MOL Capítulo 45

0

Capítulo 45: Estructuras finas

Zorian empezaba a darse cuenta de que no entendía a Taiven tan bien como creía. Y no era sólo la sorprendente cantidad de inseguridad que se escondía detrás de su aparentemente infinito optimismo y confianza lo que le hacía pensar eso, sino también la cantidad de pensamiento y consideración que ella ponía en su situación de bucle temporal. Cuando él le contó su situación, ella le escuchó sin interrumpirle, e incluso tomó notas, y más tarde volvió con una lista de preguntas e ideas. Este fue un comportamiento muy atípico para ella. Taiven era un buen ejemplo de la filosofía “menos pensamiento, más acción”, e incluso admitió que aún no estaba del todo convencida de todo el asunto del “bucle temporal”, por lo que él estaba bastante desconcertado sobre sus motivos y procesos de pensamiento.

Sin embargo, aunque la lista que había hecho con la ayuda de Kael era algo sorprendente, no contenía nada especialmente revolucionario, y todos los puntos podían reducirse a cuatro preguntas básicas. ¿Por qué no pidió ayuda a más gente de su entorno que a ella y a Kael? ¿Por qué no le dijo a las autoridades del gobierno o de la academia lo que estaba sucediendo y obtuvo su cooperación? ¿Por qué se dedicaba a tantos campos mágicos en lugar de centrarse en ellos, de uno en uno? Y por último, ¿por qué no se esforzaba más en desarrollar su magia de combate?

A Zorian le pareció especialmente divertido esto último. Al fin y al cabo, hacía sólo unos días que Taiven rompía a llorar por sus “increíbles habilidades de combate”, y ahora decía que debería haberse esforzado más en ellas.

No se puede satisfacer a algunas personas.

Por desgracia, a Taiven no le pareció tan divertido su cambio de opinión como a él. La lógica de Zorian para poner la práctica de la magia de combate directamente en el montón de “objetivos secundarios” -a saber, que muy pocos de sus problemas podían resolverse mediante la violencia directa y que, en primer lugar, él no era muy adecuado para la magia de combate- había sido rechazada sumariamente por Taiven, que decretó que ella le ayudaría a ponerse al día en ese aspecto. A través del entrenamiento.

Un combate constante, diario y peligrosamente serio. Al parecer, no tenía ni idea de lo que se estaba metiendo cuando decidió aceptar su idea, porque había una gran diferencia entre entrenar con Taiven cuando ella pensaba que él era sólo un aficionado precoz con un par de trucos y entrenar con ella cuando lo consideraba una amenaza seria desde el principio y no tenía miedo de hacerle daño. Era feroz y despiadada, y él temía sinceramente que acabara matándolo si no lo daba todo, a pesar de todas las protecciones de seguridad incorporadas en la sala de entrenamiento de su familia. Era demasiado intenso para su gusto.

Tal vez todavía estaba un poco amargada porque él había mejorado tanto en tan poco tiempo.

“¿Estás listo?” Le preguntó ella, haciendo girar su bastón de combate juguetonamente en sus manos.

“¿No?” Zorian lo intentó. Acababa de terminar otra frustrante sesión con Xvim, y no había podido descansar en absoluto antes de venir a casa de Taiven. Lo último que quería hacer ahora era recibir una paliza en nombre del entrenamiento.

“Qué pena.” Resopló Taiven con sorna. “Vamos a empezar. Vamos.”

Sí, no creía que eso le llevara a ninguna parte. Inmediatamente se lanzó a un lado, esquivando su disparo inicial. Que no era un misil mágico ni nada razonable como eso – no, ella abrió la batalla con un poderoso rayo de fuerza. La “lanza de fuerza”, como se llamaba el hechizo, era su nuevo favorito cuando luchaba contra él. Sabía que esta vez no debía intentar escudarse contra él: el rayo estaba prácticamente diseñado para romper simples barreras de fuerza, concentrando una inmensa cantidad de fuerza penetrante en una pequeña porción de la superficie del escudo. Algunos de los escudos más fuertes y avanzados podían resistir el rayo, pero nada del arsenal de Zorian podía realmente hacerle frente. Había aprendido esa lección de forma muy dolorosa en los primeros enfrentamientos que había tenido con Taiven durante los últimos días, y todavía tenía moratones por todo el pecho y los brazos para demostrarlo. Incluso en su configuración más alta, los protectores de seguridad no podían desviar por completo el poder del rayo en forma de lanza.

