Capítulo 18: Emisario (Parte 2)

El banquete continuó.

Había una atmósfera bastante armoniosa durante la cena. El Cuarto Príncipe no hablo del comercio de mineral, ya que le parecía inconveniente decir algo.

Cuando El Príncipe le dijo a la criada que entregara el postre, Petrov mencionó tentativamente lo del comercio.

“Su Alteza, de acuerdo con el procedimiento anterior, hoy debe ser el día en que usted entrega el mineral, pero no veo ningún mineral en el patio terminal”.

Roland dejó sus pequeños palos de madera y asintió: “Desafortunadamente, la Mina de la Vertiente del Norte se derrumbó hace un tiempo, este mes mi gente sólo puede tratar de reanudar la producción. Sin embargo, la grava del colapso aún no ha sido despejada. Según el calendario, podremos comenzar a Minar nuevamente a principios del próximo año.”

¿La mina se derrumbó? Por un momento, Petrov quedó atónito, ¿fue una coincidencia? Sin embargo, rápidamente se dio cuenta de que El Príncipe no tenía la necesidad de mentir. De lo contrario, si él mismo se dirigía a la Mina de ala Vertiente Norte, todo estaría claro, por lo que era obvio que con una mentira Roland sólo se golpearía la cara.

“Entonces… ¿Qué pasó con el mineral extraído antes del colapso?”.

“Eso no era mucho, la cantidad extraída fue de acuerdo a la convención, mi gente no fue capaz de minar más de la cantidad fijada por la convención”. Roland hizo hincapié en las palabras de una manera práctica, “Sr. Embajador, también debe recordar lo que sucedió durante los Meses de los Demonios hace dos años, ¿verdad?”.

Por supuesto Petrov recordaba, el frío se alargó por cuatro meses en Ciudad Fronteriza y casi una de cada dos personas murió de hambre. La causa de esto fue la codicia avariciosa e insaciable del Gobernador Administrativo Reynolds. Entre la aristocracia había una oposición natural interna, algunos Nobles incluso querían castigar al Gobernador Reynold después. Pero al final de este incidente no pasó nada, sólo porque era el marido de la Segunda Hija del Duque.

Ahora cuando esto fue mencionado por El Príncipe, Petrov tuvo una mala sensación.

“Esta vez será aún peor”. Suspiró Roland, “Con lo que pudimos minar anteriormente, probablemente era suficiente para dos meses de comida. Trataré de apoyar a mi gente, pero me temo que no sobrevivirán al invierno, señor. ¡Hay que abolir las viejas formas de comercio!”.

Petrov abrió la boca, pero no sabía cómo refutarlo. No era un diplomático profesional. Frente a tan buena razón, realmente no podía señalar ningún problema, por lo que sólo podía retrasar el asunto por el momento, “Su Alteza, tengo que expresar mi pesar. Esta vez no será una repetición de la tragedia de antes, puedo darme el lujo de prestarle un mes de comida, y cuando su gente sea capaz de reanudar la producción el próximo año, puede pagar la deuda poco a poco”.

“Ya vendí el mineral a Willow Town, podemos devolverle poco a poco con su dinero”.

“Pero…”

“No hay ‘pero’, sin embargo”, Roland lo interrumpió inmediatamente. “Están dispuestos a comprar el mineral con Royals de Oro, y al mismo tiempo vender trigo, queso, pan, miel y más a precio de mercado… para que nosotros podamos comprar con los Royals que conseguimos de la transacción anterior, pero, Sr. Embajador, incluso si está dispuesto a prestarnos un mes de comida, ¿las otras cinco facciones estarían de acuerdo con su decisión? Por lo que sé, ni siquiera es fácil para el Duque Ryan llegar a un acuerdo con las otras familias.

Petrov guardó silencio, El Cuarto Príncipe lo había planteado bien. No sólo los cinco restantes, incluso temía que su propio padre no estuviera de acuerdo. Si querían mantener el monopolio, sería necesario modificar el esquema de comercio, pero no sabía cómo podría tener la última palabra. Se le llamaba embajador, pero en realidad, no era más que el portavoz. Quizás El Duque no deseaba que alguien formara parte de un acuerdo privado con la Ciudad Froteriza, ¿verdad? Ya fuera durante el tiempo del anterior Gobernador o ahora con El Cuarto Príncipe, siempre asignó un candidato diferente cada estación, y estas personas nunca fueron los gobernantes de sus familias.

Independientemente del resultado, tenía que intentarlo, así que cuando pensó hasta este punto, Petrov extendió sus últimas cartas.

“Treinta”, sostuvo tres dedos, “Fortaleza Longsong comprará el mineral y piedras en bruto por menos de treinta por ciento del precio de mercado. Creo que este precio debe ser mayor que el precio de Willow Town, Su Alteza”.

Roland respondió: “De hecho, es más alto, pero todavía está la vieja pregunta, ¿puedes garantizar el acuerdo de las 6 familias?”.

