MOL Capítulo 94

0

Capítulo 94: Fantasmas

A la mañana siguiente, Zorian y Kirielle se despidieron de Rea y su familia y fueron a casa de Imaya. Una vez allí, descubrieron que Imaya sólo se había preocupado un poco por ellos: había adivinado, por la gravedad de la tormenta de la noche anterior, que se habían refugiado en algún lugar durante la noche.

También conoció oficialmente a Kael y a su hija. El chico morlock se mostró un poco más receloso con él de lo que Zorian recordaba, pero supuso que era de esperar. Normalmente saludaba a Kael en la estación de tren de Cyoria y lo engatusaba con gestos practicados y conversación desde el principio… nada de eso había ocurrido esta vez. Como las circunstancias de su encuentro eran diferentes, también lo era la reacción de Kael hacia él.

Era un asunto menor, en realidad. Zorian confiaba en que el chico morlock acabaría por caerle bien. En todo caso, el hecho de que Kael estuviera tan distante en ese momento podía ser muy positivo. Al igual que la interacción de Zorian con Ilsa al principio del reini-

Se congeló de repente, golpeando ferozmente su cabeza con el puño un par de veces. No. ¡No “reinicio”! Ya no había ningún bucle temporal. Era la realidad. Tenía que meterse esto en la cabeza cuanto antes…

Sus extrañas acciones provocaron miradas extrañas de Imaya, que le preguntó si estaba bien.

Una vez que Kirielle se hubo instalado y él aclaró algunas cosas con Imaya, Zorian dejó un simulacro para vigilar el lugar y se fue a buscar a Zach. Al final lo encontró sentado en el borde de la fuente de la academia, pasándose la mano por el agua mientras se perdía en sus pensamientos.

“Es raro.” Le dijo Zach cuando se acercó. “La fuente no ha funcionado durante años, y hace poco que la arreglaron y la repintaron… pero a mí me parece perfectamente normal como está ahora. De hecho, creo que no recuerdo cómo era la fuente antes de este mes.”

“Tiene sentido.” Se encogió Zorian. “Han pasado décadas desde la última vez que la viste.”

Incluso a Zorian le costaba recordar detalles como ése, y su estancia en el bucle temporal había sido mucho más breve que la de Zach. Tenía la capacidad de conservar impecablemente los recuerdos importantes dentro de sus paquetes de memoria, por supuesto, pero eso sólo funcionaba para las cosas selectas que consideraba conscientemente importantes. La mayoría de sus recuerdos pasaban por el mismo proceso que los de cualquier otra persona.

Zach no dijo nada al respecto. En su lugar, simplemente se levantó de su sitio y le hizo un gesto a Zorian para que le siguiera.

“Tengo un poco de hambre.” Dijo Zach. “Vamos a la cafetería a ver qué ofrecen. Hace tanto tiempo que no voy que ya he olvidado a qué sabe la comida de allí.”

“Yo también.” Admitió Zorian. “Aun así, dejamos de ir allí por una razón. La comida de la cafetería no es nada especial, te lo aseguro. En realidad, ¿De qué va todo esto?”

“No lo sé. Es sólo algo que me ronda por la cabeza últimamente.” Dijo Zach encogiéndose de hombros. “Dime, ¿has pensado alguna vez qué harás después de este mes?”

Zorian dudó unos segundos.

“Hay tantas incertidumbres en torno a este mes que casi parece una tontería tener planes a largo plazo hasta que termine.” Dijo con cautela. “Incluso si ambos sobrevivimos y Cyoria no es una ruina al final, la invasión puede muy bien dejarnos a la fuga o desencadenar otra ronda de Guerras Astilladas. Sin embargo, ignorando eso, creo que voy a reunir algunos fondos…”

Zach le dirigió una mirada cómplice.

“Bueno, vale, muchos fondos.” Admitió Zorian. “Y luego abriré un centro de investigación para estudiar la naturaleza del maná. Tal vez pueda descubrir cómo duplicar ese marco de estabilización de aumento de maná que tú y Quatach-Ichl han unido a su alma. O tal vez descubra cómo almacenar el maná en contenedores externos, asimilar el maná de forma más rápida y eficiente, o alguna otra mejora revolucionaria. Ese había sido mi sueño cuando era más joven: inventar algo que revolucionara por completo la forma de hacer magia. Al final lo descarté como una fantasía infantil que no tenía poder para realizar… pero quizá ya no sea tan imposible.”

“Sigue siendo muy difícil.” Señaló Zach. “Si un mago con talento y mucho dinero fuera suficiente para revolucionar la magia, ocurriría mucho más a menudo de lo que ocurre.”

“No importa.” Dijo Zorian. “Está bien si fracaso. No tengo ningún interés en acaparar dinero ni en maniobrar políticamente, así que ¿qué otra cosa iba a hacer con mi tiempo y mi dinero?”

