RW – Capítulo 177

0

Capítulo 177: La Voluntad de la Iglesia

Dentro de la Catedral de Hermes.

El lugar del Papa se encontraba vacante.

Los tres arzobispos se sentaron uno al lado del otro, y una vez más el arzobispo Mayne fue quien abrió la discusión: “¿Escuche que algunos disturbios han sucedido dentro del Reino Invierno Eterno?.”

“Bajo el liderazgo del Sumo Sacerdote Coburn, los Jueces que se encontraban ahí ya están lidiando con ese asunto.” Respondió Tayfun.

“Al final, ¿Cuál fue la razón del disturbio?.”

“Si no hubiera sido por esas basuras que fueron llevadas a la Iglesia” Heather silbó “Después de la decapitación de la Reina, la mayoría de los nobles se unieron a la Iglesia y se integraron en los escalones superiores de la Iglesia debido a su plan de compromiso. Se hizo de la vista gorda al saqueo que tuvo lugar bajo el disfraz del arrestó brujas por los guardias de la ciudad. Pero, los plebeyos, no pudiendo aceptar ese procedimiento, naturalmente dio origen al resentimiento.”

“Heather, ese no había sido mi plan.” Mayne respondió en la molestia, “Ese fue un decreto proclamado por el Sumo Pontífice. De esa manera podríamos tomar el control y controlar el reino en el menor tiempo posible, en lugar de tener que seguir luchando contra la nobleza. Además, también hay algunos talentos excepcionales entre ellos, al ganarlos deberán ser una gran ayuda a nosotros. En cuanto a los bichos, ya que sus descendientes no son capaces de heredar sus privilegios, deben ser eliminados antes de crear su próxima generación.”

“Muy bien, puesto que sólo sigues el decreto del Sumo Pontífice, no diré nada más sobre este asunto.” Respondió Heather encogiéndose de hombros, “Pero esos violadores que han corrompido la reputación de la Iglesia deben ser entregados a mí.”

Mayne miró al arzobispo Tayfun, que estaba murmurando a sí mismo vacilantemente: “Propongo que por el momento no tratemos de lidiar con ellos. Cuando la turbulencia haya llegado a su fin, será posible todavía que pongamos a la aristocracia bajo arresto domiciliario, pero al hacerlo ahora, tan pronto después de que se hayan unido a la Iglesia, sólo creará un malestar dentro de su rango.”

“¡No!” Heather golpeó la mesa. “No podemos permitirles ir en contra de las reglas fundamentales de la Iglesia. ¡Cualquier saqueo que tenga lugar en nombre de la Iglesia es un delito grave, y yo soy quien tengo el control de las reglas y el arbitraje!.”

“Esta vez, con el propósito de la situación general…”

“Lo que estoy diciendo está de acuerdo con el panorama general,” Heather interrumpió directamente las palabras que estaba a punto de decir Tayfun, “¡No olvides que hemos confiado en nuestra imagen establecida de ser justa y honrada solo para conquistar el Reino Invierno Eterno! ¡Si no golpeamos severamente a esa escoria en estos momentos, la gente del Reino Invierno Eterno perderá toda su confianza en nosotros! Ese es el fundamento sobre el que la Iglesia confía y no el grupo de malditos aristócratas. Si no están de acuerdo conmigo en esto, iré directamente con el Papa y pediré su decisión.”

El Papa no tiene tiempo para preocuparse por estos asuntos, ni el fundamento de la Iglesia en manos de la gente común, sino que se decide por los grandes poderes que somos nosotros. Mayne suspiró y decidió buscar una manera de acercarse a ella para que no se exaltara demasiado con ese asunto. “Entonces, ¿Le pediremos al Sumo Sacerdote Coburn que los escolte de regreso a la Nueva Ciudad Santa para que puedan ser juzgados?.”

“Eso no será necesario, iré personalmente al frente,” dijo Heather, “Recientemente, he estado apresurando mis asuntos aquí para terminarlos los más pronto posible. Además, también debería ser capaz de volver dentro de dos o tres meses. Es natural que cuanto más gente vea un juicio, mejor será, y la Ciudad del Rey del Reino Invierno Eterno sería el mejor lugar para llevarlo a cabo.”

“¿Estás segura de eso?” Mayne frunció el ceño. “En este momento, no tenemos ningun Inquisidor libre que pueda protegerte durante tu estancia en el Reino Invierno Eterno, si encuentras una bruja extraordinaria, estarás en gran peligro.”

“¿De dónde saldrán tantas brujas extraordinarias?” Heather no aceptó la opinión de Mayne, ni siquiera le valía la pena considerarla: “Sólo dame un equipo de guerreros del Ejército de Jueces, eso debería ser más que suficiente.”

