MRTM – capítulo 60

0

Después de la batalla entre los generales, ellos y sus subordinas se pusieron a juntar todo lo que habían destrozado de la vegetación del campamento Flaura, además, algunas bestias y animales que había Creado Lemilia para el entrenamiento de lo NPC estaban muertos, debido a que habían caído ramas gigantes en sima del Bosque del campamento Flaura. También, al finalizar con la recolección de todo lo destrozado, los generales se fueron cada uno a descansar para prepararse para partir al siguiente día.

También en este día, gracias a los subordinados de Nazar todos los ciudadanos ya se habían enterado de los resultados de todas las expediciones, cuya noticia y resultados habían dejado sorprendido a todos los ciudadanos de el imperio Orbis.

Al día siguiente por la mañana en el palacio del imperio Orbis…

Yossu se encontraba desayunando en la sala principal junto a su hija, Tiamat y Nazar, y con las sirvientas, Diana, Lewi, Chiti, Nicol y P.P de frente viéndolo y sirviéndole con rostros que mostraban su emoción y nervios. Por lo general todos los generales y Yossu desayunaban y comían juntos al mismo horario, pero esta ocasión era especial, ya que los otros tres generales que tenían importantes misiones habían decidido desayunar antes para partir de la capital lo mas rápido que pudieran para poder regresar con las mejores noticias para su majestad, además estaban emocionados por volver a aventurarse y conocer mas sobre esos pueblos en los que habían estado a excepción de Blofebus quien estaba emocionado por poder conocer a humanos fuerte y con quien divertirse y torturar.

-Su majestad. ¿Quiénes son estas doncellas que nos están sirviendo? -Decía Nazar mientras comía a pesar de ser un no muerto esquelético.

-Ya dije que cuando estemos entre nosotros me puedes llamar por mi nombre y dejar la etiqueta de lado.

-Como usted diga Yossu. Capaz que me cuesta, ya que no soy una persona que habla muy a la ligera.

-No esta mal probar cosas Nuevas.

-Como usted diga Yossu.

-Estas sirvientas van a ser un escuadrón espía dirigido por Diana, ya que poseen muchas habilidades únicas e interesantes -Dijo Yossu mientras tomaba el delicioso jugo de Naranja que habían preparado las sirvientas.

-Ohoh, su majestad. Estas sirvientas son demasiado únicas y Bellas, acaso tiene planeado procrear con ellas.

°°Que es lo que esta diciendo Tiamat. Acaso esta loca. Es muy raro este comportamiento que esta teniendo ahora Tiamat.

-Como te atreves a insinuar eso en frente de su majestad -Decía Izet enojada.

-No te has puesto a pensar lo bien que se sentiría servir también al Hijo de su majestad.

-Que estas insinuando Tiamat -Decía Nazar en un tono serio y amenazante.

-Tienes razón, Tiamat, Seria demasiado bueno para mi procrear y dejar descendencia por si algo me sucede, además estas sirvientas son muy fuertes y hermosas y no me molestaría comenzar a procrear con ellas después de terminar este desayuno, pero no puedo usar mi estatus para obtener a una mujer. Yo quiero conseguir a mi futura esposa conquistando su corazón por quien soy por dentro y no por ser un rey, además me gustaría que esa persona entienda cada una de mis ideas a la perfección. Me entiendes.

°°Cómo pude decir esas palabras. Ahora tengo mucha vergüenza y me siento raro estando cerca de las nuevas sirvientas después de decir eso.

Todas las del escuadrón de sirvientas ninja estaban totalmente sorprendidas por las palabras halagadoras de su majestad hacia ellas, y estaban conteniendo su llanto y emociones ante su majestad, sin contar que sus caras estaban mas rojas que las de un tomate.

-Escuadrón de sirvientas, controlen sus emociones ante su majestad -Dijo Diana.

-Ohohoh esplendida respuesta por su parte majestad, pero quiero que sepa que no pienso perder contra ninguna mujer, ya que yo quiero estar por siempre con su majestad -Decía Tiamat quien era la mujer que siempre estaba cayada y tranquila sin hablar.

-Vaya, interesante. Jamás pensé que tu Tiamat estuvieras interesado en mi de esa forma, pero por ahora yo no tengo planeado entablar ninguna relación de ese tipo, ya que mi objetivo actual es forjar los pilares de nuestro reino y después definir nuestras fronteras con los demás países.

Después de escuchar esto, Tiamat se levanta de manera fuerte, se acerca hacia donde se encontraba Yossu, se arrodilla y dice…

-Pido perdón por mis desvergonzadas palabras su majestad -Dijo muy apenada Tiamat.

-No te preocupes, te puedes levantar. Me sorprendió que pensaras de esa forma.

-Su majestad, mis palabras son muy ciertas. Estoy profundamente enamorada de usted, además lo admiro y apoyo fielmente sus ideas y reformas. Pido por favor que considere mi propuesta -Dijo de manera alterada y acelerada Tiamat -Decía mientras se ponía de pie.

-Como dije: por ahora no tengo pensado relacionarme de esa manera con ninguna mujer, además siendo sincero eres hermosa Tiamat, pero no me gustas y si quieres ser mi esposa, entonces tienes que ganártelo y hacer que sienta algo por ti.

