RW – Capítulo 326

0

Capítulo 326: Contacto

“¿Es este el lugar donde llegaron la última vez?” Preguntó Tilly, mirando el alto acantilado rocoso parado frente a ellos.

Desde el momento en que vieron la costa por primera vez, la Belleza Encantadora siguió el camino con dirección hacia el Occidente, hasta que finalmente Ashes les gritó que se detuvieran cuando llegaron a la playa conocida.

“Sí, échale un vistazo”, dijo Ashes mientras señalaba la cima de un acantilado.

Tilly siguió la dirección del dedo de Ashes con su mirada y vio una bandera naranja a ambos lados del pico aleteando con el viento.

“Aunque era una playa arenosa cuando llegue aquí la última vez, esas dos banderas demuestran que no hemos tomado el camino equivocado.”

“También tuve la misma impresión”, dijo el Viejo Jack, mientras tenía la pipa como siempre en la boca. “Pero la última vez que nos vimos llegaron con un gran globo que usaron para llevar a todas las brujas a la montaña. Entonces, ¿cómo planeas superar eso?”

“¿Enorme globo?”, Preguntó Tilly con curiosidad.

“Así es, puede volar cuando está lleno de aire caliente”, Ashes asintió en confirmación, “Se dice que es uno de los inventos de Su Alteza. El principio detrás de eso es usar la energía del aire caliente para llevar el globo y la gente adentro hacia el cielo.”

La Quinta Princesa parecía algo preocupada cuando dijo: “Los mentores de la corte nunca nos enseñaron algo así.” Luego expulso un halo de aire blanco antes de continuar, “No importa, lo veré pronto, y cuando lo haga naturalmente llegará a saber la verdad. Vamos a tierra.”

“¿Estás segura de que no quieres esperar a que venga a recogerte?”, Preguntó el capitán, limpiando su pipa de las cenizas, “¿Cómo planeas cruzar el acantilado?”

“Shiva lo manejará,” dijo Tilly sonriendo.

Como era una costa formada naturalmente y nadie conocía realmente la profundidad del lecho marino, la Belleza Encantadora no podía acercarse a la orilla. Entonces, la única forma de enviar a la gente a la playa era usando el bote de desembarco.

Cuando el grupo de brujas pisó la espesa nieve, Tilly se volvió hacia Jack el tuerto y dijo: “Sr. Capitán, espere aquí por tres o cuatro días más, Lotus y las demás también necesitarán su ayuda para regresar a la Isla Durmiente.”

“Por supuesto”, el capitán estuvo de acuerdo inmediatamente, “Sin ustedes brujas a bordo, no me atrevería a navegar de vuelta, ah. Quién sabe si esos fantasmas del mar atacarán de nuevo cuando regresemos a casa.”

Cuando todo fue dicho, Tilly fue al borde del acantilado y usó la piedra mágica voladora con su habilidad para dirigirse directamente a la cima de la colina. Mirando a su alrededor, el terreno detrás de la montaña era mucho más alto que la playa, estaba casi al mismo nivel que la cima de la colina. En otras palabras, solo tendrían que subir y no habría necesidad de que bajaran nuevamente para aterrizar. La altura del acantilado era de unos cincuenta pasos, y el consumo mágico de la barrera se incrementaba cuando se usaba con objetos, pero esa distancia no debería ser un problema para Shiva. Después de llegar lentamente a la tierra junto a la mujer, Tilly dijo: “Shiva, tendré que molestarte conosotras tres.”

“Sí, Lady Tilly”, dijo Shiva, mostrando una gran sonrisa mientras acariciaba su pecho. Entonces invocó su barrera invisible. En ese momento todas ellas estaban completamente recuperadas después de haber descansado durante dos días desde el ultimo de los ataques violentos de los monstruos marinos. Esperando hasta que todas las personas pisaran la barrera transparente, ella guió su magia, de modo que la barrera se elevara lentamente y pronto estuvieron encima de la cima de la colina.

Luego, con la guía de Ashes, el grupo pasó medio día hasta llegar a Ciudad Fronteriza.

Lo primero que llamó la atención de Tilly fue el puente de acero con forma única. Pasaba a través de un ancho río con solo dos pilares en la parte inferior para actuar como soporte. Sus vigas de hierro pulcramente ordenadas, sin vigas innecesarias ni decoraciones o patrones adicionales. La nieve que cubría el suelo contrastaba con las partes expuestas del puente negro, dándole una impresión inicial de un aire de grandeza.

“Este puente… es realmente enorme”, suspiró Breeze, “Al final, ¿cuántos lingotes de hierro necesitaron para crear un puente como ese?”

“Es solo un desperdicio de materiales. El problema de tráfico podría ser resuelto fácilmente con un puente de pontones. ¿Qué sentido tiene construir un puente tan alto?” Ashes dijo, dejando en claro que ella pensaba de manera diferente, “Ciudad Fronteriza se encuentra al final de la ruta de flotas mercantes, por lo que entonces que barco querría viajar al origen de un río para hacer negocios?”

