MOL Capítulo 53

0

Capítulo 53: Fantasmas

En el momento en que Zorian se dio cuenta de que había un puño volando hacia él, instintivamente trató de dar un paso atrás para evitarlo. Por desgracia, su equipaje y el de Kirielle estaban justo detrás de él y, para empezar, nunca fue un luchador cuerpo a cuerpo. Sorprendido y desequilibrado como estaba, el puñetazo de Zach no sólo conectó con su cara, sino que también le hizo caer al suelo, con la parte posterior de su cabeza golpeando dolorosamente contra el cemento inflexible.

No se desmayó, pero la fuerza del impacto lo dejó aturdido durante algún tiempo. No pudo ser muy largo, apenas un par de segundos, pero cuando recuperó la capacidad de procesar lo que le decían sus sentidos, descubrió que su entorno había explotado absolutamente en el breve periodo de tiempo que estuvo incapacitado. Kirielle pedía ayuda a gritos (y podía gritar muy, muy fuerte cuando quería) y al mismo tiempo pateaba y arañaba a Zach como un lince acorralado. Zach, por su parte, parecía muy confundido y asustado, tratando torpemente de rechazar los ataques de Kirielle sin herirla mientras intentaba explicarse. Lamentablemente para él, sus palabras eran en gran parte ininteligibles debido a los estridentes e incesantes gritos de Kirielle. El chico parecía estar totalmente perdido en cuanto a cómo debía afrontar la situación en la que se encontraba.

En otras circunstancias menos públicas, Zorian probablemente se habría quedado en el suelo un rato más, divertido ante la situación de Zach y sintiendo que el chico se merecía su destino. Se lo merecía por haberle dado un puñetazo de repente. Así las cosas, se puso en pie lo más rápido posible mientras miraba a su alrededor. Tal y como pensaba, estaban atrayendo mucha atención de la gente que les rodeaba: todo el mundo en los alrededores estaba observando la situación, hablando y susurrando entre ellos y señalándoles con el dedo. Era probable que la única razón por la que nadie intervenía en la situación todavía era que Zach estaba visiblemente “perdiendo” contra Kirielle, haciendo que la situación fuera lo suficientemente cómica como para tranquilizarlos. Sin embargo, eso podría cambiar en cualquier momento. Estaba bastante seguro de haber visto a un par de policías acercándose a toda prisa en su dirección, si es que no había nada más. Lo mejor era detener esto antes de que se intensificara.

Le gritó a Kirielle que se detuviera y se calmara, y se sorprendió un poco cuando ella dejó de atacar inmediatamente y se retiró detrás de él. Teniendo en cuenta la ferocidad con la que le había defendido, esperaba que fuera más difícil de contener. Pero no, aparentemente ahora que estaba de vuelta en sus pies, era su propia responsabilidad defenderlos a ambos. Es justo. Lógicamente, él estaba más capacitado para enfrentarse a Zach que una niña de 9 años. Sin embargo, la lógica podía ser engañosa: dudaba que pudiera poner a Zach a la defensiva tanto como lo había hecho Kirielle hace unos momentos. Era bueno que Zach no pareciera querer seguir atacándolo pronto.

Kirielle asomó la cabeza por detrás de Zorian para lanzarle una última mirada a Zach, haciendo que éste se estremeciera ligeramente, antes de volverse hacia Zorian y lanzarle una mirada interrogativa. Sin duda, quería saber por qué ese completo desconocido le había dado un puñetazo en la cara de la nada. Era una buena pregunta. ¿Por qué Zach acaba de hacer eso? Diablos, si Zorian lo sabía. Había considerado la posibilidad de que Zach fuera hostil con él cuando finalmente se encontraran, sí, pero esto no era realmente lo que tenía en mente cuando pensaba en un Zach hostil. Darle un puñetazo en la cara era hostil, sí, pero atacar físicamente a tu objetivo en una estación de tren abarrotada no era una forma adecuada de emboscar a un compañero de viaje en el tiempo. Incluso Zach debería saberlo. Entonces, ¿de qué se trataba realmente?

Suspirando con fuerza, Zorian se pasó la mano por el pelo en señal de frustración y miró a Zach con detenimiento. Dos cosas le llamaron la atención de inmediato. En primer lugar, no podía percibir nada de Zach: en lo que respecta a su empatía y sentido mental, el chico que tenía delante no existía. No tenía pensamientos ni emociones en absoluto. Eso significaba que el Zach que tenía delante era una muy buena ilusión o estaba bajo el efecto de un hechizo de mente en blanco. Teniendo en cuenta que su golpe se sentía bastante real, iba a suponer que era lo segundo. Evidentemente, Zach había llegado a esta reunión mucho mejor preparado que en el pasado. En segundo lugar, probablemente debería hacer que Kirielle se cortara las uñas después de llegar a la casa de Imaya, porque evidentemente eran lo suficientemente largas como para extraer sangre si las usaba para arañar a la gente. Zach había recibido una herida bastante fea en su antebrazo durante su breve “batalla” con ella.

Como había notado antes, Zach ya no parecía interesado en pelear con él. El chico le devolvió la mirada con una sonrisa tensa y le saludó con un rápido y torpe gesto de la mano.

‘Uf.’ Pensó Zorian para sí mismo con desazón. Este chico…

“Esto.” Anunció Zorian en voz alt.a “es todo un gigantesco malentendido.”

“¡Sí!” Zach coincidió inmediatamente, asintiendo frenéticamente. “Totalmente un malentendido.”

Por supuesto, no podía ser tan sencillo. Zach y Zorian pasaron los siguientes quince minutos explicando a Kirielle que eran compañeros de clase que se conocían de antes y que esto era sólo Zach cumpliendo su promesa de golpear a Zorian en la cara la próxima vez que lo viera por ser un gran idiota. O al menos eso decía Zach.

Zorian apenas podía creer lo que estaba oyendo. ¿Era en serio? Tenía que admitir que recordaba vagamente que Zach había prometido algo parecido en aquel horrible reinicio de la guerra de las almas cuando se habían visto por última vez, pero no había pensado mucho en ello. La gente hace proclamas como esa todo el tiempo. Zorian lo había olvidado por completo hasta que Zach se lo recordó.

En cualquier caso, cuando terminaron de explicarle las cosas a Kirielle, tuvieron que volver a explicárselas a los policías que habían venido a comprobar el altercado. Como Zorian había salido en defensa de Zach, decidieron no arrestarlo… así que en su lugar les pusieron una multa monetaria a ambos por pelearse en público. Personalmente, Zorian pensó que eso era una total estupidez, pero como Zach prometió inmediatamente que pagaría las multas de ambos de su propio bolsillo, decidió no protestar demasiado.

Entonces llegó el momento de una tercera ronda de explicaciones. Dado que el ataque de Zach a Zorian tuvo lugar tan poco tiempo después de su llegada a Cyoria, Fortov todavía estaba por aquí y decidió comprobar este disturbio que estaba ocurriendo cerca. Era bastante extraño ver a Fortov realmente preocupado por su bienestar y el de Kirielle por una vez en su vida, pero la preocupación no duró mucho. Una vez que Fortov se dio cuenta de que ambos estaban bien y de que el atacante de Zorian era su “amigo”, los dejó solos rápidamente para volver con sus amigos.

