RW – Capítulo 147

0

Capítulo 147: La Misión de los Misioneros

Alicia nunca pensó que algún día sería capaz de llegar a ser miembro de un equipo de misioneros para llevar a cabo una misión.

Después de todo, cuando la Iglesia disponía a un grupo de personas para tal misión, el grupo siempre estaría formado por guerreros de élite que también estarían versados ​​en letras y tácticas militares, ya que representarían la cara de la Iglesia todo el tiempo que se encontraran a fuera. Ella tenía mucha confianza en sus habilidades de combate y su etiqueta; incluso podría decirse que ella parecía… todo el año estoy en constantemente movimiento a lo largo de la línea defensiva, siempre sosteniendo y agitando mi gran espada de doble filo, ¿Puede una mujer así, mirarse bien cuando tiene que ir a alguna parte? Pensando en esto, todo su cuerpo se llenó de una sensación de malestar.

La Sacerdotisa Mira les dijo, que tenían que ir a la ciudad fronteriza en la parte occidental del Reino de Graycastle, para investigar el caso acerca de la vivienda del poder real y como este tenía bajo protección algunas brujas. Además de la sacerdotisa que dirigía al grupo misionero, también se encontraban diez jueces, uno de ellos era el capitán que le dio la píldora fría durante la defensa de Hermes.

Pero incluso lejos del campo de batalla, parecía que él todavía estaba llevando su cara fría, y sólo estando cerca de Alicia, ella podía sentir cómo la temperatura disminuía drásticamente.

La Sacerdotisa en cambio era opuesta a él y tenía una expresión diferente, ella tenía más de 40 años, poseía unos ojos sabios y previsores. Siempre contando y riendo acerca de anécdotas de la Iglesia, ella claramente tenía experiencia, y estaba llena de pasión por los intereses de los demás, pero nunca perdía su conducta elegante enfrente de alguien. Incluso en presencia del arzobispo, su aura no se reducía. Más de una vez, Alicia escuchó que ella era la candidata con más probabilidades para ser la próxima obispa.

Además, para su sorpresa, las habilidades de montar, de pelear, así como su trabajo de funcionaria pública de Mira no eran peores que las habilidades de los jueces. Durante los últimos dos días, ella pasó la mayor parte de su tiempo delante de las tropas, guiándolos cada vez más allá por el sendero de la montaña, evitando los bosques, las ciudades y los pueblos, para así poder mantener a los caballos siempre a la misma velocidad y tratar de reducir el esfuerzo físico. Esa técnica era como la de un jinete con una experiencia de largo tiempo.

Cuando dejaron el límite de Hermes y entraron al Reino de Graycastle, uno de los jueces preguntó: “¿No vamos más hacia el sur?”.

“No, la distancia entre Ciudad Fronteriza y donde estamos, todavía se encuentra lejos, si tomamos la ruta terrestre, mis nalgas comenzarán a florecer como flores”. Mira agitó su mano con desaprobación. “Primero iremos hacia el este hasta llegar a la Hidden Valley Town (Ciudad del valle oculto), hay un río que fluye hasta la Ciudad Redwater y desde allí no será tan lejos para llegar a Fortaleza Longsong.

“¿Cuándo fue la primera vez que te uniste a la Iglesia?” Preguntó Alicia con curiosidad. “No sólo conoces todo tipo de anécdotas sobre cosas que han pasada en la Ciudad Santa, también sabes mucho sobre el mundo en general”.

“Hace doce años me uní a la iglesia, tenía treinta años”. Respondió Mira.

“Eso fue tarde” exclamó Alicia, “Por lo que sé, cuanto más viejo uno es, más difícil es comprender las doctrinas de Dios, pero es aún más chocante que sólo le llevó diez años ser promovida desde el rango de un creyente al de una Sacerdotisa”.

“Sí, bueno,” dijo Mira sonriendo. “Este es uno de los aspectos encantadores de la Iglesia. Yo ah, era originalmente la hija de un comerciante, y viaje con mi padre a través de los cuatro reinos vendiendo productos. Los bienes que son comunes en algunos lugares en otros son raros y debido a eso valen mucho más”.

