RW – Capítulo 322

0

Capítulo 322: Oficina de seguridad del territorio occidental

Al regresar a la sala del castillo, Roland se sentó en el asiento del Señor el cual mirabs a los súbditos reunidos en la sala por debajo de él.

En su memoria, la única vez que el Cuarto Príncipe uso su derecho de ejercer un juicio fue la primera vez que cruzo a Ciudad Fronteriza. Más tarde, después de sus fricciones con los nobles y su insatisfacción con su estilo de vida en general, había arrojado todo en manos de Barov, sin preguntarle nada al respecto.

Viendo que todos estaban presentes, Roland pidió que comenzara el juicio.

Al principio, permitió que todas las partes expusieran sus casos, y luego les hizo sus propias preguntas: con Nightingale allí asistiéndole en secreto, no era necesario que él determinara quién mentía deliberadamente y quién hablaba en forma insinuante, ni tampoco necesitaba tener la mente meticulosa de un juez, para concluir quién era el responsable, todo era sencillo y sin esfuerzo.

Pronto se reveló toda la verdad de la historia.

En el fondo, Khoya Harvie no estaba dispuesta a aceptar que se le privara de su identidad como caballero, al mismo tiempo también se había cansado del tedioso trabajo de escribir en el Ayuntamiento, tomando insatisfacción y resentimiento contras los refugiados. Aprovechó la oportunidad que le toco de distribuir las gachas de trigo para cobrar a los refugiados una tarifa e instigar una disputa entre ambas partes. Deliberadamente les dijo que era porque los siervos no entregaron todos sus granos y que la existencia de trigo no era suficiente y por esa razón no podían repartir gachas gratis.

De hecho, lo que más irritó a Roland fue que Khoya solo pudo molestarlos por varios días debido a que llevaba puesto el llamativo uniforme del Ayuntamiento y los refugiados se encontraban preocupados por la posibilidad de represalias por parte de los funcionarios por lo que decidieron guardar silencio. Hasta hoy, cuando un refugiado llamado Vader salió en protesta en contra de su comportamiento, y de esa conmoción todo había quedado al descubierto.

Cuando Roland finalmente entendió toda la situación, se sintió aliviado.

Una organización en ascenso debe estar rebosante de vitalidad, llena de energía juvenil. Más tarde, cuando la situación estuviera más estable, la corrupción y la rigidez serían inevitables, pero eso solo debería ocurrir después de la unificación con la Fortaleza Longsong. Si esos problemas aparecieran al principio, entonces la organización estaría condenada a nunca llegar muy lejos.

Sin embargo, ahora parecía que Khoya había actuado por su cuenta y que ninguno de los otros funcionarios del Ayuntamiento se había relacionado con ese asunto. Además, era solo una cuestión de extorsión de dinero, y no era lo que más temía, que eran los siervos vendiendo y revendiendo grano en privado.

Por supuesto, en cierta medida, Roland también era el responsable de que la situación se hubiese desarrollado de esa manera. Debido a que originalmente el Ayuntamiento estaba desesperadamente corto de mano de obra, Roland coloco a los Caballeros prisioneros bajo Barov después de solo darles una advertencia sobre las circunstancias y no más evaluaciones o entrenamiento. El resultado mostró que no todo el mundo había sido capaz de aceptar el trabajo sin quejarse o mostrar el gran dolor mental de pasar de rango de un caballero a un civil.

Roland llamó a Barov a su lado y le preguntó en voz baja: “¿Qué harían los otros Señores en este caso?”

“Su Alteza, hay dos posibilidades”, este respetuosamente respondió: “Si el delincuente es un noble, después de pagar unos Royals de oro la situación cambiaría y podrían ser libres sin más castigo. Mientras que el castigo para un civil que ataca a un noble puede ser grande o pequeño, desde cortar una mano hasta azotarlo.”

“Pero Khoya no es un noble”, respondió el Príncipe, “lo he privado de su título.”

“Sí, eso es cierto, Su Alteza. De esta manera, la disposición se basará por completo del estado de ánimo del Señor.”

“No hay números fijos?”

Barov negó con la cabeza.

Al escuchar eso, Roland comenzó a fruncir el ceño, ser completamente dependiente del estado de ánimo del Señor, eso significa que a los ojos de la nobleza, no importa cómo se trate a los civiles, no los consideran como “personas” en absoluto.

“Además de cortarles las manos, romperles los pies, azotarlos y quitarles las uñas ¿hay castigos comunes? Por ejemplo, encarcelarlos?”

“¿Encarcelarlos?” Preguntó Barov sorprendido, “¿Quiere decir simplemente encerrarlos? ¿Qué tipo de castigo es ese? Una prisión es solo un lugar temporal para retener al pecador, tarde o temprano serán llevados a juicio y su caso sera cerrado. Durante su encarcelamiento, tiene uno que alimentarlos todo el tiempo, me temo que sería una recompensa para algunas personas.”

Bueno, parece que el término general de encarcelamiento utilizado en generaciones posteriores no es muy útil aquí. Después de pensarlo por un momento, Roland decidió seguir las reglas del castillo. Se puso de pie y dejó que su mirada recorriera a la gente reunida debajo de él, “Estoy listo para dar mi veredicto ahora.”