No es que Zorian se quejara, por supuesto; cuanto menos tiempo tuviera que pasar cerca de Fortov, mejor. Sin embargo, era la primera vez desde siempre que Fortov lo buscaba sin intención de conseguir un favor. Incluso consiguió contenerse de insultar a Zorian en el transcurso de la conversación con él. Era novedoso, y por tanto interesante.

“Bien, entonces.” Aplaudió Zorian. “Ahora que eso está hecho, deberíamos ponernos en marcha. Nuestra nueva casera nos está esperando, y quiero llegar a un lugar donde la gente no nos mire ni hable a nuestras espaldas.”

“¿Va a venir con nosotros?” Preguntó Kirielle, lanzando una mirada de sospecha a Zach.

“Sí.” Confirmó Zach. Ya se había recuperado en gran medida del ataque de Kirielle, recuperando la mayor parte de su confianza habitual. “Necesito hablar con tu hermano sobre algunas cosas.”

“¿Qué tipo de cosas?” Preguntó Kirielle.

“Cosas serias.” Dijo Zach.

Ella miró a Zorian en busca de confirmación y arrugó con desprecio cuando él asintió con la cabeza.

“Los dos son estúpidos.” Hizo un mohín. “Actuar así en público… y de hecho tenía miedo de que nos atacaran y todo eso…”

“No seas así.” Le dijo Zorian, usando uno de sus brazos para atraerla en un abrazo con un solo brazo. “Me conmovió mucho que me defendieras, ¿sabes? Estoy bastante seguro de que era la primera vez que alguien me defendía así desde… bueno, desde siempre.”

“Ella es demasiado.” Dijo Zach, estudiando las tres líneas ensangrentadas que Kirielle había arañado en su antebrazo.

“Así que te diré una cosa: si hoy muestras algo de paciencia con Zach, responderé a cualquier pregunta que tengas sobre todo el asunto más tarde en la noche, antes de que nos vayamos a dormir.” Le dijo Zorian, ignorando el lloriqueo de Zach.

“¿De verdad?” Preguntó Kirielle, mirándolo con desconfianza.

“De verdad.” Confirmó Zorian. Aunque Zorian no solía decirle a Kirielle que era un viajero del tiempo, no se oponía violentamente a la idea. Ya que parecía que iba a interactuar bastante con Zach en este reinicio, no veía mucho daño en decirle lo que realmente estaba pasando. Estaba bastante seguro de que Túnica Roja lo localizaría antes vigilando los movimientos de Zach que siguiendo una cadena de rumores distorsionados hasta Kirielle.

“¿De verdad?” Preguntó Zach, mirándolo con curiosidad.

“¡Sí, de verdad!” Resopló Zorian. ¿A qué viene tanta incredulidad? Es casi como si no esperaran que dijera la verdad o algo así. “Ya le dije lo de los reinicios antes, y no hubo problema.”

“¿Lo hiciste?” Kirielle frunció el ceño. “Pero no recuerdo que me hayas dicho nada sobre ningún ‘reinicio’.”

“Completamente comprensible.” Dijo Zorian, dándole una palmadita en la cabeza. “No te preocupes, todo se aclarará más tarde.”

Esperó. Volvió a mirar a Zach, preguntándose por qué el chico lo había localizado precisamente ahora, después de pasar tantos reinicios evitando a Cyoria.

Realmente esperaba que la llegada de Zach aclarara las cosas en lugar de complicarlas aún más.

* * *

En un principio, Zorian tenía la intención de que esta reanudación fuera muy parecida a las anteriores, pero con la repentina inclusión de Zach en su agenda, decidió que ese plan era insostenible y tendría que cambiar. En consecuencia, esta vez no se molestó en reunirse con Nochka, sino que llevó a Kirielle y a Zach directamente a casa de Imaya. Kirielle tenía tendencia a contarle cualquier cosa a Nochka, que no era precisamente muy buena guardando secretos, y eso no encajaba demasiado bien con su intención de contarle a Kirielle lo del bucle temporal en este reinicio.

La primera mitad del viaje fue incómodamente discreta. Al propio Zorian no le importaba tanto la tranquilidad, pero sabía que ni Kirielle ni Zach estaban predispuestos a estar tan silenciosos durante mucho tiempo. Los dos no sabían cómo debían actuar en presencia del otro y por eso se mantenían al margen. Eso duró hasta que empezó a llover. En ese momento, Kirielle decidió que quería jugar con la barrera de lluvia que Zorian había colocado alrededor de ellos, como solía hacer al comienzo de la reanudación, sin importar la presencia de Zach. Eso fue lo que rompió el hielo, y ambos se volvieron más habladores de repente. Tanto hacia Zorian como entre ellos.

Por supuesto, Zach y él no podían hablar del bucle temporal en público con Kirielle cerca, así que su conversación se desarrolló principalmente en forma de discusión de sus habilidades mágicas y, de vez en cuando, demostrando uno o dos hechizos a Kirielle y al otro. Además de ser una herramienta de conversación útil, también les permitía comparar sus habilidades entre sí para ver en qué posición se encontraban en cuanto a la capacidad mágica. Bueno, en cierto modo: obviamente, Zorian no estaba poniendo al descubierto todo su conjunto de habilidades ante el escrutinio de Zach, y dudaba que el otro viajero del tiempo estuviera siendo perfectamente sincero, pero aun así. Que la comparación no fuera completa no significaba que no tuviera valor.

Lo que Zorian descubrió fue humillante. Aunque Zach estaba muy centrado en la magia de combate, tal y como el chico le había admitido en el pasado, había hecho un buen uso del bucle temporal para convertirse en un mago muy completo. Era el tipo de archimago que provocaba la envidia de otros archimagos: tenía experiencia en casi todos los tipos de magia, incluidos los hechizos médicos notoriamente difíciles y especializados. De hecho, curó las marcas de arañazos que le hizo Kirielle como prueba de esa afirmación. Incluso en lo que respecta a las magias orientadas a la artesanía, como la alquimia y la fórmula de los hechizos, que Zach admitió que eran sus campos menos favoritos y en los que Zorian se especializaba, el último Noveda aún poseía la suficiente experiencia para debatir con Zorian de manera no vacía.

Por último, las pequeñas demostraciones que hicieron para Kirielle mostraron claramente que las habilidades de modelado de Zach no eran peores que las de Zorian. A pesar de tener enormes reservas de maná, Zach tenía excelentes habilidades de modelado.

Independientemente de lo que Zorian pudiera decir sobre las elecciones de Zach en el bucle temporal, estaba claro que no había estado parado todo este tiempo: había estado trabajando constantemente en sus habilidades durante décadas, y eso se notaba. En retrospectiva, era terriblemente arrogante por parte de Zorian pensar que podría haber alcanzado al tipo en poco más de 5 años.