“Por ejemplo, el precio del coral verde, cuando se los compramos a los pescadores locales en la región de Seawind, tenía un precio de sólo veinte a treinta royals de plata. Los colocábamos en tanques de agua y los transportábamos todo el camino hacia el norte hasta el Palacio Imperial del Reino del Invierno eterno. Si el transporte era exitoso y los corales lograban mantener su color natural, y la cascara no estaba rota, éramos capaces de venderlas por cinco o royals de oro más. A menudo pensaba, si son los mismos corales, ¿Por qué su valor es diferente?”.

“¿Porque… En algunos lugares son raros?” Preguntó Alicia.

“Pensé lo mismo en un principio”. Mira asintió de acuerdo, “Pero paso algo que cambió mi punto de vista. Un noble ocultaba secretamente a una bruja que era capaz de controlar la temperatura, después de algunas pruebas finalmente se le ocurrió una manera de mantener y levantar los corales de la región Seawind en el Reino Invierno Eterno. Convirtió el sótano de una casa en un enorme estanque, donde coloco algunos tragaluces, y con eso fue capaz de cosechar corales una vez al año. Su producción fue diez veces más de lo que mi padre era capaz de transportar y sólo éramos capaces de hacer el viaje una vez al año. Por lo tanto, en el mercado existieron más corales que antes y no sólo los vendió al palacio, sino también a otras poderosas familias aristocráticas. Si el precio sólo se decidía por su rareza, entonces el costo de los corales verdes tenía que bajar”.

“Pero después de dos años, el palacio se negó a aceptar esos corales verdes de bajo precio, diciendo que eran mercancías falsificadas. No sólo mi padre no redujo los precios de los corales verdes, ni siquiera los duplicó. En cuanto al noble con la bruja, fue confinado por la Iglesia, según el crimen de albergar y secuestrar a una bruja, quien más tarde fue quemada en una hoguera. Pero yo sabía que los corales vendidos por él no eran productos falsificados, no había diferencia entre ellos y el producto de mi padre”.

“Pensar que la razón es por causa de que los elementos sean raros, no es una idea equivocada, pero hay muchas otras razones que también pueden determinan el precio de las mercancías. Además, este era sólo un ejemplo muy simple. Debido a que el Palacio Real pensó en los corales verdes como un símbolo de lujo, establecieron artificialmente un valor más alto. Cuantos más corales verdes apareciesen en el mercado, también afectaría significativamente las provisiones de la familia real. Por lo tanto, en el día de la ejecución, la reina también celebró. ¿No crees que estos bienes son los mismos que nosotros, la gente secular?”.

“Al igual que… ¿Qué?” Alicia no pudo procesar y seguir su pensamiento.

“Al igual que los hijos de la realeza y los plebeyos,” dijo Mira sin parar. “Cuando nacemos, todos recibimos un precio, pero este precio no refleja nuestro valor real. Somos como esos corales verdes, que a veces se pueden comprar por un precio bajo, mientras en otros lugares, el precio incluso puede ser ‘demasiado alto para ser alcanzando’ ”.

(eminente e inaccesible, modismo chino 高不可攀 gāo bù kě pān :V)

“Demasiado alto para ser alcanzado… ¿Te refieres a convertirse en nobleza?”.

“Los nobles son los corales del Palacio Real del Reino Invierno Eterno,” sonrió la Sacerdotisa, “Cuando ellos y nosotros nacemos no existe diferencia entre nosotros. Ambos tenemos un par de manos, un par de pies, un par de ojos y una boca. Sin embargo, son clasificados artificialmente como seres de más alto valor. Esa desigualdad no se basa en su propia capacidad, sino en la regla del poder real. Debido a esto, me uní a la Iglesia. Por lo menos en la Ciudad Santa, tu origen no limita tu valor. Si pudiéramos poner a todo el continente bajo el gobierno de la Santa Iglesia, estableciendo el llamado Reino de Dios, esto sucedería en todos lados”.

“¡Tienes razón, eso realmente sería una buena cosa!” Alicia pensó emocionada y de todo corazón. Sería como el cielo en la tierra. Si pudiéramos establecer un reino bajo el mandato de Dios. Como Mira lo ha descrito, no habría diferencia entre la gente cuando naciera, ni existiría ningún paria o esclavos”.

