MOL Capítulo 57

0

Capítulo 57: No deseado

Zorian miraba atentamente las dos hojas de papel que tenía delante, repasando metódicamente cada línea de texto y marcando las coincidencias y diferencias entre los dos documentos. Zach estaba sentado a su lado, observando su trabajo con el ceño fruncido, sin decir nada.

A pesar del silencio opresivo y el estado de ánimo serio, los dos papeles eran simples listas de nombres. Compañeros de clase, profesores, funcionarios públicos… cada uno de ellos había anotado en su propia hoja a quien consideraba remotamente importante, sin que el otro aportara nada. Zorian esperaba que, comparando las dos listas, pudieran ver si había algún otro agujero evidente en la memoria de Zach. O en la memoria de Zorian, de hecho, era poco probable, pero Zorian no descartaba del todo la idea de que su propia mente hubiera sido manipulada también.

“¿Esto es realmente necesario?” Le preguntó Zach. “¿Quizá me he olvidado del tipo?”

Zorian levantó la vista de los dos papeles para lanzar una mirada incrédula a Zach.

“¡Eh, sólo estoy diciendo!” Protestó Zach. “Quiero decir que hace bastante tiempo que estoy atrapado en este bucle temporal, y él fue expulsado incluso antes de que el bucle temporal comenzara. Tendría que buscarlo específicamente, ¿y qué razón tenía para hacerlo? Al parecer, ni siquiera nos agradábamos, si lo he entendido bien.”

“Por favor.” Se burló Zorian. A Zorian no le cabía duda de que la curiosa incapacidad de Zach para recordar algo sobre Veyers Boranova era de naturaleza artificial. “Puedo entender que te quites de la cabeza a ese imbécil por completo. Diablos, yo también lo hice. Pero ¿olvidar por completo que existía y todo lo relacionado con él?”

Sin embargo, eso fue precisamente lo que sucedió, si Zach era de creer. Zorian sólo podía concluir que alguien había limpiado la mente de Zach de todo lo relacionado con el heredero Boranova.

No estaba seguro de por qué Zach estaba tan poco dispuesto a aceptar esa conclusión, aunque tenía sus sospechas…

Zorian volvió a su tarea de cotejar nombres durante un rato, y finalmente tropezó con un nombre de la lista de Zach que no conocía. Sin embargo, eso no era muy sorprendente: la lista de Zach era mucho más larga que la de Zorian, ya que el otro chico era mucho más sociable que él.

“¿Quién es ese tal Ilinim Kam?” Le preguntó a Zach.

“Es un estudiante de uno de los otros grupos durante nuestros dos primeros años en la academia.” Dijo Zach. “Solíamos salir juntos a veces. No eran muy amigos por aquel entonces, así que probablemente por eso no te acuerdas de él. Creo que nunca te mezclaste con los otros grupos, ¿verdad?”

“No.” Admitió Zorian. “Por aquel entonces siempre estaba muy ocupado. Apenas me relacionaba con mis propios compañeros de clase, y menos con gente con la que no tenía motivos para hablar. Sin embargo, sí que eché un breve vistazo a los otros grupos, cuando investigaba a nuestros compañeros en busca de posibles candidatos a ser túnica roja. No recuerdo haber visto a ningún Ilinim Kam.”

“Bueno, sí dije que era un estudiante.” Señaló Zach. “Suspendió el examen de certificación y abandonó la academia.”

Bueno, eso lo explicaría. Había ignorado por completo a la gente que no lograba avanzar hasta el tercer año, pensando que eran irrelevantes. De hecho, así es como también había pasado por alto a Veyers.

“Vamos a tener que hacer una lista de gente así y ver si nos depara más sorpresas.” Señaló Zorian. Al escudriñar los nombres debajo de Ilinim, se dio cuenta de que había bastantes nombres de otros grupos de estudiantes. “Dicho esto, no puedo dejar de notar que conoces a bastantes estudiantes fuera de nuestra clase…”

“Ya sé a qué quieres llegar.” Le interrumpió Zach. “Vas a señalar cómo puedo enumerar a la mitad de nuestros compañeros de curso a petición, pero no puedo recordar a un chico que fue a nuestra clase.”

“¿Y?” Le espetó Zorian. “¿Tu respuesta a eso?”

“Tienes razón. Definitivamente hay algo anormal en que me olvide así de este tipo Veyers. ¿Estás contento ahora?” Dijo Zach con resignación.

“Sí.” Asintió Zorian. “Ahora dime quién es esta chica Anixa Pravoski…”

Durante la siguiente hora y media, repasaron lentamente las dos listas de nombres, buscando cualquier peculiaridad. La buena noticia era que Zach no tenía ningún otro agujero evidente en sus recuerdos, por lo que Zorian pudo comprobar. Sólo Veyers parecía estar totalmente en blanco.

“Entonces… ¿crees que Veyers es Túnica Roja?” Preguntó Zach con cautela.

