RW – Capítulo 500

0

Capítulo 500: Cubierta de acero (Parte I)

De píe en el balcón de la parte superior de la sala de mando de su barco, Roland sintió que su corazón se llenaba de orgullo mientras observaba su flota de barcos alineados detrás de él.

Además de la cañonera principal, “Roland”, todos los otros barcos eran barcos de concreto lentos y torpes. Sin embargo, con más de diez de ellos, la flota se veía magnífica. La flota masiva con sus estelas de humo blanco sobre sus chimeneas parecía imponente y al navegar sobre el río chocando contras las olas, se miraba completamente imparable.

Al parecer, la cañonera era la principal atracción de la flota: su imponente puente y su elegante apariencia destacaba de los veleros y barcos de concreto. Con las armas colocadas sobre el barco parecía dominar el rió. Su cañón principal de 152 mm y sus dos ametralladoras Mark I, junto con el motor a vapor de alta presión hecho a medida y sistema de conducción de hélice, le permitía alcanzar una velocidad de 12 kilómetros por hora.

“Pareces estar de buen humor.” Nightingale lo observó mientras se arreglaba su cabello revuelto por el viento. “¿Es porque volverás a casa pronto?”

“¿Quieres decir, el palacio? De ninguna manera, nunca regresare a ese lugar”, dijo, sacudiendo la cabeza. “La Región Occidental es mi verdadero hogar. Estoy feliz porque este conflicto terminará pronto.”

“Hm… la mitad de eso es una mentira.”

Roland recordó con sorpresa que podía ver cuándo la gente mentía. “Ejem, está bien, en realidad estoy orgulloso de mí mismo por haber logrado producir muchos barcos durante los meses de los demonios.”

“Estás diciendo la verdad esta vez.” Nightingale parpadeó. “Pero eso suena un poco como tú.”

“Es por eso que mentí.”

“Eso es comprensible.” Ella se rió entre dientes y caminó hacia Roland. “No te culpo. No me importaría si dijeras una pequeña mentira, siempre y cuando no tenga nada que ver conmigo.”

…Si no te importa, entonces no digas cuando miento“, pensó Roland quejumbroso.

“Por cierto, nunca te di las gracias”, susurró Nightingale mientras miraba a lo lejos.

“¿Gracias por qué?”

“Por tratar de terminar este conflicto y tratar de traer la paz al Reino de Graycastle. Tanto los plebeyos como las brujas vivirán alegremente bajo tu mandato”, dijo lentamente. “Siempre supe que lograrías hacer esto, pero no pensé que sucedería tan pronto.”

“No sera tan rápido. Incluso después de derrocar a Timothy, los nobles resistirán con todas sus fuerzas. Unir a todo Graycastle puede tomar otros años más.” Roland suspiró. “Progresar nunca es fácil, por lo que todavía tenemos un largo camino por recorrer para lograr nuestro objetivo.”

“De hecho es mucho mejor de lo que imaginaba. Antes de esto, estaba preocupada de que no viviría para ver este día.”

“Vamos,no digas eso” Roland la fulminó con la mirada. “¿Crees que te pondré en peligro?”

“Desde siempre se ha acostumbrado que una bruja de combate como yo esté en la batalla, y romper esas restricciones requiere sacrificios.” Nightingale giro la cabeza. “Me he preparado para ese momento, desde el día que juré mi lealtad hacia ti.”

“Lamento decepcionarte”, dijo Roland encogiéndose de hombros. “Definitivamente habrá sacrificios, pero nuestros enemigos los harán. De todos modos, debería agradecerte.”

“¿Por qué?” Preguntó Nightingale sorprendido.

“Porque si nunca hubiera conocido a una bruja, no tendría la confianza para hacer lo que estoy haciendo ahora.”

Si no fuera por Anna, no habría decidido salvar a las brujas, y si no existiera el poder mágico, aún estaría viviendo con cautela encerrado en aquella primitiva ciudad fronteriza.

“Estás… diciendo la verdad”. Nightingale lo miró.

“Por supuesto que sí”, dijo Roland con una sonrisa.

