MOL Capítulo 76

0

Capítulo 76: Un error crítico

La noche era agradable, con vientos frescos soplando por las calles de Cyoria y la luna brillando en el cielo. Zorian lo asimiló todo, sintiéndose algo vigorizado por el frío de la noche, y pensó en la vida. Era interesante, reflexionó Zorian, que incluso después de todos estos años pasados en el bucle temporal, algunas experiencias simples se le habían escapado hasta ahora.

Que lo echaran de una cafetería por molestar a los demás clientes, por ejemplo, era una experiencia totalmente nueva.

Miró a un lado, donde Daimen y Fortov mantenían un ambiente tenso cara a cara, mirándose con expresión seria. Ni siquiera estaba enfadado, la verdad. Sí, ser expulsado del edificio era ligeramente embarazoso, pero no le molestaba demasiado. Lo que sí le molestaba era que, incluso después de causar tal conmoción, no consiguieran siquiera establecer cuál era el problema. Honestamente, estos dos…

“Fortov, mira…” Zorian comenzó con cautela: “Entiendo que estés enojado con Daimen, pero sólo te estás disparando en el pie aquí. La razón por la que Daimen te buscó es porque quiere saber por qué estás enfadado con él. Si quieres deshacerte de él, sólo tienes que decirle cuál es tu problema con él y se irá. Bueno, probablemente.”

“No empieces.” Dijo Fortov, frunciendo el ceño con suspicacia. “Tú le ayudaste a organizar esto, ¿no es así?”

“Yo no te pedí que me buscaras.” Señaló Zorian con calma. “Lo decidiste por tu cuenta. Y tampoco nadie te obligó a quedarte a discutir con Daimen. Ya tienes el bálsamo que viniste a buscar, ¿no? Podrías haberte levantado e irte en el momento en que Daimen apareciera. Eso es lo que yo habría hecho en tu lugar. El hecho de que te hayas quedado significa que, después de todo, quieres que Daimen sepa por qué estás enfadado.”

Durante un segundo, Fortov se quedó mirándolo, con una expresión pétrea en su rostro. Era una mirada algo extraña en el normalmente amable Fortov.

“Tengo tantas ganas de darte un puñetazo en la cara ahora mismo, estúpido engreído.” Acabó diciendo Fortov. “Pero supongo que esa lógica tiene algo de razón, así que me contendré.”

“Por fin.” Murmuró Daimen, lo suficientemente alto como para que ambos le oyeran. “Todo este baile y la negativa a decir lo que te molesta, casi pensé que te habías convertido en una mujer mientras yo no miraba.”

Fortov lo miró con furia, a lo que Daimen sólo reaccionó poniendo los ojos en blanco. Por suerte, los gritos no volvieron a aparecer. Parecía que Fortov se había desahogado un poco.

“Bien, ahora, justo antes de que la amable camarera nos pidiera que abandonáramos el local, creo que estabas diciendo algo sobre que tus problemas con la academia eran culpa de Daimen.” Le preguntó Zorian. Le convenía ayudar a Daimen a obtener su respuesta ahora, o de lo contrario el hombre sin duda haría más tramas molestas como ésta en los próximos reinicios.

“Lo cual es ridículo.” Interrumpió Daimen. “Apenas nos relacionamos cuando Fortov empezó a asistir a la Academia en Cyoria.”

“¡Sí!” Dijo Fortov, señalando con su dedo índice a Daimen con un movimiento punzante. Luego repitió el gesto para enfatizar. “¡Sí, ese es exactamente mi problema! Apenas hemos interactuado.”

“¿Qué?” Preguntó Daimen sin comprender.

“Ni siquiera sabes de qué estoy hablando.” Dijo Fortov, más como una afirmación de hecho que como una pregunta. “Creo que eso es lo que más me enoja de todo esto. Ni siquiera te acuerdas. Te has olvidado por completo de tu promesa.”

“¿Qué promesa?” Daimen tanteó.

“¡Se suponía que ibas a ayudarme!” Estalló Fortov, señalando de nuevo a Daimen y luego golpeándose en el pecho con el puño cerrado para indicarse a sí mismo. “¿Te acuerdas? Acudí a ti antes de matricularme aquí y te pregunté si podía contar contigo para que me apoyaras cuando tuviera problemas en la Academia, y me dijiste que sí… dijiste que siempre podía acudir a ti para que me ayudaras si lo necesitaba y que no era un problema, ningún problema…”

Daimen se estremeció visiblemente ante esas palabras.

“Oh.” Dijo débilmente. “Eso.”

“Sí, eso.” Dijo Fortov con hosquedad. “Fui un tonto al confiar realmente en ti en eso. ¿De qué sirve una promesa como ésa cuando siempre estás ocupado con algo, siempre inalcanzable y me desprecias cuando no lo estás? Probablemente olvidaste esa promesa en el momento en que la hiciste… si es que alguna vez la tomaste en serio.”

“Hice esa promesa de buena fe.” Protestó Daimen. “Es que después me surgieron algunas oportunidades profesionales demasiado buenas para dejarlas pasar. ¿No crees que es poco razonable que esperes que sabotee mi carrera sólo para ayudarte con los estudios? Quiero decir, siempre podrías haber pedido ayuda a Zorian en su lugar y…”

Tanto Fortov como Zorian lo fulminaron con la mirada. Daimen consideró sus palabras por un momento y luego murmuró algo que era o una rápida oración a los dioses o una colorida maldición antes de dejar la idea y seguir adelante.

“De todos modos, sigamos.” Dijo Daimen, tosiendo en su puño. “Creo que te he fallado un poco. Lo admito. Sin embargo, decir que eso me hace responsable de tus problemas en la academia, sigue siendo una tontería. Seamos sinceros Fortov… que yo te ayudara de vez en cuando no habría supuesto una gran diferencia en el gran esquema de las cosas.”