“Esa es la cuestión, ¿no?” Dijo Zorian, quitándose las gafas e inspeccionándolas en busca de suciedad. Era más que nada una forma de perder algo de tiempo mientras pensaba en lo que quería decir.

“Sí, lo es.” Dijo Zach lentamente, como si estuviera hablando con un idiota. “Así que por qué no intentas contestar.”

Uf. Tan impaciente.

“Es posible.” Dijo Zorian. “Pero no lo sé. Me molestan algunas cosas de esto.”

“¿Cómo qué?” Preguntó Zach con curiosidad.

“Como el hecho de que Veyers aparentemente sólo se borró a sí mismo de tu memoria.” Dijo Zorian. “Eso es tan… amateur. Esperaba más de Túnica Roja. Es decir, si fuera yo el que hiciera algo así, habría borrado tu recuerdo de otros cuatro o cinco estudiantes al azar para enturbiar un poco el camino.”

Zach le dirigió una mirada poco divertida.

“Sabes, Zorian, a veces no puedo evitar preguntarme si realmente eres Túnica Roja.” Dijo.

“Sin embargo, nos viste a los dos en la misma habitación.” Señaló Zorian, completamente despreocupado por las palabras de Zach.

“Ya sé que Túnica Roja puede hacer simulacros, así que eso no prueba nada.” Dijo Zach, cruzando las manos sobre el pecho.

Zorian hizo una nota mental para pedirle a Zach que le enseñara a hacer el hechizo de simulacro, ya que era poco probable que Zach nunca hubiera aprendido el hechizo en todas las décadas que había pasado en el bucle temporal y Zorian realmente quería el hechizo. Sin embargo, tenían asuntos más urgentes en ese momento, así que, a regañadientes, dejó de lado la idea por el momento.

“La segunda cosa que me molesta es que es difícil de tragar que alguien como Veyers pueda ser el relativamente discreto y paciente Túnica Roja.” Dijo Zorian, arrastrando la conversación de nuevo al tema de Veyers. “Quiero decir que perdió los nervios en una audiencia disciplinaria, ¡por el amor de Dios! Es incluso más impulsivo que tú.”

“Oye…” protestó Zach.

“Por otra parte, ninguno de los dos nos parecemos mucho a la persona que éramos antes del bucle temporal, ¿verdad?” Admitió Zorian.

“Hay muchas similitudes.” Dijo Zach, sacudiendo la cabeza en señal de desacuerdo. “Pero creo que el hecho de que tuviera una mecha corta antes del bucle temporal demuestra poco. También era bastante desagradable interactuar contigo antes del bucle temporal, y mírate ahora…”

Probablemente era una venganza por el comentario anterior de Zorian sobre la impulsividad de Zach. Supuso que se lo merecía…

“Tenía razones para comportarme como lo hice.” Señaló Zorian.

“¿Quién dice que Veyers no las tenía?” Preguntó Zach. “Estoy seguro de que él también sentía que su comportamiento estaba totalmente justificado.”

Eso era cierto, concedió Zorian. De hecho, podría ser que la naturaleza del bucle temporal eliminara la mayoría de los problemas de Veyers y le permitiera calmarse. Al igual que al propio Zorian.

“Supongo que tienes razón.” Dijo Zorian tras una pausa. Sacudió la cabeza para aclarar un poco sus pensamientos. “Creo que, al final, no importa realmente si Veyers es Túnica Roja o no. El hecho de que no tengas ningún recuerdo de él significa que es alguien con quien Túnica Roja no quería que interactuaras, lo que lo hace automáticamente importante. Tenemos que investigarlo.”

“Oh, no hay discusión sobre eso”, asintió Zach. “Aunque esto me hace preguntarme… si Veyers realmente es Túnica Roja, ¿qué encontraremos cuando lo rastreemos?”

“Dependiendo del método que Túnica Roja haya utilizado para salir del bucle temporal, podríamos esperar que su contraparte en este mundo sea un cadáver sin alma como la aranea o una persona inconsciente que no se diferencia del resto de la gente que nos rodea.” Dijo Zorian.

“¿Por qué un cadáver sin alma?” Preguntó Zach, desconcertado.

“Bueno, he estado pensando en las formas en que Túnica Roja podría haber engañado al Guardián para que le dejara salir de la realidad del bucle temporal, y me he dado cuenta de que podría haber pedido simplemente que le metieran el alma en su cuerpo del mundo real.” Explicó Zorian. “Para un nigromante como él, podría ser bastante trivial simplemente expulsar su antigua alma del cuerpo y continuar con normalidad a partir de ahí.”

“¿Pero el Guardián estaría de acuerdo en hacer eso?” Zach preguntó. “¿Puede incluso hacer eso? Afirmó que tendría que cambiar las almas si el cuerpo en el mundo real ya tiene una.”

“No puedo responder a nada de eso, obviamente.” Resopló Zorian. “No sé lo suficiente sobre la nigromancia ni sobre las capacidades del Guardián como para decir si es posible. Es sólo una idea que he estado considerando, eso es todo.”