“Nunca digas nunca.” Dijo Zach con una sonrisa. “Una vez que te cases, puede que descubras que tu mujer no está tan divorciada de las preocupaciones materiales como tú.”

“Ni siquiera estás casado, así que ¿cómo vas a saber algo de eso?” Zorian resopló. “No hables como un viejo.”

“Pero soy un viejo.” Protestó Zach. “Al menos desde cierta perspectiva. De todos modos, espero que te des cuenta de que este tipo de cosas que describes es algo para lo que el bucle temporal habría sido absolutamente perfecto, ¿verdad?”

“Sí, pero en el bucle temporal no tenía tiempo para centrarme en proyectos tan periféricos y altamente teóricos. Es curioso, pero cierto. La vida es así de divertida a veces.” Se encogió Zorian. Se detuvo un momento, pensando en algo. “Por supuesto, antes de lanzarme a grandes proyectos como ése, primero tengo que pagar a toda la gente que me ayudó dentro del bucle temporal. Hacerlo sin llamar la atención y sin revelar mi identidad va a ser una tarea… complicada.”

“¿Puedes siquiera hacer eso en este momento?” Zach preguntó. “Perdimos la mayoría de los cuadernos y notas de investigación cuando la estrategia de salida física falló”

“Guardé el trabajo más crucial en mi cabeza, y el resto puede reconstruirse con algo de esfuerzo.” Dijo Zorian. “Puede llevar años, pero estoy seguro de que puedo hacerlo.”

Estaba siendo deliberadamente un poco más optimista sobre las cosas de lo que realmente sentía. Se habían perdido tantas cosas al final del bucle temporal… que a Zorian le dolía incluso pensar en ello. Zorian había utilizado paquetes de memoria para conservar la información más importante, los diseños y los cuadernos de notas antes de que el grupo hiciera su intento de salida… por si acaso… pero esto seguía siendo sólo una pequeña parte del conjunto. No podía sustituir el vasto conjunto de conocimientos e invenciones que el grupo había logrado reunir al final.

Reconstruir esa enorme biblioteca y luego entregar partes de ella a varias personas sin causar un gran revuelo que lo llevara directamente a él sería un problema difícil.

“¿Significa eso que ya le has dado a Kael sus notas?” Preguntó Zach con curiosidad.

“No, todavía no.” Dijo Zorian, negando con la cabeza. En realidad, tenía una versión bastante completa de las notas de Kael. Daba prioridad a preservar su investigación, sobre todo porque eran viejos amigos, así que no tenía que reconstruir mucho en ese sentido. “La situación es muy extraña ahora mismo. No quiero involucrarlo en este lío hasta que sea necesario, y no puedo entregarle esas notas de investigación y dejarlo a su suerte.”

“¿Acaso quieres contarle lo del bucle temporal?” Preguntó Zach.

“Idealmente, me gustaría mantener a todo el mundo, excepto a Xvim, Alanic y la red cioriana, en la oscuridad sobre el bucle temporal.” Dijo Zorian. “Sin embargo, no estoy seguro de que eso sea posible. Ya estamos planeando evacuar a todos los conocidos a Koth en algún momento. Necesitaremos una explicación de algún tipo para ello. Como mínimo, informar a Daimen de las cosas puede ser necesario para conseguir su cooperación.”

“Daimen también sería útil por su destreza mágica y posiblemente por sus conexiones.” Señaló Zach. “Hablando de Koth, ¿cómo van las negociaciones con los Adeptos de la Puerta Silenciosa?”

“Razonablemente bien.” Dijo Zorian. “No hemos llegado a un acuerdo, pero eso es normal. No creo que tengamos que decirles nada sobre el viaje en el tiempo. Las llaves de las puertas de otro continente son suficientemente tentadoras por sí solas. Deberíamos tener una forma de llegar a Koth en unos días.”

“Bien. Me sentiré mucho mejor con la Princesa a mi lado.” Dijo Zach. “Con su apoyo, ni siquiera Quatach-Ichl podrá obligarnos a retirarnos. Pondría la mano en el fuego de que Túnica Roja está tratando de negociar algún tipo de alianza con Quatach-Ichl tan rápido como pueda.”

“Probablemente.” Coincidió Zorian.

“Realmente no me gusta esto.” Dijo Zach. “Tú al menos estás en contacto constante con tus simulacros, pero yo no tengo ese lujo. No tengo ni idea de lo que está pasando ahí fuera hasta que mis simulacros se dignan a enviarme un informe, así que lo único que puedo hacer es esperar. Me siento inútil y estúpido.”

“Los simulacros lo están haciendo bien.” Le aseguró Zorian. “Me preocupa que no podamos encontrar ninguna pista sólida sobre lo que realmente está haciendo Túnica Roja, pero, de todos modos, que nosotros estuviéramos activos junto con nuestros simulacros no habría ayudado a ello.”