“Sabes, no puedo evitar notar que tu hermano mayor se fue bastante rápido y ni siquiera intentó hablar conmigo.” Dijo Zach. “No es que me queje, ya que me va mejor así, pero uno pensaría que estaría más interesado en que alguien atacara a su hermano pequeño en público.”

“Sabe que ninguno de los dos lo soporta, así que se mantiene alejado.” Dijo Kirielle con indiferencia, haciendo lo posible por arrebatar del aire a los pequeños dragones de agua animados que volaban a su alrededor. Zorian y Zach habían competido antes para ver quién podía crear dragones de aspecto más realista a partir del agua de lluvia circundante, así que toda la burbuja del escudo seguía llena de ellos. Zorian estaba bastante seguro de que había ganado, pero Kirielle era el juez y decía que no podía notar la diferencia. La pequeña traidora.

“No creo que sea tan considerado.” Zorian frunció el ceño. “Simplemente no le apetecía perder el tiempo con nosotros. Tenía mejores cosas que hacer que perder el tiempo con sus hermanos pequeños.”

“No, estoy bastante segura de que sabe que lo odias.” Dijo Kirielle, negando con la cabeza. “Incluso lo dijo cuando estuvimos a solas una vez. Por eso trata de evitarte si puede evitarlo. Cree que te está haciendo un favor.”

Zorian frunció el ceño. Suponía que no había sido muy sutil en cuanto a su opinión sobre Fortov, así que no le sorprendía que éste lo supiera. Sin embargo, le resultaba difícil aceptar que el comportamiento de Fortov estuviera motivado por algo más que su egoísmo. Si quería hacerle un favor a Zorian, ¿por qué seguía acudiendo a él de vez en cuando para pedirle favores? Esa era la peor razón posible para acercarse a él: toda la razón por la que odiaba a Fortov era porque siempre tenía que compensar los fallos de Fortov en su trabajo, además de sus propias obligaciones.

“¿Así que crees que estoy siendo demasiado duro con él?” Preguntó Zorian con curiosidad. Antes de quedar atrapado en el bucle temporal, la mera insinuación de que ese era el caso habría sido el equivalente a tirar una cerilla encendida en un cuenco de combustible para lámparas. Ahora se encontró con una sincera curiosidad por saber qué pensaba Kirielle sobre el tema.

“No. Sí. Tal vez.” Dijo Kirielle. “Quiero decir que sigue siendo un imbécil y a mí tampoco me gusta. Así que sé cómo te sientes. Pero tal vez que seamos malos con él de vuelta no es lo correcto. Tal vez estaría mejor si fuéramos más pacientes con él. Yo no lo soy. A veces intento ser amable con él, pero lo hace muy difícil.”

“Sí, seguro que sí.” Resopló Zorian con sorna.

“Sabes, me estoy haciendo a la idea de que tu familia está un poco desordenada.” Dijo Zach.

“No tienes ni idea.” Dijo Zorian. “Y probablemente sea una buena idea. Terminemos el tema aquí, ¿de acuerdo?”

“Bien, bien.” Aceptó Zach. “Entonces, ¿este es el lugar?”

Zorian miró la casa que Zach señalaba y asintió.

“Esa es la casa de Imaya, sí. Déjame arreglar todo con la propietaria y desempacar un poco y luego podemos hablar. ¿Tienes ya un lugar reservado?”

“Yo… no había pensado tanto.” Admitió Zach.

Zorian suspiró. Se imaginó. “Entonces iremos a las ruinas de la colonia subterránea en los túneles que hay debajo de nosotros. Ya hay un buen esquema de vigilancia que protege el lugar.”

“¿Así que sabes dónde está?” Dijo Zach, animándose. “¿Sobrevivió alguna de las arañas?”

“¿Arañas?” Kirielle murmuró, con las cejas fruncidas en pensamiento. Zorian se dio cuenta de que había estado analizando cada una de sus palabras durante toda la caminata, tratando de averiguar qué escondían. Era tan encomiable como divertido.

“No, ninguna.” Negó Zorian con la cabeza. Zach se desinfló de inmediato.

“Entonces, ¿estamos los dos solos, o…?” Preguntó esperanzado.

Aunque su empatía no podía captar nada de él, Zach no era una persona terriblemente difícil de leer. Zorian se dio cuenta de que Zach realmente quería hablar con otros viajeros del tiempo. Cuantos más hubiera, mejor. Debía de estar muy solo y aburrido todos estos años que pasó en el bucle temporal.

“Sólo… déjame dejar a Kirielle en la casa y luego hablaremos.” Dijo Zorian.

“Será mejor que no olvides tu promesa.” Le advirtió Kirielle, clavándole el huesudo dedo índice en las costillas. Sí, definitivamente le iban a cortar las uñas cuando él volviera.

“Bien.” Dijo Zach. “Te esperaré para…”

“Oh, no.” Dijo Zorian, cortándolo. “¿Sabes lo que Imaya me haría si se enterara de que dejé a una persona aquí afuera en la lluvia en lugar de invitarla a entrar? Y seguro que se enteraría, porque Kirielle es demasiado chismosa para mantener la boca cerrada.”

“¡Oye!” Protestó la chismosa.

“A ella no le importará que seas un mago y puedas protegerte fácilmente de la lluvia. Estaría escuchando sermones y comentarios sarcásticos durante días.” Dijo Zorian. “Entrarás y te presentarás a Imaya.”

Y así, con Kirielle y Zach a cuestas, Zorian se acercó a la puerta de Imaya y llamó…

* * *

Al cabo de una hora más o menos, una vez que todo estaba arreglado, Zorian condujo a Zach a las profundidades del inframundo de Cyoria. Por el camino, Zorian le explicó la verdad de lo que le había ocurrido a Zach. No había habido un gran número de viajeros en el tiempo, sólo él y las araneas que le acompañaban utilizando paquetes de memoria. Y tras su enfrentamiento con Túnica Roja, las araneas estaban todas muertas, asesinadas por el alma, según Túnica Roja. Aunque Zorian tenía algunas dudas al respecto, era innegable que los aranea iniciaban cada bucle muerto a partir de ese momento.

Una vez que llegaron a los asentamientos subterráneos muertos y Zach tuvo la oportunidad de estudiar el lugar durante un rato, se sentaron y comenzaron a hablar.

“Intenté encontrar este lugar inmediatamente después de ese reinicio.” Señaló Zach, mirando el cadáver subterráneo cercano. Le sorprendió el asentamiento de muertos, teniendo en cuenta que los aranea eran bastante inhumanos y que, de todas formas, los había conocido durante muy poco tiempo. “Todo lo que encontré fueron algunos cadáveres subterráneos aislados como éste.”

“Eran básicamente puestos de guardia.” Explicó Zorian.

“Sí, supongo. Tal vez lo hubiera localizado eventualmente, pero entonces este… ‘Túnica Roja’ trató de emboscarme.”