Durante un rato, siguieron lanzando varias posibilidades. Sin embargo, todo eran especulaciones descabelladas, así que pronto abandonaron la discusión por considerarla inútil. Tendrían que esperar a encontrar a Veyers para poder considerar adecuadamente la cuestión.

Se hizo un breve silencio entre ellos, cada uno perdido en sus propios pensamientos.

“¿Seguro que no quieres que eche un vistazo a tu mente?” Preguntó Zorian al cabo de un rato.

“¿Qué?” Preguntó Zach con incomprensión, sacado de sus cavilaciones por la pregunta de Zorian. Un segundo después, cuando finalmente procesó la pregunta, su rostro se contorsionó en una mirada molesta. “No. En absoluto. Lo siento, pero un mago mental ya me revolvió el cerebro y no quiero estar a merced de otro. Además, ¿qué sentido tendría? Puede que no sea un experto en magia mental como tú, pero incluso yo sé que no hay forma de restaurar los recuerdos borrados por arte de magia. Estaría dejando que hurgaras en mi mente para nada.”

“Bueno, es cierto que un recuerdo debidamente borrado es irrecuperable.” Admitió Zorian con facilidad. “Pero, ¿por qué suponer que Túnica Roja ejecutó el borrado mental sin problemas? Vi su magia mental en acción en un momento dado, cuando trató de usarla contra mí, y no era tan bueno con ella. Es muy probable que se le haya escapado algo.”

“Tienes una imagen muy distorsionada de lo que constituye el “bien” cuando se trata de magia mental.” Le dijo Zach. “No es Túnica Roja el que es malo, eres tú el que es aterradoramente bueno en eso. Y la respuesta sigue siendo no.”

“¿Y si te digo que todavía puedes estar bajo la influencia de la magia?” Preguntó Zorian.

Zach le lanzó una mirada de sorpresa.

“¿Qué demonios quieres decir con eso?” Le preguntó Zach alzando la voz.

“Es difícil de creer que nunca hayas encontrado a nadie que mencione a Veyers en uno de los reinicios anteriores.” Señaló Zorian con un suspiro. “No se le menciona a menudo, pero la gente habla de él en ocasiones. En algún momento, a lo largo de las décadas, deberías haberte dado cuenta de que había un tipo al que todos los de nuestra clase conocían y del que, sin embargo, no tienes recuerdos.”

“Bueno… después de algún momento sólo iba a clase en contadas ocasiones…” Zach lo intentó.

“Zach, has estado extrañamente evasivo sobre Veyers todo este tiempo.” Le dijo Zorian sin rodeos. “Diablos, no hace mucho tiempo volviste a lanzar la idea de que tal vez sólo habías olvidado al tipo. Como si no hubiera sido muy obvio para entonces que el tipo había sido borrado a propósito de tus recuerdos. Habría esperado que estuvieras emocionado por descubrir algo tan importante, pero en cambio parecías muy interesado en descartar todo el asunto.”

“Zorian, vuelves a complicar las cosas.” Se quejó Zach. “Por favor, habla claro.”

“Bien. Probablemente estás bajo algún tipo de compulsión para no centrarte en el tema de Veyers.” Dijo Zorian. “Y posiblemente te olvides de él después de un tiempo, si es que te lo han señalado a la fuerza. Habrá que ver si mañana todavía recuerdas esta conversación.”

“Ni siquiera bromees con esa última parte, Zorian.” Le advirtió Zach.

“Es lo que yo habría hecho en el lugar de Túnica Roja.” Dijo Zorian, encogiéndose de hombros. “Pero tengo la sensación de que no tienes que preocuparte por eso. Si Túnica Roja no se molestó en enmascarar mejor su borrado de memoria, es probable que no se haya molestado en algo tan relativamente sofisticado. De todos modos, la compulsión de descartar el tema en sí podría haber sido suficiente. Es decir, si no hubiera sido porque yo he sido tan insistente con el agujero en tu memoria cuando se trata de Veyers, es probable que lo hubieras descartado y eventualmente lo hubieras sacado de tu mente.”

Zach siseó algo en voz baja que Zorian no captó del todo, pero que estaba bastante seguro de que eran insultos y palabrotas dirigidas a Túnica Roja. Algo sobre su ascendencia canina y su afición por los genitales masculinos. En cualquier caso, Zach pasó los siguientes minutos paseando por la zona y murmurando para sí mismo.

Parecía peligrosamente inestable, si Zorian tenía que ser perfectamente honesto. Y tampoco era la primera vez que Zach hacía algo así. A Zorian se le ocurrió que todas esas décadas que Zach había pasado en el bucle temporal, con una capacidad limitada para interactuar con otras personas, debían de ser más duras para su compañero de viaje en el tiempo de lo que había supuesto.