“Khoya Harvie, debido a la negligencia con el cumplimiento del deber, extorsión de refugiados, usted es abolido de su posición dentro del ayuntamiento, y es sentenciado a trabajar en la mina durante diez años y será multado tres veces más con la cantidad de dinero que has robado.”

“Vader, como el primero en atacar a un oficial del ayuntamiento, serás sentenciado a diez latigazos con el látigo.”

“Todos los demás refugiados y siervos involucrados en la lucha serán multados con dos Royals de plata o cinco latigazos.”

“La distribución de las gachas de trigo seguirá siendo gratuita, se devolverá todo el dinero extorsionado.” Miró al Primer Ministro del Ayuntamiento, “Usted llevará a cabo la decisión anterior y también anunciará el resultado a las personas en la zona de residencias temporales.”

“Como usted ordene, Su Alteza Real”, dijo Barov.

De vuelta a la oficina, Roland se apoyó en el respaldo de la silla y se estiró, luego sintió un par de manos sobre sus hombros y los masajeó suavemente.

Cerrando los ojos, Roland disfrutó de un momento de ocio.

Ese asunto había hecho que Roland se diera cuenta de que con el creciente número de personas en la ciudad, la autoridad del Ayuntamiento también se había expandido rápidamente y que a esas alturas podía enfrentar ya el problema de la regulación interna.

No quería establecer una institución similar a la fiscalía, pero tampoco estaba dispuesto a establecer una oficina de seguridad pública independiente para las generaciones posteriores. Los primeros no solo necesitarían un mayor número de personal de alfabetización, sino que además eran propensos a atacarse entre sí, interferir en la comisión de las políticas, los sistemas de nombramiento y expulsión del gobierno y obstaculizar la implementación de nuevas políticas. Mientras que el último debilitaría la autoridad del Señor disfrazada. Sería aún mejor que mantuviera en sus propias manos esos poderes, como la formulación e interpretación de la ley y la celebración de un juicio.

Lo que necesitaba era un sistema simple pero eficaz que no requiriera que muchas personas desempeñaran el papel de una organización supervisora.

Roland tomó una de las manos colocadas sobre sus hombros.

Sintiendo que le agarraban la mano, Nightingale salió de la niebla y se sentó en el borde de la mesa mientras sostenía la mano del Príncipe, luego inclinó la cabeza y preguntó: “¿Qué pasa?”

Sus esbeltas piernas colgaban de la mesa, meciéndose en el aire, formando una curva perfecta con sus mocasines altos y sus pantalones ajustados.

Roland tosió dos veces, “Tengo la intención de establecer un nuevo departamento que supervisará el Ayuntamiento, así como también arrestará a otras personas que intenten hacer daño al territorio occidental o desestabilizar a la comunidad. Este departamento solo necesita informarme y será completamente independiente del Ayuntamiento o del Primer Ejército.” Enfatizando cada palabra que decía Roland, “lo nombraré “Buró de Seguridad del Territorio Occidental” y quiero que el primer supervisor seas tú.”

“¿Yo?” Nightingale parpadeó confundido.

“Así es, solo tú puedes distinguir fácilmente la verdad de las palabras de las personas. Además, cualquier trampa o trucos no tendrá sentido delante de ti”, asintió Roland. “¿Cómo ves? Si lo deseas, puedo ofrecerte mi propio helado de té de la tarde durante el invierno, y también…”

Nightingale suavemente pellizcó su mano, “Es innecesario decir eso, prometo que cumpliré – cualquier cosa, siempre y cuando sea algo que quieras que haga.”

“…” Roland de repente se sintió un poco avergonzado.

Ella se rió, pero no dejó que el silencio continuara durante demasiado tiempo y en su lugar dijo: “¿Pero qué debería hacer?”

“Bueno, la parte de supervisar ​​será muy simple”, el Príncipe volvió a tener sus emociones bajo su control, “Pondré una caja de acusaciones en la entrada del área del castillo, por lo tanto, solo tendrás que verificar el contenido de las cartas de las denuncias.”

Si él quisiera resolver el problema de la manera menos costosa, sería usar a la misma gente para supervisarse así mismos, así como también hacer que el Ayuntamiento se supervise a sí mismo. Al igual que el año pasado cuando atraparon a los espías durante los meses de los demonios.

Pero para las generaciones futuras, ese método no sería lo suficientemente fácil de usar. No importa si el objetivo fuera denunciado o reportado, se necesitaría de mucho esfuerzo para verificarlo. Simultáneamente, también podría haber casos de informes falsos, informes erróneos sobre situaciones correctas, y por no mencionar el encubrimiento. Pero frente a la habilidad de Nightingale, esas deficiencias no serían un problema. Verificar la información sería muy fácil para ella, simplemente tenía que interrogar al acusado en persona: los informes veraces serían recompensados ​​mientras que las acusaciones falsas y los informes falsos serían castigados. Al centrar la implementación en torno a esos dos puntos, el sistema tendría que ser extremadamente eficiente.

“En cuanto a mantener la estabilidad del territorio occidental y eliminar amenazas y peligros ocultos, será más parecido a un sistema nacional de inteligencia. Sin embargo, para esto, extenderé lentamente tus manos hasta que tus ojos se extiendan por todo el territorio occidental.”