MOL Capítulo 89

0

Capítulo 89: Victoria

Era un apacible día de verano en el Gran Bosque del Norte. La vegetación era vibrantemente verde y floreciente, las flores de colores cubrían los prados del bosque, los pájaros cantores parecían competir para ver cuál de ellos era más ruidoso y chillón que el siguiente, y extraños insectos volaban por el aire.

Aunque la vasta extensión de árboles que cubría la parte norte del continente altaziano se solía presentar como un lugar oscuro y premonitorio, plagado de peligrosos monstruos y peligros ocultos, lo cierto es que la zona podía ser bastante hermosa e impresionante. Sólo había que ser lo suficientemente fuerte como para sobrevivir a los desafíos y recorrer la tierra sin control.

Zorian, Taiven y Kael eran definitivamente lo suficientemente fuertes. Y no sólo porque Zorian estuviera presente en el grupo. Taiven y Kael ya habían pasado por cinco bucles completos, cada uno de los cuales incluía un tiempo adicional en las Salas Negras. Habían tenido casi un año entero para mejorar su magia, respaldados por recursos casi ilimitados y tutores de primer nivel. Incluso Kael, que pasó la mayor parte de ese tiempo centrado en la alquimia, era ahora capaz de defenderse al menos de las amenazas comunes. En cuanto a Taiven, para empezar era una especialista en magia de combate. Su poder era probablemente igual al de un mago de combate profesional medio en este momento. Incluso tenía experiencia de combate real, ya que insistía en luchar contra los invasores de Ibasan al final de cada reinicio y a menudo participaba en batallas menores con las que el equipo de Daimen tropezaba mientras exploraba Blantyrre. Incluso si Zorian decidía quedarse atrás y dejar que los otros dos se defendieran por sí mismos, había muy poco en el bosque que les rodeaba que pudiera amenazarles.

En ese momento, los tres estaban descansando sobre una gran roca en uno de los claros del bosque y jugando una partida de cartas. Era algo para pasar el tiempo mientras descansaban los pies. Habían estado vagando por el bosque durante horas antes de tropezar con el claro, y parecía tan perfecto para un campamento temporal que decidieron tomarse un pequeño descanso. No tenían intención de quedarse aquí mucho tiempo.

Mientras Zorian reflexionaba sobre su próximo movimiento, sintió que Taiven intentaba “sutilmente” echar un vistazo a sus cartas con un hechizo de espionaje. Zorian se sintió orgulloso de ella por haber ampliado sus horizontes más allá de la magia de combate, pero eso no le impidió aplastar reflexivamente su magia en la nada antes de dedicarle una sonrisa cómplice. Ella hizo un mohín por un momento, antes de recordar que se suponía que debía actuar como si no supiera nada y educar su expresión en una de indiferencia.

Kael observó en silencio la escena desde un lado antes de sacudir la cabeza divertido, probablemente adivinando lo que había pasado. Zorian sospechaba que Taiven también había intentado utilizar el mismo truco con Kael, aunque no tenía ni idea de si el chico morlock había conseguido detenerla, o incluso se había dado cuenta de su engaño. Por otra parte, Kael no parecía tomarse el juego de cartas muy en serio. Parecía estar jugando sin pensar, sin importarle la probabilidad de ganar. Zorian suponía que este tipo de actitud tenía todo el sentido del mundo, ya que se suponía que se trataba de un juego agradable y relajado sin apuestas, pero de todos modos le molestaba un poco.

El propio Zorian no intentaba hacer trampas, por supuesto. Eso le quitaría la alegría a toda la actividad, ya que sería muy trivial para él tener éxito. Se limitó a sumergirse en el juego mientras escuchaba los sonidos de la naturaleza que los rodeaba. Le dolían las piernas, que no estaban acostumbradas al nivel de actividad que realizaba, pero ya se había acostumbrado a ello. Incluso con la ayuda de pociones y magia mental, el comienzo de cada reinicio implicaba que Zorian estuviera en un estado constante de dolor sordo porque vivía de forma mucho más activa que antes del bucle temporal. Con suerte, eso no tendría efectos mentales a largo plazo en él una vez que saliera del bucle temporal…

Un fuerte crujido le sacó de sus pensamientos. Al mirar a un lado, vio a Kael con una gran raíz amarilla metida en la boca.

Taiven dirigió a Kael una mirada extraña, posiblemente de desaprobación.

“¿Qué?” Se quejó Kael, masticando ruidosamente. El sonido que producía recordaba a Zorian el de alguien comiendo una zanahoria cruda.

“¿Cómo puedes comer esa cosa?” Le preguntó.

“Es muy sabrosa.” Le dijo él con naturalidad.

“Es una raíz silvestre que se lavó en un río cercano.” Protestó ella. “Eso no puede ser seguro ni higiénico. Además, puedo olerla desde aquí y no huele como algo que debas comer…”

Kael le lanzó una mirada desafiante antes de volver a morder la raíz y masticar aún más fuerte.

Zorian fingió estudiar sus cartas mientras en su interior se reía divertido. Personalmente, no le preocupaba Kael en lo más mínimo. Aunque el morlock era el más débil de los tres en términos de fuerza de combate, era la persona que se encontraba más a gusto en el bosque. Había estado trabajando y viviendo en este mismo entorno desde que era un niño, y sin duda sabía exactamente qué era seguro comer y cómo.

Taiven se había acercado relativamente a Kael después de que ambos recibieran un marcador temporal, ya que los dos eran posiblemente los más cercanos en edad y habilidad relativa entre los nuevos compañeros, así que probablemente ella también lo sabía. Por lo tanto, se limitó a levantar las manos con un resoplido, mostrando accidentalmente un vistazo a las cartas que tenía en la mano, y dejó el tema.

Zorian tomó nota de sus cartas y cambió su táctica en consecuencia. Esto no era hacer trampa, por supuesto. Aprovechar los errores de su oponente era algo natural. No era su problema que pudiera memorizar toda la mano de ella sin problemas después de haberla visto durante sólo una fracción de segundo…

Después de otros quince minutos de charlar, jugar a las cartas, comer raíces y bayas y holgazanear, los tres decidieron a regañadientes seguir adelante. Después de todo, toda esta expedición se originó por el deseo de Kael de buscar ingredientes alquímicos raros en las profundidades del Gran Bosque del Norte. En realidad no era una tarea crítica que tuviera que hacerse, y los tres la utilizaban sobre todo como excusa para relajarse y socializar, pero tenían la intención de buscar seriamente lo que Kael buscaba.

Durante la siguiente media hora más o menos, Zorian siguió a Kael lanzando adivinación tras adivinación y, de vez en cuando, se apoderaba de las mentes de los pájaros del bosque para explorar la zona que les rodeaba. Taiven también utilizó las adivinaciones, ya que había adquirido cierta experiencia en este campo durante los diversos reinicios, mientras que Kael se basaba principalmente en sus propios ojos. Sin embargo, teniendo en cuenta su amplia experiencia en la búsqueda de plantas mágicas, probablemente aún veía y comprendía mucho más que Zorian y Taiven.

De vez en cuando, el chico morlock inspeccionaba algún tocón o roca al azar, recogiendo ocasionalmente alguna otra planta mágica que no estaba en su lista, pero que aparentemente también consideraba valiosa, y en ocasiones se limitaba a mirarlos fijamente mientras reflexionaba sobre alguna cuestión misteriosa. Las mochilas que llevaban los tres habían sido fabricadas por Zorian, y eran considerablemente más grandes por dentro de lo que parecían, pero Zorian calculó que la mochila de Kael ya estaba empezando a llenarse con las diversas plantas, los frascos llenos de gusanos y escarabajos, e incluso algunas piedras de colores que parecían bastante mundanas a los ojos de Zorian. Aunque no encontraran las cosas que buscaban, Kael tenía la intención de aprovechar al máximo esta expedición, eso seguro.

Los momentos de relax como éste se habían vuelto cada vez más raros en estos últimos cinco reinicios. Todos estaban constantemente ocupados con algo, ya fuera siguiendo algún plan, buscando cosas que pudieran ayudarles, experimentando con magias exóticas o simplemente entrenando sus habilidades. Esto era especialmente cierto en este reinicio en particular, ya que este era el último reinicio para los compañeros temporales. Si no encontraban la forma de modificar los marcadores temporales antes de que terminara el reinicio, perderían… bueno, todo.