Zorian se animó. Esta era la primera pista que tenía sobre las actividades de Túnica Roja tras el enfrentamiento de Zorian con él.

“¿Te atacó?” Preguntó Zorian, inclinándose hacia delante con interés.

“Me atacó y perdió.” Sonrió Zach con orgullo. “No es tan difícil derrotarlo sin que Quatach-Ichl lo apoye.”

Así que Zach era lo suficientemente bueno como para derrotar a Túnica Roja en una pelea directa uno a uno. Era bueno saberlo.

“Supongo que contaba con la ventaja de la sorpresa, pero vi su emboscada a una milla de distancia.” Continuó Zach. “Sabía que probablemente me estaba acechando, así que ya estaba en guardia. Aun así. Al final consiguió escapar, y no me sentía muy seguro vagando por estos túneles con alguien así dándome caza. Básicamente abandoné Cyoria y me escondí durante el resto del reinicio.”

“¿Volvió a perseguirte?” Preguntó Zorian.

“Sí. Una vez.” Dijo Zach. “En el siguiente reinicio, trató de atacarme al principio. Se teletransportó directamente a través de las protecciones de mi casa y trató de matarme cuando todavía estaba en el dormitorio, vistiéndome.”

“¿Y volvió a huir cuando lo derrotaste?” Preguntó Zorian.

“Bueno, en realidad fui yo el que huyó allí.” Dijo Zach, tosiendo incómodo. “Todavía estaba medio dormido y en ropa interior, ¿vale? No esperaba que viniera a por mí tan pronto. De todos modos, desde ese momento he estado dejando a Cyoria al comienzo de cada reinicio para evitar más sorpresas como esa. Aunque Túnica Roja no volvió a perseguirme después de ese único ataque sorpresa.”

“Hmm.” Zumbó Zorian, pensativo. Dudaba de que Túnica Roja se hubiera pasado todo este tiempo tratando de localizar a Zach, así que esto seguía sin explicar por qué había estado callado todo este tiempo… pero no dejaba de ser una información interesante. ¿Qué es lo que tanto quería Túnica Roja de Zach?

“Entonces… ¿por qué dejaste de esconderte ahora, precisamente ahora? ¿Y realmente tenías que golpearme en la cara de esa manera?” Preguntó Zorian con amargura. “Todavía me duelen los dientes de eso.”

“¿Acaso tienes que preguntar?” Se burló Zach. “Has estado atrapado en este bucle temporal junto a mí durante Dios sabe cuánto tiempo, y nunca viniste a hablarme de ello. No, peor que eso – cuando vine a hablar contigo, te hiciste el tonto e hiciste cosas por tu cuenta a mis espaldas. Te merecías un buen puñetazo en la cara sólo por eso.”

Zorian jugueteó con sus gafas torpemente. Vale, sí que sonaba un poco mal cuando lo decía así. Pero tenía una buena razón para comportarse así. Realmente la tenía.

“Pero sabes, lo entiendo.” ontinuó Zach. “Me tocó como un tambor ese maldito de túnica roja que está en bucle con nosotros. Se metió en mi mente y probablemente me estaba monitoreando de alguna manera-“

“Estás seguro de que no lo está haciendo ahora, ¿verdad?” Zorian interrumpió con una pregunta.

“Sé cómo protegerme de la magia de rastreo, Zorian.” Dijo Zach con frialdad. “Mejor que tú, imagino. Es sólo que normalmente no me molestaba en hacerlo, ya que pensaba que era la única persona consciente del bucle temporal, así que ¿para qué molestarse? Sin embargo, desde aquella noche, me he estado aplicando hechizos de no detección constantemente. El imbécil no ha conseguido localizarme ni una sola vez en todo este tiempo. Dudo que alguien pueda.”

“Yo sí puedo.” Señaló Zorian. “Pero, de nuevo, parece que tengo una ventaja que Túnica Roja no parece poseer. Confiaré en que sabes cómo protegerte.”

Zach le dirigió una mirada ilegible. Casi sin pensarlo, intentó centrar su empatía en el chico para conocer mejor sus emociones, sólo para recordar de repente que Zach estaba bajo el efecto de la mente en blanco cuando no sentía nada en absoluto del chico.

Sí, definitivamente Zach podía protegerse si quería.

“Ya me lo contarás luego.” Dijo Zach, sacudiendo la cabeza. “De todos modos, siento haberte sacado de quicio. Todavía estoy un poco enfadado conmigo mismo por haber sido jodido por Túnica Roja. Me pongo un poco irritable con el tema. Pero en fin… lo entiendo. Era peligroso hablar conmigo directamente con Túnica Roja acechando en el fondo. Sigo pensando que deberías haber hablado conmigo, pero entiendo que pienses lo contrario. Incluso puedo entender por qué te fuiste aquella noche sin molestarte en explicarme nada, teniendo en cuenta lo que acabó ocurriendo.”

Zach señaló hacia un cadáver cercano para enfatizar.

“Así que decidí dejarte solo durante un tiempo. Incluso una vez que se hizo evidente que Túnica Roja ya no me perseguía, y que esencialmente había desaparecido en el aire por lo que pude ver, me mantuve alejado para no atraer la atención hacia ti. Sólo en caso de que Túnica Roja estuviera observando de alguna manera, a pesar de todas mis precauciones. Me imaginé que sabías lo que estabas haciendo, y que una vez que estuvieras listo, vendrías a mí para que pudiéramos enfrentarnos juntos al bucle temporal y a ese tal Túnica Roja.”

¿Cómo esperaba que Zorian lo localizara si se había hecho a propósito lo más ilocalizable posible? No importaba, ya se lo preguntaría en otro momento. Mejor no interrumpir al chico ahora.

“Y luego haces esa mierda en la última reanudación.” Dijo Zach, con la ira filtrada en su voz. “Por fin haces un movimiento, y además a lo grande, desencadenando la invasión varias semanas antes, pero no hiciste ningún intento de involucrarme de ninguna manera. ¿Cómo no voy a enfadarme? ¿Cómo no voy a querer darte un puñetazo en la cara? ¿Piensas tan poco en mí? Sólo porque me has visto derribado por dos oponentes increíblemente poderosos, uno de los cuales es un lich milenario, crees que puedes…”

“Zach, Zach, escucha, eso… eso no fue intencional.”

se apresuró a decir Zorian, tratando de evitar que Zach se enfadara demasiado. Tenía la sensación de que iba a recibir otro golpe en la cara si dejaba que el chico se pusiera demasiado nervioso. “Nunca fue mi intención que ese reinicio estallara de esa manera. Todo el asunto fue un error, escaló mucho más allá de lo que me sentía cómodo, pero tenía curiosidad y…”

“¿Tenías la intención de ponerte en contacto conmigo? ¿Alguna vez?” Le preguntó Zach sin rodeos.

“Sí. Absolutamente.” Confirmó Zorian. “Probablemente después de este mismo reinicio”.

Zach se inclinó hacia atrás sorprendido, lanzándole una mirada de sorpresa.