“Si insistes.” Mayne no quiso discutir más sobre ese tema. “Todavía hay otras malas noticias que tengo que decirles. El ejército de la Iglesia que fue repelido inesperadamente por el Reino Wolfsheart, cerca del Castillo roto. Ya ha perdido más de veinte miembros del Ejército del Castigo de Dios y más de cien guerreros del Ejército de jueces, incluso con todas esas pérdidas aún no hemos podido conquistar el castillo roto.”

“¿Veinte miembros del Ejército del Castigo de Dios?” Tayfun no podía creer lo que escucho, “¿Quién era su Inquisidor?.”

“Bell, y ya está confirmada su muerte.”

“¿Su Inquisidor fue asesinado? Parece que en realidad se enfrentaron a un desafío inesperadamente difícil.” El interés de Heather despertó “La pérdida de tantos miembros del Ejército del Castigo de Dios realmente debe haber dado al Señor O’Brian un intenso dolor de cabeza.”

“No podemos culparlo a él, después de todo, el castillo roto se colocó en un terreno especial. La montaña es alta y su puerta se encuentra en medio, la distancia entre el camino y la puerta es de unos diez metros. Además, también destruyeron el puente de madera con una solución desconocida de un alquimista.” Mayne explicó: “Según los informes, pusieron escaleras de madera y cada vez que el Ejército de Castigo de Dios intentó subir por ellas, sufrían bajo un extraño ataque de llamas. El defensor arrojó una solución blanca desde tubos instalados por encima de la puerta. Poco después de lanzarlos, comenzaron a vaporizarse y a encenderse, convirtiéndose en una llama ardiente, aferrándose al cuerpo de una persona.”

“No importa lo que trataron de hacer, no pudieron quitarlo. Sólo terminó después de que fueron completamente quemados. Nuestras tropas están tratando de ponerse en contacto con nuestros creyentes de la Iglesia que están dentro de la ciudad, tratando de ver si pueden iniciar un ataque desde adentro y fuera al mismo tiempo.”

“Me atrevo a decir que la iglesia en la ciudad ya se ha convertido en un baño de sangre,” menciono Heather “Si queremos que nuestros ataques lleguen a través de ellos, la decisión correcta sólo puede ser enviar más personas. El Alquimista nunca será capaz de producir su solución en masa, tarde o temprano se quedará sin suministros.”

“¡Estás hablando del Ejército de Castigo de Dios!” Tayfun se enfureció tanto que su barba comenzó a temblar “¿Sabes lo difícil que es convertir a alguien en un miembro del Ejército de Castigo de Dios? En este momento, ni siquiera poseemos mil de ellos, y si tenemos que usar la fuerza para unificar el país, perderemos más de la mitad de ellos, ¿Qué debemos usar entonces para resistir el ataque de las bestias demoníacas durante los Meses de los Demonios? Por no mencionar nuestra lucha contra los diablos después.”

“No pelees,” dijo Mayne. “Te diré una noticia, así que será innecesario discutir sobre el método de ataque. En este momento, la Iglesia necesita tantos miembros del Ejército de Castigo de Dios como sea posible, y ahora que el Reino Invierno Eterno está bajo nuestro control, se pueden hacer algunas cosas que serán un poco más justificables. En el pasado, esas “semillas” fueron entregadas dos veces al año. Pero ahora, he pedido una entrega adicional. Con los meses de los demonios que incluso influyen en la primavera, su longitud ya no es tan constante, por lo que, a partir del verano en adelante, cada temporada un nuevo lote de semillas será enviado a la Nueva Ciudad Santa, y la ceremonia de transformación también se podrá celebrar de manera correspondiente. La tarea de manejar este asunto será entregada a ti, Tayfun.”

“Pero no hay suficientes huérfanos y bebés para proporcionar el número requerido, ah,” el viejo arzobispo acarició su barba. “Después de todo, no todos eligen abandonar a sus hijos y enviarlos a la iglesia.”

“En ese caso, tendrás que encontrar otra manera de que proporcionen lo suficiente. El reino del invierno Eterno es el reino en el que hemos operado durante mucho tiempo, debido a eso, la mayoría de la población ya forman parte de nuestros creyentes. En caso de que incluso dentro de esa tierra, usted todavía sea incapaz de proporcionar suficiente mano de obra, poder unir a los otros tres reinos tardará aún más. No olvide que, si hay alguna inquietud durante el proceso de unión del continente, tenemos que confiar en el Ejército de Jueces y en el Ejército del Castigo de Dios para reprimirlos.”

“No es que no tengamos suficiente gente,” explicó Heather con una sonrisa “Hay tantos niños vagando por las calles como gatos callejeros y perros salvajes. Incluso he oído que hay ratas callejeras en las sombras que fueron especialmente a contratar a esos niños, y entrenarlos en carteristas, contratistas, contrabandistas o chivos expiatorios.”