Sin duda, al final Kael y Taiven no pudieron evitar sacar a relucir el tema que estaba constantemente en la mente de todos estos días.

“Este es el final, ¿no?” Dijo Kael de repente.

Los otros dos le lanzaron miradas de conflicto. No había necesidad de preguntarle qué quería decir con eso.

“Dinos sinceramente, Zorian… ¿qué posibilidades hay de que podamos averiguar cómo ajustar nuestros marcadores antes de que se acabe este mes?” Continuó Kael, al ver que tenía su atención.

Zorian reprimió un suspiro. Marcadores temporales… habían pasado casi un año estudiándolos, si se tenía en cuenta el tiempo que habían pasado en las Salas Negras, y en ese tiempo habían hecho un progreso significativo. Consiguieron trazar la estructura general de los marcadores y averiguar qué hacían muchas de las piezas. Compararon estos marcadores con los más grandes y completos incrustados en Zach y Zorian. Colocaron y retiraron marcadores temporales en personas al azar para probar posibles modificaciones y ver qué sucedía. Descubrieron que, sí, los marcadores realmente contenían componentes hechos de energías divinas… y también encontraron una manera de lidiar con eso. A través de varios tratos ruinosamente costosos con Quatach-Ichl e innumerables artefactos divinos destruidos, consiguieron crear métodos para detectar y manipular burdamente hebras de energía divina dentro de sus marcadores. No lo suficiente como para manipularlos a su antojo, pero sí para arrancar algunas partes de la estructura y cambiar la forma en que esta base divina interactúa con la magia más normal que la rodea.

No fue suficiente. A pesar de sus esfuerzos, la solución seguía estando frustrantemente fuera de su alcance.

Lo que más molestaba a Zorian era que no creía que el problema fuera imposible. Estaban haciendo buenos progresos. Sentía que estaban en el camino correcto. Creía que era algo que podía resolverse con el tiempo.

¿Podrían encontrar una manera de prolongar el marcador temporal en un reinicio más? No. Ni siquiera tres serían suficientes. Pero tal vez si tuvieran cinco o seis… si su magia del alma estuviera más desarrollada… si tuvieran un acceso más fácil a la corona imperial que descansa en la cabeza de Quatach-Ichl… si hubieran aprendido a sentir las energías divinas antes…

Si. Si, si, si…

“No.” Admitió finalmente Zorian. “No hay ninguna posibilidad.”

Los tres caminaron en silencio durante un rato.

“En realidad, no estoy tan molesta.” Dijo finalmente Taiven. “La idea de que pudiera desaparecer de repente a final de mes era aterradora al principio, pero ya me he acostumbrado. Incluso morí en uno de los reinicios.”

Zorian recordaba vívidamente aquella. Ver a Taiven ser decapitada por un troll de guerra fue extrañamente molesto, aunque sabía que estaría bien en el siguiente reinicio.

“Quiero decir que no quiero desaparecer a final de mes.” Continuó Taiven. “Pero hemos hecho todo lo que hemos podido y fue divertido mientras duró. Si tiene que ser así, que así sea.”

“Efectivamente.” Dijo Kael. “Además, si he entendido bien a Zorian, a estas alturas sólo quedan 13 reinicios más. Un poco más de un año. No estamos perdiendo tanto.”

“Los dos hablan como si creyeran que estan muertos seguro.” Dijo Zorian. “Tengan un poco de fe, ¿bueno? La modificación de los marcadores temporales es probablemente un fracaso, pero la posibilidad de salir del bucle temporal aún permanece. Este era nuestro plan alternativo si no podíamos modificar los marcadores, ¿recuerdan?”

“¿Oh?” Taiven se animó. “¿Sigue siendo una opción?”

“Por supuesto.” Dijo Zorian. “¿Qué crees que hemos estado haciendo todo este tiempo?”

“Pues no lo sé.” Dijo Taiven con una sonrisa. “Esa vieja bruja malvada no deja de quejarse de que ‘pierdes el tiempo en distracciones’ y ‘te tomas demasiados descansos de tus obligaciones’, así que…”

“Silverlake cree que todo el mundo debería ser un golem incansable excepto ella.” Dijo Zorian con un bufido burlón. “No es que ella nunca se tome descansos o que esté jugueteando con nuevas pociones que no tienen relación con nada urgente.”

“Sin embargo, pensé que todo ese proyecto seguía envuelto en la incertidumbre.” Señaló Kael.

“Bueno, sí.” Admitió Zorian a regañadientes. “Todavía tenemos que probar las cosas de verdad, así que todo es muy teórico. Sin embargo, el hecho de que no estemos seguros de algunas cosas no significa que el intento esté destinado a fracasar. Es difícil poner cifras reales a las cosas, pero creo que hay al menos un 70% de posibilidades de que podamos transportar las almas de la gente al mundo real, y un 30% más o menos de que podamos abrir con éxito un puente dimensional que nos permita salir físicamente del bucle temporal”.

Los dos le dirigieron miradas complejas que no pudo interpretar. Era un poco difícil discernir con precisión sus emociones estos días, ya que ambos habían aprendido a proteger sus mentes y emociones con defensas mentales no estructuradas. De hecho, esto fue algo en lo que todos los loopers temporales decidieron invertir tiempo, una vez que se dieron cuenta del alcance de los poderes mentales de Zorian. Incluso los que ya tenían algún nivel de defensas mentales no estructuradas decidieron rápidamente que eran insuficientes y que debían reforzarse al máximo.

Zorian comprendió su razonamiento. Era como el viejo dicho: confía en tu vecino, pero cierra la puerta con llave. Incluso si confiaba en que alguien era una persona moral y de principios, era mejor no tentarlo con oportunidades fáciles. Por ello, no tomaba tales cosas en contra de ellos. De hecho, lo alentaba. Teniendo en cuenta que Aranea consideraba explícitamente que cualquier persona con una mente sin escudo era juego limpio para la invasión psíquica y que estaban trabajando estrechamente con varios grupos de ellos, conseguir algún nivel de protección mental era simplemente de sentido común.

“Si la única opción para salir del bucle temporal es robar nuestros cuerpos originales de nuestros seres pasados, prefiero quedarme aquí y olvidarlo todo.” Dijo Kael, negando con la cabeza. “Además, sólo me interesa salir físicamente si eso me permite llevarme a Kana conmigo. Si no, prefiero quedarme con ella hasta el final.”

Zorian abrió la boca para decir algo, pero luego se dio cuenta de que probablemente no importaba que Kana no tuviera el marcador temporal. Si salían físicamente del bucle temporal, cada persona era tan buena como cualquier otra.

¿Los demás también querrían llevar a sus familiares con ellos? Eso… podría ser algo complicado.

“Err, yo podría haber optado por la salida del alma si realmente fuera una opción.” Dijo Taiven con dudas. “Quiero decir, lo siento por la vieja Taiven, pero seamos realistas… es una especie de idiota.”

Los labios de Zorian se movieron en un principio de sonrisa, pero la reprimió.

“Tal y como están las cosas, en realidad no soy capaz de tomar esta salida.” Dijo Taiven. “Ni siquiera soy lo suficientemente buena como para sobrevivir a la poción que otorga la percepción del alma de Silverlake, y ni hablar de poseer mi antiguo cuerpo. Así que cruzar físicamente es la única opción para mí, realmente.”

Zorian asintió lentamente. A decir verdad, esto era cierto para la mayoría de la gente. Las personas que no tenían ninguna experiencia con la magia de las almas encontrarían imposible ser lo suficientemente buenas para sobrevivir a la transferencia de almas y poseer con éxito su cuerpo. Las personas que estaban bien versadas en la magia de las almas, incluso antes del bucle temporal, probablemente serían aniquiladas por los originales si trataban de poseerlos. Aparte de Zorian, sólo Kael, Xvim y Lukav tenían una buena oportunidad de lograrlo. Y Xvim, al igual que Kael, ya había descartado la idea de “robarse su propia vida”.

“De todos modos, la salida física es lo que pretendemos.” Dijo Zorian. “Transferir almas es más un último recurso que otra cosa.”