Entonces, ¿cuánto peor habría acabado si el bucle temporal hubiera funcionado como estaba previsto y hubiera permanecido dentro durante cientos de años o el tiempo que se suponía que debía durar? Tal vez la Serpiente Fantasma estaba en algo…

Finalmente, Zach dejó de pasearse, se pasó la mano por el pelo de forma frustrada y se volvió hacia Zorian.

“No puedo creer que esté haciendo esto.” Dijo. “Realmente no puedo, pero parece que no tengo otra opción. ¿Zorian?”

“¿Sí?” Preguntó Zorian, con curiosidad. ¿Zach iba a dejarle por fin echar un vistazo a su mente? Probablemente, no podía imaginar qué otra cosa-.

“Quiero que me lleves a Xvim de nuevo.” Dijo Zach, con una expresión agria en su rostro. “Voy a necesitar esas lecciones de magia mental después de todo.”

“Oh.” Dijo Zorian, parpadeando sorprendido. No se lo esperaba. “Sí. Claro.”

No sabía si divertirse o molestarse por este resultado. No era lo que había pretendido al abordar el tema, pero al menos le iba a proporcionar mucha diversión en los próximos días.

* * *

Los tres días siguientes resultaron bastante frustrantes. El lado bueno es que Zach no se olvidó de Veyers después de un tiempo, así que cualquier compulsión que pudiera tener no se extendió tanto. Por desgracia, ahí acabaron las buenas noticias. Su búsqueda de Veyers no había llegado a ninguna parte. Sabían el nombre del chico, su aspecto y dónde estaba su casa, pero seguían sin encontrarlo. Al final, Zach y Zorian cubrieron toda la ciudad con adivinaciones y siguieron sin poder localizarlo. O bien Veyers estaba bajo fuertes protecciones antidivinatorias, o no estaba cerca de la ciudad de Cyoria.

Para colmo, nadie parecía saber nada del tipo, ni siquiera las distintas autoridades. Zorian supo, tras interrogar a los funcionarios de la academia (y leer sus mentes cuando se negaron a darle una respuesta), que Veyers no había vuelto a interactuar con la academia después de su expulsión, aunque se suponía que debía venir a firmar algunos documentos para finalizar las cosas. La academia envió un mensaje a la casa de Veyers para quejarse de ello, pero no recibió respuesta alguna. La policía, por su parte, no recibió ninguna denuncia de que el chico estuviera muerto o desaparecido, a pesar de que Veyers no había sido visto en semanas.

Incluso intentaron ponerse en contacto directamente con la Casa Noble Boranova para ver si podían concertar una reunión. Lamentablemente, sus representantes les dijeron que se perdieran. No con esas palabras, hay que reconocer que fueron bastante amables, pero aun así dejaron claro que no querían hablar con ellos.

En definitiva, investigar a Veyers estaba resultando mucho más difícil de lo que Zorian pensaba inicialmente. Sin embargo, a estas alturas, a Zorian no le parecía ni sorprendente ni especialmente decepcionante. ¿Cuándo ha sido sencillo algo en este bucle temporal?

Aunque era una posibilidad remota, Zorian decidió preguntar a sus compañeros sobre Veyers para ver si sabían algo. Como mínimo, Benisek debía haber oído algunos rumores sobre el desgraciado heredero de los Boranova, aunque no se sabía hasta qué punto eran exactos.

“Veo que por una vez llegas a tiempo.” Le dijo Akoja cuando se acercó al aula. Marcó su llegada en la hoja de asistencia que tenía en sus manos. “Una señal positiva. ¿Cuál es la ocasión?”

Zorian pensó en señalar que había llegado increíblemente temprano, pero decidió no hacerlo. Dejó que se saliera con la suya esta vez.

“En realidad quería hablar contigo.” Dijo.

“¿Yo?” Preguntó ella con incredulidad, mirándole con los ojos muy abiertos. “Err, quiero decir, claro… ¿de qué querías hablar?”

“Veyers Boranova.” Dijo Zorian.

“¿Él?” Preguntó ella con desagrado. Sintió una punzada de decepción en ella. “Realmente sabes cómo elegir un tema, Zorian.”

“Lo siento.” Dijo él, genuinamente un poco arrepentido. Probablemente le dio una falsa esperanza de que la invitaría a salir o algo así, si los sentimientos que recibió de ella eran una indicación. No era su intención. “Sólo pensé que podrías saber algo sobre él, ya que eres el representante de la clase y todo eso.”

“Para ser honesta, hice todo lo posible para sacarlo de mi mente.” Dijo ella. “No sabes lo que me alegré cuando me enteré de que lo habían expulsado.”

“Bueno, sobre eso… ¿sabes qué hizo exactamente en esa audiencia para que lo expulsaran?” Preguntó Zorian.

“No. Nadie lo sabe.” Dijo Akoja, negando con la cabeza. “He oído decir que atacó a uno de los jueces, pero probablemente sea una tontería. Es demasiado, incluso para Veyers.”