“No se suponía que fuera ‘de vez en cuando’, idiota…” Protestó Fortov.

Zorian se quedó a un lado, sacudiendo la cabeza mientras los dos seguían discutiendo. A medida que pasaban los minutos, se hizo evidente que lo de la promesa significaba cosas completamente diferentes para Fortov que para Daimen. Resultó que Fortov había entendido la promesa de Daimen como un compromiso con una forma de apoyo mucho más pesada. Aunque Fortov no expresaba las cosas de ese modo, Zorian entendía las explicaciones de su hermano mediano como lo que eran: una admisión de que esperaba ser llevado a lo largo de toda su educación por los faldones de Daimen. Daimen, por su parte, probablemente hizo esa promesa sin pensarlo mucho, pensando que era una mera formalidad. Evidentemente, esperaba que Fortov viniera a buscarle una vez cada pocos meses para hacerle una o dos preguntas y hablar de chicas y de la vida y esas cosas.

Curiosamente, al final ni siquiera consiguió eso…

“¿No ves que estás siendo completamente irracional?” Dijo Daimen, gesticulando salvajemente. “¿Escuchas siquiera lo que estás diciendo? Básicamente esperabas que hiciera la mitad de tu trabajo por ti. Eso es completamente ridículo.”

“Tiene razón, lo es.” Añadió Zorian, asintiendo sabiamente.

“Sólo estaba describiendo un caso ideal, me habría contentado con incluso una fracción del mismo.” Replicó Fortov. “¡Y no importa porque al final no conseguí nada en absoluto! Me hiciste una promesa y luego olvidaste que la habías hecho. Eso es algo estúpido, no importa cómo intentes darle la vuelta.”

“Tiene razón, lo es.” Añadió Zorian, asintiendo sabiamente.

“¡Cállate, Zorian!” Dijeron ambos en perfecta sincronización.

Zorian fingió tambalearse por el arrebato e imitó que cerraba la boca.

En cuanto a Daimen y Fortov, los dos compartieron una mirada incierta entre ellos antes de decidir tranquilamente calmarse un poco y dar un paso atrás. A Zorian le hubiera gustado afirmar que éste era su plan desde el principio, pero la verdad es que sólo se estaba metiendo con ellos para divertirse.

“Pero en serio, estás siendo un poco loco aquí.” Le dijo Daimen a Fortov de nuevo, un poco más tranquilamente esta vez. “Entiendo que tengas problemas con tus estudios, pero…”.

“Hombre, es que no lo entiendes.” Se quejó Fortov, cortándolo. “Esta ciudad, esta academia… está fuera de mi alcance. Lo sé. Siempre lo he sabido. Conozco mis límites. No soy tan inteligente como tú y Zorian…”

“Eres muy inteligente, Fortov.” Dijo Zorian. “Sólo eres perezoso.”

Fortov ni siquiera intentó rebatirle, pero Daimen le miró de reojo.

“¿Creía que ibas a quedarte callado?” Preguntó Daimen.

“Mentí.” Dijo Zorian con un descuidado encogimiento de hombros.

“Como sea.” Dijo Fortov, exhalando con fuerza. “No soy tan bueno como ustedes dos. ¿Contento ahora?” Zorian hizo un movimiento circular con la mano, indicándole que siguiera. “De todos modos, lo que quería decir es que sólo acepté inscribirme aquí porque Daimen dijo que me apoyaría. Si hubiera sabido que tendría que hacer esto solo, les habría dicho a mamá y a papá que me inscribieran en otro lugar. Algún lugar menos… prestigioso. Pero ellos insistieron mucho en esto, diciendo que era una oportunidad y yo pensé… bueno, al menos tendré a mi genial hermano mayor para que me ayude a resolver las cosas…”

Zorian no dijo nada después de eso, esperando tranquilamente a su lado y dejando que los dos hablaran. No sentía mucha compasión por la situación de Fortov. Puede que Daimen tenga motivos para sentirse un poco culpable por cómo han acabado las cosas, pero todo lo que Zorian veía era el mismo Fortov de siempre que había conocido desde su infancia: un estúpido vago y superficial que buscaba constantemente formas de trasladar sus propias responsabilidades a la gente que le rodeaba. Le hizo mucha gracia que los dos decidieran dar un paso atrás y volver a reunirse dentro de una semana… algo que nunca ocurriría, y Daimen lo sabía muy bien.

Oh, bueno, no era realmente el problema de Zorian. Es decir, hasta que Fortov abandonó la escena y Daimen trató de convertirlo en su problema…

“No, Daimen, no voy a ahondar en los cómos y los porqués de los fracasos de Fortov y montar un programa de tutoría para él.” Le dijo Zorian sin rodeos.

“¿Por qué no? Lo haces por Kirielle e incluso por esa amiga tuya.” Dijo Daimen. “Es tu hermano, Zorian.”

“Lo siento, pero no puedes hacerme sentir culpable para que haga esto. Las payasadas de mi madre me han hecho completamente inmune a las pruebas de culpabilidad.” Dijo Zorian desapasionadamente. “Estoy harto de tener que recoger los fallos de Fortov una y otra vez. ¿Qué tal si lo haces tú por una vez en tu vida? Fuiste tú quien hizo una promesa que no cumpliste, ¿no? ¿No crees que es de mal gusto tratar de evadir esto tan rápidamente después de tu pequeña charla con Fortov?”

“El reinicio está a punto de terminar, ¿cuándo voy a hablar contigo de esto si no es ahora?” Protestó Daimen. “Y no retengo recuerdos sobre los reinicios como tú, por eso no puedo hacerlo.”