“Sí, pero tú mismo has admitido que las posibilidades de éxito no son muy altas. Ni siquiera una moneda al aire.” Señaló Taiven. “Así que sí, todavía hay esperanza… pero no es nada para emocionarse. Joder, ¡seguro que estás dando un giro positivo a las cosas para animarnos!”

“No, en absoluto.” Dijo Zorian, sacudiendo la cabeza. “En realidad estaba tratando de ser conservador con mis estimaciones. Realmente creo que esto podría funcionar.”

“Hay una cosa que me ha estado molestando sobre todo esto.” Dijo Kael. “Hemos pasado mucho tiempo tratando de encontrar una manera de salir del bucle temporal, pero ¿has pensado en lo que vamos a hacer si tenemos éxito con esto? ¿Si salimos físicamente al mundo exterior con todas nuestras habilidades y conocimientos?”

“¿Impedir que la invasión destruya Cyoria?” Intentó Taiven, levantando una ceja hacia él.

“Bueno, sí. Pero, ¿y después?” Preguntó Kael. “Tienes toda una vida por delante, pero ya hay alguien viviendo tu vida por ti. ¿Vas a evitar a tus amigos y a tu familia y a montarte una nueva vida en otro sitio? ¿O vas a hacer todo lo posible por insertarte en tu antigua vida y atenerte a las consecuencias? ¿Y si alguien te denuncia a las autoridades y vienen a buscarte? ¿Cómo explicarías tu presencia e identidad?”

Taiven se revolvió incómoda.

“No lo sé.” Admitió, mordiéndose el labio. “Sinceramente, intento no pensar en cosas así. Soy algo impulsiva, así que aunque llegue a una resolución aquí, probablemente la romperé cuando llegue realmente. Así que no tiene sentido. Sólo puedo esperar que sea capaz de resolver algo cuando llegue el momento. No quiero arruinar la vida de la otra Taiven, pero… no sé. ¿Qué pasa con ustedes dos?”

“Estoy bastante desconectado de la mayoría de la gente.” Se encogió Kael. “Mientras tenga mi propia Kana, todo está bien. Supongo que entregaría mis notas de alquimia a mi original y luego me alejaría para hacer mis propias cosas. Pero no estoy seguro de que muchos de nosotros seamos así. Silverlake y Alanic, tal vez. ¿Los demás? Probablemente haya al menos unos cuantos que lucharían amargamente por un trozo de su antigua vida.”

“¿Sinceramente? No creo que pudiera alejarme.” Admitió Zorian. “Intentaría ‘reformar’ mi original en algo mejor. Enseñarle algunas cosas, empujarle a acercarse a Kirielle, cosas así. Un poco manipulador, pero vendría acompañado de instrucción mágica personal y otra ayuda, así que creo que podría funcionar. Sin embargo, no trataría de robarle la vida. Si no hubiera lugar para mí en mi antigua vida, encontraría otra cosa con la que entretenerme/”

“Como he dicho, no estoy seguro de que todo el mundo estuviera tan sereno al respecto.” Señaló Kael.

“Sí, lo sé.” Asintió Zorian. “Zach y yo no planteamos la cuestión al grupo a propósito, ya que pensamos que no había forma de llegar a ningún tipo de acuerdo oficial al respecto. No importaba la conclusión, alguien estaría en desacuerdo. Posiblemente de forma violenta. El grupo entero podría incluso fragmentarse, si alguien se siente muy fuerte sobre la opción elegida o no elegida. Es mejor mantener a todo el mundo centrado en el problema inmediato y preocuparse de estas cosas después.”

Sin embargo, a pesar de estos esfuerzos, ya han tenido un par de bajas. Hace dos reinicios, un par de profesores que Xvim incluyó en el grupo decidieron que no podían manejar las implicaciones existenciales del bucle temporal y pidieron que se les quitaran los marcadores temporales para poder olvidarlo todo. Además, una de las araneas de los Defensores Luminosos se puso tan histérica y violenta que la otra aranea pidió que le quitaran su marcador y la expulsaran del grupo. Zorian no estaba seguro de la causa, pero dado que los otros Defensores Luminosos adquirieron misteriosamente la percepción del alma por aquel entonces, sospechaba que era producto de algún procedimiento secreto que se habían realizado colectivamente. Sin embargo, para no iniciar una pelea, decidió no seguir con el tema.

Al ser éste el último reinicio en el que los marcadores temporales seguirían siendo efectivos, la presión sobre la gente no haría más que aumentar.

Zorian realmente esperaba que nadie se resquebrajara demasiado antes del final.

* * *

Los hechizos no pueden durar mucho tiempo. Incluso el hechizo más estable, provisto de una amplia cantidad de maná, se deshacía en un par de horas si no estaba anclado a algo. Por lo tanto, los rituales de mejora tenían un problema. Pretendían poner al usuario bajo un efecto mágico permanente o darle una habilidad mágica innata, pero eso significaba que tenían que anclar el hechizo a algo para evitar que se descompusiera.

Este era un gran problema. Anclar la magia a la propia carne inscribiendo sigilos en la piel no era aconsejable. Obligar a que grandes cantidades de maná fluyan a través de la carne viva, aunque se trate del maná personal, no suele ser saludable a largo plazo. Además, el anclaje resultante era fácil de romper dañando físicamente los sellos, lo que probablemente tendría consecuencias nefastas para el usuario. Los fallos bruscos e incontrolados de los hechizos eran suficientemente peligrosos en circunstancias normales; cuando el hechizo se incrustaba en la propia carne y los huesos, el espantoso resultado era fácil de imaginar.

Afortunadamente, había una solución. En un pasado muy lejano, algún mago sin nombre había descubierto cómo reutilizar una parte de sus reservas de maná en un ancla de hechizo para el ritual de mejora. Dado que las reservas de maná se mantenían estables de forma natural gracias al alma, cualquier magia creada a partir de ellas también se mantendría estable. El único problema era que, como el ancla se hacía literalmente con las reservas de maná, el lanzador dispondría permanentemente de menos maná. El maná utilizado en la construcción del ancla nunca se recuperaría, ya que seguía estando en las reservas del lanzador, estabilizado por su alma junto con el resto.

Sin embargo, había un problema adicional. Aunque un ritual de mejora podía otorgar al usuario una habilidad mágica, en última instancia no era más que magia de transformación de fantasía. Nunca caducaba, era casi imposible de disipar y el usuario tenía un control muy fino sobre ella, pero no conseguía la misma afinidad instintiva con ella que tenía la criatura base.

Aquí era donde entraba en juego la magia de sangre. Permitía al mago anclar el hechizo no sólo a sus reservas de maná, sino también a su fuerza vital. La conexión resultante era profunda y potente, lo suficientemente potente como para que los descendientes del usuario tuvieran la oportunidad de heredar la habilidad en cuestión como línea de sangre. La comprensión innata de la criatura base también se transfería al nuevo usuario, permitiéndole utilizarla casi tan bien como alguien que hubiera nacido con ella desde el principio.

Los rituales de mejora eran peligrosos. Mal ejecutados, podían matar al usuario o arruinarlo permanentemente como mago. Más de un mago había bloqueado por completo sus reservas de maná o los había transformado en algo que los destrozaba por dentro.

Los rituales de magia de sangre eran peligrosos. El usuario tenía que cortar complicados patrones en su carne y desangrarse a sí mismo para despertar su vitalidad y atraer su fuerza vital a las estructuras apropiadas. A menos que uno supiera exactamente lo que estaba haciendo, era muy fácil morir por pérdida de sangre, o algo peor.

De todos modos, Zach y Zorian combinaron las dos cosas. Empezaron con algo pequeño, pero pasaron rápidamente a proyectos más ambiciosos por falta de tiempo. Cometieron errores, pero ninguno demasiado grave… y cualquier consecuencia persistente se lavaba al final de cada reinicio. Con la ayuda de Kael, localizaron y hablaron con los magos de sangre morlock supervivientes repartidos por el continente, buscando consejos y trucos del oficio. Practicaron con sus nuevas habilidades y tomaron nota de cuál les funcionaba mejor y por qué.