“Puede que tengas razón, pero estoy harto de esperar.” Le dijo Zach. “Simplemente no es mi estilo, ¿sabes? Una vez que tengamos en nuestras manos el orbe imperial y tengamos a la Princesa de nuestro lado podremos pasar realmente a la ofensiva. No importa lo que esté planeando Túnica Roja en ese momento, simplemente iremos directamente hacia él y lo aplastaremos en la batalla. Si derribamos la base de Ibasan bajo Cyoria y cerramos la puerta que utilizan para transportar sus tropas, la invasión habrá terminado. Veremos si todavía se esconde detrás de los simulacros cuando eso ocurra.”

“¡Oye! ¡Zorian! ¡Oye! ¡Por aquí!”

Apenas habían puesto un pie dentro de la cafetería cuando una voz familiar comenzó a llamarlo. Era Benisek, el chico regordete, alegre y obsesionado con las chicas con el que Zorian solía relacionarse habitualmente. Lamentablemente, el bucle temporal no había sido amable con su amistad. Benisek podía ser realmente molesto y superficial, y el bucle temporal sólo lo había empeorado. Al final, Zorian dejó de relacionarse con él.

Se sentía mal por ello. Benisek tenía sus defectos, pero también su antiguo yo. No podía ignorar la invitación del chico sin quedar como un imbécil colosal, así que se acercó de mala gana. Zach le siguió, invitándose a sí mismo.

“Hola, Ben.” Dijo Zorian, mientras buscaba una silla cercana y se sentaba a su lado. Zach saludó amistosamente a Ben y le sonrió antes de copiar su acción. “Pareces contento. ¿Ansioso por empezar un nuevo año escolar?”

“¡Claro que sí!” Dijo Benisek, con una sonrisa de oreja a oreja. “¡Ahora somos estudiantes de último curso! ¡Nuestras perspectivas de citas han entrado en un nivel completamente nuevo!”

“¡Claro que sí!” Zach estuvo de acuerdo, bombeando el puño en el aire. “¡Por las chicas!”

“¡Por las chicas!” Benisek estuvo de acuerdo, devolviendo el bombeo del puño con uno propio.

“Por el amor de Dios, ustedes dos… estamos en un lugar público.” Se quejó Zorian, tratando de ignorar la forma en que la gente a su alrededor los miraba.

“¿Así que ahora salen juntos?” Preguntó Benisek con curiosidad. “¿Cuándo ocurrió eso?”

“En los últimos dos días.” Le dijo Zorian. “No preguntes. Es una larga historia que involucra una serie de malentendidos, que me dieron un puñetazo en la cara en la estación de tren, y que Zach fue atacado por mi hermana pequeña en represalia.”

“Pero suena súper interesante.” Protestó. “No puedes contarme algo así y luego dejarme con ansias, hombre.”

De repente frunció un poco el ceño, lanzando una mirada extraña a Zorian.

“Espera… ¿estás diciendo que has traído a tu molesta hermanita a Cyoria?” Preguntó.

“Sí.” Confirmó Zorian con un asentimiento decisivo.

“Ouch”, dijo Benisek con una exagerada mueca de dolor. “Mis condolencias. Ves, te dije que ser tan serio y responsable acabaría por morderte el culo… ¡Mi familia ni siquiera pensaría en dejarme cuidar de mis hermanas pequeñas! ¡Deberías ser más como yo, Zorian!”

“La mera idea es horrorosa.” Le dijo Zorian sin tapujos.

“Bah, no sabes lo que te conviene.” Dijo Benisek. Le dirigió a Zach una mirada especulativa. “Aunque, si sigues saliendo con nuestro querido amigo Zach, eso puede cambiar después de un tiempo. He oído que tu vida reciente ha sido algo… emocionante.”

“Oh sí, francamente explosiva.” Coincidió Zach.

“¿Así que ese ataque del que he oído hablar…?” Preguntó Benisek.

“Todo es cierto, pero esa noche estuve de copas y bailando, así que acabó perdiéndose.” Dijo Zach encogiéndose de hombros despreocupadamente.

“¡Ja, ja, esa es la forma adecuada de evadir la muerte!” Dijo Benisek, inclinándose hacia delante para golpear a Zach en el hombro. Zach lo bloqueó, y Benisek se lo tomó con calma. Se inclinó hacia atrás en su silla, su expresión se volvió más solemne de repente. “Pero hombre, tengo que decir que esta semana es un desastre. Primero el ataque a la mansión Noveda, y ahora lo de las aldeas en Holakor… ¿a qué viene el mundo? Realmente espero que esto no sea el preludio de una guerra, ¿sabes? Es un poco egoísta, pero quiero que mis días de academia sean pacíficos y divertidos.”

Zach y Zorian compartieron una mirada confusa entre ellos.

“¿Qué quieres decir con “pueblos en Holakor”? Le preguntó Zorian. “No sabemos nada de eso.”

