RW – Capítulo 501

0

Capítulo 501: Cubierta de acero (Parte II)

Eden recién había sido ascendido a caballero en Ciudad del Rey, por lo que no tenía tierras ni título, lo cual lo colocaba en el rango más bajo entre los nobles. Algunos grandes nobles incluso creían que los caballeros no pertenecían a los nobles y solo tenían títulos honoríficos. Por lo tanto, estaba demasiado emocionado con cumplir las ordenes de bloqueo de Timothy. Gracias a que el rey estaba reclutando a nuevas personas y su experiencia en navegación eventualmente se convirtió en el capitán de un barco con cabeza de halcón.

Creía que era una gran oportunidad: ese bloqueo era su oportunidad para demostrar su valor y ser ascendido como un noble verdadero, ya que la mayoría de los nobles no estaban dispuestos a abandonar la comodidad de sus hogares para subir a los barcos y luchar durante los siguientes meses.

También era para probarse a sí mismo ya que tanto los buques mercantes como las caravanas no tenían ninguna posibilidad. Si los señores locales enviaran caballeros para proteger a las caravanas por, los barcos mercantes quedarían vulnerables. Mientras no fueran demasiados codicioso, podrían completar la misión segun las necesidades de Su Majestad Timothy.

Por supuesto, las necesidades de Su Majestad depende de la cantidad de dinero y mercancía que pueda ocupar. Con ese pensamiento en mente, miró fríamente a las Ratas sonrientes en el barco frente a él. Ayer interceptaron un barco mercante de la Ciudad Redwater, y a pesar de que el capitán insistió en que se encontraba navegando hacia Fallen Dragon Ridge, se apoderaron por completo de su mercancía y mataron a la mayoría de la tripulación. Su mercancía consistía principalmente en vino, pieles y royals de oro. Estos idiotas se atrevieron a tratar la mercancía ganada como si fuera su propio botín y lo dividieron entre ellos según las reglas de las ratas callejeras.

Eden se rió fríamente al pensar sobre la situación actual. jaja, esas Ratas no tienen idea de que su único propósito en este bloqueo sobre el rió es para saquear barcos abiertamente y apaciguar a los señores locales. Cuando el rey rebelde Roland sea derrotado, sus cabezas serán enviadas a los señores afectados por el bloqueo como una disculpa del rey. Entonces, los bienes incautados definitivamente irán a parar a la bóveda del palacio. Sin embargo estas Ratas ven esta misión como una oportunidad para saquear a los ricos, pero no tienen idea de que su muerte es inminente. Que irónico.

“¡Señor, algo se acerca hacia nosotros por el frente” le gritó el marinero en la posición de vigía.

Eden se asomó por la proa y vio una nube de humo negro a lo lejos, como si algo ardiera en el río. Después de un rato, apareció una mancha gris y poco a poco se acercaba a ellos. Definitivamente era un barco, pero no podía ver las velas.

“¿No esta viajando demasiado rápido como para ser un barco?” preguntó su asistente después de mirar por un momento.

Eden también noto eso. Su velocidad era terriblemente rápida, incluso si estaba yendo río abajo, y su tamaña aumento de la media palma de su mano a una mancha gris en menos de media hora. También adivino por la distancia que era mucho más grande que los buques mercantes regulares.

Los otros dos barcos con cabeza de halcón también divisaron el objetivo, y uno de ellos comenzó a remar rápidamente para alcanzar a ese extraño barco mercante antes que los demás.

“Señor, ¿deberíamos acercarnos también?” le preguntó su asistente a Eden.

Eden meditó por un momento antes de decir: “Esperemos y observemos la situación primero.” Notó que el barco de cabeza de halcón detrás de él que estaba al mando del Barón Derrick también estaba conteniéndose, mientras que el barco de las Ratas ya estaba preparado para abordar el extraño barco.

Pronto al obtener un vista mas clara de la embarcación que se aproximaba, Eden quedó boquiabierto y todos en la cubierta exclamaron. El marinero en el mástil gritó: “Dios mío, señor, ¿qué demonios es eso?”

A diferencia de los barcos con detalles de cobre, la nave entera estaba hecha por completo de metal, incluso la extraña torre de hierro encima relucía. Su proa dividía el río como una lanza en dos, y el agua alzada en su andar revelaba lo rápido que iba el barco de acero.

“Hum…” ¡El bote emitió un silbido profundo cuando se lanzó hacia adelante y giró para chocar directamente contra el primer barco de cabeza de halcón!

El barco de cabeza de halcón navegaba por un costado para abordar el bote que se aproximaba, una táctica funcional contra los barcos mercantes de baja velocidad, pero antes ese rápido barco de acero solo estaban vulnerables; antes de que pudiera darse la vuelta para escapar, el barco choco contra su indefenso lado.

Su lado hecho de madera se partió con un fuerte crujido, y el barco casi vuelca en el río, como si hubiera sido empujado por una mano gigante. Las olas feroces que se estrellaron contra la cubierta, arrojo a muchos hombres de la cubierta.

“¡Dios!” El asistente de Edén miró con miedo. “¡Se dirige directamente hacia nosotros!”

“¡Los enemigos están atacando!” gritaron los marineros. “¡Señor, los enemigos están atacando!”

La gente comenzó a ocupar sus posiciones y llenar sus rifles con municiones.

Eden vio la bandera de la torre y dos cañones en la parte superior de la embarcación de acero, tragó saliva y dio su orden apretando los dientes: “¡Dile a los remeros que comiencen a moverse y que nos acerquen a la orilla!” Nunca antes había visto esa bandera, pero supuso que esa cosa tan aterradora solo pudo ser inventada por el príncipe de la Región Occidental, del que se rumoreaba que se enfrentaba a las bestias demoníacas. No solo era gigante, sino que su velocidad también era más rápida que las galeras estrechas. ¡Un mortal nunca podría lograr crear aquello!

“¿No vamos a retirarnos?” preguntó su asistente, temblando.

“¿Retirarnos?” Eden gritó con enojo. “¿Cómo podemos escapar de ese barco que es más rápido que nosotros? ¡Nuestra única esperanza es permanecer cerca de la orilla para evitar chocar contra él y tratar de abordar por detrás de él cuando de la vuelta! ¡Maldita sea, ve y transmite mis órdenes!”

Empujando a su asistente en pánico sintió un escalofrío al ver el barco dañado. Podía imaginarse cuán mala era la situación dentro del casco. La proa del barco de acero estaba completamente atascada en su costado, destruyendo, no, dividiendo por completo, el delgado y endeble barco. Los marineros más desafortunados eran los remeros, serían aplastados por la proa de acero o, peor aún, atrapados en el casco y ahogados.

Gritos y maldiciones brotaron del barco, el miedo transmitido de su voz causo que Eden sintiera incluso lástima de las Ratas a bordo: sus circunstancias se revertían, los cazadores se habían convertido en presa.s

Mientras la corriente seguía fluyendo y la embarcación de acero disminuía la velocidad, el barco partido por la mitad del casco se volcó, y los enemigos que cayeron al agua pintarón de rojo el rió. El segundo barco desesperadamente trato de darse vuelta y huir, pero el siniestro silbido sonó nuevamente, y con un estruendo ensordecedor y una larga nube de humo, el barco de acero avanzo nuevamente hacia su próximo objetivo.