Ahora, con el tiempo corriendo y siendo este reinicio tan crítico, decidieron poner en práctica inmediatamente esas habilidades. Realizaron los rituales pertinentes al principio del reinicio. Una semana y media después, cuando sus reservas de maná y su fuerza vital se estabilizaron en su mayor parte, reunieron a Xvim, Silverlake y Daimen para un proyecto que pondría a prueba sus habilidades de dimensionalismo hasta el límite. Algo que demostraría que eran capaces de crear eventualmente la puerta de salida del bucle.

Iban a crear una copia en miniatura del orbe del palacio.

Actualmente, Zach, Zorian, Silverlake, Xvim y Daimen estaban de pie en el borde de un enorme círculo de fórmula de hechizo, equidistantes entre sí. Habían pasado las últimas horas incrustando el círculo de hechizos en el suelo de este lugar, seguidas de la instalación de varias y complicadas protecciones que debían ser colocadas en las capas adecuadas para que todo funcionara correctamente. Ahora estaban descansando y ajustando sus mentes para la tarea final que tenían por delante.

Había una lujosa casa en el centro del círculo, rodeada de un gran jardín y árboles ornamentales. Se encontraba en un lugar bastante aislado y Zach y Zorian habían comprado todo el lugar, por lo que no debían ser interrumpidos por nadie. Silverlake se quejó de la cantidad de dinero que se había desperdiciado en esto, cuando podrían haber simplemente “robado” una casa a alguien o haber elegido un terreno al azar, pero Zach no quería oírlo. Quería su propia mansión de bolsillo, y quería que fuera realmente suya.

En cualquier caso, la idea que había detrás de su proyecto actual era un poco diferente a la de otros proyectos de creación de dimensiones de bolsillo. Anteriormente, Zach y Zorian se habían centrado en aislar un trozo de espacio con una membrana dimensional y luego inflarlo hasta alcanzar el volumen deseado. Ahora aislarían por la fuerza una gran parcela del resto del mundo, la comprimirían y la unirían a un objeto de anclaje preparado. En este caso, se trataba de una bola de cristal reforzada mágicamente, para que se pareciera al máximo al orbe del palacio.

Esto era similar al método que Silverlake utilizaba para ocultar su casa del escrutinio exterior, pero más difícil. Silverlake simplemente comprimía un área para hacerla aparentemente “desaparecer”, pero seguía conectada al resto del mundo. Eso hacía que su dimensión de bolsillo fuera inamovible, pero más fácil de crear. Lo que estaban haciendo ahora, sin embargo, les exigiría arrancar efectivamente un trozo de realidad y meterlo en una caja portátil para su propio uso.

La casa y su terreno circundante no eran tan grandes como el espacio dentro del orbe del palacio. A pesar de eso, intentar esto requería que los cinco unieran sus manos y realizaran un ritual mágico en grupo, empleando todos los trucos y ventajas que se les ocurrieran… y aún no estaban seguros de poder lograrlo. Zorian no quería ni pensar en lo que se necesitaba para crear algo como el verdadero orbe de palacio.

Mirando a su alrededor, Zorian vio que los demás estaban bien descansados y listos para empezar. Respiró profundamente y dio un paso adelante. Cinco simulacros le siguieron.

Hacía tiempo que Zorian había descifrado el método que utilizaba la Princesa para coordinar sus ocho cabezas como una sola entidad, y ahora era capaz de utilizarlo con sus simulacros. Era algo fascinante, que conectaba múltiples puntos de vista y corrientes de pensamiento en una perspectiva unificada, pero tenía una importante limitación: sólo podía utilizarse cuando Zorian y sus simulacros hacían en general lo mismo. Por ejemplo, luchando contra el mismo enemigo o cooperando en la misma tarea. Si estuviera leyendo libros en Cyoria y sus simulacros estuvieran dispersos por todo el mundo, cada uno haciendo lo suyo, no habría puntos de conexión para unir sus conciencias y no se podría utilizar el método de la hidra. Pero para la tarea que tenía entre manos, era perfecto.

Entonces activó la habilidad mágica que había adquirido mediante el ritual de mejora. La había adquirido del humilde sapo tunelador, cuya capacidad de percibir y navegar por el espacio deformado le había parecido más útil para sus propósitos. No era la mejor habilidad que podía conseguir, pero era relativamente barata y funcionaba lo suficientemente bien para los propósitos de Zorian. Anclarla a sus reservas de maná le restaba aproximadamente un 8% de su maná máximo, lo que le dolía, pero no le afectaba demasiado.

Por último, activó las mejoras mentales que había elaborado durante el último año, con la ayuda de numerosos expertos aranea e incluso de algunos investigadores humanos. Muchos de sus simulacros pagaron con sus cortas vidas para probar estas mejoras, y el resultado final fue apropiadamente impresionante para algo hecho después de tanto sacrificio. Sus pensamientos se volvieron inmediatamente más claros y centrados, su integración con sus simulacros se profundizó y su capacidad para calcular y medir cosas de un vistazo se volvió sobrehumana.

A su alrededor, vio que los demás también se preparaban.

Zach se inclinaba de un lado a otro sobre sus pies, tarareando una especie de melodía para sí mismo. Parecía relajado y despreocupado, pero había una mirada distante en sus ojos, como si no estuviera realmente todo allí. La criatura que eligió para utilizar un ritual de mejora fue el ciervo de alma vacía. A Zach parecía gustarle mucho su capacidad de alterar las trayectorias de las cosas en el espacio que lo rodeaba, ya que eso significaba que la habilidad era útil en el combate, además de para cosas como ésta. Era una habilidad bastante cara en términos de reservas de maná, pero Zach podía permitírsela fácilmente. Zorian pudo sentir cómo el espacio que rodeaba a Zach se ondulaba y se deformaba mientras éste ponía en práctica su nueva habilidad para prepararse para la tarea que tenía entre manos.

La presencia de Daimen fue un poco sorprendente. Antes del bucle temporal, Daimen ni siquiera sabía cómo lanzar el hechizo de la puerta, y mucho menos cómo utilizar la magia de la dimensión de bolsillo. Sin embargo, su reputación no era para nada. Con un año de tiempo y acceso a todo el material restringido y a los tutores conocedores que pudiera desear, Daimen había experimentado un ascenso meteórico en sus habilidades de dimensionalismo. A Zorian le daba un poco de envidia ver cómo se abría paso con tanta facilidad, dado que Zorian había tenido que esforzarse mucho para llegar a donde Daimen estaba actualmente, pero, objetivamente hablando, era bueno tener a otro dimensionalista capaz a su lado. Aumentaba enormemente sus posibilidades de éxito.

Daimen también había optado por adentrarse en los rituales de mejora junto con Zach y Zorian, el único de los compañeros temporales que se atrevía a hacerlo. Eligió una araña de fase que Zach y Zorian tuvieron la suerte de localizar en uno de los reinicios. Su habilidad característica, que era literalmente un poder para crear pequeñas dimensiones de bolsillo, iba a ser muy útil hoy.

Silverlake había clavado seis estacas doradas en el suelo a su alrededor y estaba murmurando algo para sí misma y haciendo una especie de extraños gestos con los dedos. No parecían gestos de hechizo. A Zorian le recordaba a Kirielle tratando de hacer cálculos con la ayuda de sus dedos, excepto que él sabía muy bien que Silverlake era terriblemente buena haciendo cálculos en su cabeza. Era difícil juzgar el crecimiento de su habilidad en los últimos cinco reinicios, ya que a menudo hacía las cosas por su cuenta y daba explicaciones falsas cuando la gente intentaba cuestionarlas. Sin embargo, su habilidad en el dimensionalismo y la magia de las almas la convertía en una de las personas clave del grupo, y poco se podía hacer al respecto.

Xvim se limitó a permanecer en el borde del círculo de la fórmula del hechizo, mirando al frente con los brazos cruzados a la espalda. Desprendía un aire silencioso y estoico, como si el problema que tenían delante no fuera gran cosa. Zorian no creía que su magia hubiera mejorado mucho en los últimos cinco reinicios, pero, de nuevo, ya era un archimago muy capaz antes de que comenzara el bucle temporal. A su nivel, toda mejora requería mucho tiempo y esfuerzo, ya que uno empezaba a alcanzar sus límites personales y su magia se estancaba.