“¿Ah? ¿No?” Dijo Benisek, sorprendido. “Entonces tienen que prestar más atención a los acontecimientos recientes. Sé que los periódicos eldemonianos no han informado mucho al respecto, pero ustedes dos deberían estar atentos a las noticias continentales. Uno de ustedes es el heredero de una Casa Noble y el otro… bueno, sé que a Zorian no le gusta oír hablar de su hermano, pero-“

“Dínoslo de una vez.” Le dijo Zorian a su amigo con un fuerte suspiro.

“Bien, pero tienes que contarme esa larga historia con la que me has tomado el pelo antes.” Chantajeó Benisek.

“Trato hecho.” Aceptó inmediatamente Zorian. Ya se inventaría algo más tarde.

“De acuerdo.” Sonrió Benisek. “Te lo tomo en cuenta. De todos modos, se ha corrido la voz de que varias aldeas de Holakor -ese es el gran país vecino al oeste de Eldemar, ya sabes- han sufrido algún tipo de ataque recientemente. Un ataque extrañamente brutal. Los rumores dicen que fue un baño de sangre total, con cientos de personas muertas.”

El estado de ánimo de Zorian se desplomó inmediatamente.

Supuso que por fin tenían una pista de lo que había estado haciendo Túnica Roja todo este tiempo.

– pausa –

Más tarde, ese mismo día, Zorian regresó a casa de Imaya, con sus pensamientos aún en lo que Benisek les había contado. Él y Zach habían enviado inmediatamente un par de simulacros a Holakor para comprobar la situación, pero les llevaría un tiempo llegar a los pueblos en cuestión e investigar las cosas. Mientras tanto, sólo podían especular qué había estado haciendo allí Túnica Roja y con qué propósito.

Pero no tuvo mucho tiempo para dedicarse a sus cavilaciones, porque pronto fue interrumpido por Taiven, que lo buscó para reclutarlo.

Zorian no quería contarle lo del bucle temporal. Al igual que Kael y muchas otras personas que en su día formaron su grupo de bucle temporal, ella no podía ayudarles de ninguna manera y hablarle de la invasión sólo la expondría al peligro. Bueno, más peligro del que ya corría.

A veces se preguntaba si no sería más fácil informar a todo el mundo sobre el bucle temporal y apuntar al gobierno central contra Túnica Roja y los invasores desde el principio. Sin embargo, cuando habían discutido ese escenario en el bucle temporal, incluso los habitantes del bucle temporal estaban de acuerdo en que esa era una solución muy poco feliz para el problema. El gobierno central era notoriamente corrupto y ávido de poder, y el rey actual era partidario de una postura muy agresiva ante cualquier amenaza interna. Una vez que las fuerzas de Eldemar terminaran de lidiar con Túnica Roja y los ibasanos, era casi seguro que se volverían contra ellos.

Y cualquiera que supiera del bucle temporal y de la invasión probablemente sufriría junto a ellos.

Llamar a los militares era prácticamente una victoria garantizada… para Cyoria y sus ciudadanos. Sin embargo, ellos, y las personas cercanas a ellos, podrían terminar pagando el precio de esta buena acción. No era una elección que quisieran hacer. No eran ángeles desinteresados, después de todo. Por ello, se decidió que sólo harían el informe cuando estuvieran razonablemente seguros de que no se les podía seguir la pista. Eso llevaría un tiempo, pero no les llevaría todo el mes hacerlo. Esa era la razón principal por la que Zorian estaba de acuerdo con que Túnica Roja ganara tiempo. A menos que Túnica Roja los sorprendiera con algo, Zach y Zorian tenían garantizada la victoria.

Por supuesto, si los planes de Túnica Roja les sorprendían, preferían desenmascararse antes de permitir que la ciudad fuera destruida y ver cómo un antiguo monstruo divino era liberado en el mundo. Por eso era importante mantener en la oscuridad a la mayoría de los antiguos lazadores temporales por ahora. Si el ejército irrumpía de repente en la ciudad y empezaba a hacer preguntas, cuanto menos supieran de lo que estaba pasando, mejor.

Sin embargo, no podía rechazar la oferta de Taiven y enviarla a los túneles bajo la ciudad para que muriera. Por lo tanto, le hizo partícipe de algunos de sus secretos.

“¿Qué?” Taiven se quejó. “¿Por qué me miras así? ¿Tengo algo en la cara?”

Se pasó la mano por la cara para comprobar las cosas e incluso miró detrás de ella para comprobar si había alguien por encima de su hombro. Zorian no sabía si estaba fingiendo para burlarse de él o si creía sinceramente que eran posibilidades legítimas… pero supuso que llevaba demasiado tiempo mirándola.

“Taiven, este trabajo tuyo es un montaje total.” Le dijo finalmente. “Deberías alejarte de esto.”