“Pero puedes dejarte notas al final de cada reinicio y trabajar en el problema de esa manera.” Replicó Zorian. “Estás haciendo eso mismo para averiguar cómo conseguir que mamá y papá acepten tu matrimonio con Orissa, así que no veo por qué no puedes aplicarlo aquí también.”

Daimen frunció el ceño, ya sea porque no le gustaba la idea o porque le recordaba lo mucho que había fracasado en su tarea de convencerlos hasta ahora.

“Es tu hermano, Daimen.” dijo Zorian, devolviéndole las palabras.

“Ugh.” Refunfuñó Daimen. “A veces puedes ser una pequeña mierda… Bien, tú ganas. Supongo que tengo que ser yo. Pero necesitaré que me hagas un pequeño favor…”

* * *

Un reinicio terminó y uno nuevo comenzó. Al comienzo del nuevo reinicio, Zach y Zorian invadieron inmediatamente la casa de Jornak, lo dejaron inconsciente, lo secuestraron y registraron su casa. Encontraron a Veyers muerto en la habitación de invitados, tal y como sugería la historia de Jornak en el reinicio anterior. Utilizando su flamante percepción del alma y un par de hechizos forenses de magia del alma que había robado de la mente de Sudomir (como era de esperar, los nigromantes tenían una tradición muy desarrollada de hechizos analíticos destinados a ser utilizados en cadáveres), Zorian determinó que Veyers se encontraba en una situación prácticamente idéntica a la de la aranea asesinada por el alma bajo Cyoria.

Normalmente, cuando el alma de una persona era arrancada de su cuerpo, quedaban señales sutiles grabadas en la carne del difunto, y éstas podían utilizarse para inferir el método de extracción utilizado. Sin embargo, ni la aranea ni Veyers mostraban esos rastros, era como si fueran simples marionetas de carne que nunca habían tenido vida.

Esperaban un resultado así, pero era agradable que las cosas se confirmaran con tanta claridad.

Tras examinar el cuerpo de Veyers, se dirigieron a Jornak. Zorian esperaba que el joven abogado se pusiera furioso con ellos, pero la forma en que irrumpieron en su casa y lo sometieron brutalmente debió de darle una pista sobre el hecho de que no estaban aquí en nombre de las fuerzas del orden. O tal vez fuera su edad; Zorian a veces olvidaba tener en cuenta ese pequeño detalle, ya que se sentía bastante viejo estos días, pero él y Zach todavía parecían adolescentes. Por lo tanto, esta vez Jornak estaba mucho más sometido, demasiado aterrado por lo que querían hacer con él como para oponer mucha resistencia. Lamentablemente, interrogarlo con la ayuda de pociones de la verdad y magia mental no aportó gran cosa. Todo era, en su mayor parte, como había dicho Jornak en el reinicio anterior, salvo que Veyers era también una especie de informante para el joven abogado, además de ser un “amigo”: básicamente, informaba de cualquier cosa interesante que ocurriera en su Casa a Jornak, que luego transmitía la información al Culto del Dragón de Abajo. Así, Veyers era una especie de espía involuntario de bajo nivel para el Culto.

Finalmente, Zach y Zorian se sentaron un día para discutir sus descubrimientos y lo que significaban respecto a la identidad de Túnica Roja.

“Así que.” Comenzó Zach. “Hemos confirmado que Veyers es Tunica Roja o está conectado a él de alguna manera. Su cuerpo es claramente una marioneta de carne que nunca tuvo alma para empezar, al igual que los cuerpos de tus amigos subterráneos bajo la ciudad. O bien estaba conectado de alguna manera a Túnica Roja y el hombre decidió usar el mata almas en él, o bien él es túnica Roja y esto es lo que le ocurre al cuerpo de un controlador cuando sale del bucle temporal. ¿Es eso cierto?”

“Lo es.” Confirmó Zorian. “Además, el hecho de que Túnica Roja haya tenido a bien borrar tus recuerdos de Veyers refuerza su importancia. No hemos podido encontrar a nadie más cuya presencia haya sido borrada de tu mente, así que cualquier vínculo que tenga con Túnica Roja no es pequeño.”

“También tiene una razón para estar amargado con la ciudad y un vínculo con la Invasión, aunque sea tenue.” Añadió Zach. “Sí, podría ser totalmente Túnica Roja. Incluso su altura y complexión coinciden con lo que recuerdo de él cuando me atacó al principio de ese reinicio…”

“Lamentablemente, eso no es una prueba real de nada.” Dijo Zorian, negando con la cabeza. “Con el nivel de habilidad con el que trabajamos, ese tipo de cosas son trivialmente fáciles de falsificar. Todo lo que se necesita es un rápido hechizo de transformación y podrías cambiar radicalmente tu altura y complexión.”

“Bueno, me atacó al principio de la reanudación, cuando sin duda tenía prisa y no tenía mucho tiempo para hacer preparativos detallados. ¿Tal vez se le olvidó? Tú tienes mejor memoria que yo y lo viste de cerca… ¿cómo se compara el Túnica Roja en tu mente con Veyers?”

Zorian lo consideró cuidadosamente. Después de un rato, decidió que Zach tenía razón: Veyers tenía la altura y la complexión adecuadas para ser el Túnica Roja de sus recuerdos.

“Es como dices.” Dijo Zorian lentamente. “Sí que cabe bajo esa túnica. Pero, en realidad, para llegar al fondo de esto, tenemos que averiguar qué ocurre cuando un controlador sale del bucle temporal. Esto debería decirnos si Veyers es sólo una víctima asesinada por el alma o el mismo cerebro que estamos buscando.”