Con una señal silenciosa, los cinco comenzaron a lanzar.

De las manos de Zorian, y de las manos de sus simulacros, brotaron brillantes filamentos de luz que se entrecruzaron formando una cúpula de luz sobre toda la zona, antes de hundirse aparentemente en el aire y desaparecer. Silverlake disparó rayos negros como el carbón desde sus dedos a puntos aparentemente aleatorios en el aire, haciendo que estallaran destellos de luz roja en el límite invisible, mientras Zach y Xvim creaban anillos blancos pálidos que giraban perezosamente alrededor del perímetro exterior. El espacio se deformaba y retorcía, distorsionando la casa y sus alrededores como el aire caliente del verano y haciendo que se crearan extrañas corrientes y remolinos en el cielo.

Al final surgió una membrana espacial alrededor de la casa, transparente y esférica. Su superficie ondulaba como si estuviera hecha de agua. De vez en cuando, de algunos puntos de su superficie salían hilos de oscuridad, como si la propia realidad se resquebrajara y dejara ver el terrible vacío que existía debajo de todo. Los cinco participantes se apresuraron a sellarlos, desapareciendo en forma de destellos de luz arco iris antes de volver a surgir en otro lugar. Un ciclón en miniatura se movía en el aire, levantando polvo y lanzando hojas y piedras pequeñas a los participantes.

El proceso duró horas y horas. Cinco veces tuvieron que descansar para recuperar fuerzas, pero afortunadamente el ritual estaba diseñado específicamente para ello. Sabían que no tendrían suficiente maná para terminar el proyecto de una sola vez, así que se planearon pequeños descansos por adelantado.

Finalmente, el proceso llegó a un punto crítico. La membrana espacial se volvió completamente opaca y negra como el carbón, y su superficie se agitó como una olla de agua hirviendo. Las grietas se extendieron desde el suelo mientras toda la zona se desprendía del paisaje circundante, pequeños temblores que amenazaban con derribar a los participantes, algo que seguramente interrumpiría el reparto en un momento crítico y lo arruinaría todo. Al final, todos mantuvieron el equilibrio, pero la distracción momentánea hizo que lanzas de grietas espaciales atravesaran la zona, reduciendo los árboles a trozos y destruyendo por completo uno de los simulacros de Zorian. Sin embargo, logró compensar la pérdida y el lanzamiento continuó.

La membrana negra esférica comenzó a expandirse repetidamente y luego a colapsar hacia adentro, pareciendo casi un corazón negro gigante. Este proceso continuó durante varios minutos, pero si se observaba con atención todo el proceso, se notaba que la esfera se hacía cada vez más pequeña. Se comprimía repetidamente en un volumen cada vez menor.

Cuando la esfera había alcanzado la mitad de su tamaño original, se produjo un cambio fundamental y toda la zona del espacio pareció colapsar hacia dentro, como si estuviera a punto de ser absorbida por un pequeño punto en el centro. Zach reaccionó inmediatamente, lanzando una gran bola de cristal al centro de la masa que se derrumbaba, mientras el resto dispersaba dieciséis piedras estabilizadoras en el espacio circundante. Cada una de las piedras era un cubo densamente cubierto por la fórmula del hechizo, e inmediatamente flotaron en una densa formación esférica alrededor de la masa negra.

En sólo unos segundos, la masa negra fue absorbida por completo por la bola de cristal y todo quedó en silencio y quieto. Las extrañas luces y distorsiones espaciales desaparecieron. El área dentro del círculo de la fórmula del hechizo había desaparecido por completo, dejando tras de sí un cráter circular donde antes se encontraban la casa y el jardín. En el centro de ese cráter flotaba un globo de cristal de aspecto inocuo, con dieciséis cubos de piedra orbitando perezosamente a su alrededor.

Entonces, con un estruendo ensordecedor, todos los cubos de piedra se hicieron añicos y cayeron al suelo. Sin embargo, el globo de cristal seguía bien: los estabilizadores se habían sacrificado para dar ese último empujón a todo el proceso y sujetar firmemente la recién creada “mansión de bolsillo” a su ancla portátil.

Si uno miraba de cerca, podía ver una casa en miniatura, muy realista, suspendida en el centro del globo. Incluso parecía intacta, lo cual era genial. Había una posibilidad no trivial de que todo lo que había dentro del globo acabara destrozado por las tensiones del proceso de creación, si no se canalizaban adecuadamente.

Un éxito total.

Todos se reunieron alrededor del globo para contemplarlo y admirar su obra. Zach, Zorian, Silverlake y Daimen estaban visiblemente animados tras el éxito de tan difícil proyecto. Sólo Xvim consiguió mantener su actitud reservada, aunque Zorian consideró que aún parecía ligeramente satisfecho de sí mismo.

“Sabes, me acabo de dar cuenta de que no tengo ni idea de cómo pretendes alimentar esta cosa.” Dijo Daimen. “Seguramente esta cosa requiere una gran cantidad de maná para mantenerse estable.”

“Hemos colocado una puerta permanente en miniatura dentro de la casa.” Dijo Zach. “Se conecta a una caverna en las profundidades de la mazmorra, absorbiendo maná para mantener tanto la puerta como la dimensión de bolsillo en funcionamiento. Es demasiado pequeña para que los habitantes de la mazmorra la atraviesen, pero el maná se puede recoger sin problemas.”

“¿Ah, sí? ¿Has abierto las puertas permanentes de Quatach-Ichl?” Preguntó Daimen, sorprendido.

Silverlake se hinchó, pareciendo bastante presumida. Sus contribuciones fueron bastante cruciales para descifrar el método que Quatach-Ichl utilizaba para hacer su marco de estabilización de puertas. La suya y, curiosamente, la de los Sabios de Filigrana. Su método de creación de anclajes de fórmulas de hechizos tenía algunas similitudes sorprendentes con los métodos que Quatach-Ichl utilizaba en su construcción de los marcos de estabilización.

“Sí, por fin hemos conseguido replicar los métodos del liche.” Confirmó Zorian. “Sin embargo, su utilidad como método de transporte es limitada, ya que se tarda mucho en fabricarlos. Es más conveniente utilizar mis simulacros como creadores de puertas móviles.”

“Hemos avanzado mucho.” Dijo Xvim. “Este globo es una perfecta representación de ello. Sin embargo, me pregunto si es realmente suficiente para permitirnos hacer una puerta que salga del bucle temporal.”

Todos compartieron una mirada durante un momento mientras consideraban la cuestión.

“Tenemos una oportunidad.” Dijo Zorian.

“La posibilidad es demasiado baja para mi gusto.” Refunfuñó Silverlake, antes de que Zorian pudiera decir algo más. Su buen humor pareció desinflarse un poco. “Si tuviéramos otros seis meses…”

“Pero no los tenemos. No podremos descifrar los marcadores temporales en menos de un mes.” Le Dijo Zach. “¿Por qué perder el tiempo pensando en eso?”

“Pues es fácil que tú y Zorian estén tan relajados con eso.” Le espetó Silverlake. “Seguiran estando ahí, aunque todo esto fracase, ¿no es así?”

“Estás simplificando demasiado las cosas y lo sabes.” Dijo Zorian, frunciendo el ceño. “Las protecciones de los marcadores temporales son tales que no podremos colocarte marcadores temporales durante los próximos seis reinicios. No tenemos ninguna esperanza de conseguirlo sin ti. Por lo tanto, nos veríamos obligados a esperar hasta el último momento para hacer nuestro próximo intento… y si eso falla, estamos perdidos. ¿Honestamente crees que Zach y yo estamos cómodos con eso? Estamos tan involucrados en el éxito de este proyecto como tú.”

“Hmph.” Se burló Silverlake. “Casi tanto, supongo. Pero no tanto.”

“Entonces, ¿Qué crees que deberían haber hecho?” Preguntó Xvim, lanzándole una mirada cómplice.

“Deberían haber experimentado más libremente con los marcadores temporales y las almas de las personas. Hay mucha gente en el mundo que no le importa a nadie, y no es que el daño hubiera sido permanente.” Dijo Silverlake, mirando a Xvim directamente a los ojos. Su voz era fuerte y clara, pero perfectamente calmada. “Deberían haberle dado a Quatach-Ichl un marcador temporal y haberlo reclutado en el grupo.”