-Muchas gracias por darme esta oportunidad su majestad, ya que desde la primera vez que lo vi en aquella primera reunión de todo los generales, quede fascinada por usted, y siempre me costaba guardar estos sentimiento dentro de mi, ya que tenia miedo de que a usted no le gustara que digiera esto o que me dejara o me sacara mi puesto de general por no gustarle -Decía Tiamat mientras lloraba.

Yossu se para de la silla y sin pensarlo abraza a Tiamat porque de alguna forma la imagen de Tiamat le hacia recordar a su yo de su antiguo mundo que se la pasaba llorando porque no conseguía agradarle a nadie, ya que a el le costaba relacionarse con la gente por ser antisocial y le costaba a Yossu.

Cuando Tiamat es abrazada, ella se da cuenta con la fuerza con la que Yossu lo abrazaba y esto la hacia sentir cálida y mas tranquila, además le sorprendió que su majestad la abrazar de esa manera.

-No te preocupes Tiamat. Los sentimientos a veces causan dolor o temor, pero siempre tienes que mantenerte firme, aunque haya momentos en lo que si tengas que llorar para calmar tus emociones.

-Muchas gracias Yossu.

-Muchas gracias por aceptar mis sentimiento sin enojarte.

-No te preocupes, me alegro que unos de mis generales sepa expresar sus sentimientos. Esto es un gran avance para los generales -Decía Yossu mientras seguía abrazando a Tiamat.

Después de unos segundo, Yossu decide soltarla y le dice que vaya a limpiarse las lagrimas. Luego Nazar por voluntad propia decidió acompañar a Tiamat a limpiarse las lagrimas.

Al rato Yossu se asoma al gigantesco ventanal que se encontraba en la sala donde habían desayunado y se pone a pensar.

°°Que vergüenza hacer todo eso.

°°Ojala yo hubiera tenido en esa época en quien apoyarme y llorar como lo hizo ella. Haaaaa que suerte.

°°Vaya que eres afortunada Tiamat.

°°Mejor dejo lo sentimental de lado y sigo con el entusiasmo que tenia, ya que voy a poder apreciar la partida de uno de mis generales desde este gigante ventanal.

Después de unos minutos que estuvo Yossu viendo hacia el horizonte junto a su hija que se encontraba a su lado y las sirvientas que estaban detrás de el, aparece el gigante barco en frente del ventanal que estaba girando hacia el lado izquierdo para dirigirse hacia el oeste. Este barco era el de Breisha que se dirigía hacia el pueblo demi-Humano.

Breisha se encontraba en la punta del Barco guiando de manera emocionada a sus subordinados, pero de repente se da cuenta de la presencia de su majestad que lo estaba mirando desde el ventanal en donde los generales siempre desayunaban y es por esto que desde el barco decide agitar su mano de manera feliz a su majestad.

Yossu tras ver el saludo feliz de Breisha decide responderle de la misma manera que ella lo hacia, además activa la llamada mental para que todos los generales lo escuchen.

Mis queridos generales esta es una nueva etapa la cual tenemos que enfrentar y lograr hacernos con ella para que nuestro reino siga progresando y avanzando hacia el futuro. Es por todo esto que les pido…

-¡Pongan sus armas y almas en mis manos para que yo Pueda guiarlos hacia el futuro! así que traigan de manera perfecta sus misiones completas.

-¡Larga vida el Imperio Orbis! -Decía Yossu mientras se encontraba en la sala levantando la mano de manera emotiva.

Todos los generales al escuchar esto también decidieron gritar en sus respectivos barcos…

-Larga vida el imperio Orbis!!!

Tras escuchar estas palabras de sus generales todos los subordinados de cada general que se encontraba en los barcos decidieron gritar las mimas palabras con la misma intensidad que ellos…

-Larga vida el imperio Orbis -decían todos los subordinas que iban en los barcos mientras levantaban sus manos.

 

XXX

-Padre ¿Por qué decidiste decir esas palabras motivadoras?

-la verdad no lo se, pero solo hice lo que tenia que hacer.

-Bien hecho padre -Dijo de manera tierna Izet mientras le agarraba la mano a Yossu.

-Si, Hija.

Después de esto Yossu continuo viendo la partida del barcos de Breisha, pero de repente el barco se queda quieto en el aire.

-Que esta sucediendo -Dijo Yossu preocupado.

Empieza a mirar hacia los alrededores y ve como las sirvientas se encontraban totalmente quietas al igual que su hija sosteniendo su manos.

Ellas no se movían ni pestañaban…

Después de estarle tocando la cara y los brazos a su hija para confirmar lo que estaba pasando decide soltarle la mano a ella.

-Mierda. Porque nadie se mueve, acaso el tiempo se paro. Eso explicaría porque el barco de Breisha se encuentra quieto en el aire sin moverse.

-Mierda. Estoy muy tenso para pensar en posibilidades.

De repente se escucha que alguien abre la puerta y dice…

-Vaya con que aquí estabas Sr. Aki o tendría que decir ahora Sr. Yossu, rey del imperio Orbis.