Por mucho que a Zorian no le gustara el tipo, tenía que admitir que había algo de verdad en eso. Veyers solía tener cierta moderación con los profesores y otras personas que tenían poder sobre él, así que probablemente no habría hecho algo tan estúpido como atacar a un juez que decidía su propio destino.

Pero tampoco lo pondría en duda.

“¿Así que no lo has visto últimamente?” Preguntó Zorian. “¿Nunca oíste nada sobre lo que hizo después?”

“No y no.” Respondió ella, lanzándole una mirada de sospecha. “¿Por qué el repentino interés en Veyers?”

“Zach quiere hablar con él de algo, pero no lo encuentra.” Dijo Zorian. “Acepté ayudar, así que estoy preguntando a la gente si sabe algo.”

Sintió una punzada de fastidio por parte de ella cuando surgió el nombre de Zach. El hecho de que él fuera repentinamente amigo de Zach no le sentó bien, se dio cuenta, pero para su crédito ella no dijo nada al respecto. Un día de estos tenía que preguntarle por qué le caía tan mal el chico.

“¿Tal vez su Casa lo puso bajo arresto privado cuando fue expulsado?” Akoja se ofreció. “Fue todo un escándalo para ellos, así que probablemente no quieran que ande por ahí en público durante un tiempo. Al menos hasta que las cosas se calmen un poco. Conociendo a Veyers, probablemente no soportaría que la gente hablara a sus espaldas y se burlara de él. Perdería los nervios y empeoraría las cosas.”

“Tal vez.” Estuvo de acuerdo Zorian. También era posible que Veyers fuera actualmente un cadáver sin alma y que su Casa no quisiera que eso se supiera por la razón que fuera. Definitivamente, él y Zach iban a irrumpir en la finca de los Boranova en algún momento si no encontraban ninguna otra pista sobre la ubicación de Veyers. “Tendría sentido, pero su Casa no parecía preocuparse por sus arrebatos antes, así que…”

“Sí.” Convino Akoja, asintiendo. “Es vergonzoso todo lo que le dejan hacer. No puedo ni imaginar lo que mis padres me harían si intentara comportarme así. ¿Hacer que me expulsen? Probablemente me enviarían a uno de nuestros parientes rurales como castigo. Apuesto a que Veyers habría aprendido a refrenar su temperamento muy rápido si tuviera que trabajar en una granja cada vez que hiciera una estupidez.”

Vaya. Los padres de Akoja eran bastante estrictos al parecer. No es de extrañar que haya salido como lo hizo.

“¿Cómo crees que reaccionarían tus padres si te expulsaran?” Preguntó Akoja con curiosidad.

“Yo… honestamente no lo sé.” Admitió Zorian. “A decir verdad, creo que me daría demasiado miedo descubrirlo. Ya que no les caigo muy bien, y el éxito académico es lo único que realmente tengo a mi favor a sus ojos. Si eso ocurriera, reuniría todos mis ahorros y pertenencias portátiles y me iría del país o algo así. Ni siquiera me molestaría en volver a casa.”

Akoja le miró sorprendida durante un momento, sin saber qué responder.

“Ah….” Dijo finalmente, un poco incómoda. “Ya veo…”

“No te preocupes por eso.” Dijo Zorian. “Todo es muy teórico, ya que no hay manera de que me expulsen como a Veyers. Una última pregunta. Esto puede sonar extraño, pero ¿sabes de qué era capaz Veyers?”

Akoja le miró pensativo durante un momento, probablemente todavía concentrado en su anterior admisión. Estuvo tentado de echar un vistazo rápido a sus pensamientos para ver qué estaba considerando, pero logró contenerse. Si empezaba a mirar los pensamientos superficiales de la gente sin motivo, ¿dónde acabaría todo? Además, mirar los pensamientos de una chica que estaba enamorada de él era probablemente una mala idea para empezar.

“Supongo que te refieres a los pensamientos mágicos.” Dijo finalmente. Zorian asintió. “Bueno, dejando de lado su atroz comportamiento, sé que en realidad le iba bien en términos académicos. Supongo que su Casa contrató a algún instructor privado para que le enseñara, o tal vez lo hizo él mismo. También sé que podía hacer fuego sin cánticos ni gestos, y además con mucha facilidad, pero eso probablemente no es inusual en un Boranova.”

Zorian asintió. La casa noble Boranova era famosa por su dominio de la magia del fuego. Los ojos anaranjados y rasgados que compartían todos los miembros principales de la Casa daban a entender que esto era el resultado de algún ritual de linaje o de mejora, más que un método de entrenamiento secreto, pero no había información disponible públicamente sobre los detalles del mismo. Las casas eran notoriamente reservadas con respecto a estas cosas.

Agradeciendo a Akoja su tiempo y paciencia, Zorian continuó hacia el aula. Todavía había un par de personas con las que quería probar suerte.

* * *

“Hola, Benisek.” Dijo Zorian, sentándose junto al chico. “¿Te importa si te pregunto algo?”

“¡Ah! ¡Así que el gran Zorian se digna por fin a volver con su viejo amigo!” Dijo Benisek. “¡Y yo que pensaba que me había sustituido por Zach!”