“¿Un reino de Dios? ¡Vaya!… ¿Quieres convertir a toda la gente en monstruos de sangre fría? “El capitán del ejército de jueces, con cara fría sacudió las riendas de su caballo, y se unió con ellas, “Sacerdotisa, ¿Cuánto sabes sobre el ejército Castigo de Dios?”.

“Hey, tú.” Alicia estaba a punto de recordarle que prestara atención a la cortesía, pero fue detenida a mitad de camino por Mira.

“El ejército de Castigo de Dios es la reunión de los guerreros más poderosos de la Iglesia. También poseen la fe más fuerte, están dispuestos a sacrificarse, sólo los miembros valientes y audaces del Ejército de los Jueces pueden ser transformados”.

“Que ellos sean más poderosos es un buen punto, que requieran ser transformados para poder unirse al ejército tampoco es malo, sin embargo, ellos transformados, de ningún modo son soldados, más bien no son nada más que un grupo de gente sin sentimientos, ¡Son como monstruos!” Después de dejar caer fríamente esas palabras, regreso a su caballo, lo monto y lo insto con latigazos a abandonarlas, para ir de nuevo al frente de su equipo.

“¡Es simplemente grosero!” Le dijo Alicia amargamente, cuando ella lo conoció en Hermes, aunque tuvieron que enfrentarse al peligro, era exactamente como un general tenía que ser, tranquilo y valiente por igual. Pero ahora… ¿Qué sucedido con él, por qué se convirtió en una especie de persona diferente?.

“Está bien, él no tiene un buen estado de ánimo en estos momentos.” Mira agitó su cabeza. “Para construir el Reino de Dios, habrá contratiempos y sacrificios… Pero al menos todos estaremos unidos voluntariamente”.

Ya era tarde cuando llegaron a la siguiente ciudad, y como misioneros en una misión por parte de la Iglesia se les permitió descansar en la iglesia de la ciudad. Después de que todos comieran, regresaron a su habitación para dormir. Alicia caminaba detrás del capitán, pero cuando llegaron a un pasillo, de repente le llamó.

“Mira es nuestra líder, ¿Cuál es el significado de su estallido durante el viaje? ¿Olvidaste todas las reglas y reglamentos de la iglesia?”.

Después de un momento de silencio, preguntó: “Tu nombre es Alicia, ¿No?”.

“Sí, y como tú, ahora soy capitán en el Ejército de Jueces. En la lucha durante los Meses de los Demonios le pregunte por su nombre, pero usted no me dio una respuesta, ¿Es usted ahora capaz de decirme su nombre?”.

“Abrams,” dijo con una expresión en blanco, “Por qué hice eso… ¿Tienes hermanos o hermanas?”.

“No.” Alicia repentinamente recordó que le mencionó que su hermano era un miembro del Ejército del Castigo de Dios.

“Yo tengo uno. Él y yo crecimos en la Iglesia, éramos tan cercanos que siempre sabíamos lo que pensaba el otro. Más tarde, él aceptó la invitación y se transfirió al Ejército de Castigo de Dios. Desde ese día nunca más lo volví a ver. El juez presidente me dijo que su transformación fue muy exitosa y que en esos momentos se encontraba en una misión especial de la Iglesia, yo estaba eufórico por él.” Hizo una pausa, “Hasta que un día, finalmente lo vi de nuevo en la catedral, yo grité su nombre, y cuando se acercó a mí, quise abrazarlo. ¿Pero puedes adivinar lo que vi?” Preguntando esto, el rostro de Abrams mostró por primera vez algunos sentimientos, dolor, “Él actuó como un extraño, él ni siquiera volteó a verme, simplemente caminó derecho y se fue lejos de mí. Nunca giro sus ojos a mi dirección, siempre miró al frente, actuando muy diferente de un ser humano”.

“…” Al escuchar su historia, Alicia sintió un escalofrío frío recorriendo su espalda, quería gritarle que no mintiera, pero cuando abrió la boca, esas palabras no pudieron salir.

“Los miembros del Ejército de Castigo de Dios son privados de sus sentimientos humanos, no son más que un grupo de muertos vivientes”. Él empujó a Alicia a un lado y regresó a su habitación, sin mirar hacia atrás cuando se marchó.