“¿Y cómo se supone que vamos a hacer eso?” Se quejó Zach. “Esa estúpida cosa del Guardián del Umbral se niega a contemplar hipótesis como esa. Ya le preguntamos qué pasa en este escenario, ¿recuerdas? Simplemente insistió en que no podía ocurrir tal cosa. Además, aún no sabemos qué método utilizó Túnica Roja para irse. Si es una adición posterior al bucle temporal como supones que es, no podría haber utilizado el método normal para hacerlo. Se habría topado con el problema de que su original ya tenía alma, lo que habría llevado al Guardián a negarse a cooperar. Dependiendo del método que Túnica Roja utilizara para salir del bucle temporal, la respuesta a la pregunta de qué pasaría con su cuerpo podría cambiar radicalmente…”

“No necesariamente.” Dijo Zorian. “Una cosa que siempre me ha llamado la atención sobre Túnica Roja es que, sinceramente, parecía preocupado por la posibilidad de que hubiera un gran número de otros viajeros del tiempo involucrados en el bucle temporal. Eso significa que conocía una forma muy fácil y fiable de inducir a la gente en el bucle temporal y pensaba que era totalmente plausible que alguien lo estuviera utilizando a escala masiva.”

“Parecía bastante seguro de que había muchos otros viajeros del tiempo merodeando por ahí.” Dijo Zach, frunciendo el ceño. “Mi recuerdo de aquella época no es el mejor, pero eso sí parecía ser lo principal sobre lo que buscaba respuestas cuando sondeó mi mente aquella noche…”

“Cierto.” Dijo Zorian. “Y este método no pudo ser el mismo por el que yo pasé, porque lo que me ocurrió es altamente peligroso para el donante del marcador y probablemente no da resultados consistentes. Tampoco pudo haber sido algo difícil de establecer, o de lo contrario Túnica Roja no habría aceptado que sucediera tan fácilmente y a tan gran escala…”

“Entonces, ¿qué es?” Preguntó Zach con impaciencia. “Supongo que tienes algún tipo de respuesta, o de lo contrario no lo estarías mencionando. No intentes recrear conmigo esas novelas policíacas baratas, por favor. Siempre encontré que las largas revelaciones de esos libros eran realmente molestas…”

“Bien, seré franco.” Suspiró Zorian. “Creo que Túnica Roja simplemente estaba usando un marcador temporal modificado para persistir en el bucle temporal. Claro, se supone que sólo duran seis meses, pero probablemente se trate de una restricción adicional y no de algo inherente al propio marcador. Y mi propio marcador demuestra claramente que estos marcadores pueden ser dañados. Tal vez dañados selectivamente, permitiendo a la gente eliminar algunas de las funciones.”

“Tiene que haber alguna protección contra eso.” Frunció el ceño Zach. “Dudo que los creadores del sistema permitan que la gente juguetee así con su trabajo.”

“Posiblemente.” Concedió Zorian. “Al no haber visto todavía ningún marcador temporal, no puedo ofrecer mucho más que especulaciones sin fundamento. Pero aun así, esta me parece la forma más probable y directa de que Túnica Roja entre en el bucle temporal.”

Zach consideró sus palabras durante un rato antes de encogerse de hombros sin cuidado y volver a centrar su atención en Zorian.

“Bueno… está bien.” Se encogió Zach. “Supongamos que tienes razón. ¿Y qué? ¿Qué relación tiene eso con lo que estábamos hablando?”

“Bueno, se supone que los marcadores temporales son temporales.” Dijo Zorian. “Probablemente hay un curso de acción claro que se debe hacer cuando se agotan y la persona a la que apoyaban… desaparece. Y este curso de acción probablemente se llevará a cabo incluso si la persona desaparece prematuramente a través de algún otro método.”

“¡Oh!” Dijo Zach, dándose una palmada en la frente. “¡Claro! Así que si Túnica Roja entró en el bucle temporal a través de un marcador temporal “selectivamente dañado”, todo lo que tenemos que hacer para averiguar qué pasaría después de que se vaya… es colocar un marcador temporal en alguien y ver qué pasa después de que se agote.”

“Exactamente.” Asintió Zorian.

Un breve silencio descendió sobre la escena.

“Sabes.” Comenzó Zach después de un rato. “eEstoy bastante seguro de que ya sabemos la respuesta a esa pregunta. Probablemente sólo recrea a una persona a partir de su plantilla habitual, como si nunca hubiera sido una copia temporal para empezar. No tengo pruebas de ello, pero intuitivamente tiene sentido para mí.”

“Probablemente tengas razón.” Asintió Zorian. “Tampoco tengo pruebas, pero es coherente con la intención del bucle temporal como la simulación de entrenamiento para establecer las cosas de esa manera.”

“Lo que significaría que Veyers no es Túnica Roja.” Continuó Zach con esa línea de pensamiento. ” Túnica Roja debería haber acabado como una persona normal sin recuerdos de su yo del bucle temporal, no como un cadáver sin alma.”

“Si realmente entró en el bucle temporal a través de un marcador temporal modificado, probablemente sea así.” Asintió Zorian.

“Hmm.” Tarareó Zach, pensativo, golpeando con los dedos la barbilla. “Así que vamos a suponer por un momento que Veyers es sólo un enlace roto. Sigo pensando que es el candidato más probable para la Túnica Roja, pero da igual, tu teoría suena bastante plausible. ¿Con quién está vinculado Veyers? ¿Jornak? ¿Es él Túnica Roja?”

“Podría serlo, supongo.” Dijo Zorian con incertidumbre. “Quiero decir, no veo ninguna evidencia real para eso, y el hombre no es muy impresionante…”

“Nosotros tampoco éramos muy impresionantes antes de que nos ocurriera el bucle temporal.” Señaló Zach.