“Oh.” Dijo, la rabia le abandonó. “Bueno, si eso es así, probablemente sea bueno que haya acudido a ti cuando lo hice, ¿no?”

“Estoy en medio de algo importante.” Suspiró Zorian. “Realmente debería estar concentrado en eso. Diablos, también debería haberme centrado en ello en el reinicio anterior, en lugar de andar con la Mansión Iasku y los invasores, pero a veces puedo ser muy estúpido. Por eso sólo quería contactar contigo después de este reinicio.”

“Si es tan importante, ¿por qué no me dejas ayudar?” Preguntó Zach con curiosidad.

“No es algo en lo que puedas ayudarme.” Dijo Zorian. “¿Recuerdas esos paquetes de memoria que la aranea utilizaba para retener la conciencia entre los reinicios? Pues esto es lo que pasa…”

A continuación, se lanzó a explicar el paquete de memoria de la matriarca y cómo había estado intentando perfeccionar sus habilidades de interpretación de la memoria aranea hasta un nivel lo suficientemente alto como para entender su contenido. Esto también llevó a una discusión sobre las habilidades de magia mental de Zorian. Zach se sentía claramente incómodo con la magia mental, lo que tenía sentido teniendo en cuenta cómo se utilizaba contra él. Tras un debate interno, Zorian se ofreció a echar un vistazo dentro de la mente de Zach para ver qué le había hecho exactamente Túnica Roja… pero Zach, como era de esperar, se negó. Admitió que aún no confiaba mucho en Zorian, y que tal vez nunca lo haría. Zorian se alegró de que el otro chico no se ofendiera por su oferta.

“Así que, si te he entendido bien, estás atacando patrullas arana aisladas para practicar las habilidades de lectura de la memoria en aranea sometida.” Dijo Zach.

“Sí.” Confirmó Zorian.

“¿Y crees que no puedo ayudarte en eso?” Preguntó Zach con incredulidad. “Zorian, eres un completo idiota.”

“Err.” Tanteó Zorian, sin saber qué responder a eso.

“Zorian, con mi ayuda no tendrías que perder el tiempo acechando patrullas aisladas. Podríamos ir hasta el asentamiento subterráneo principal y atacarlos a todos de frente.” Le dijo Zach. “Ya lo he hecho antes. No sólo me he pasado todos estos últimos meses manteniéndome fuera de la vista de Túnica Roja; también he estado investigando cosas por mi cuenta, como la búsqueda de otras redes subterráneas por el continente para ver si pueden ayudarme. Excepto que no soy psíquico como tú y pueden ser increíblemente despectivos y groseros con las “mentes parpadeantes” como yo. Me han atacado muchas veces y sé exactamente cómo luchar contra ellos. No son rivales para mí en absoluto. La disparidad de poder es tan grande que puedo concentrarme en incapacitarlos en lugar de apuntar a matar, incluso cuando atacan en grupo. Con mi ayuda, podríais tener cientos de maniquíes de práctica arana cada semana, quizá cada día. Depende en gran medida de lo rápido que podamos encontrar nuevas telarañas a las que apuntar.”

Zorian se quedó mirando a Zach durante unos segundos antes de tragar con fuerza. Ese… ese era un buen punto. Ni siquiera lo había considerado.

“Bueno, lo hecho, hecho está.” Se encogió Zach. “Pero ahora estoy aquí, así que no tienes excusa para seguir siendo estúpido. ¿Cuándo empezamos?”

* * *

Al final, Zorian decidió que no había razón para retrasar las cosas: irían a por su primera telaraña al día siguiente. Mientras tanto, volvió a casa de Imaya y habló con Kirielle. Ella afirmó creerle cuando dijo que era un viajero del tiempo, pero Zorian pudo percibir que aún no estaba del todo convencida. Incluso después de recrear una pila de sus dibujos de su almacén mental y mostrárselos.

Aunque esa parte parecía hacer su historia mucho más plausible para ella.

“Estoy aliviada.” Le dijo antes de irse a la cama por la noche. “Fuiste tan amable conmigo que me dio mucho miedo. Tenía miedo de que te hubieran sustituido por algún tipo de cambiador de forma.”

“Vete a dormir, Kiri.” Suspiró Zorian.

Al día siguiente, Zorian localizó una de las telarañas más pequeñas en los alrededores de Cyoria y llevó a Zach allí. No estaba del todo convencido de que la operación fuera a salir tan bien como Zach había prometido, pero pronto Zach hizo que todos sus temores fueran infundados: la telaraña subterránea que tenían delante fue sometida con una facilidad aterradora.

No hubo ninguna táctica elegante. Zach simplemente se acercó al túnel de entrada principal del asentamiento y comenzó a hacer llover hechizos sobre los mal preparados defensores. Olas de fuerza azul translúcida los golpearon contra las paredes, serpientes animadas hechas de rayos los electrocutaron y unos hilos ectoplásmicos los enredaron e impidieron que huyeran. Cuando se dieron cuenta de que Zach era inmune a la magia mental, los aranea recurrieron a las trampas, las emboscadas y los ataques masivos, pero Zach se limitó a atravesarlos, sin apenas frenar. Las trampas mágicas fueron disipadas, las trampas no mágicas desactivadas con hechizos de alteración, los ataques masivos y las emboscadas Zach simplemente las abordó de frente y ganó de todos modos.

En menos de media hora, cada aranea que no huía estaba incapacitada o muerta. Aparte de localizar la telaraña, Zorian no había hecho gran cosa y se había limitado a observar la carnicería.

Zach era absolutamente aterrador.

“¿Crees que esto será suficiente para trabajar?” Preguntó Zach, balanceándose hacia adelante y hacia atrás sobre las puntas de los pies y lanzándole una mirada expectante.

Zorian le dirigió una mirada molesta. Podía percibir al menos cincuenta mentes mediterráneas a su alrededor. El imbécil sabía muy bien que eso era más de lo que Zorian podría haber sometido en toda una semana de ataques ininterrumpidos a las patrullas arias. Esto era sólo un golpe “sutil” contra él.

Por otra parte, teniendo en cuenta el nivel de habilidad que Zach acababa de mostrar, tal vez se merecía ser un poco arrogante.

“Sí.” Dijo. “Es suficiente.”

* * *

Después de hablar un rato e intercambiar información, tanto Zach como Zorian coincidieron en que ninguno de los dos sabía demasiado sobre el bucle temporal. Como Zorian sospechaba desde hacía tiempo, Zach dedicaba la mayor parte de su tiempo a pensar en una forma de contrarrestar la invasión y no había pensado mucho en lo que era realmente el bucle temporal. Según él, siempre pensó que tenía que encontrar una forma de contrarrestar la invasión para acabar con el bucle temporal. No podía explicar por qué lo pensaba, ya que sus recuerdos estaban llenos de agujeros inexplicables, pero se sentía muy seguro de ello.

