RW – Capítulo 297

0

Capítulo 297: Un Corazón Ardiendo con Calor

Roland abrió los ojos. Se encontraba acostado en una cama blanda, con un techo familiar sobre su cabeza, haciendo juego con cada grieta en sus recuerdos.

Esta es mi propia… habitación

Giró la cabeza y en sus hombros de cada lado, ya sea el izquierdo o el derecho, ambos parecían estar en buenas condiciones. Mientras trataba de mover sus manos, tampoco encontró ningún problema.

Es como si todo hubiera sido solo un largo sueño.

Sin embargo, sabía que no había sido un sueño; la investigación de los Diablos y los ataques a los que se habían enfrentado era algo que había sucedido en verdad. Sin embargo, el hecho de que se encontrara acostado a salvo en su dormitorio, significaba que habían logrado escapar de la persecución de los diablos y habían regresado al castillo con éxito.

Sin embargo, ¿todas las brujas regresaron a salvo?

Pensando en ello, Roland no pudo evitar que su corazón se sintiera pesado. Trató de ponerse de pie, pero desde la dirección de su brazo lesionado, una explosión de impotencia se extendió por todo su cuerpo. Justo cuando quería abrir la boca para llamar a alguien, vio una hilera de brujas apoyadas contra la pared junto a su cama. Eran Anna, Nightingale, Lightning, Maggie y Nana. Se encontraban apoyadas una encima de la otra sobre sus hombros y respiraban con firmeza, con los ojos ligeramente cerrados, como si estuvieran profundamente dormidas.

Roland abrió en silencio la esquina de las cortinas de la ventana, y fue recibido por los primeros rayos del sol de la mañana que llegaban vertiginosamente desde la dirección del río Redwater como hilos dorados deslumbrantes a través de la tierra.

“¿Te despertaste?”

Dando media vuelta, no supo cuándo, pero Anna, frotándose sus cansados ​​ojos, ya se había despertado y paso a paso había llegado a su lado.

“Sí, estoy despierto. Las otras brujas… ”

“Todas regresamos de manera segura a Ciudad Fronteriza. De hecho, tú fuiste el único que resultó herido.”

“¿Es eso así?” Dijo Roland aliviado, “Eso es realmente bueno”

“Tonto.”

Ni siquiera tuvo la oportunidad de refutar antes de que la otra persona lo abrazara con tanta fuerza que lo hizo sentir como si quisiera incrustarse en su carne.

Debido a la conmoción de Anna, las otras brujas comenzaron a despertarse.

“¡Su Alteza!”

Se levantaron sorprendidas y luego comenzaron a rodearlo una tras otra. Lightning fue la segunda en aferrarse a Roland, seguido por Nana y Maggie. Nightingale vaciló, pero también lo abrazó. De esa manera, todos se abrazaron en un abrazo grupal, todas eran reacias a dejarlo ir… por un momento pareció que el tiempo se había detenido.

*****

Después del desayuno, Roland regreso a su oficina y escuchó los detalles de lo que había sucedido después de su colapso, intentando comprender lo que había sucedido al final.

Las brujas, trabajando de la mano, lograron derrotar a sus perseguidores y luego hicieron que Lightning y Maggie lo cargaran por adelantando.

Después de regresar al castillo, Nana Pine inmediatamente trató sus heridas, sanó su brazo arrancado de nuevo a su estado anterior. Sin embargo, debido a su grave pérdida de magia, cayo en un sueño profundo durante un día después. Por lo tanto, ese era el cuarto día desde su partida.

Pensando en sus acciones, admitió que había sido un poco descuidado. Nunca espero que los Diablos fueran capaces de descubrir su globo de aire caliente pintado con el recubrimiento de cielo a más de diez kilómetros de distancia. Escuchando la explicación de Sylvie, se dio cuenta de que al parecer el Diablo de múltiples ojos masivos no había detectado nada anormal al principio y había estado observando todas las direcciones con sus ojos. Sin embargo, en el momento en que movió su ojo al cuerpo del Diablo de ojos múltiples, el otro lado respondió de inmediato, girando instantáneamente todos sus ojos hacia ella.

Ese tipo de detección, contrariamente a lo que cabría esperar, era desconocido; era importante saber que a esa distancia, además del Ojo de la Verdad de Sylvie, incluso cuando se utilizara unos Binoculares, la vista sería borrosa. Además, también estaba la niebla roja que cubría las agujas, lo que hacía aún más difícil de ver claramente los sucesos dentro de la ciudad de los Diablos. En consecuencia, también debería haber sido difícil para el otro bando descubrir su paradero.

Dicho eso, a pesar de que se encontraron con un gran peligro durante su viaje, la recolección de información fue igual de abundante.