“Esa es la opinión de las personas que solo tienen un conocimiento y experiencia superficial”, dijo Andrea mientras sacudía elegantemente su dedo índice. “Aunque no soy ciudadana de Graycastle, todavía puedo ver que el bosque en el lado occidental posee un valor inconmensurable para reclamar. Aunque no hay una ciudad allí en este momento, eso no significa que no habrá una en el futuro. Si desea continuar expandiendo su territorio, es una buena opción expandirse a un área deshabitada. En ese momento, el puente de pontones solo se convertiría en un obstáculo para la ruta comercial, se puede considerar al hermano de Lady Tilly como alguien que piensa más a largo plazo que tú.”

Ashes levantó sus cejas, “Antes lo llamabas un noble vulgar que le encanta la cocina bárbara, pero ¿ahora ya has cambiado la forma en cómo te diriges al hermano de Lady Tilly?”

“Las dos palabras ‘noble vulgar’ fueron añadidas por ti”, dijo la bruja rubia mientras arrojaba su cabello hacia atrás en un gesto desdeñoso, “Además, pensar en la cocina a largo plazo y bárbaro no es un conflicto, no deberías tratar de despertar enemistad frente a Lady Tilly.”

A Tilly, sin embargo, no le preocupó ese conflicto ya que era común entre las dos, su mirada en cambio se encontró dirigida al otro lado del río.

Allí ella notó un fenómeno increíble.

En este momento la nieve aún caía del cielo, la temperatura no era diferente a la del invierno, por lo que era razonable decir que era un momento en que la gente del pueblo debería estar escondida en sus propias casas, ya sea alrededor del fuego o debajo de sus colchas. Incluso en Ciudad del Rey, solo había visto a algunas pocas personas intensificar su fuerza física para pasar el frío. Si querían mantener su cuerpo caliente, tendrían que comer más de lo normal, sin mencionar el riesgo de contraer un resfriado cada vez que salieran por la puerta. Por lo tanto, aparte de reunir los alimentos y bebidas necesarias, la abrumadora mayoría de los civiles siempre evitaría cualquier tipo de acción en el invierno.

Sin embargo, en la orilla del río de la ciudad había gente que iba y venía constantemente, algunos empujando carritos, algunos cargando grandes sacos en su espalda, todos caminando apresuradamente como si estuvieran trabajando. Sin embargo, Tilly no pudo ver a ningún capataz sosteniendo algún látigo entre ellos, es decir, esas personas eran completamente voluntarias en su trabajo.

¿Cómo puede ser esto?

Después de cruzar el puente de hierro, inmediatamente fueron detenidas por dos guardias armados con peculiares lanzas, los guardias vestían uniformes y parecían llenos de energía. Su comportamiento era completamente diferente de las patrullas comunes de las grandes ciudades. “Deténganse, ¿por qué vienen del sur?” Uno de ellos las miró por un momento antes de preguntar: “Esperen, ¿son… brujas?”

Esa pregunta dejó a Tilly ligeramente perpleja por las palabras usadas. A pesar de que ya era consciente de que las brujas vivían abiertamente en la ciudad, al escuchar a la gente común haciendo esa pregunta de una manera tan tranquila, causo que sintiera ráfagas en su corazón. “Sí, somos brujas.”

“Parece que quieren unirse a la Unión de Brujas”, asumió el guardia riendo. “Por favor esperen aqui. Les Informaré a los superiores inmediatamente.”

“¿Espere? No esto es”

“Está bien. Entonces nos quedaremos aquí y esperaremos.” Tilly extendió su mano para interrumpir a Ashes, “Además, ¿puedes decirme con qué están ocupadas esas personas?”

“Oh ellos, están reparando el muelle. Debido a la nieve abrupta, hay muchas cosas que se han estropeado, pero al final realmente no sé mucho sobre lo que está sucediendo allí.”

Cuando el guardia regreso a su puesto, Ashes preguntó perpleja, “¿Por qué no le informaste sobre tu identidad?”

“¿No tienes curiosidad? ¿No te preguntas cómo reciben a una bruja de otra ciudad?” Tilly le dijo con un guiño.

No pasó mucho tiempo hasta que una mujer alta vestida completamente de blanco apareció. Tenía el pelo largo y rubio y su aspecto era impecable. Incluso sin haber visto su magia, Tilly podía sentir un vigor penetrante saliendo de su cuerpo, como una cuchilla afilada y desenvainada.

No había duda, que la mujer frente a ellos era una bruja de combate, y una muy poderosa.

“Realmente pensé que eran brujas nuevas que querían unirse a la Unión de Brujas. ¿No habías vuelto ya a la Isla Durmiente? “Dijo por primera vez mientras miraba a Ashes, antes de barrer su mirada sobre el resto de la multitud. Cuando sus ojos finalmente se posaron en Tilly, mostró una expresión de sorpresa durante un momento antes de que la aguda sensación desapareciera repentinamente, para ser reemplazada por un calor similar al del agua.

“Hola, mi nombre es Nightingale”, asintió a modo de saludo. “Supongo que debes ser Tilly Wimbledon, la hermana menor de Su Alteza Roland.”