Uf.

“Ambas ideas ya fueron discutidas y rechazadas rotundamente, y no sólo por Zach y Zorian.” Señaló Xvim.

“Ya estábamos asumiendo un gran riesgo al tratar con el lich tanto como lo hicimos.” Dijo Zorian. “Incluso un error menor podría fácilmente quemar todos nuestros reinicios restantes.”

“Es más probable que el viejo saco de huesos nos arruine que nos ayude.” Añadió Zach. “Sin nosotros, su plan probablemente tenga éxito y Cyoria quede arrasada. ¿Por qué querría arriesgar eso ayudándonos a escapar?”

“¡Bah!” Escupió Silverlake. Como en, ella literalmente escupió en el suelo para expresar su frustración. “Puedo ver cuando me superan en votos. Además, ya es demasiado tarde para cambiar las cosas… aunque sigo diciendo que nuestras posibilidades son demasiado bajas… Seguro que se puede hacer algo más.”

“Bueno, tú dijiste que sólo necesitábamos más tiempo.” Señaló Daimen. “Si el proyecto de convertir el orbe del palacio en una Sala Negra tiene tanto éxito como se espera, deberíamos tener otro par de meses en una sala de dilatación temporal.”

“Ya hemos convertido la sala de palacio en una cámara de dilatación temporal dos veces a estas alturas.” Señaló Silverlake. “Fue impresionante, pero la eficacia fue poco mejor que la de una Sala Negra normal. Sólo tenía mayor volumen. ¿Por qué esperar que este intento sea diferente?”

“Bueno, si hay que creer a Krantin y a su personal…” Comenzó Daimen.

“Lo creeré cuando lo vea.” Le cortó Silverlake. “Mientras tanto, tengo otra idea…”

Aunque Silverlake podía ser muy abrasiva y desagradable, su habilidad para el dimensionalismo era innegable y muchas de sus ideas eran bastante perspicaces. Algunas de ellas eran incluso perfectamente éticas y legales, sorprendentemente.

Así, el grupo finalmente regresó a Cyoria, discutiendo pacíficamente varios planes en el camino…

* * *

La búsqueda del bastón imperial fue larga y frustrante. Durante mucho tiempo, no tuvieron ni la más mínima idea de cómo acotar su búsqueda. Zorian estaba casi dispuesto a descartar todo el esfuerzo como una causa perdida y centrarse por completo en el proyecto del portal de salida. Sin embargo, Daimen sintió que estaba por debajo de su orgullo dejar que la expedición terminara en un fracaso, y finalmente encontró una pista.

Una de sus primeras pistas para el personal era una maga dragón llamada Violet-Eyed Disaster, o simplemente Violeteye para abreviar. Sin embargo, era casi tan difícil de localizar como el propio báculo, y había muchos otros candidatos, así que no se centraron en ella en particular. Sin embargo, con el tiempo se hizo evidente un hecho curioso: Violeteye parecía capaz de teletransportarse instantáneamente a través de grandes distancias. No había otra forma de explicar cómo podía desplazarse con tanta rapidez y eludir a sus perseguidores. Los dragones eran voladores rápidos, pero su velocidad era sobrenatural. Esta idea se vio reforzada cuando Daimen y su grupo la divisaron y la persiguieron, sólo para que desapareciera cuando la perdieron de vista brevemente.

Esto era significativo, ya que los dragones magos tenían grandes problemas para utilizar el teletransporte. La magia dimensional era casi desconocida entre los dragones, y el tipo de teletransporte que realizaba Violeteye sería impactante incluso en un mago humano.

Lo más probable es que estuviera utilizando algún tipo de artefacto divino para lograrlo. Y al seguirla y provocarla repetidamente, Zach y Zorian acabaron por confirmar que se trataba de un simple bastón sin adornos.

En lo más profundo de las selvas de Blantyrre, en la cima de una pequeña montaña, se libraba una feroz batalla entre Zach y Zorian, por un lado, y Violeteye, la maga dragón, por el otro. Los restos destrozados de los gólems de combate de Zorian ensuciaban la ladera de la montaña, y varios grandes cráteres yacían esparcidos por el lugar. El humo y el polvo cubrían el cielo.

Rugiendo de indignación, Violeteye se abalanzó sobre la posición de Zach, abriendo sus fauces y exhalando fuego contra él. El chorro de llamas era anormalmente caliente y concentrado, incluso para el aliento de dragón: un rayo de incineración al rojo vivo que incendiaba los arbustos cercanos con sólo pasar cerca de ellos. Sin inmutarse, Zach colocó frente a él un escudo negro y opaco hecho de fuerzas espaciales. El aliento incinerador se hundió en el escudo y desapareció inofensivamente, como si nunca hubiera existido en primer lugar.

Momentos después, fue golpeado por una ráfaga de viento potenciada mágicamente. Parecía bastante etéreo, con un suave arco iris que lo envolvía, pero en el momento en que alcanzó a Zach hizo que el escudo negro se derrumbara en la nada y casi lo hizo caer por la ladera de la montaña.

Un trío de cilindros de piedra voló en el aire hacia el dragón, brillando con una peligrosa luz azul. Consiguió apartarlos de ella antes de que explotaran, pero eso interrumpió su carga y permitió a Zach recuperar el equilibrio.

Dirigió una rápida mirada a Zorian, que estaba de pie en la distancia con un lanzador de cilindros en sus manos, antes de juzgar a Zach como una amenaza mayor y de golpear su cola hacia él como un mayal.

Zach no intentó esquivar ni poner distancia entre ellos. Se limitó a lanzar otro hechizo, haciendo que unas enormes manos de piedra surgieran del suelo bajo ella, alcanzándola.

Sus ojos se entrecerraron imperceptiblemente, pero continuó su ataque, confiando en su fuerza y en sus vastas reservas de magia. Su confianza estaba justificada cuando intercambiaba golpe por golpe con un humano, ya que éste nunca podría igualar a un dragón en términos de dureza.

Sin embargo, su ataque… falló.

Sus ojos se abrieron de par en par, sorprendidos, sin entender lo que había sucedido. No era el tipo de error de novato que ella podría cometer.

Sin embargo, si uno hubiera mirado realmente de cerca, podría haber visto cómo el propio espacio se desplazaba sutilmente alrededor de Zach justo antes de que la bofetada de la cola descendiera sobre él…

Las manos de piedra se cerraron alrededor de la dragona, tirando de ella hacia abajo. Ella manifestó unas enormes garras ectoplásmicas para aplastarlas hasta hacerlas polvo, pero el momento de debilidad fue suficiente para los simulacros de Zorian, que se teletransportaron inmediatamente a las inmediaciones. Justo cuando estaba a punto de dirigir sus garras ectoplásmicas hacia los simulacros, su mente sufrió un repentino vértigo y su visión se volvió borrosa. Cuando por fin recuperó la claridad mental, se encontró con una reluciente lanza cristalina que volaba hacia ella, cortesía de Zach. Unos arcos de luz roja chispeaban peligrosamente en su superficie, prometiendo dolor y desintegración a todo lo que fuera alcanzado por la lanza.

Invadir la mente de un dragón no era algo fácil de hacer… pero estaba dentro de las capacidades de Zorian, aunque sólo fuera por un momento.

Rugiendo, Violeteye conjuró una onda sonora omnidireccional que lanzó todos los simulacros lejos de ella como un montón de muñecos de trapo y destruyó todos los obstáculos cercanos. La lanza siguió volando, pero fue desviada de su curso y sólo rozó su costado, arrancando un trozo de su carne pero dejándola intacta en su mayor parte.

Se lanzó al aire y trató de huir. No se teletransportó como las primeras veces que Zach y Zorian habían intentado acorralarla, probablemente porque el bastón que utilizaba ya se había quedado sin carga. Sin embargo, seguía siendo un dragón, y pocas cosas podrían atraparla en pleno vuelo si huía a la máxima velocidad.

