas de hombres armados, y en la madera la sangre comenzó a correr por todas partes. Los marineros cayeron como hileras de hierba cortadas, solo aquellos que sobrevivieron inmediatamente comenzaron a buscar un refugio. Sin embargo, ni los barriles ni los mástiles eran un partido en contra del tubo de metal, que hacia añicos los barriles y mástiles con un fuerte crujido. Después de que las velas cayeron al agua, el barco comenzó a disminuir la velocidad.

Eden no obtuvo la victoria que había soñado. Se dio cuenta de que el tubo era una especie de pistola de chispa, pero era mucho más rápido y disparaba ráfagas de balas con un silbido. Sin embargo, no podía entender cómo el rey rebelde logró mejorar drásticamente un arma tan lenta e inexacta … tal vez eso solo podría ser explicado como el poder del diablo.

Mientras se sumía en sus pensamientos, pronto fue alcanzado por las balas.

*******************

Era la primera vez que Rodney era testigo de una batalla así. “Roland” paso directamente a través de las naves enemigas como si fueran hierbas malas secas, dejándolas completamente indefensas. Esperando junto a los cañones por una orden para abrir fuego, esa orden nunca llegó.

Cuando el cuarto barco enemigo quedó flotando en pedazos en el río, la batalla oficialmente había terminado.

Los gritos y vítores de los enemigos resonaron aire, mientras que los sobrevivientes renunciaron a su fe, nadaron hasta la orilla y escaparon sin vacilación al bosque. Su Alteza no ordenó a la tripulación perseguir a esos desertores y los dejó huir por su cuenta. También había algunos hombres gravemente heridos que estaban viviendo sus últimos alientos y aplastados entre los pedazos de barcos rotos, pero nadie trató de salvarlos de sus inevitables muertes.

“Qué lástima.” Jop coloco las balas del cañón sin usar en su lugar. “Pensé que podríamos mostrar el verdadero poder de los cañones a esos tipos del Batallón de Rifles.”

“Sí”, coincidió Nelson con él decepcionado. “En comparación con la munición que utilizan para las ametralladoras pesadas, una ronda de proyectiles de cañón es aproximadamente lo mismo, sin embargo es mucho más efectiva.”

“Es suficiente. La señorita Anna las hizo personalmente, por lo que son mucho más valiosos que las balas de las ametralladoras, las cuales se producen todos los días”, dijo Van’er con el ceño fruncido. “Tendrán la oportunidad de disparar cuando ataquemos la ciudad del rey, ¡así que asegúrense de apuntar bien y poner en alto al Batallón de Artillería! Los elegí personalmente…”

“Para unirnos a su equipo de élite, comandante, nos lo ha dicho muchas veces”, dijo Nelson, extendiendo sus manos. “No se preocupe, no nos tomará más de tres proyectiles para abrir la puerta de Ciudad del Rey.” Golpe a Rodney. “Oye, di algo.”

“Quiero una cañonera como esta…”

“¿Qué?” Los otros cuatro hombres se sorprendieron.

“Espero poseer una cañonera de agua poco profunda como esta algún día.” Repitió lo que dijo, con sus ojos brillando de emoción. “¡La llamare “Rodney”!”

“Espera, ¿no crees que tu hermano mayor merece este honor primero? El segundo barco debería llamarse Nelson.”

“De ninguna manera… No te daré ese derecho.”

“Cállense ustedes dos. El segundo barco definitivamente se llamará Van’er. No olviden que los traje a todos ustedes.”

“Aquí vamos de nuevo.” Cat claw suspiró.

“¿Podría llamarse Cat claw o Jop?” Jop murmuró en voz baja.

“No”, respondieron los tres hombres al unísono.

Después de que los barcos de concreto alcanzaran al barco principal, la flota reanudó su viaje. Dos días más tarde, la muralla gris de la ciudad del rey se hizo visible.