“Es cierto.” Dijo Zorian. “No digo que sea imposible que Jornak sea Túnica Roja, sólo que no veo ninguna prueba real de la idea.”

“¿Tenía Veyers otros amigos y socios aparte de Jornak?” Preguntó Zach.

“Creo que sí, pero Jornak no sabía quiénes eran esas personas.” Dijo Zorian. “A Veyers no le gustaba hablar de su vida personal y Jornak no husmeaba demasiado en ella. El hecho de que Veyers eligiera refugiarse en casa de Jornak podría estar sesgando artificialmente nuestra percepción de lo unidos que estaban; en realidad no lo estaban tanto. De hecho, Jornak se sorprendió bastante cuando Veyers llamó a su puerta con la petición de que le dejara quedarse una temporada, e incluso contempló la posibilidad de negarse.”

Discutieron las cosas durante una hora más o menos antes de decidir dejar de lado la discusión por ahora. En los próximos días interrogarían a Jornak con más detalle, lo que, con suerte, arrojaría más luz sobre el asunto. También tenían la intención de utilizar trozos del cuerpo de Veyers como herramientas de adivinación para tratar de rastrear sus movimientos mientras estaba vivo. Sin embargo, tendrían que hacerlo con mucho, mucho cuidado, para no ser rastreados por los investigadores de la Casa Boranova.

Finalmente, los dos se retiraron a una de las tabernas más tranquilas y menos frecuentadas de las afueras de la ciudad y se sentaron a tomar una copa y a hablar de temas menos serios. La camarera miró a Zorian de forma muy extraña cuando pidió un zumo de frutas en lugar de algo alcohólico y Zach se burló de él por ello, pero a Zorian no le importó mucho. En su lugar, decidió aprovechar la oportunidad para quejarse del drama familiar en el que Daimen le obligó a participar cerca del final del reinicio anterior.

“Oh, hombre, tu familia es un desastre.” Se rió Zach. “Ni siquiera es gracioso, aunque en cierto modo lo es. Aunque tengo que admitir que me entran ganas de defender a Fortov cuando explicas así su situación. Quiero decir, entiendo por qué te sientes así, pero los jodidos tenemos que cuidarnos unos a otros, ¿sabes?”

“¿Qué es lo que…? Ah, sí, tú también lo hacías mal en la Academia, ¿no?” Zorian se dio cuenta de repente. Hizo una mueca de dolor. “Lo siento. No estaba pensando.”

“No, está bien.” Dijo Zach, sacudiendo la cabeza. “No me siento insultado. Al igual que Fortov, yo también tenía excusas para mi mal desempeño. Pero ahora comprendo que eran sólo eso: excusas. Quizá Fortov acabe aprendiendo también la lección, ¿eh?”

“Tal vez.” Aceptó Zorian con diplomacia.

Zach respondió dando un profundo sorbo a su barril de cerveza y luego se recostó en su silla con satisfacción.

“Sabes, cada vez que pienso en cómo habría sido mi futuro si nunca me hubieran metido en esto del bucle temporal, me pongo furioso y me horrorizo a la vez.” Dijo Zach, mirando al techo de la taberna con los ojos desenfocados. “Ha pasado tanto tiempo, pero recuerdo lo que era tan vívidamente… Cómo vivía en una casa vacía y medio abandonada, escuchando constantemente cómo se esperaba que reconstruyera toda mi Casa desde cero y sintiéndome totalmente perdido en cuanto a cómo podría lograrlo. Al final decidí que era una tarea inútil y empecé a apañármelas con el menor esfuerzo posible y a tratar de mantenerme feliz. Pero bueno, ¡estaba bien! Tenía mucho dinero. Es decir, por eso Tesen despidió a todos los sirvientes y vendió todas nuestras propiedades, ¿no? Así que no importa si no me va muy bien en la academia y no tengo verdaderas habilidades profesionales. Todo se resolverá… simplemente… ¡bien!”

Zach se terminó de repente su barril de cerveza y luego lo golpeó violentamente contra la mesa de madera barata. Todos los trabajadores de la taberna se volvieron hacia ellos, y por un momento Zorian pensó que lo echarían de un edificio por segunda vez en dos reinicios, pero al final se limitaron a sacudir ligeramente la cabeza y seguir con su trabajo. Evidentemente, esto no era algo raro por aquí.

“Me estoy enfadando otra vez.” Explicó Zach innecesariamente. “No debería hablar de esto mientras bebo.”

Zorian se rascó torpemente la mejilla, sin saber qué responder a eso. Realmente se estaba arrepintiendo de haber empezado el tema de Fortov ahora…

“¿Sabes cuál es el problema de formar equipo contigo?” Zach le preguntó de repente, mirándole fijamente a los ojos. No esperó su respuesta. “Ya no puedo empezar un reinicio golpeando a Tesen hasta dejarlo hecho papilla. Solía hacerlo de vez en cuando para descargar mis frustraciones.”

Zorian lo recordaba. Solía ocurrir con bastante frecuencia, lo que dio lugar a un montón de especulaciones sobre Zach y sus razones para hacer eso…

“Probablemente sea mejor que dejes de hacerlo.” Le dijo Zorian. “Podrías desarrollar hábitos poco saludables y acabar convirtiéndote en un fugitivo sin razón alguna una vez que salgamos del bucle temporal. Sería una forma bastante triste de acabar con todo esto, ¿no?”

“Supongo.” Dijo Zach. “Pero fue tan satisfactorio…”

Zach miró su barril durante un par de segundos, como si considerara si debía conseguirse otro, antes de suspirar y apartarlo a un lado. Bien. Prefería no lidiar con un Zach borracho ahora mismo.

“De todos modos, ¿Qué piensas hacer con Tesen?” Preguntó Zorian. “Cuando salgamos del bucle temporal, quiero decir”.