Zach y Zorian ya casi no tenían maná, y Zorian también empezaba a quedarse sin bombas y otros objetos. Incluso Zach, con sus inmensas reservas de maná, no podía compararse con la resistencia del dragón. Podían perseguirla, pero si seguía dando rodeos y desentendiéndose, acabaría por desgastarlos y tal vez por darles la vuelta a la tortilla. Probablemente lo sabía y lo utilizaba deliberadamente como táctica. Teniendo en cuenta que disponía de un práctico sistema de retirada en forma de bastón de teletransporte, probablemente era así como solía luchar. Desgastar al enemigo retrocediendo y volviendo repetidamente era algo natural para ella.

Por desgracia para ella, Zach y Zorian no estaban solos. Antes de que pudiera llegar muy lejos, encontró a Alanic, Xvim y Daimen esperándola en la distancia. Un rugido de frustración resonó en toda la montaña mientras Zach y Zorian se sentaban para recuperar sus reservas de maná y recuperar el aliento.

“Ja, ja, apuesto a que no se lo esperaba.” Dijo Zach, sonriendo. Tenía la cara embadurnada de polvo y una fina línea de sangre le corría por el brazo izquierdo, donde un trozo de metralla consiguió atravesar sus defensas, pero parecía no darse cuenta. “Ahora ella también puede experimentar lo que es ser desgastada por repetidos ataques mientras sus oponentes se toman un descanso de vez en cuando.”

“¿No mataste tú solo a Oganj, que es un famoso mago dragón, en uno de los primeros reinicios?” Preguntó Zorian con curiosidad. “Sé que no podía teletransportarse y que era menos molesto para luchar, pero no debería ser más débil. ¿Cómo demonios te las arreglaste para enfrentarte a él tú solo?”

“Ensayo y error.” Rió Zach con torpeza. “Mucho ensayo y error. Sinceramente, no lo recomiendo.”

Se quedaron en silencio después de eso, simplemente observando la batalla que se desarrollaba frente a ellos.

* * *

“Lo hemos hecho.” Respiró Zach.

En el suelo, frente a él, había cinco objetos: un orbe de cristal, un anillo de metal liso, una daga reluciente, una corona ornamentada y un simple bastón.

Las cinco piezas de la Llave, reunidas en un solo lugar.

El báculo que había estado utilizando Violeteye era, efectivamente, el báculo imperial que buscaban. Ya se lo habían llevado al Guardián del Umbral para que lo inspeccionara y descubriera sus poderes. Tenía la capacidad de colocar hasta seis puntos de recuperación indetectables y permitía al usuario teletransportarse a sus puntos de recuperación… sin importar las distancias. Cada punto de recuperación sólo podía usarse una vez cada 24 horas, pero seguía siendo una habilidad muy potente.

Eso era para los usuarios normales. Para el controlador del bucle temporal, el bastón era aún más útil, ya que los puntos de recuperación permanecían en su sitio en los reinicios. Eso significaba que si uno empezaba un reinicio con el bastón en las manos, podía viajar a cualquier lugar del planeta en un abrir y cerrar de ojos.

Sin embargo, Zach y Zorian no comenzaron sus reinicios con el bastón en las manos, por lo que la utilidad del objeto era casi inexistente. Tuvieron que viajar tanto y buscar tanto un objeto que daba capacidades de movimiento divinas a la gente… había algo de humor negro en la situación, pero Zorian no sentía que pudiera apreciarlo en ese momento.

En cualquier caso, en este momento el asunto no importaba. El bastón era importante porque formaba parte de la Llave necesaria para abrir la salida del bucle temporal, no por sus propiedades innatas. Por supuesto, cuando lo adquirieron, ya tenían el orbe y el anillo, así que sólo les faltaban dos objetos más para completar el conjunto. La daga y la corona.

La daga era… bueno, no era exactamente fácil de adquirir, pero era totalmente factible en ese momento. Se habían familiarizado lo suficiente con las protecciones del tesoro real como para poder entrar en él y robar la daga por su cuenta, sin ayuda de Quatach-Ichl. Así que lo hicieron. Se armó un gran revuelo, y todo el mundo seguía buscando a los ladrones, pero Zach y Zorian estaban bastante seguros de que habían cubierto bien sus huellas.

Conseguir la corona, por otra parte, había sido algo por lo que habían agonizado bastante. Al final lo consiguieron, pero ahora tenían a Quatach-Ichl tras sus cabezas y la reanudación no había llegado ni a la mitad. El antiguo liche tenía tiempo de sobra para seguirles la pista y hacerles pagar por lo que habían hecho, algo que nunca le habían dejado en los reinicios anteriores.

Aun así, con solo una pieza de la Llave perdida, ¿cómo podrían resistir la tentación de completarla? No había forma de que esperaran hasta el final del reinicio para hacerlo. Por lo que sabían, usar la Llave podría darles opciones que no habían existido hasta ahora.

Numerosas personas se agolpaban en el espacio que rodeaba a Zach y Zorian, mirando los objetos que había en el suelo. Casi todo el mundo había llegado para echarles un vistazo, aunque no fueran nada especial en cuanto a su aspecto. Los murmullos dispersos y las especulaciones silenciosas llenaban el aire y la gente especulaba sobre lo que pasaría cuando fueran llevados ante el Guardián del Umbral.

Tras una rápida discusión, Zach y Zorian decidieron llevar la Llave ante el Guardián del Umbral de inmediato para ver qué sucedía… y también llevarían a todos con ellos para que lo presenciaran.

Anteriormente, ya habían intentado llevar un compañero temporal al espacio de la puerta del Soberano y habían fracasado. El Guardián del Umbral confirmó más tarde que los compañeros temporales no pueden acceder al espacio. Sin embargo, esta medida de seguridad era infantilmente fácil de eludir mediante un vínculo de alma de corta duración que permitía al Controlador simplemente “arrastrar” a los forasteros con ellos cuando entraban en la Puerta Soberana. Una vez dentro, el Guardián del Umbral ignoró en gran medida su presencia, reconociéndolos como bucleadores temporales, pero completamente despreocupado por el hecho de que Zach y Zorian estuvieran rompiendo las reglas. Zach y Zorian habían utilizado este método para introducir a varias personas en la Puerta del Soberano en múltiples ocasiones, por lo que no preveían ningún problema.

Así, todo el grupo se abrió paso hasta la instalación secreta de investigación de magia temporal situada bajo Cyoria y, tras unos pequeños preparativos, entró en la Puerta Soberana.

El Guardián del Umbral no tardó en aparecer ante ellos, como siempre. Seguía siendo el mismo ente humano resplandeciente, con un rostro carente de emociones como el de una estatua esculpida.

“Bienvenido, Controlador.” Saludó el Guardián.

“Sí, sí.” Dijo Zach. “Yo también me alegro de verte, adorable idiota. ¿Te has dado cuenta de que te hemos traído la Llave?”

El Guardián guardó silencio por un momento.

“Un momento, por favor.” Dijo finalmente, antes de volver a callarse.

En el oscuro vacío del espacio de la Puerta del Soberano, sólo había un humanoide silencioso y resplandeciente y una pequeña multitud que esperaba ansiosamente su reacción. Al Guardián del Umbral no parecía importarle el gran número de visitantes, y continuaba con sus misteriosas cavilaciones sin preocuparse por nada.

Los espectadores temporales que rodeaban a Zach y Zorian se limitaban a revolverse nerviosos, sin decir mucho. Ya habían aprendido que el Guardián del Umbral ignoraba por completo a los compañeros temporales, negándose a responder a sus preguntas o incluso a reconocer su existencia. Ver cómo Daimen y Silverlake se enfadaban progresivamente mientras la entidad ignoraba sus comentarios había sido bastante divertido para Zorian la primera vez que lo presenció, pero por suerte esta vez nadie perdió los nervios.

En cualquier caso, el Guardián terminó lo que estaba haciendo y empezó a hablar de nuevo.

“Todo es como debe ser.” Dijo. “La llave es válida. ¿Quieres reclamar tus privilegios ahora?”

“¿Privilegios? Me encantan los privilegios.” Dijo Zach, sonriendo. “Sí, dame todos ellos.”

“Hecho.” Dijo inmediatamente la entidad.

“¿Puedo desbloquear la puerta ahora?” Preguntó Zach.

“Sí.” Confirmó el Guardián del Umbral. “¿Quieres…?”

“¡Sí, maldita sea, sí!” Dijo Zach, con la voz llena de exasperación. “Hazlo ahora.”