Aquello podía ser una confirmación de la anterior teoría de Zorian de que la liberación del primordial fue lo que desencadenó el reinicio, pero también podía ser una compulsión que Túnica Roja había puesto sobre Zach para fastidiarlo. Después de todo, la liberación del primordial en el reinicio anterior implicó grietas muy visibles en el espacio que anunciaban su llegada… algo que Zorian nunca había presenciado antes. Y no es que nunca hubiera observado la zona alrededor del Agujero durante los últimos momentos de los reinicios anteriores. ¿Por qué la liberación del primordial nunca había causado síntomas tan dramáticos en el pasado?

En cualquier caso, ambos estuvieron de acuerdo en que abrir el paquete de memoria de la matriarca era su mejor opción para obtener algunas respuestas sólidas. En consecuencia, en el transcurso de la siguiente semana, la mayor parte de su tiempo se dedicó a rastrear y atacar varias redes subterráneas. Atacaban una nueva cada día, y la cantidad de experiencia en la lectura de las mentes subterráneas que Zorian había acumulado era increíble. Probablemente, Zorian leyó más mentes subterráneas en esa semana que en los dos reinicios anteriores juntos.

Lo más importante era que Zorian ya no sólo leía las mentes de guardias y patrullas aranea al azar, sino también las de sus líderes e incluso las de las matriarcas. Estos aranea de mayor rango no sólo eran especialmente difíciles de leer (y, por tanto, daban la experiencia más útil), sino que sus pensamientos eran también un orden de magnitud más difícil de interpretar. Parecía haber un método entre los aranea para volcar sus poderes mentales en sus propias mentes, y la mayoría de los aranea de mayor rango tenían al menos cierta experiencia en ello. Zorian no estaba exactamente seguro de lo que esas técnicas estaban diseñadas para lograr, pero alteraban inmensamente los pensamientos y las percepciones del usuario.

Como matriarca de una poderosa red, Lanza de la Resolución era sin duda usuaria de estas técnicas también. Si Zorian hubiera tratado de interpretar sus recuerdos sin tener esto en cuenta, probablemente se habría llevado una desagradable sorpresa.

El lunes, cuando empezaron las clases, Zorian visitó el despacho de Xvim para intentar que volviera a ser consciente del bucle temporal. En el reinicio anterior, Xvim se había mostrado muy receloso con él y sus insinuaciones no habían llegado a ninguna parte. Era difícil saber hasta qué punto eso tenía que ver con su acercamiento y hasta qué punto era producto de todos los arrestos que había en Cyoria en ese momento, pero Zorian no iba a correr ningún riesgo esta vez. Sospechaba que había intentado moverse demasiado rápido en los anteriores reinicios, así que esta vez fue más conservador.

Esperó a que Xvim estuviera en su despacho para visitarlo, intentó reducir sus argumentos a lo esencial y finalmente le entregó el código que el hombre le hizo memorizar. Al final, Xvim le dijo que volviera el viernes, pero Zorian tenía el presentimiento de que las cosas acabarían funcionando mejor así.

Y tenía razón. El viernes, Xvim aceptó tímidamente su historia y, una vez más, decidió ayudar a Zorian a crecer perfeccionando su magia dimensional y sus habilidades de modelado. Por ahora sólo probó las habilidades de Zorian para ver en qué punto se encontraba, pero prometió tener algo más sustancial para él la próxima semana.

Teniendo en cuenta lo ajetreado que prometía ser este reinicio, a Zorian le parecía perfecto ese ritmo.

La primera semana también le recordó cuánto más se centraba Kirielle en él cuando no había Nochka cerca para distraerla. Sin una amiga de edad similar con la que pasar la mayor parte del tiempo, Kirielle centraba la mayor parte de su atención en intentar monopolizar el tiempo de Zorian lo máximo posible. Casi había olvidado lo pegajosa y molesta que podía ser, y ahora recurría a construir todo tipo de juguetes mágicos para que ella se entretuviera y lo dejara solo por unos minutos. Por suerte, a ella le gustaban los rompecabezas, y había muchos rompecabezas mágicos descritos en viejos libros de fórmulas de hechizos; por alguna razón, a los magos les encantaba inventarlos.

Más adelante, cuando Kael y Kana se mudaron a la casa, parte de esa atención se trasladó a Kana. En los reinicios en los que Zorian presentó a Kirielle a Nochka, Kana acabó inevitablemente como una especie de tercera rueda para las dos. Jugaban con ella, claro, pero en cualquier grupo de tres personas, alguien iba a quedar relegado… y Kana era mucho más joven que Kirielle y Nochka, y además silenciosa. Sospechaba que Kana era más feliz sólo con Kirielle.

Como Kael siempre estaba informado del bucle temporal en cuanto llegaba a la casa de Imaya, y como Zach visitaba a menudo el lugar para hablar con Zorian, los dos tuvieron por fin la oportunidad de conocerse y hablar entre ellos. Aunque discutieron un poco sobre el bucle temporal, Kael aún no había asimilado del todo el contenido de sus cuadernos (eso era cada vez más difícil a medida que aumentaba el número de reinicios pasados y la cantidad de notas en ellos), así que eso no llegó a ninguna parte. En su lugar, hablaron sobre todo de alquimia. Y del Llanto. Zorian habría pensado que rehuirían el tema, pero aparentemente estaban perfectamente bien con la unión sobre sus tragedias compartidas.

En ese momento, Zach y Zorian estaban sentados bajo un árbol en medio de la nada, un pequeño bosquecillo rodeado de tierras de cultivo en los alrededores de Jatnik, que no era una zona destacable en absoluto. Zach estaba intentando hacer una corona de margaritas ininterrumpida (y fracasando estrepitosamente) mientras Zorian miraba el mapa de Eldemar que tenía marcadas todas las redes que habían localizado. Gracias a los recuerdos de varias matriarcas y diplomáticos arianos que Zorian había visto recientemente, ahora conocía la ubicación de cientos y cientos de nuevas redes. Decidir dónde atacar a continuación era realmente un problema en este punto.

“Oye, Zorian.” Dijo Zach de repente, desechando la corona de margaritas que estaba construyendo en un enfado después de romperla accidentalmente de nuevo. “Sé que tienes un límite de tiempo, pero ¿crees que podríamos tomarnos unos días para encontrar una telaraña arana específica?”

Zorian le dirigió una mirada curiosa. La verdad es que su ritmo actual le parecía muy exigente y estresante, y probablemente habría suplicado un descanso muy pronto de todos modos.

“Podría, sí.” Asintió, señalando el mapa que tenía delante. “No diré que el mapa que tenemos es realmente exhaustivo ni nada por el estilo, pero incluso si la red que buscas no está en él, probablemente pueda indicarnos la dirección correcta.”

“Sí, por eso lo planteo.” Dijo Zach. “Originalmente quería esperar hasta que abrieras el paquete de la matriarca antes de mencionar esto, pero cuanto más lo pienso, más creo que deberíamos comprobarlo ahora. Quizá sea crucial para entender lo que pensaba la matriarca.”

“¿Qué es?” Preguntó Zorian.