“¿Qué más? Voy a demandarlo hasta el olvido.” Dijo Zach. “Puede que sea poderoso y esté bien conectado, pero todavía tengo algunos amigos en las altas esferas y fue bastante descarado en sus acciones. Violó la ley cuando me robó la herencia y haré todo lo posible para que pague por ello a través de los canales oficiales. Si eso no funciona… bueno, espero no llegar a eso.”

“Ya veo.” Dijo Zorian. “No he visto que hayas hecho ninguna investigación sobre el tema hasta ahora…”

“Ya hice todos los preparativos hace mucho tiempo.” Dijo Zach. “Tengo todas las pruebas que necesito, sé cómo sorprenderle a la hora de poner las cosas en marcha y puedo permitirme contratar a los mejores malditos abogados del país para que me representen. No hay nada más que se pueda hacer dentro de los límites del reinicio. Este tipo de casos legales llevan años de lucha legal, no semanas. Aun así, un buen comienzo cuenta mucho y todos los abogados con los que he hablado me dicen que tengo muchas posibilidades de ganar.”

“Eso es bueno.” Asintió Zorian lentamente. “Aunque tengo la sospecha de que Tesen y su facción no se limitarán a una mera disputa legal en sus intentos de enfrentarse a ti.”

“Lo sé.” Sonrió Zach. “Pero ya me conoces. No rehuyo el peligro. Deja que vengan. Sólo me dará un caso más fuerte cuando resulte lo que han estado haciendo.”

“¿Puedo hacer algo para ayudar?” Preguntó Zorian.

“Probablemente no, en realidad.” Dijo Zach, sacudiendo la cabeza. “Esto es sobre todo un trabajo para abogados, no para gente como nosotros. Una vez que ponga las cosas en marcha, sólo tengo que mantener el flujo de dinero y evitar cualquier intento de asesinato y cosas por el estilo. Pero ya veremos. Ten por seguro que no seré demasiado tímido para pedir ayuda a mi compañero de viaje en el tiempo.”

La conversación terminó después de eso, y cada uno se fue por su lado por el día. Los próximos días iban a ser algo ajetreados, con muchos preparativos y planes.

Era el momento de visitar Silverlake de nuevo… y esta vez planeaban intentar convencerla seriamente de que el bucle temporal es real.

* * *

Cuando Zach y Zorian se presentaron en la base oculta de Silverlake, vinieron cargando el saco de huevos de cazador gris y la antigua salamandra gigante que Silverlake estaba buscando. Los huevos fueron adquiridos exactamente de la misma manera que en el reinicio anterior. En cuanto a la salamandra, simplemente fueron al mismo lugar en el que Zorian la había encontrado en el pasado y comenzaron su búsqueda desde allí. Finalmente, después de dos días enteros de búsqueda arriba y abajo del río y examinando los escondites cercanos, encontraron la salamandra gigante enterrada en el barro de una de las cavernas inundadas, casi indetectable si uno no sabía qué buscar. Sin un punto de partida adecuado, habrían tardado una eternidad en localizarla.

Pero no importaba, la cuestión era que tenían los dos ingredientes que Silverlake tanto deseaba para su poción de juventud, y Zorian había creado la piedra angular que Silverlake le había enseñado a fabricar en el reinicio anterior. También cargaron un montón de gólems de combate en el orbe de palacio portátil, listos para ser sacados en un momento, por si Silverlake reaccionaba mal a su aproximación… algo que era totalmente posible, pero inevitable. Ya no tenían tiempo para tomarse las cosas con calma.

“Estoy listo.” Dijo Zach, haciendo girar un bastón de combate entre sus dedos para pasar el tiempo. “Adelante, toca la campana.”

Zorian asintió y activó la piedra angular que tenía en sus manos. No ocurrió nada visible, pero Zorian estaba seguro de haber realizado la acción correctamente. Ahora sólo les quedaba esperar.

Tuvieron que esperar un tiempo sorprendentemente largo, más que la última vez que habían venido. Zorian sospechaba que esto se debía a que Silverlake los estaba estudiando desde dentro antes de decidirse a salir, y esta vez habían venido más armados y visiblemente peligrosos. Sin embargo, al final decidió saludarlos de todos modos. El hecho de que Zach se hubiera aburrido en algún momento y hubiera empezado a construir una estatua gigante de sí mismo mediante hechizos de alteración justo fuera de su casa podría haberla motivado a darse prisa.

“¿Cómo demonios has activado ese viejo trasto?” Preguntó de inmediato, entrecerrando los ojos a cada uno de ellos con suspicacia. “Nunca le di a nadie una piedra angular a juego. Demonios, ni siquiera hice ninguna piedra clave que coincidiera. Sospechoso. Muy, muy sospechoso. ¿Quiénes son ustedes dos?”

“Para responder a tu última pregunta, yo soy Zach Noveda y él es Zorian Kazinski. No somos más que humildes estudiantes de la academia que venimos a presentar nuestros respetos a una leyenda viva.” Halagó Zach sin pudor. Silverlake resopló burlonamente, sin decir nada. “Y también para organizar un intercambio, supongo. ¿O debería decir… renegociar el que ya tenemos? Después de todo, es la segunda vez que nos reunimos así.”

“¿No lo creo?” Dijo Silverlake con curiosidad. “No me acuerdo de ti. Puede que sea vieja, pero estoy bastante seguro de que nunca olvidaría a un par de mocosos tan descarados como ustedes. Quiero decir, me gusta ese tipo de actitud, pero sólo cuando se dirige a otras personas…”

“Eso es sólo porque tu recuerdo de nuestro encuentro se ha borrado de tu mente.” Dijo Zorian de forma despreocupada. “No hay de qué preocuparse. De todos modos, aquí tienes un regalo.”