“¿Eh? ¿Qué quieres decir?” Preguntó ella, entrecerrando los ojos hacia él. “Es una simple búsqueda y recuperación en los túneles bajo la ciudad. Luchar contra algunas arañas gigantes, encontrar la cosa perdida, salir.”

“Las arañas gigantes son aranea.” Le dijo Zorian. “Son arañas gigantes, inteligentes y telepáticas. A menos que sepas lo que estás haciendo y vengas preparada, pueden dejarte inconsciente antes de que puedas parpadear.”

Taiven dio un paso atrás ante la descripción, sus ojos se abrieron de par en par ante la descripción.

“Mierda.” Maldijó. “Roach, ¿cómo…?”

“Y ese hombre no es un inocente vagabundo que perdió su costosa baratija allí abajo.” Continuó Zorian. “Había estado espiando a los aranea y le atraparon en el acto. Ese dispositivo rompepantallas está actualmente guardado de forma segura en el tesoro de los aranea, no se ha dejado caer por descuido en algún túnel polvoriento y está libre para su uso.”

“Roach, ¿cómo sabes esto?” Preguntó Taiven, un poco más enérgicamente esta vez.

“Huh. Me sorprende que no me hayas acusado de mentir.” Le dijo lentamente.

“Esto es demasiado serio.” Dijo ella, frunciendo el ceño. “No creo que bromees con algo así. Y tú tampoco eres de los que bromean. Ahora cuéntalo.”

“Bueno, lo sé porque soy amigo de los aranea.” Le dijo Zorian. “Después de todo, me están enseñando a controlar mis poderes telepáticos.”

“¿Tus… poderes telepáticos?” Repitió ella lentamente. “¿Como… leer la mente?”

[Entre otras cosas, sí] Le envió telepáticamente.

Ella se estremeció y le dirigió una mirada asustada después. Por un momento, Zorian pensó que saldría corriendo de su habitación en ese mismo momento, pero en lugar de eso, cerró los ojos, respiró profundamente y se tranquilizó a la fuerza.

“Maldita sea, Roach.” Dijo, masajeando su frente. “Realmente sabes cómo soltar un secreto a alguien.”

“Tenía que asegurarme de que te lo tomaras en serio.” Dijo Zorian.

“Bueno, lo has conseguido.” Respondió ella con disgusto. Ella le dirigió una mirada de sospecha. “No me has leído la mente sin permiso, ¿verdad? De todos modos, ¿Cuánto tiempo lleva esto?”

“No lo hice.” Le aseguró Zorian. “Hace poco que descubrí mis poderes mentales innatos.”

“Bueno, bien.” Dijo Taiven. “Aunque no me gusta demasiado que guardes secretos así. Especialmente algo que suena tan… turbio. No sabía que hubiera una colonia de arañas sapientes viviendo bajo la ciudad. No están aquí legalmente, ¿verdad? ¿Y tú te juntas con ellas y aprendes magia mental de ellas como si nada? ¿Qué más me estás ocultando?”

“Sólo estás enfadada porque no te he invitado a esta “turbia” aventura.” Dijo Zorian, desviando su preocupación.

“Sí, ¡maldita sea!” Dijo ella, golpeando su hombro con el puño.

Zorian desvió sin problemas el golpe a medias que ella le dio, haciendo que se detuviera y parpadeara sorprendida. Su movimiento no era realmente tan sorprendente, pero de repente se dio cuenta de que no solía hacer ese tipo de cosas antes del bucle temporal. Oops.

“Sin embargo, sabes que tengo razón.” Dijo ella, ignorando el incidente en favor de cruzar los brazos frente a su pecho y mirarlo fijamente. “Es muy peligroso lo que estás haciendo, y al menos deberías haber llevado un guardaespaldas al bajar allí.”

” Adivinó ¿Tú?”

“¿A quién más conoces que sea un increíble mago de batalla?” Preguntó retóricamente, enderezando su pose con orgullo.

“Bueno, he estado saliendo con Zach Noveda últimamente, y es bastante bueno en la magia de combate.” Le dijo Zorian.

“¿El heredero Noveda? ¿No es uno de tus compañeros de clase?” Preguntó Taiven con duda.

“Sí.” Confirmó Zorian.

“¿Un alumno de tercer año pudiendo compararse conmigo? Por favor.” Se burló Taiven. “Me estás menospreciando demasiado, Zorian. Parece que pronto tendré que retarte a un combate en condiciones, solo para ampliar tus horizontes y que tengas algo de perspectiva.”

Zorian no pudo evitarlo. Se detuvo para no reírse a carcajadas de ella, pero había una amplia sonrisa pegada a su rostro que simplemente no desaparecía.

“¿Qué?” Preguntó. “¿Qué demonios tiene de divertido lo que he dicho? ¿Quieres pelear ahora mismo?”

No pudo evitarlo y simplemente se echó a reír de ella.

