RW – Capítulo 476

0

Capítulo 476: El día de la «Victoria»

Nota: El titulo hace alusión a 2 cosas que ustedes se darán cuenta.

La oscuridad todavía era visible en las afueras, y alguien estaba tocando interminablemente la puerta de la casa de Cacusim. Caminando bostezando, inconscientemente estiro su mano para agarrar su abrigo, pero se dio cuenta de que ya no necesitaba un abrigo.

Las gruesas paredes de ladrillo lo mantenían cubierto del frió, y la increíble calefacción mantenía cálido eñ interior. Sin importar cuán pesada fuera la nieve, la casa no permitía que el frío entrara como solía hacerlo, tampoco entraba del techo. Tal casa de alta calidad solo esa, solo era apta para los nobles en Valencia. Por supuesto, eran un poco más pequeñas.

Abriendo la puerta, observo a un joven pequeño. Era su asistente Pike, quien estaba de pie a fuera. «¿Por qué sigue durmiendo? ¡Tenemos que apresurarnos, Capitán! De lo contrario, ¡no obtendremos un buen lugar!»

«¿Tenemos que irnos tan temprano?» Cacusim asomó la cabeza y miró al cielo. El amanecer se asomaba entre las nubes y el suave sol de la mañana iluminaba pequeñas secciones del cielo.

«¡Por supuesto!» el joven exclamó. «¡Mis vecinos me contaron que habrá una actuación de la Compañía Estrella Floral durante la celebración, y no alcanzaremos lugar en la plaza si llegamos tarde!»

«Ok, espera un momento.» El anciano se encogió de hombros y regresó a su habitación para cambiarse. Mirando la otra cama vacía, suspiró suavemente. «El Día de Victoria… ¿Hay alguna celebración como esta en la Fortaleza Longsong? Espero que sí, si no, Vader la echara de menos.»

Llegando a la plaza, se dieron cuenta de que había pancartas colgando de cuerdas, atadas en los árboles en ambos lados de la calle. La pequeña ciudad parecía radiante y nueva bajo el sol de la mañana. De vez en cuando, la gente se unía a ellos desde los senderos aledaños, ha la carretera principal. Parecía que también iban a la plaza.

Cacusim había oído hablar de esa celebración de Pike. El príncipe nombró el primer día después de los meses de demonios como el día de la victoria. La celebración era por permanecer y pasar seguramente los meses de los demonios. En ese día a todo se les dio un día libre, para disfrutar de la gran fiesta en la plaza. El ayudante de Cacusim se había enterado de eso y lo invitó a ir con él. Después de pensarlo un poco, el viejo accedió a ir con él.

Mientras entraban, observaron un área cercada en el centro de la plaza, los policías con uniformes negros mantenían el orden. Muy pocas personas habían llegado tan temprano. Los dos rápidamente encontraron un lugar cerca del escenario y conversaron mientras esperaban que comenzara la celebración.

Al mediodía, las personas ya se habían congregado en la plaza y el príncipe apareció pronto en el centro del teatro. Tan pronto como apareció, Cacusim escuchó vitoreos ensordecedores. Las personas a su alrededor levantaban sus manos con entusiasmo y gritaban: «¡Larga vida a su alteza!»

El príncipe Roland sonrió. Esperó a que los vítores pasaran, y alzo su puño mientras decía en voz alta: «¡Hemos derrotado al mal una vez más!»

La plaza estalló en vítores instantáneos, el sonido ensordecedor sacudió el corazón del anciano. No había visto a un señor que fuera tan respetado hacia mucho tiempo.

«Mi gente, no importa de dónde vienen, ya sea de la Región Occidental, de la Región Norte, de la Región Oriental o de la Región del Sur, siempre y cuando hagan contribuciones a nuestra ciudad, ¡la gloria les pertenece! Esta gloria le pertenece a todos ustedes, ustedes son los que dan su sangre y su sudor por la Ciudad fronteriza!» La voz tranquila y emocional del príncipe parecía llevar consigo un poder mágico, era capaz de oírse sin que tuviera que gritar. «Hoy es el Día de la Victoria. Este día fue establecido por todos ustedes. El mal no ha sido completamente eliminado y volverá tarde o temprano, pero no importa cuántas veces regresen nuestros enemigos, la victoria es nuestra siempre que nos unamos y trabajemos juntos!»