Los Diablos ya no eran mensajeros misteriosos y desconocidos del infierno; en cambio, también tenían ciudades y pueblos, una estructura organizada, y por lo tanto, podían ser clasificados como una civilización de mayor evolución, tal y como lo son los humanos.

Además, la fuerza aérea del lado contrario no era poderosa en absoluto, al menos era el caso del grupo de los Diablos detrás de la montaña cubierta de nieve. A pesar de que había cientos de Diablos que salieron de la tierra, al final, solo dos los persiguieron con monturas voladoras. Eso le hizo suponer sin temor a equivocarse que el volar aún era una habilidad rara entre ellos, ya fueran las monturas o los jinetes los que eran raros, era desconocido. Pero, para resumir, era una buena noticia para Ciudad Fronteriza. Al menos no tenía que preocuparse de que un grupo de Diablos pasara por las colinas y montañas del sur para dirigirse a las tierras interiores del Territorio Occidental para quemarlas, matarlos y saquearlas.

Además, la noticia de que los demonios poseían magia fue un descubrimiento importante.

Según el informe de Nightingale, a pesar de que la cantidad de poder mágico dentro de los Diablos era escasa, era mas que suficiente para formar un ciclón, también era muy llamativa en su estado de niebla. Sin embargo, la forma de despertar su magia parecía ser completamente diferente de las brujas. No la liberaron por sí mismos, sino que usaron un cierto tipo de mecanismo, por ejemplo, usaron piedras brillantes para liberar su fuerza. Por lo tanto, no era como la habilidad de las brujas que podría sufrir cambios constantes, sino más bien como un arma estándar que podría producirse en masa.

Por supuesto, era meramente su propia especulación. Desafortunadamente, los dos cuerpos de los Diablos cayeron al mar, por lo que Roland no podía verificarlos.

El último punto eran sus edificios.

Esas pequeñas y delgadas torres de piedra negra no eran las moradas de los diablos. Además, su material de construcción era también muy extraño, ya que no mostraba ningún rastro de corrosión de la niebla roja. Mientras que el interior de algunas de las torres de piedra estaba vacío, otras se encontraban llenas con un líquido rojo, lo que al parecer inesperadamente las hacia ver como tanques de almacenamiento.

¿Podría ser que la niebla roja en el cielo es en realidad el estado gaseoso de ese líquido?

¿Y podría ser la razón por la cual los Diablos no se han extendido más sobre el desierto y expandidos hacia los Cuatro Reinos es debido a la cantidad limitada de ese gas?

En cualquier caso, después de analizar toda la información recopilada, puedo concluir que, por ahora, no serán una amenaza para la seguridad de Ciudad fronteriza.

Pero Roland también sabía que, dado que ya habían expulsado a la humanidad del desierto hace más de cuatrocientos años, podría llegar el día en que atacaran nuevamente. Por lo que necesitaba prepararse.

***

Debido a su grave pérdida de sangre, cuando cayó la noche, Roland decidió dejar las tareas gubernamentales inconclusas para otro día, por lo que se fue a la cama bastante temprano.

Mientras estaba sentado al lado de la cama mirando un libro de historia y preparándose para apagar la vela para dormir, alguien llamó al otro lado de la puerta y resonó por la habitación.

Después de una breve vacilación, se levantó de la cama para abrir la puerta y observar a Anna parada frente a ella.

Esta vez no tenía un libro grueso en las manos como lo había hecho en el pasado, ni la “Física intermedia” ni los “Fundamentos teóricos de las ciencias naturales”, sino que se encontraba con las manos vacías, vestida solo con una túnica blanca. Entró a la habitación. Ni siquiera se encontraba usando zapatos, así que cada vez que sus delicados pies besaban el suelo, no había ningún rastro de sonido que pudiera ser escuchado.

Dejando eso a un lado, Roland tragó una bocanada de saliva.

Después de cruzar la puerta, Anna se dio la vuelta, la cerró y cerró el cerrojo. Luego tomó la mano de Roland y fue a la cama.

Pudo ver que ella recientemente se había lavado el pelo y, a la luz de la vela, su cabello también tenía un brillo dorado. Al estar tan cerca, una fragancia embriagadora llenó su nariz – esa encantadora fragancia no provenía del jabón rosa perfumado, al contrario, provenía de ella misma.

Sus largas pestañas temblaban ligeramente, sus mejillas se encontraban sonrojadas, y sus ojos azules eran tan claros como las límpidas aguas otoñales. Aunque parecía algo nerviosa, no había ningún rastro de duda en ella. En cambio, sus ojos que se encontraban mirando directamente a Roland, se llenaron de resolución.

Incluso alguien como él que nunca había soportado una batalla tan grande, en ese momento, entendía claramente su significado.

“Tos, esto…”

“No quiero esperar más”, susurró Anna, “Especialmente después de lo que hemos experimentado.” Hizo una pausa, “No quiero arrepentirme de nada.”