Más tarde, Zorian reflexionó que Imaya probablemente estaba empezando a pensar en él como un bicho raro importante. Primero fue el incidente en el que se golpeó a sí mismo en la cabeza antes, y ahora había una chica que lo perseguía por la casa y le exigía que “lo tomara como un hombre” y todo eso.

Zorian no estaba seguro de cómo le iba a ir a su amistad con Taiven en el futuro, teniendo en cuenta que no podía ocultar para siempre el alcance de sus habilidades… pero al menos su visita actual le había alegrado algo el día.

– descanso –

Túnica Roja había elegido bien sus objetivos. Aunque estaba situado en la frontera de Eldemar y relativamente cerca de Cyoria, Holakor era bastante difícil de acceder. Mantenía relaciones poco amistosas con Eldemar -situación nada inusual en los estados que limitan con su país- y era un país montañoso con escasa infraestructura de transporte y muchas aldeas montañosas aisladas. Llegar a su destino era bastante costoso en maná, ya que requería mucho teletransporte y otros tipos de magia, y orientarse era una tarea ardua. Toda la región estaba plagada de soldados de Holakor que buscaban a los culpables e intentaban controlar el flujo de noticias y personas que entraban y salían del lugar. Además, los cartógrafos de Holakor no habían hecho, al parecer, un buen trabajo, ya que algunas de las aldeas afectadas por los ataques ni siquiera estaban marcadas en los mapas y registros disponibles al público.

Aun así, Zach y Zorian eran personas con recursos, y sus simulacros heredaron sus habilidades. Así, tardaron menos de dos días en llegar a los pueblos de los que les había hablado Benisek e investigar la situación.

Los resultados de la investigación fueron sombríos. Benisek había dicho que el peor de los rumores mencionaba cientos de víctimas… pero bastó con echar un vistazo a la primera aldea que visitaron para darse cuenta de que esta estimación estaba, en todo caso, muy subestimada. La aldea era el escenario de un baño de sangre total: de los aproximadamente 300 habitantes, la mayoría había muerto. Sólo una joven pareja que se escabulló de la aldea durante la noche y un viejo cazador que decidió quedarse a dormir en el desierto habían sobrevivido a la matanza. Los atacantes ni siquiera se habían molestado en saquear el lugar: el objetivo parecía haber sido una simple matanza indiscriminada.

Los otros pueblos que visitaron fueron más o menos lo mismo. Un ataque repentino y abrumador cuyo objetivo era matar al mayor número posible. Los relatos de los atacantes eran difíciles de conseguir, ya que la mayoría de las personas que se vieron envueltas en él murieron, pero estaba claro que el atacante era un grupo armado considerable. Un grupo que contenía trolls de guerra, varios monstruos y decenas de muertos vivientes. Un grupo que parecía capaz de teletransportarse por todo el lugar, porque habían atacado más de diez pueblos en el lapso de una sola noche, antes de desaparecer aparentemente en el aire.

Sumando todo, Zach y Zorian calcularon que el número de muertos ascendía fácilmente a miles. Las autoridades de Holakorian habían aislado la zona del resto del país, por temor a que cundiera el pánico y los disturbios si se conocía el verdadero alcance de la matanza, razón por la cual la reacción al ataque era más bien silenciosa por el momento. Sin embargo, ese tipo de medidas no hacían más que ganar tiempo. A Zorian le sorprendería que pudieran mantener el secreto durante más de una semana.

Al principio, ni Zach ni Zorian podían entender este movimiento. ¿Qué pretendía conseguir Túnica Roja matando así a los aldeanos de Holakorian? ¿Era una especie de sacrificio a gran escala? Zorian no se consideraba un experto en magia de sangre, pero no lo creía. La matanza fue demasiado rápida y desorganizada, y las aldeas afectadas por los ataques no estaban dispuestas en un patrón discernible.

Al final acudieron a Alanic en busca de ayuda. Alanic era una de las personas a las que habían decidido informar de la existencia del bucle temporal y de la invasión pasara lo que pasara, ya que era muy competente y ya corría un gran peligro con los invasores pasara lo que pasara. Hasta ahora no estaba convencido de que estuvieran diciendo la verdad sobre todo el asunto del viaje en el tiempo, pero la información que le habían traído era bastante convincente por sí sola. Después de todo, el pequeño cuaderno que Zorian duplicó de sus paquetes de memoria estaba escrito por el propio Alanic, y en él se enumeraban todo tipo de grupos criminales y escondites que habían encontrado durante los reinicios. Aunque Alanic pensara que mentían o deliraban al ser viajeros en el tiempo, seguía teniendo en sus manos un libro escrito de su puño y letra, en el que se mencionaban cosas que sólo él debía conocer y se enumeraban diversas cosas cuya veracidad era fácil de comprobar.