De repente, una figura dorada descendió del cielo y aterrizó junto a ellos. “Su Alteza, cuatro barcos con remos se nos están acercando desde unos 20 kilómetros de distancia por ambos lados, los barcos tienen una cabeza como se describió en el informes.” dijo Lightning, “pero no eran de halcones.”

“La cabeza de halcón probablemente se refiere a la embolia debajo del agua.” Roland le dio unas palmaditas en la cabeza. “Buen trabajo, sigue de este modo.”

“Entonces… ¿contestare menos preguntas por el castigo?” La niña miró al príncipe con ojos suplicantes.

Él no pudo evitar reír. “Está bien. Si prometes comportarte en el futuro, solo harás una serie de preguntas.”

“¡Sí señor!” Los ojos de Lightning brillaron, e inmediatamente saltó y voló hacia el oriente en un instante.

“No deberías ponerle las cosas fácil.” Nightingale se quejó.

“Aprenderá su lección si es recompensada.” Roland desestimó su refunfuño con un gesto de mano y se giro para caminar hacia las escaleras. “Volvamos a la sala de mando. Tenemos trabajo por hacer.”

***************************

La pequeña y cuadrada sala de mando no contenía nada más que una mesa de madera y cuatro bancos. El comandante del Primer Ejército Iron Axe, el líder del Batallón de Fusiles Brian, el líder del Batallón de Artillería Van’er y el capitán de Victoria Cacusim estaban de pie junto a la mesa redactando el plan de batalla.

“Según el informe de Theo, los cuatro barcos de guerra de Timothy son barcos de río. Son casi tan rápidos como nuestros barcos de concreto, pero son más ágiles.” Dijo Roland, señalando el mapa sobre la mesa. “Por lo general, estos barcos se acercarán a los barcos enemigas, para que sus tripulaciones puedan saltar sobre ellas y luchar. También pueden llenarse con materiales inflamables como pólvora o azufre y chocar contra su objetivo, destruyendo ambas naves. Sin embargo, dado que el objetivo de nuestros enemigos es bloquear el río, para saquear nuestros barcos, es probable que utilicen el segundo método. Esta es nuestra primera vez luchando en un río, así que no duden en compartir cualquier idea que tenga.”

“Su Alteza, será difícil golpear un objetivo en movimiento con un cañón en movimiento, por lo que sugiero que disparemos cuando estemos más cerca de sus barcos”, sugirió Van’er. “Mientras estemos a unos 50 metros de distancia, ¡prometo que cada bala de cada cañón hundirá un barco enemigo!”

“Pero oí que los proyectiles no solo gastan mucha pólvora, sino que también requieren que la señorita Anna fabrique las balas”, dijo Brian, sacudiendo la cabeza. “Creo que es mejor esperar a que el enemigo aborde nuestras naves y luego agujerearlos con balas de nuestras ametralladoras pesadas.”

Roland se giro hacia Cacusim y le dijo: “¿Qué piensas?” Llamó a este anciano a la sala de mando porque era la única persona en la Ciudad Neverwinter que había peleado en barcos antes. Según él, se topó con piratas muchas veces cuando era comerciante, e incluso aunque fue saqueado aún contaba como una especie de experiencia.

“Um, Su Alteza…” Cacusim dudó un momento. “En mi opinión, deberíamos cargar contra ellos.”

“¿Qué?” los otros dos hombres preguntaron, mirando en estado de shock.

“Su nave es grande, rápida y está hecha de acero, por lo que sus barcos de madera probablemente colapsen al contacto. Incluso si no los destruye, cualquier fuga evitará que se muevan más.” Miro a los otros dos y dijo. “Por supuesto, esto… esto es solo mi opinión personal.”

Esta táctica le recordó a Roland un poema que decía: “Con el sol brillando y las olas altas, una bandera D cuelga del mástil.”

“Bien, sigamos este plan.” Tomo finalmente la decisión. “Aunque no tenemos una bandera D, una bandera con una torre y cuatro estrellas tendrá el mismo efecto.” Roland ordeno alzar la bandera de Ciudad Neverwinter, y sonar la bocina mientras avanzaban a toda marcha.