Zorian metió la mano en su mochila y sacó de ella una botella de brandy y una caja de dulces, que entregó a una sorprendida Silverlake. Ella no hizo ningún movimiento para reclamarlos, mirando ambos objetos como si fueran víboras venenosas.

“¿Un regalo?” Preguntó sin emoción.

“Es costumbre llevar regalos cuando se visita a alguien.” Dijo Zorian con sabiduría. “Es una tradición importante”.

Silverlake puso cara de disgusto ante esa explicación. Pasó unos segundos más escudriñando los dos objetos antes de decidir finalmente que probablemente eran inofensivos. Se los quitó de las manos y los metió inmediatamente en uno de los bolsillos de su chaqueta. Aunque la pesada botella y la gran caja de caramelos no deberían caber en el pequeño bolsillo de la chaqueta, lo hicieron.

Qué uso tan casual de la creación de dimensiones de bolsillo… Zorian no pudo evitar sentir un poco de envidia. Él no sería capaz de duplicar esa hazaña, y de hecho ni siquiera sabía cómo hacerlo. Ahora mismo sólo podía ampliar el espacio de los contenedores rígidos, y no tenía ni idea de cómo utilizar algo tan flexible como un bolsillo como base para una dimensión de bolsillo. Sabía que no era razonable esperar ser tan bueno como Silverlake después de sólo un mes de instrucción, pero esto era un recordatorio bastante duro de lo lejos que tenía que llegar para igualar la experiencia de la vieja bruja en ese aspecto.

Silverlake le sonrió triunfante, saboreando esta pequeña victoria por todo lo que valía.

“Retrocedamos un poco, ¿sí?” Preguntó, un poco más confiada esta vez. “¿Dijiste algo de que me habían borrado la memoria?”

“Sí.” Asintió Zach. “Verás, hace aproximadamente un mes acudimos a ti con cierta oferta…”.

Y Zach empezó a darle a Silverlake la versión resumida de lo que había sucedido en el reinicio anterior, aunque se esforzaron por omitir temporalmente cualquier mención al bucle temporal en sí. Suponían que si empezaban con eso, Silverlake dejaría de creer cualquier otra cosa que tuvieran que decir. En su lugar, se limitaron a narrar los términos generales de su trato y la forma en que ella les había instruido en el arte de la creación de dimensiones de bolsillo y, de vez en cuando, les enviaba a hacer recados al azar.

Y utilizaron muchos accesorios en su explicación. Cuando hablaron de cómo ofrecieron a la versión anterior de Silverlake los huevos de cazador gris, sacaron los huevos que obtuvieron en este reinicio del orbe portátil del palacio y se los mostraron. Cuando hablaron de cómo Silverlake les dijo que también necesitaba una salamandra gigante antigua para completar su poción de juventud, sacaron la salamandra viva que capturaron y se la mostraron también.

Los ojos de Silverlake brillaron cuando vio los dos ingredientes alquímicos que más deseaba delante de ella, pero permaneció callada e inmóvil mientras escuchaba su historia embelesada.

Sin embargo, cuando llegó el momento de trasladar la historia a la dimensión de Silverlake, su expresión decayó y se volvió grave. Esto se debió a que Zorian comenzó a utilizar escenas ilusorias de su memoria para ilustrar sus puntos. Normalmente, este tipo de imágenes ilusorias no tenían mucho valor como prueba. Después de todo, nada impedía al ilusionista fabricar cosas, y los recuerdos de la gente solían ser algo borrosos incluso en los mejores casos. Sin embargo, Zorian tenía la capacidad de recordar una escena hasta el más mínimo detalle y no era como si uno pudiera inventar al azar un esquema detallado de la dimensión de Silverlake y estar en lo cierto. Podía replicar la imagen de su caldero favorito hasta el más mínimo rasguño y replicar el número exacto de cebollas y setas secas que colgaban de los ganchos de su pared. Era una prueba bastante contundente de que al menos había estado allí en algún momento, aunque no dijera la verdad sobre nada más, y Silverlake lo sabía claramente.

“Para, para.” Le dijo de repente, agitando la mano de forma contundente. Parecía honestamente conmovida al ver esas imágenes. “Yo… necesito comprobar algo.”

Zach y Zorian se quedaron a un lado mientras Silverlake empezó a lanzar un hechizo de diagnóstico tras otro sobre sí misma. De vez en cuando se detenía y murmuraba para sí misma en alguna lengua alienígena khusky que ni Zach ni Zorian habían conocido, antes de sacudir la cabeza y continuar con su autodiagnóstico.

Después, empezó a examinar la entrada de su dimensión antes de desaparecer sin palabras en su interior. Zach y Zorian seguían esperando pacientemente, sin decir nada. Ella regresó veinte minutos después, con un aspecto más perturbado que nunca.

“No tiene sentido.” Proclamó en voz alta. “Nada de esto tiene sentido. Mi memoria está bien. No ha sido manipulada. Sé que no lo ha hecho, porque siempre, siempre quedan rastros cuando uno lo hace y mi mente no tiene ninguno. Pero está claro que has estado dentro de mi casa el tiempo suficiente como para desenterrar esa vieja piedra y descifrar una piedra clave que se ajuste a ella, el tiempo suficiente como para memorizar cada rincón hasta el más mínimo detalle. Excepto que no hay ningún rastro de entrada ilegal, ni siquiera el más leve olor de ella, y no hay manera en todos los infiernos y todos los cielos de que me olvide de dejar entrar a alguien como tú. ¡Y tu historia! ¡Qué montón de basura! Dices que me vendiste huevos de cazador gris hace un mes entero, ¡pero no veo ninguna prueba de que los haya procesado! Y ahora vienes aquí con un nuevo saco de huevos de cazador gris, como si esos se pudieran adquirir simplemente entrando en la tienda de tu barrio o algo así. ¿Quiénes son ustedes y qué está pasando aquí?”