Alanic echó un vistazo a la información que habían recopilado sobre el ataque a las aldeas holakorianas y descartó la idea de que se tratara de algún tipo de invocación masiva de demonios o alguna otra pieza de magia de sangre.

“Las invocaciones alimentadas por la magia de sangre son inquietantemente fáciles, pero no tanto.” Dijo Alanic, sacudiendo la cabeza. “Las víctimas tendrían que ser agrupadas en un lugar central. Su fuerza vital tendría que ser cuidadosamente mezclada y canalizada en un enorme círculo de fórmula de hechizo. Los preparativos no serían pequeños y se notarían y detendrían fácilmente. Las autoridades de Holakor no pasarían por alto algo así, y tú habrías visto pruebas de ello incluso si lo hubieran hecho.”

“Entonces, ¿de qué se trata?” Preguntó Zach, sonando frustrado. “¿Por qué están matando a toda esta gente? No es simplemente sed de sangre, estoy seguro de ello. Está claro que esto se hizo con la plena cooperación de Quatach-Ichl y sus fuerzas. No hay manera de que haya accedido a esto a menos que haya algún tipo de beneficio claro en esto.”

Alanic miró los papeles en silencio, revolviéndolos mientras fruncía el ceño. Esto duró un minuto entero, con Zach y Zorian esperando en silencio a escuchar lo que tenía que decir.

“Casi quiero decir que se trata de una operación de recogida de almas.” Les dijo finalmente Alanic. “Salvo que… reunir almas tampoco es un asunto tan sencillo. Para reunir las almas de miles de personas, los atacantes necesitarían miles de contenedores de almas. Incluso si pudieran permitirse construir tantos, la mera logística de barajar esos contenedores de almas en el lugar y el momento adecuados y lanzar los hechizos necesarios para capturar el alma antes de que pasara al más allá…”

Las caras de Zach y Zorian se ponían más feas cuanto más tiempo seguía hablando Alanic.

“Mierda.” Maldijó Zach.

“¿Qué?” Dijo Alanic, frunciendo el ceño. Estaba frunciendo mucho el ceño en ese momento, claramente molesto por la información que los dos acababan de traerle.

“No tienen que pasar por todos esos problemas porque tienen el Pozo de las Almas de Sudomir.” Le explicó Zorian.

“¿Pozo de las Almas?” Repitió Alanic lentamente. Miró el pequeño libro que había a un lado de la mesa. “¿Está dentro del cuaderno que me diste?”.

“Lo está.” Confirmó Zorian. “No debes haber llegado a esa parte.”

Alanic lo hojeó rápidamente hasta llegar a la parte pertinente. Zach y Zorian esperaron a que terminara, discutiendo en voz baja entre ellos.

“Bueno.” Dijo finalmente Alanic, cerrando el libro en sus manos. “No sólo estoy seguro de que se trata de una operación de recogida de almas… Creo que incluso sé para qué necesitan todas esas almas.”

“Sí. Y nosotros también.” Le dijo Zach con gravedad. “A estas alturas es bastante obvio.”

“Sudomir está fabricando sus bombas espectro por adelantado.” Terminó Zorian por ellos.

– pausa –

A pesar de los últimos acontecimientos, Zach y Zorian decidieron asistir al primer día de clases en la academia. Había tres razones para ello. La primera era que Zach y Zorian querían explorar la mansión Iasku para ver a qué se enfrentaban antes de comprometerse a algo sustancial. La segunda era que pronto deberían tener acceso a Koth, lo que ampliaría enormemente sus capacidades y merecía la pena esperar.

Y la tercera era que presentarse a clase hoy era probablemente su última oportunidad de hacer algo así en lo que quedaba de mes. Después de hoy, era improbable que tuvieran tiempo para andar con las tareas escolares y asistir a las clases. También podrían aprovechar esta oportunidad para reunirse con sus compañeros de clase por un momento, terminar de recuperarse y prepararse mentalmente para las pruebas que les esperan.

“Llegas tarde.”

Zorian miró a Akoja, obedientemente de pie frente a la puerta con un portapapeles en las manos y tomando nota de los estudiantes que llegaban. Ella lo miró fríamente, golpeando impacientemente el suelo con el pie.

Él se limitó a sonreírle en respuesta, lo que hizo que ella perdiera repentinamente la calma y apartara la mirada con incomodidad.

“Lo siento.” Le dijo Zorian. “Las cosas están un poco agitadas estos días, al menos para mí.”

“Bueno… simplemente no dejes que ocurra en el futuro, ¿de acuerdo?” Le dijo ella con seriedad, recuperando rápidamente la confianza.

“Lamentablemente, no creo que eso sea posible.” Zorian negó con la cabeza. “Probablemente me ausentaré mucho de las clases en un futuro próximo.”

“No es buena idea perderse así el comienzo del año escolar.” Le dijo ella frunciendo un poco el ceño.