El anciano nunca había escuchado a un noble referirse a los civiles y a sí mismo como «nosotros», pero a Su Alteza no parecía importarle eso. Miraba a la gente de forma natural, sin arrogancia ni desprecio. A los ojos del príncipe, él y sus súbditos eran uno mismo.

Era increíble, pero inesperadamente… armonioso.

«¡Ahora, aplaudámonos por esta victoria ganada duramente y levantemos nuestros animos para celebrar!»

«¡Larga vida a Su Alteza!»

«¡Larga vida al Día Victoria!»

Los vítores sonaron en toda la plaza. La gente alzo su mano derecha para mostrar su respeto, incluido Cacusim.

«¡Este es un Señor que es digno de mi lealtad!» Pike dijo apasionadamente mientras golpeaba su pecho.

Posteriormente, fue el turno de la de la compañía Estrella Floral, muchas personas silbaron emocionadas.

«No hemos visto sus actuaciones en bastante tiempo.»

«¡La Sra. Irene sigue siendo tan hermosa!»

«Pero en comparación con la señorita May, carece de atractivo.»

«Es Señora May ahora. ¿No has oído las noticias? Está a punto de casarse con el Comandante de los Caballeros, y el príncipe ya ha enviado un regalo de bodas.»

Mientras escuchaba las charlas de la gente, Pike preguntó maravillado: «El nombre de una compañía suele ser el mismo que el teatro o el nombre de la ciudad, así que ¿por qué la compañía de Ciudad Fronteriza tiene un nombre tan extraño?»

«No eres un ciudadano de la region occidental, ¿verdad?» preguntó alguien de inmediato. «La Señorita May y la Señorita Irene son ambas actrices del Teatro Longsong, y particularmente la Señorita May es llamada la Estrella de la Región Occidental, mientras que la Señorita Irene es llamada Flor del Mañana. Ahora, ambas viven en la Ciudad Fronteriza, así que el nombre de la compañía es Estrella Floral.»

«¡Mira, está comenzando!»

Esa no era la primera vez que Cacusim miraba obras teatrales, sin embargo la historia era bastante única. En lugar de una historia de amor normal entre nobles, esa obra contaba la historia de la región occidental. Los actores representaban a personas comunes que vivían en Ciudad Fronteriza. Al principio, estaban indefensos, confundidos y era perseguidos como corderos durante los meses de los demonios. Pero después, decidieron quedarse en la ciudad y luchar en contra de las bestias demoníacas. Toda la historia estaba llena de giros y enredos, que eran muy apasionantes. Cuando los personajes morían de hambre y frío o eran asesinados por defender a sus familias, el público se sentía identificado.

El anciano fue capturado rápidamente por la actuación, e incluso las personas que acababan de llegar a la región occidental podían sentir los sacrificios que los ciudadanos de Ciudad Fronteriza habían hecho por sus deseos alcanzables de sobrevivir.

Cuando termino la obra, un estruendoso aplauso resonó sobre la plaza.

Sin embargo, Cacusim quedo estupefacto por lo que miro después. Una chica con el pelo largo y brillante entro sosteniendo una linea negra delgada en su mano. Pronto el escenario de madera fue cortado en varias partes, que utilizó después para encender una hoguera gigante.

La multitud no quedo asustada por esto, e incluso vitorearon su nombre. «¡Señorita Anna! ¡Señorita Anna!»

Cuando la carne de oveja se coció en la hoguera, la atmósfera en la plaza alcanzó su clímax. Los lugareños espontáneamente se pararon y formaron una larga fila para bailar, era la última parte de la celebración. Según la gente que estaba parada en los alrededores de Cacusim y Pike, mientras la danza continuara, la barbacoa continuaría hasta la medianoche.

«¡Capitán, vamos juntos!» Pike tragó saliva. Estaba ansioso por unirse.

«Soy demasiado viejo para bailar», Cacusim negó con la cabeza. «Deberías unirte a ellos.»

«Iré entonces.» Dijo mientras le escurría baba de la boca. «Compartiré un poco de barbacoa contigo cuando la tenga.»

Al mirar al niño bailando con la multitud, el anciano no pudo evitar reírse. Se había estado preguntando cómo debía nombra al bote concreto asignado a él, quería que fuera único e inolvidable, y ahora tenía una idea.

«Lo llamaré Victoria», pensó.