Si Benisek no hubiera estado sonriendo ampliamente cuando dijo eso, Zorian podría haber estado realmente preocupado de que el chico se sintiera despreciado. Así las cosas, se limitó a agradecer a su suerte que Benisek fuera una persona muy relajada que no se tomaba las cosas como algo personal.

También ayudaba el hecho de que no fuesen amigos muy cercanos, la verdad. Aunque eso era más culpa de Zorian que de Benisek.

“No seas tan melodramático.” Le dijo Zorian. “Se puede tener más de un amigo, ¿sabes?”

“Cierto, cierto.” Aceptó Benisek de buena gana. “Y además este año pareces más feliz de lo que sueles ser. Quizas, ¿También tienes novia?”

Movió las cejas hacia Zorian de forma sugerente, haciendo que éste pusiera los ojos en blanco.

“Bien, no me lo digas.” Se burló Benisek. “Sabes que lo averiguaré por mi cuenta muy pronto, ¿verdad?”

“¿Sabes algo de Veyers?” Le preguntó Zorian, ignorando la pregunta.

“¿Veyers?” Preguntó Benisek. “Ah, supongo que recién ahora te enteraste por qué no está con nosotros este año. Sigo olvidando que vive en medio de la nada y que no habla con la gente. De todos modos, sí, perdió los nervios en su audiencia disciplinaria y fue expulsado. Supongo que incluso las Casas Nobles tienen un límite de capital político para quemar en gente como él.”

“¿Sabes lo que realmente hizo?” Preguntó Zorian.

Benisek no lo sabía. Conocía todo tipo de especulaciones al respecto, como la de que prendió fuego a uno de los testimonios escritos de los testigos o la de que se acostó con la hija de algún alto funcionario de la academia y se jactó de ello durante la vista. Sin embargo, todas eran historias del tipo “lo escuchó un amigo que lo escuchó un amigo”, y Zorian no les dio mucha importancia.

Como era de esperar, Benisek no tenía ni idea de dónde podía estar Veyers en ese momento. Sin embargo, eso no quiere decir que no tuviera nada útil que ofrecer con respecto al tema.

“Sabes, no eres la única persona que pregunta por él.” Dijo Benisek. “He oído que hay gente que pregunta discretamente por su paradero desde hace tiempo. Están ofreciendo dinero a quien pueda demostrar que lo ha visto.”

Huh.

“¿Sabes quiénes son?” Preguntó Zorian.

“Ya lo habría mencionado si lo supiera.” Dijo Benisek, encogiéndose de hombros. “Pero viendo los sospechosos más probables… creo que es su Casa la que los contrató. Si no son ellos, es poco probable que dejen que alguien ofrezca básicamente una recompensa por uno de los suyos.”

“¿Tal vez no lo saben?” Ofreció Zorian.

“Si lo sé, es imposible que se les haya escapado.” Dijo Benisek, negando con la cabeza. “Sólo soy un aficionado curioso. Todas las Casas Nobles tienen verdaderos profesionales en su nómina.”

¿Así que la Casa de Veyers también lo estaba buscando? Curioso. Si la Casa Noble Boranova tenía su propia red de inteligencia, como decía Benisek, ya deberían haberle localizado. Sobre todo porque eran sus parientes y, por lo tanto, presumiblemente lo conocían mucho mejor que Zorian.

Agradeció a Benisek la información y siguió adelante.

* * *

“No, no sé qué hizo Veyers para ser expulsado.” Dijo Tinami. “Sin embargo, no tuvo que ser nada especialmente atroz. Si la academia le somete a una audiencia disciplinaria, es que ya están muy hartos de él. Probablemente le gritó al juez o algo parecido, y decidieron que era una excusa tan buena como cualquier otra. Es realmente una pena que no pudiera controlarse más, lo último que necesita su Casa es algo así.”

“¿Por qué?” Preguntó Zorian con curiosidad. “¿Qué le pasa a su Casa?”

“La Casa Noble Boranova es una casa militar.” Dijo Tinami. “Sufrieron mucho en las Guerras de la Escisión.”

“Oh, ¿es algo parecido a lo que le ocurrió a la Casa Noveda?” Preguntó Zorian. “¿Les robaron también sus bienes?”

“Ah, eso ya lo sabes…” Dijo ella. “No, no es así. Aguantaron el Llanto sin perder demasiada gente, a diferencia de los Noveda. Pero aún así, sufrieron pérdidas importantes en la disolución de la Vieja Alianza, y están muy lejos de recuperarse. Que el heredero designado de la Casa se comporte así… no va a ayudar a que las otras Casas los vuelvan a tomar en serio.”

Hmm… así que la Casa Boranova estaba debilitada, pero no tanto como para que la gente pudiera saquearla como hicieron con los Novedas. Probablemente no les interesaba que Cyoria fuera destruida, así que ¿por qué Veyers apoyaría la invasión?