“Volveré inmediatamente a Fortaleza Longsong mañana. Después de conseguir un acuerdo, volveré con un nuevo contrato”.

“Pero mi gente no puede esperar tanto. Debes saber, que, si quieres llegar a un acuerdo entre la aristocracia, por lo general suele consumir mucho tiempo”.

“Su Alteza, la cooperación con Fortaleza Longsong sería una mejor opción para usted y su gente. Willow Town está demasiado lejos, para que usted y su gente también puedan escapar durante los Meses de los Demonios”. Cuando hablaba hasta este punto Petrov sentía que su garganta se había secado, “pero el camino no es fácil… es bastante peligroso”.

Dios mío, ¿Qué diablos estoy haciendo? El corazón de Petrov latía locamente, ¿verdaderamente amenacé al príncipe?

“¡Ja ja ja ja!” Sorprendentemente, Roland no se volvió furioso, sino que se rió, “Sr. Embajador, parece que te has equivocado, nunca pensé en retirarme a Willow Town”.

“Qué quieres decir…”

“Por supuesto, yo no tenía la intención de ir a Fortaleza Longsong tampoco”.

Roland observó la expresión del embajador con interés: “No voy a ir a ninguna parte”.

Petrov dudó momentáneamente si sus oídos lo entendieron bien o mal.

Afortunadamente, El Príncipe no dejó que este silencio incómodo continuara por mucho tiempo, y luego explicó: “Este invierno, lo pasare todo en Ciudad Fronteriza. Ciudad Fronteriza se convertirá en la nueva Frontera de nuestro Reino. No se sorprenda mi amigo, no estoy diciendo tonterías, puedo mostrarte los nuevos muros de mampostería en la Vertiente Norte de la Montaña”.

“¿Muralla?”.

“Sí, conectara la Vertiente Norte de la Montaña y el Río Redwater con una pared de piedra de doce pies de alto y cuatro pies de ancho. Con esto, podemos derrotar a las bestias demoníacas aquí, en la Ciudad Fronteriza”.

Petrov sintió que su poder cerebral no era suficiente, cuando el ex embajador regresó la temporada pasada, no mencionó ningún muro de la Ciudad. No, en ese momento tanto el Señor de Ciudad Fronteriza como la gente estaban en la Fortaleza Longsong, ¿cómo podrían construir la pared con la mano de obra limitada que tenían? En otras palabras, con la llegada del Cuarto Príncipe ¿inmediatamente se comenzaron a construir las murallas de la Ciudad? Aun así, hasta ahora sólo había pasado tres meses, así que ¿cómo podrían haber construido algo en este corto período de tiempo?.

Además… ¿qué fue lo que Su Alteza acaba de decir? Doce pies de alto y cuatro pies de ancho, que conecta la Vertiente del Norte de la Montaña y el río Redwater? Petrov estimó esto en su corazón, construir una pared de este tamaño no era algo que se podía hacer en menos de 3 a 5 años, y en primer lugar, ni siquiera tenía bastantes canteros para cortar y moler tantas piedras. Aún más, la Ciudad Fronteriza era solamente una ciudad minera, la mayor parte de la gente que vive aquí era solamente gente común.

Cuando ni siquiera había digerido esta noticia, la siguiente frase de Roland también lo sorprendió incomparablemente.

“En cuanto a las ventas de mineral, a partir del próximo año, estaré dispuesto a reducir el precio a la mitad, señor, pero no sólo venderemos a Fortaleza Longsong, porque realmente ustedes no requieren mucho mineral. Creo que, en comparación con las bajas ganancias del mineral, preferirían algunos productos metálicos, como azadas, palas y similares”. De nuevo se detuvo, esperando a que Petrov entendiera el significado de sus palabras “En cuanto a las gemas, las venderemos en forma de subasta, el empresario con la oferta más alta podrá comprarlas. Preferiría pulir las piedras yo mismo, pero desafortunadamente en la Ciudad Fronteriza actual no hay nadie con tal capacidad”.

¡Pero usted está diciendo que tiene la capacidad de construir la pared en estos pocos meses! El corazón de Petrov casi estalló por la ira, ¿y qué quiere decir con que él, que Fortaleza Longsong no requiere tanto mineral? ¡Es una mera producción de mil royals de oro, incluso si la producción se incrementara, la Fortaleza Longsong podría duplicarlo! ¿Dos mil royals de oro no pueden ser manejados por Fortaleza Longsong? ¡Eso es un poco demasiado arrogante!.

Obligó a volver las quejas de su corazón, y trató de mantener una mirada intrigada, “Todo lo que dijo lo he recordado, Su Alteza. Volveré inmediatamente y negociaré con las seis familias. Pero, la muralla de la ciudad que usted mencionó antes… primero quiero echar un vistazo”.

“Por supuesto”, sonrió Roland “Pero no tenga demasiada prisa, primero disfrutames y terminemos estos pasteles de sabor Real. Después de eso, no sería demasiado tarde para empezar, ¿verdad, señor Embajador?”.