“No estoy de acuerdo. El comienzo del año escolar es el mejor momento para faltar.” Le dijo Zorian. “Todo es una repetición de cosas que ya hemos aprendido en años anteriores y material de estudio muy fácil. Lo compensaré en un momento, ya verás.”

“Entra ya.” Le dijo ella con un largo suspiro de sufrimiento.

Zorian le hizo un gesto con el pulgar hacia arriba e hizo lo que le decían, tarareando alegremente mientras entraba en el aula y elegía un asiento para él. Zach ya estaba dentro, Akoja no le había prestado demasiada atención. Zorian saludó a algunos de los compañeros con los que recordaba haber sido un poco más amigable antes del bucle temporal, haciendo girar algunas cabezas debido a lo inusualmente feliz que parecía, antes de ir hacia el frente del aula.

Eligió un lugar familiar junto a Briam y su dragón de fuego, con Zach justo detrás de él.

Tal y como esperaba, el pequeño dragón de fuego que estaba en el regazo de Briam empezó a sisearle inmediatamente cuando se acercó. Briam rodeó rápidamente al lagarto rojo anaranjado con ambas manos y comenzó a susurrarle a su familiar. El dragón se calmó un poco, pero seguía manteniendo sus dos ojos en Zorian, alerta y nervioso.

Zorian ignoró el espectáculo y se limitó a acomodarse en su asiento y a observar con calma la escena. Todavía no entendía qué era exactamente lo que el dragón de fuego encontraba tan molesto en él en particular. En una ocasión, incluso se había asomado a la mente del dragón de fuego para encontrar la respuesta, pero eso no sirvió de nada. El dragón de fuego no era un ser sapiente. Era una criatura de instinto, y algo en su interior le decía que Zorian era el único peligroso de todos los reunidos en el aula. El dragón de fuego no entendía por qué, pero confiaba en sus instintos.

¿Sentía el dragón los poderes mentales de Zorian, a pesar de no ser él mismo psíquico? ¿Tenía Zorian alguna habilidad de la que no tenía ni idea? Era un misterio. Por lo que Briam le había contado, no era el único en este sentido. Los dragones de fuego podían ser criaturas muy extrañas y temperamentales, y él no era la primera persona que su familiar había escogido por alguna razón. Con el tiempo, la influencia del mago con el que estaban unidos tendía a moderar este tipo de impulsos agresivos, y los familiares dragón de fuego maduros eran aparentemente mucho más plácidos y fiables en el trato con los extraños.

“Lo siento.” Dijo Briam. “Todavía está un poco inquieto con los extraños.”

“No te preocupes por eso.” Dijo Zorian, desechando la disculpa. “Felicidades por haber conseguido tu propio familiar, supongo. Debe ser un hito para ti.”

“Sí.” Dijo Briam con alegría, acariciando al dragón como si fuera una especie de gato escamoso. El dragón reaccionó a eso como una especie de gato, también. “Es genial”.

Pasó un rato hablando con Briam y esperando a que empezara la clase. Aunque era prematuro preocuparse por eso ahora, no podía dejar de preguntarse cómo enfrentarse a la vida escolar en el futuro. Sus compañeros de clase eran agradables y todo… con algunos de ellos estaría encantado de entablar amistad si fuera posible… pero él era mucho más capaz que ellos en cuanto a la magia que ni siquiera tenía gracia. Además, las clases en sí mismas serían aburridísimas. ¿Podría fingir ser un estudiante normal durante dos años seguidos? ¿Era realmente posible que alguien como él -un tipo con habilidades de nivel de archimago y una década de recuerdos y experiencia adicional en su haber- se hiciera amigo de una de estas personas?

Tal vez el bucle temporal de Taiven tuviera razón y su intento de conectar con sus antiguos amigos y compañeros de clase fuera, en última instancia, algo hueco y condescendiente…

Por suerte, sus pensamientos un tanto deprimentes se vieron pronto interrumpidos por la llegada de Ilsa a clase. Ella hizo su discurso practicado al principio de la clase y luego comenzó la lección. Zorian ya se estaba preparando para una clase aburrida pero relajante, como las que había escuchado docenas de veces dentro del bucle temporal, cuando la puerta del aula se abrió de repente y un adolescente de su edad entró pavoneándose.

Era alto, con el pelo rubio desordenado y ropa desarreglada que parecía haber visto días mejores. La puerta se había abierto con tanta fuerza que Zorian sospechó que el chico la había abierto de una patada con el pie en lugar de utilizar el pomo. Rebotó contra la pared con un fuerte golpe y enseguida se cerró tras él.

Mientras avanzaba hacia el frente de la clase, el chico barrió toda la clase con su mirada. Por un momento, Zorian se encontró con sus ojos y se encontró con unos ojos de color naranja intenso, cuyas pupilas rasgadas ardían con una ira y una agresividad apenas contenidas.

Veyers Boranova había llegado a clase.