“¿Quizás simplemente no le importa su Casa?” Reflexionó Zorian en voz alta.

“Normalmente me burlaría de la idea de que un heredero de una Casa Noble no se preocupe por la Casa que ha pasado toda su vida preparándose para tomar el mando en algún momento, pero está claro que a Veyers le pasa algo raro.” Dijo Tinami. “Así que no sé. Es posible.”

Aunque sus explicaciones eran interesantes, Tinami no podía decirle a Zorian dónde encontrar a Veyers. Y como Tinami era el último de sus compañeros al que había planeado preguntar por el chico pendenciero, este era el final de su investigación actual. Había sido… sorprendentemente útil.

Salió de la clase para ir a buscar a Zach e informarle de sus hallazgos. El otro viajero del tiempo había decidido hablar con Xvim para que le diera clases de magia mental en lugar de acompañar a Zorian a la clase, pero ya debería haber terminado hace tiempo.

* * *

Sorprendentemente, cuando Zorian llegó al despacho de Xvim se encontró con que Zach seguía dentro. Eso podía ser muy bueno o muy malo.

No tuvo que esperar mucho, por suerte. Unos quince minutos después de su llegada, la puerta se abrió y Zach salió del despacho.

“Entonces, ¿cómo te fue?” Preguntó Zorian.

“Sorprendentemente soportable.” Dijo Zach. “Siguió siendo algo insultante, pero esta vez no me provocó directamente.”

“Sí, esa es más o menos su verdadera personalidad por lo que puedo decir.” Dijo Zorian. “Entonces, ¿aceptó enseñarte?”

“Sí.” Confirmó Zach. “Fue fácil. Llegamos a un acuerdo al respecto en los primeros quince minutos o así.”

“Entonces, ¿qué has estado haciendo todo este tiempo?” Preguntó Zorian con curiosidad. “¿Decidió dar tu primera lección en ese mismo momento?”

“No. Sí.” Dijo Zach. Zorian le dirigió una mirada poco divertida. “Lo que quiero decir es que sí me dio una breve lección allí al final, pero no fue por eso por lo que tardó tanto. Nos pasamos la mayor parte del tiempo discutiendo sobre su teoría de que tengo una compulsión impuesta. Pensó que era una estupidez por mi parte no hacer que alguien me revisara de inmediato para ver si hay algo de verdad en eso.”

“Bueno, tiene razón.” Le dijo Zorian sin rodeos. “Aunque no confíes en mí para hacerlo, al menos deberías ir a pagar a uno de los magos mentales certificados al servicio del Gremio de Magos para que te examine. Son bastante fiables. Yo mismo usé sus servicios en un momento dado.”

“En realidad, confío más en ti que en “expertos” como esos.” Dijo Zach. “Es sólo que… no quiero que nadie use magia mental en mí. Tener a alguien mirando a través de mis pensamientos es un último recurso en lo que a mí respecta. Esta compulsión, si es que existe, claramente no es un problema urgente. Es bastante irrelevante en este momento. Prefiero tomarme el tiempo para aprender a lidiar con esto por mí mismo.”

“Si tú lo dices.” Dijo Zorian. Ya habían discutido antes. No había necesidad de repetirla. “En otras noticias, he estado preguntando en nuestra clase sobre Veyers…”

Le contó a Zach las escasas cosas que había averiguado al interrogar a sus compañeros. El hecho más importante, por supuesto, era que la Casa Noble Boranova parecía estar buscando también a Veyers.

“Maldita sea.” Dijo Zach. “Supongo que no tiene sentido irrumpir en su finca, ahora, ¿no?”

“Si todavía no podemos localizar a Veyers al final de la reanudación, probablemente deberíamos hacerlo. Sólo para asegurarnos, ¿sabes? Pero si realmente lo están buscando, entonces obviamente no está allí.”

“No entiendo.” Dijo Zach. “Una persona como él es demasiado distintiva para simplemente desaparecer. Sólo sus ojos aseguran que la mayoría de la gente notaría su paso por donde quiera que vaya. Sin embargo, es como si la tierra se lo hubiera tragado. ¿Quizás se salió físicamente del circuito?”

Zorian frunció el ceño. ¿Teóricamente? Podría ocurrir. Las copias de la gente dentro del bucle temporal eran tan reales como sus homólogos en el mundo real. Salvo intervención de los Guardianes, debería ser posible que una copia saliera de la realidad del bucle temporal y entrara en el mundo real.

“Supongo que es posible, pero no deberíamos sacar conclusiones precipitadas.” Dijo Zorian. “Intentemos localizarlo primero y ver qué pasa.”

“No veo qué podemos intentar que no hayamos hecho ya.” Se encogió Zach. “Aparte de irrumpir en la finca de Boranova, es decir, y ya sabemos que eso es probablemente un callejón sin salida.”

“La reanudación es todavía joven.” Dijo Zorian, aunque en gran medida estaba de acuerdo con Zach. “Esperaremos a ver si aparece en algún sitio. Tal vez su Casa, con su mayor número de hombres y recursos, pueda rastrearlo por nosotros.”