Puntuó su afirmación haciendo un gesto con la mano, lo que provocó que dos enormes y corpulentos humanoides de tierra surgieran repentinamente del suelo que los rodeaba.

Elementales de tierra, y no de poca importancia. Sin embargo…

“¿Debemos…?” Dijo Zach con la boca.

Zorian asintió en silencio e hizo un gesto de barrido propio, aunque el suyo era más que nada para aparentar, no porque realmente necesitara hacerlo. De nuevo, tal vez era lo mismo para Silverlake. En cualquier caso, aprovechó el tiempo que necesitó para hacer el gesto para extender la mano hacia el siempre útil orbe, haciendo que un grupo de gólems de guerra igualmente enormes y corpulentos aparecieran junto a ellos.

“No queremos luchar.” Dijo Zorian. “Pero si realmente insistes en ello, te garantizo que no terminará a tu favor.”

En lugar de responderle, Silverlake pisó el suelo, lo que provocó que un conjunto de potentes y pesados vallados salieran de la entrada de sus dimensiones de bolsillo. El esquema de vallas rodeó rápidamente toda la zona, cerrando su teletransporte, llenando el área de niebla, inhibiendo sus habilidades de modelado, perturbando sus almas…

Sin embargo, mientras Silverlake hacía su movimiento, Zorian hacía lo mismo. Rápidamente, volvió a meter la mano en su mochila y sacó de ella una pirámide truncada hecha de piedra azul brillante. La arrojó delante de él, y enseguida se enderezó en el aire y comenzó a flotar allí, apareciendo de repente líneas y glifos dorados en su superficie. En un abrir y cerrar de ojos, había encerrado a Zach, Zorian y sus gólems de guerra bajo una cúpula de luz amarilla.

Los guardianes de Silverlake se estrellaron contra la cúpula… y fueron inmediatamente detenidos en su camino. La vieja bruja era mucho mejor que Zorian en varios campos, pero su habilidad para establecer vallas no era uno de ellos. Por no hablar de que las protecciones eran siempre más eficaces como medio de defensa que como herramienta ofensiva.

Se produjo un tenso silencio mientras los dos bandos se miraban desde detrás de sus respectivas barreras. Al cabo de un minuto, Silverlake suspiró de repente y ordenó a los elementales de tierra que se fusionaran con la tierra y que las barreras se retiraran a su dimensión de bolsillo. Después de un segundo de vacilación, Zach y Zorian también retiraron sus propias defensas.

“Bueno…” Dijo Silverlake, sonando sorprendentemente alegre y relajado. Se rió al ver sus posturas cautelosas y sus caras serias. “Esta vez sí que he salido perdiendo, ¿no? Supongo que esto es lo que me pasa por intentar llevar las cosas al combate. Nunca fui una gran luchadora, a decir verdad. Supongo que podríamos olvidar que esto sucedió, ¿eh?”

“Claro, vamos.” Dijo Zach, dándole una sonrisa amistosa. “Aunque probablemente sea lo mejor si esto no vuelve a suceder. Sólo le doy a la gente dos oportunidades.”

“¿Oh?” Dijo Silverlake, ladeando la cabeza como un pájaro curioso. “Oh, ya veo. Todo lo que me he encontrado hasta ahora es obra de tu amigo, pero él no es en realidad el especialista en combate. Lo eres tú. Y hasta ahora ni siquiera has hecho un movimiento…” Sacudió la cabeza, hablándose a sí misma con desprecio. “Vieja tonta, cometer semejantes errores a tu edad… es como dicen: aprendes toda la vida y aun así mueres como un tonto. Aunque es de esperar que no haya muerte para mí todavía…”

“En cualquier caso.” Dijo Zorian, tosiendo en su puño para atraer su atención. “Creo que tengo una respuesta para las preocupaciones que expresaste justo antes de este… malestar. Te preguntabas cómo era posible todo esto, ¿verdad?”

“Sí.” Confirmó ella sin rodeos. “Tengo mucha curiosidad por saber cómo ha podido ocurrir esto.”

“Es así.” Dijo Zorian, creando otra escena ilusoria, esta vez representando el planeta en el que vivían, girando plácidamente en el aire. “Hay un artefacto de la Era de los Dioses que puede tomar todo nuestro mundo, tomar una instantánea de cada cosa existente y crear una copia impecable de él en una gigantesca dimensión de bolsillo…”

Sorprendentemente, después de que Zorian hubiera llegado más o menos a la mitad del relato, Silverlake empezó de repente a hacer una serie de preguntas rápidas sobre la Puerta Soberana, el Guardián del Umbral, la mecánica exacta del propio bucle temporal, etc.

“Muy bien, ya puedes parar.” Dijo finalmente, golpeando su pierna con sus huesudos dedos. “Creo que ya sé lo que está pasando. Bueno, un poco. Y si estoy en lo cierto, hay una forma muy fácil de comprobar si estás diciendo la verdad o no.”

Zach y Zorian se animaron ante sus palabras.

“¿Oh?” preguntó Zach con entusiasmo.

Silverlake sonrió, obviamente disfrutando del hecho de que ella sabía algo que ellos no sabían. O, al menos, pensaba que lo sabía; Zorian no iba a entusiasmarse antes de escuchar lo que realmente tenía que decir. Por lo que él sabía, ella sólo estaba tratando de reparar su orgullo herido.

“Díganme.” Dijo ella. “¿Han oído hablar alguna vez de los primordiales?”