“Lanza de la Resolución me dijo entonces que si le ocurría algo, debía ir a hablar con la red de ‘Acólitos de la Serpiente Fantasma’.” Dijo Zach. “Sin embargo, se negó a decir dónde están o cómo llegar a ellos. Por eso he estado visitando las redes de aranea desde entonces.”

Zorian frunció el ceño. ¿Acólitos de la Serpiente Fantasma? ¿La red que se negaba a hablar con él porque su espíritu les decía que era “malas noticias”? ¿Podría ser que ellos o su espíritu supieran algo sobre el bucle temporal?

Bueno, el bucle temporal cortó el vínculo entre el plano material y los espirituales, y los Acólitos de la Serpiente Fantasma adoraban algún tipo de espíritu de serpiente. Aunque fuera un espíritu nativo, y por lo tanto viviera en el mundo material, tal vez aún tuviera algún tipo de conexión con los planos espirituales y supiera algo importante.

“Sé dónde están.” Dijo Zorian. “No hay necesidad de buscarlos. Puedo decirte dónde están.”

“Oh.” Dijo Zach. “Vaya, y yo que he pasado tanto tiempo buscándolos… No puedo creer que haya podido acercarme a ti y preguntarte dónde viven. Realmente deberíamos habernos conocido antes que esto, parece.”

“Sí.” Zorian estuvo de acuerdo. “De todos modos, probablemente sea mejor que te indique la dirección correcta y no te acompañe. Cada vez que intenté hablar con ellos en el pasado me dijeron que su espíritu no me quiere y que debería irme. Dice que soy una mala noticia.”

“Eso es raro.” Frunció el ceño Zach. “¿Qué has hecho para enfadarlo?”

“Nada.” Dijo Zorian, sacudiendo la cabeza. “Incluso intenté visitarlos poco después de que comenzara el reinicio, antes de interactuar con cualquier aranea. Reaccionan exactamente igual. No sé qué pasa con eso, pero es mejor que vayas solo y no les des ninguna indicación de que nos conocemos.”

Tras escuchar las indicaciones de Zorian, Zach se teletransportó inmediatamente para reunirse con los Acólitos de la Serpiente Fantasma y el propio Zorian volvió a su casa para esperarle y descansar un poco. Sin embargo, no fue hasta varias horas después que Zach regresó también a Cyoria y se acercó a la casa de Imaya para hablar con él. Se acercó a la mesa en la que estaba sentado Zorian y se sentó a su lado, con una expresión ilegible en su rostro.

“No quieren verme.” Dijo Zach. “Su espíritu dice que soy una mala noticia.”

“¿En serio? Así que los dos somos malas noticias.” Tarareó Zorian, golpeando los dedos contra la mesa. “¿Dijeron por qué eres una mala noticia?”

“No.” Zach negó con la cabeza.

“¿Crees que deberíamos atacarlos y leer sus recuerdos?” Preguntó Zorian. Él estaba a favor de ser considerado, pero era obvio en este punto que los Acólitos de la Serpiente Fantasma tenían alguna pieza importante del rompecabezas con respecto al bucle temporal.

“No.” Dijo Zach rápidamente. “Si saben que somos viajeros en el tiempo, quizá tengan algún método para percibir los reinicios. Atacarlos podría agriar para siempre su opinión sobre nosotros. ¿Quizás intentemos ir allí al mismo tiempo y negarnos a salir hasta que acepten hablar con nosotros?”

Zorian arqueó una ceja hacia Zach.

“¿Qué?” Se defendió Zach. “¡Vale la pena intentarlo! No subestimes la eficacia de ser molesto durante largos periodos de tiempo.”

Al final, Zorian aceptó seguir el plan de Zach de molestar a los Acólitos de la Serpiente Fantasma para que hablaran con ellos. Notificó a Kirielle y a Imaya que se ausentaría de la casa por un tiempo y luego partió con Zach a visitar la sospechosa red de juicios.

En el momento en que se acercaron al asentamiento subterráneo, les hicieron pasar inmediatamente al interior. Zach y Zorian se miraron incrédulos y trataron de preguntar a sus guías subterráneos por qué los habían admitido con tanta facilidad cuando Zach había sido rechazado antes como una mala noticia. Les dijeron simplemente que la Serpiente Fantasma quería verlos y que ni sabían lo que pasaba ni les importaba. Simplemente hicieron lo que se les dijo.

Finalmente fueron conducidos a una gran caverna circular llena de agua. Había un gran afloramiento rocoso que sobresalía del centro de este lago subterráneo en miniatura, y un puente de piedra conectaba la entrada de la cueva con esta roca. El techo de la cueva estaba cubierto de pequeños grupos de cristales blancos brillantes, lo que le daba una apariencia que recordaba al cielo nocturno lleno de estrellas, y las aguas del lago eran oscuras y tranquilas.

En conjunto, la cueva le daba a Zorian una sensación muy inquietante.

Flotando en medio de este lago subterráneo, justo por encima del afloramiento rocoso, había una serpiente gigante, blanca como la leche y translúcida. El único punto de color presente en la fantasmal serpiente eran sus ojos, que tenían un suave brillo rosado. Los nombres de los espíritus solían ser muy fantasiosos y poéticos, pero parecía que la Serpiente Fantasma era exactamente lo que se anunciaba.

En el momento en que él y Zach entraron en la caverna, la Serpiente Fantasma enfocó sus grandes ojos rasgados hacia ellos. Una oleada de luz rosa recorrió sus escamas fantasmales, saliendo de sus ojos y bajando hasta la punta de su cola, y entonces habló.

“Déjennos, déjennos, déjennos.” Dijo, con una voz suave y melodiosa, sin ningún rastro de siseo en la pronunciación. No se sabe por qué tuvo que repetir la orden tres veces, ya que los aranea empezaron a salir de la cámara inmediatamente después de que les diera la orden de marcharse.

La Serpiente Fantasma esperó a que las araneas salieran y sellara la entrada antes de empezar a hablar de nuevo.

“¿Cómo?” Preguntó. “¿Cómo pueden ser dos? Conozco bien las reglas: sólo uno puede entrar y sólo uno puede salir.”

“No sabemos de qué estás hablando.” Protestó Zach, cruzando las manos sobre el pecho. “¿Por qué no empiezas desde el principio, vale?”

“¡No puedes darme órdenes, Marcado Uno!” La Serpiente Fantasma chasqueó, enroscándose en el aire con rabia, antes de volver a fijar sus brillantes ojos rosados en Zach. “¡Te odio, te odio, te odio! ¡Ladrón y asesino! Mentiroso y rompehuevos.”

“¡Eso es una calumnia!” Protestó Zach. “¡Ni siquiera nos conocemos! ¡Es la primera vez que nos vemos!”