“Anteriormente, la nobleza no se libró de ellos y en su lugar les ofreció algunos lugares para ocultarse, pero ahora, gracias al regalo de Mayne, todos ellos se han convertido en una parte de la Iglesia. Mientras tengamos las alcantarillas, ¿dónde pueden esconderse esos ratones? la única tarea que queda será enviar el Ejército de Jueces y tratar de limpiar el subterráneo, de esa manera podremos atrapar a todos en una red. Hacerlo de esa manera significará que se puede cosechar a muchos niños, mientras que la eliminación de esas basuras dará una buena impresión a los civiles al mismo tiempo. Si también podemos disuadir a los que están empezando a agitar a los nobles, podremos lograr tres objetivos de una vez, ¿no?.”

Eso realmente es una buena solución, pensó Mayne, no importa lo extremo que fuera su temperamento siempre que tenía que hacer frente a un problema, ella sería la persona más rápida para llegar a una contramedida, por lo que si por esa habilidad sólo tenía que ignorar algunas palabras procedentes de ella, lo consideraría un pequeño precio a pagar. “Sigue con ese método. Antes de la caída, es importante que conquistemos el territorio del Reino Wolfsheart. Así que, con la excepción de las tropas necesitaremos mantener el orden, podemos transferir a todos los otros guerreros del Ejército de los Jueces a Hermes. Durante los Meses de los Demonios de este año, el enemigo sólo se hará aún más poderoso.”

Tayfun, aunque a regañadientes, todavía asintió con la cabeza “Además, el Reino Amanecer ya ha notado el desarrollo en sus reinos vecinos. La aristocracia dentro de muchas ciudades está apuntando su punta de lanza a la Iglesia, ya hay situaciones en las que han saqueado las iglesias y las quemaron. Sugiero que pensemos en organizar una evacuación temporal de nuestros creyentes. Realmente no es necesario desperdiciarlos en semejante conflicto.”

“No, eso no va a hacer, tienen que resistir,” dijo Mayne “Cuanto más sacrificios ellos hagan, más razones tendremos para tomar represalias más tarde.” Esto no es un desperdicio, sino la semilla del fuego. Ya no tienen mucha fe en la Iglesia, si nos retiramos del reino ahora, la Iglesia sólo parecerá ser aún más débil.

“Bueno, sólo quería mencionarlo, nada más,” admitió Tayfun. “Por último está el Reino de Greycastle… ah, es mejor que lo veas por ti misma.” diciendo eso, sacó un pergamino de su manga y lo arrojó delante de Mayne.

Mayne lo desdobló y barrió su mirada sobre las cartas con sus dos ojos, la carta había llegado inesperadamente de la Reina de Clearwater, García Wimbledon. No tardó mucho, y sus cejas se arrugaron.

“¿Ella Incluso colgó a su sacerdote?.”

“No sólo él, incluso alimentó a todos los peces con nuestros creyentes,” añadió Tayfun, “Y la iglesia fue completamente saqueada hasta la última piedra. Además, ella parece haber descubierto los efectos secundarios de las píldoras.”

Heather se dio una palmada en los labios, “Ya te había dicho que era sólo cuestión de tiempo. Incluso si complementan a su soldado incesantemente con esos juguetes, con cada nueva píldora tomada el efecto se volvería más pequeño, hasta que mueren al final debido a la debilidad. Tomar esas píldoras y usarlas para destruir sus ejércitos era una buena idea, pero cuando su efecto saliera a la superficie, descubrirían inmediatamente qué tipo de juego estamos jugando. El verdadero problema es, si recuerdo bien, que nuestros espías habían informado de que sólo un pequeño grupo de sus soldados habían tomado las píldoras, ¿verdad? En cambio, fueron los bárbaros del sur los que tragaron muchas de ellas.”

“No más de mil, y ella dijo que tendremos que pagar por ello.” Mayne dejó la carta en el suelo, “Es ridículo, sin el apoyo de la Iglesia, ¿Cómo podría tan siquiera logra ser la Reina de Clearwater? ¿Dónde está Timothy Wimbledon ahora? también recibió nuestras píldoras, así que ¿por qué sigue retrasando su ataque al Sur?.”

“Actualmente está saqueando el Norte, se había propuesto manejar el intento de rebelión del Protector de la Frontera Norte. Él tiene que detener primero esa rebelión, para prevenir cualquier inestabilidad más tarde. Probablemente quiera primero derribar a varios duques, y sólo entonces se enfrentará a García.” Tayfun respondió: “No sé si el nuevo rey, después de capturar el Norte, realmente hará una línea recta hacia el Sur o si primero ira la frontera occidental, tratando de tomarla.”