“Como quieras.” Dijo. Se detuvo unos instantes, realizando de nuevo algún tipo de tarea en silencio. “Ya está hecho. La puerta está ahora desbar-ar-ar-ar-ar-ar…”

Zorian observó con creciente horror cómo el Guardián del Umbral empezaba de repente a crisparse y tartamudear como si tuviera algún tipo de ataque. Su cabeza rodaba en ángulos imposibles, girando 360 grados, y todo su torso se retorcía y abultaba como si algo intentara salir de él.

Tenía un muy mal presentimiento.

“¿Qué demonios está pasando?” Preguntó alguien detrás de él.

“No lo sé.” Dijo Zach, frunciendo el ceño. “Esto nunca había sucedido antes…”

De repente, todo se quedó en silencio. Al principio, Zorian pensó que Zach había dejado de hablar porque se había dado cuenta de algo importante, pero cuando miró hacia él vio que Zach había desaparecido.

Todos menos Zorian se habían ido. Sólo estaba él, un Guardián del Umbral enloquecido y un vacío negro y silencioso a su alrededor.

Inmediatamente intentó volver a su cuerpo, pero fracasó.

Mierda… Bueno, al menos el Guardián del Umbral estaba empezando a calmarse. Se retorcía menos, y ya no retorcía la cabeza y los miembros en ángulos imposibles. Tal vez-

Una multitud de ojos se abrió de repente por todo el cuerpo del Guardián del Umbral, parpadeando rápidamente durante unos instantes antes de enfocar directamente a Zorian. Cada uno era diferente. Diferentes tamaños, diferentes colores, diferentes estructuras internas. Algunos tenían múltiples iris. Algunos brillaban. Algunas eran multifacéticas, como las de un insecto. Algunos hacían que su mente se adormeciera con sólo mirarlos.

“Zorian Kazinski.” Dijo el Guardián del Umbral. ¿Seguía siendo el Guardián del Umbral? Dejando de lado los ojos extraños, incluso su voz era diferente. Era estruendosa y resonante, sin ningún rastro de humanidad. “Tengo una propuesta para ti.”

“¿Quién eres?” Desafió inmediatamente Zorian.

“Me llamas Panaxeth.” Respondió inmediatamente.

La mente de Zorian se congeló por un momento. Qué… cómo…

“¿El primordial?” Preguntó entumecido, con la voz llena de incredulidad.

“Sí.” Respondió.

De repente, algunos de sus ojos se cerraron y desaparecieron. Los que hacían que a Zorian le doliera mirar, así como algunos de los más raros “normales”.

“¿Puedes hablar?” Preguntó Zorian. Era una pregunta tonta, pero aún estaba en shock y no podía evitarlo.

Panaxeth parecía pensar lo mismo, porque ignoró la pregunta.

“Puedo sacarte de aquí.” Dijo Panaxeth. Su forma volvió a cambiar, los ojos adicionales se cerraron y su forma se volvió más humana tanto en color como en textura. “Sólo tienes que hacer un contrato conmigo.”

¿Un contrato?

“No, gracias.” Dijo inmediatamente, sacudiendo la cabeza en señal de negación.

“Nunca saldrás vivo de aquí sin mí.” Le dijo. Su voz adquirió una calidad humana en este punto, y la mayoría de los ojos habían desaparecido. “La otra persona tampoco lo hizo.”

“¿Túnica Roja?” Preguntó Zorian.

“Nunca le pregunté su nombre.” Dijo Panaxeth. A estas alturas parecía completamente un hombre, aunque sus rasgos parecían cambiar todo el tiempo: masculino y femenino, viejo y joven, todo tipo de tonos de piel y rasgos faciales… “¿Acaso importa? Estamos hablando de ti, ahora. Jura por tu vida que me ayudarás a liberarme y te encarnaré fuera de este mundo en ruinas.”

“¿Pero por qué iba a hacer eso?” Preguntó Zorian.

“¿Vas a vivir?” Preguntó Panaxeth, sonando un poco desconcertado por su respuesta.

Su constante cambio de apariencia se redujo en gran medida en este punto. Parecía haber adoptado una forma femenina, alta y atractiva, con una larga cabellera negra y un cuerpo de infarto…

Zorian frunció el ceño. La maldita cosa estaba cambiando lentamente su apariencia para atraerlo lo más posible, ¿no es así? Cambiaba constantemente de aspecto, prestando atención a los movimientos de su cuerpo y a sus expresiones faciales para ver lo que provocaba una buena respuesta en él.

Le mostraba lo que creía que quería ver.

De repente, la entidad se transformó en una copia perfecta de Kirielle.

“¡Sólo quiero vivir y ser libre!” Dijo, con el labio temblando y la voz al borde de las lágrimas.

“¡Tú no eres Kirielle!” Le gritó Zorian, aumentando su temperamento.

Panaxeth volvió a cambiar de forma inmediatamente, copiando a Taiven. Luego a Zach. Luego Xvim, Daimen, Ilsa, Imaya…

Algunas de estas personas… ¿cómo sabía su aspecto y su sonido? ¿Estaba leyendo su mente?

Inmediatamente reforzó sus defensas mentales, aunque no pudo detectar ninguna intrusión.

“¿Por qué me hablas ahora?” Preguntó Zorian. “Ya he estado aquí muchas veces.”

“La puerta estaba bloqueada hasta ahora, así que no tenía sentido hablar contigo.” Respondió Panaxeth. “Sólo puedo sacar a la gente cuando el camino está abierto.”

“¿Pero podrías haberte puesto en contacto conmigo así todo este tiempo?” Preguntó Zorian.

“Sí.” Confirmó Panaxeth. “La Puerta del Soberano se ha dañado a lo largo de los años, fallando algunas de las salvaguardas. Por eso dejaron de utilizarla durante mucho tiempo. Sin embargo, no tiene sentido hablar con la mayoría de la gente a menos que sean lo suficientemente fuertes como para ayudarme y a menos que el camino esté abierto. No creí que pudieras reunir toda la Llave antes de que el mundo se desmoronara, pero me alegra que se demuestre que estoy equivocado. Podemos ayudarnos mutuamente, Zorian. Incluso podemos discutir recompensas adicionales una vez que esté fuera de mi jaula.”

“¿Pero qué pasa si fracaso?” Preguntó Zorian.

“Mueres, por supuesto.” Dijo Panaxeth, como si fuera lo más normal del mundo. “Para eso está el contrato.”

“¿Así que me sacas de aquí y a cambio debo ayudar a liberarte o morir?” Preguntó Zorian.

“Exactamente.” Confirmó Panaxeth.

“Voy a tener que decir que no.” Suspiró Zorian.

Panaxeth lo miró fijamente durante un segundo. Pareció darse cuenta de que nunca podría convencer a Zorian de que aceptara este tipo de trato, sin importar lo que utilizara para atraerlo.

“Te arrepentirás.” Dijo. “Se trata de una oferta única. No me molestaré en volver a contactar contigo.”

Zorian tenía dos opiniones al respecto. Por un lado, era un poco decepcionante, ya que le gustaría tener más conversaciones con un primordial para ver si podía sacar algo sustancial de él. Por otro lado, ¡era un maldito primordial y parecía estar leyendo su mente de alguna manera que él no podía detectar!

Probablemente era mejor que no quisiera volver a verlo.

“Te has rendido muy rápido.” Comentó Zorian. “¿Cómo estás tan seguro de que no hay posibilidad de convencerme en el futuro?”

“Ya no importa.” Dijo Panaxeth. “Alguien más ya ha aceptado mi oferta.”

Los ojos de Zorian se abrieron de par en par ante el comentario. Antes de que pudiera preguntar a Panaxeth qué significaba eso, la forma femenina genérica que tenía delante desapareció y volvió a estar rodeado de ruido. Volvía a estar de pie junto a Zach, con los compañeros temporales a su alrededor. Todos gritaban, vociferaban y hablaban a la vez. Era evidente que Zorian no era el único que se había encontrado solo, enfrentándose a una terrorífica entidad primordial.

Y después de que la situación se calmara un poco y de que hiciera un rápido recuento, Zorian se dio cuenta de repente de algo aterrador.

Silverlake había desaparecido.