“¿Lo es? ¿Lo es de verdad, de verdad, de verdad?” Pllreguntó la Serpiente Fantasma con los ojos entrecerrados, empleando de nuevo la repetición innecesaria en sus palabras. “No lo sabría, aunque lo sea, ¿verdad? Sé cómo funciona esto. Los dos llevan la Marca.” Miró a Zorian durante un segundo. “Esa es la única razón por la que estoy hablando contigo. Conozco la Marca y sé lo que significa. La mayoría la ha olvidado, adormecida como ha estado en los últimos Ciclos, pero yo soy más viejo que las montañas y los ríos, y lo recuerdo. Recuerdo los crímenes que cometieron, la forma en que me hicieron caer. Y si se comportaron como lo hicieron en el Fin, ¿quién se atreve a imaginar lo que hicieron en el Entremedio? Pero los marcados son uno y ustedes son dos. Esto no tiene sentido, ¡sentido, sentido!”

“Serpiente Fantasma, debes creernos cuando decimos que entendemos muy poco de lo que está pasando.” Dijo Zorian. “He deducido de sus palabras que conoce el bucle temporal, ¿sí?”

“¿El bucle temporal?” La Serpiente Fantasma repitió lentamente, como si estuviera saboreando las palabras. “Una interesante elección de palabras. Pero nadie recuerda el Intermedio. Sólo el Marcado. Esto es algo que ha ocurrido una y otra vez en el pasado. No es difícil de entender.”

“Entonces, por favor, danos tu sabiduría y explícanoslo a los tontos.” Dijo Zach, poniendo los ojos en blanco.

“¿Dices que ha habido más bucles temporales en el pasado?” Se apresuró a preguntar Zorian, antes de que Zach tuviera la oportunidad de enojar definitivamente a la Serpiente Fantasma. Afortunadamente, parecía que, aunque la Serpiente Fantasma conocía el bucle temporal, en realidad no retenía los recuerdos entre los reinicios. Sólo sabía que estaba atrapado en el bucle temporal y podía reconocerlos como viajeros del tiempo debido a su marcador… lo que significaba que esta situación era posiblemente reproducible, e incluso si metían la pata, debería ser posible volver a intentar esta conversación.

“Eran regulares como la progresión entre la noche y el día.” Respondió Serpiente Fantasma. “Cada cuatrocientos años, cuando los planetas se alineaban. Pero la Puerta se ha perdido desde hace tiempo, o quizás la Llave. Por desgracia, parece que alguien ha vuelto a poner en marcha esta desdichada cosa. Que arda en el corazón fundido del mundo para siempre, siempre, siempre.”

La Serpiente Fantasma se retorció en el aire durante un momento, aparentemente dominada por la ira y la indignación hacia el responsable del bucle temporal. Luego volvió a centrarse en ambos y habló.

“Lo recuerdo. ¿No es así?” Preguntó. “No contesten, lo veo en sus caras. No entiendo cómo se puede compartir la Marca, pero está claro que ha sucedido. No deseo hablar más con ustedes.”

“Por favor, oh gran espíritu de esta caverna.” Se arrodilló Zorian, esperando que los halagos y algo de humildad les permitieran ganar algo de tiempo. “Veo que has sido agraviado por los Marcados en el pasado. No discutimos su rencor. Pero nos han metido en el bucle temporal sin saberlo y sin que hayamos dicho nada.”

“La adulación es buena, pero inútil aquí.” Dijo la Serpiente Fantasma. “Sé cómo funciona esto, funciona, funciona… vendrás aquí una y otra vez, chupándome todo conocimiento y sabiduría, aprendiendo de mis miedos y debilidades, y tomarás, tomarás, tomarás hasta que no haya nada más. Lo único que se puede hacer es no comprometerse contigo en absoluto. ¿Qué puedes hacerme, después de todo? Hoy muero y mañana vuelvo a vivir.”

“Sólo queremos saber cómo funciona este bucle temporal.” Dijo Zorian.

“¡Sí!” Zach estuvo de acuerdo. “¡Sólo dinos qué está pasando aquí! Si realmente somos las mentes maestras del mal que imaginas que somos, entonces nos estarías diciendo algo que ya sabemos de todos modos.”

La Serpiente Fantasma flotó en el aire en silencio durante un rato, considerando la petición.

“Muy bien.” Dijo finalmente. “Pero después de eso, debes irte. Y si tienes algún honor, no volverás a visitarme. Incluso después de haberme olvidado.”

“Lo prometemos.” Dijo Zach con facilidad. Zorian no pudo evitar preguntarse si el chico lo decía en serio. Después de todo, la Serpiente Fantasma podía ser una fuente de información tan útil…

“Las promesas no son más que viento, pero son mejores que nada.” Dijo la Serpiente Fantasma. “Observa atentamente.”

El espíritu desplazó su mirada hacia las aguas tranquilas que los rodeaban, y una gran esfera de agua flotó en el aire desde la superficie. Al cabo de unos instantes, la esfera voló hacia donde estaban Zach y Zorian y empezó a retorcerse como si estuviera a punto de estallar.

En lugar de eso, se desplegó en un tosco diagrama: una sola línea horizontal con un triángulo volteado en equilibrio sobre ella por la punta.

“El eslabón inferior es el Principio y el Fin.” Dijo la Serpiente Fantasma. “Es el mundo en el que naciste y el mundo en el que morirás. El triángulo es el mundo intermedio. Existe entre los momentos, constantemente destruido y recreado de nuevo. Toda una vida condensada en un momento. Todos estamos atrapados en este lugar, fantasmas creados para que los marcados como tú aprendan y se pongan a prueba. Cuando los fuegos que alimentan el mundo de los Intermedios se agoten, todos nos desvaneceremos en el vacío… excepto el Marcado, que irá al Fin, para vivir este mes una última vez, tiempo, tiempo…”

“Espera, ¿estás diciendo que todo esto es falso?” Preguntó incrédulo Zach. “¿Que todos somos una especie de ilusión?”

“Una reproducción, no una ilusión.” Respondió Serpiente Fantasma. “Si pudieras imitar un cuadro en cada pincelada y tono, ¿no sería tan real como el original del que surgió?”

“Pero eso es…” Empezó a protestar Zach.

“¡Basta!” Espetó Serpiente Fantasma. “Te he dado lo que has pedido. ¡Cumple tu parte del trato y vete, vete, vete! ¡Guardias! Escóltenlos fuera, fuera, ¡fuera!”

Y entonces, antes de que Zorian o Zach pudieran protestar más, la Serpiente Fantasma se sumergió en las aguas del lago y desapareció de la vista. A pesar de su aspecto fantasmal, su zambullida provocó un enorme chapoteo, lo que obligó a Zorian y a Zach a protegerse rápidamente o quedar completamente empapados.

Vale, eso fue una grosería.

En cualquier caso, la aranea no tardó en llegar y los echó educada pero firmemente del asentamiento. Ambos se quedaron fuera en silencio durante un rato, perdidos en sus propios pensamientos.

“Así que…” Zach dijo. “¿Qué piensas?”

“Creo que tengo que abrir ese paquete de memoria lo antes posible.” Respondió Zorian.

La historia de la Serpiente Fantasma le había dado a Zorian una horrible sospecha sobre lo que Túnica Roja había estado haciendo todo este tiempo…