No era que no tuvieran nada que hacer mientras tanto.

* * *

Durante la semana siguiente, tanto Zorian como Zach fueron avanzando poco a poco en sus lecciones con Xvim y Alanic y estuvieron pendientes de Veyers. Lamentablemente, el heredero de Boranova no apareció por ningún lado y sus intentos por encontrarlo no llegaron a ninguna parte. Incluso visitaron muchos de los asentamientos cercanos a Cyoria en su búsqueda, sólo para volver con las manos vacías.

Zach planteó la idea de que tal vez Veyers se fue a propósito a algún lugar muy, muy lejano, en lugar de quedarse en la ciudad y sus alrededores. En ese caso, podrían tener más suerte para localizarlo al principio de la reanudación, antes de que tuviera tiempo de alejarse demasiado del terreno conocido. Era una idea tan buena como cualquier otra que tuvieran, pero no les servía de nada por el momento. Y tampoco explicaba por qué Veyers querría hacer algo así.

A pesar de sus problemas para encontrar a Veyers, Zorian estaba contento. Por fin tenían una pista real sobre la identidad de Túnica Roja, Alanic había accedido a enseñarle más sobre la magia de las almas y sus proyectos personales iban viento en popa. Incluso había conseguido convencer a Taiven de que les aceptara a él y a Zach como viajeros del tiempo, a pesar de que al principio se mostraba muy recelosa.

Al principio, el objetivo de hacer que Taiven conociera el bucle temporal era para que pudieran continuar con su proyecto de hacer un plan de entrenamiento perfecto para Taiven. Sin embargo, una vez que Taiven se convenció de que decía la verdad, decidió que también podría ayudarle encontrando a alguien de su mismo nivel de habilidad con el que hacer sparring, ya que, según ella, era la mejor manera de practicar realmente la magia de combate, y que iba a empezar a estancarse si sólo seguía luchando contra maniquíes de entrenamiento y monstruos de mazmorra. Para ello, le enfrentó primero a sus dos compañeros de equipo y luego a algunos de sus antiguos alumnos a los que consiguió convencer para que hicieran de sparring con él.

Ganó casi la mitad de los combates. Podría haberlos ganado todos, por supuesto, pero utilizar sus poderes mentales o diversos objetos mágicos iba en contra del espíritu de los spars.

“Estoy tentado de pedirte un sparring.” Le dijo un día Taiven. “Pero uno de verdad, no estos en los que te limitas a las invocaciones. Pero tengo la sensación de que me darían una patada en el culo y no creo que mi orgullo pueda soportarlo.”

“Sí, si me enfrentara a ti sin contenerme, simplemente derribaría tus barreras mentales y haría estallar tu mente hasta la inconsciencia.” Dijo Zorian. “No tienes el poder de derribarme antes de que desmantele tus defensas mentales. Lo hiciste una vez, pero ya no.”

“Sí, me imaginé que era así.” Asintió ella. “Y no me hagas hablar de todas esas bombas que llevas. He visto las pruebas que han hecho Kael y tú con todas esas granadas de pociones experimentales. Probablemente podrías vencerme con sólo saturar toda la zona con ellas, teniendo en cuenta la cantidad que has fabricado. ¿Son tan caras como parecen?”

“Peor.” Frunció el ceño Zorian. “Las granadas en sí no son tan malas, pero la experimentación necesaria para perfeccionar su receta hasta convertirla en algo tan efectivo es un asesinato para mis reservas de dinero. De hecho, estos días me estoy quedando sin dinero. Parece que tendré que empezar a robar a los invasores después de todo.”

Taiven sacudió la cabeza con pesar.

“Lo dices tan a la ligera” Dijo. “Creo que esto del bucle temporal está teniendo una mala influencia en ti.”

“Es curioso, la mayoría de la gente cree que el bucle temporal ha mejorado mi comportamiento.” Dijo Zorian con una sonrisa. “Pero sí, supongo que en algunos aspectos realmente estoy empeorando.”

Tras una breve discusión sobre la moralidad del bucle temporal y el comportamiento permisible para las personas conscientes de los reinicios, los dos se despidieron el uno del otro y se fueron a sus respectivas casas.

A la mañana siguiente, Zorian y Zach entraron en el despacho de Xvim, pensando que recibirían otra lección rutinaria del hombre. Pero se equivocaron, porque al llegar se encontraron con que el despacho ya estaba ocupado por alguien.

Era Alanic. Él y Xvim estaban charlando despreocupadamente entre ellos cuando llegaron Zach y Zorian, tomando té y comportándose en general como amigos perdidos desde hace mucho tiempo que por fin se habían reunido.

“Ah, el señor Kazinski y el señor Noveda.” Dijo Xvim. “Justo las personas que estábamos buscando. Adelante, siéntense. El señor Zosk y yo estábamos intercambiando algunas historias muy interesantes…”