No, la única defensa realista que tenía contra ese hechizo era apartarse de su camino. La buena noticia era que los hechizos de rayo como esos no podían centrarse en los objetivos, así que esquivarlos era una opción. La mala noticia era que un rayo viajaba a una velocidad cegadora y era realmente difícil de evadir a las distancias a las que él y Taiven luchaban. Además, era un poco malo esquivando.

Sin embargo, los últimos días le habían obligado a aprender con rapidez, y en este caso concreto fue lo suficientemente rápido como para apartarse de la trayectoria del rayo.

Él respondió inmediatamente con una ráfaga de viento, intentando desequilibrarla y posiblemente cegarla. Lamentablemente, no era la primera vez que lo intentaba y ella se limitó a contrarrestarlo con un escudo meteorológico antes de lanzarle una bola de fuego a toda potencia. Dioses, no estaba jugando, ¿verdad? Disparó una onda disipadora para anularla, ya que la alternativa sería atacarla con una égida mucho más cara. Además, dejando a un lado el coste, el escudo esférico lo dejaría inmóvil mientras estuviera en su sitio, y Taiven se aseguraría de sacar provecho de ello.

Una lanza de fuerza que siguió rápidamente a la bola de fuego le indicó que ése era, en efecto, su plan más probable: si se hubiera quedado quieto y hubiera tratado de contener la bola de fuego, la lanza de fuerza le habría dado de lleno.

Le lanzó un pequeño enjambre de misiles mágicos, todos ellos en una trayectoria muy directa hacia ella. En realidad sólo eran un cebo, destinado a aprovechar cierta maniobra predecible que le gustaba hacer a Taiven, en la que ella contrarrestaba esos ataques disparando un enorme ariete de fuerza que no sólo barría el ataque, sino que también actuaba como contraataque al mismo tiempo. Por eso, inmediatamente siguió su bombardeo con un rayo de electricidad, que no se vería afectado en absoluto por su ráfaga de fuerza.

Esta vez adivinó bien su respuesta. Ella había intentado responder con un ariete de fuerza, pero se dio cuenta de su plan a mitad de camino y esquivó el rayo que le había enviado. En cuanto a él, aprovechó la alteración de su ritmo de ataque para iniciar un teletransporte de corta distancia, transportándose a sus espaldas. Ella lo notó, por supuesto -probablemente estaba usando ese truco de detección de maná que le había enseñado hace tanto tiempo-, pero no pudo hacer otra cosa que levantar una égida apresurada para protegerse de la ráfaga de fuerza que él le había enviado. A continuación, le lanzó una lanza de fuerza, con la intención de que probara su propia medicina, pero ella la esquivó con maestría y le envió un enjambre de ocho misiles, lo que le obligó a lanzar otra onda disipadora para eliminarlos. Se preguntó por qué seguía agrupando sus enjambres de proyectiles de esa manera cuando ya sabía que eso le permitía eliminarlos a todos con un solo contrahechizo. ¿Tal vez no podía? Sabía que tenía mejores habilidades de modelado que ella, así que tal vez ese tipo de control fino sobre los proyectiles de uno estaba más allá de ella.

Volvió a teletransportarse para evadir otro ariete de fuerza y luego envió su propio enjambre de misiles hacia ella, cada uno de los cuales seguía su propia trayectoria exótica para hacerlos difíciles de rastrear y eliminar.

La batalla se prolongó así durante un par de minutos más, antes de que Zorian se viera obligado a conceder la derrota por haberse quedado sin maná. En su opinión, fue un buen combate, aunque sólo sea porque esta vez no se hizo ningún moratón nuevo. Por supuesto, Taiven se quejó, sermoneándole sobre la necesidad de controlar mejor su ritmo, pero la verdad es que ella le estaba haciendo perder demasiado tiempo para que fuera conservador con el uso de su maná. Prefería ser demasiado frívolo con su uso de maná y perder por agotamiento que acabar recibiendo un hechizo ofensivo de nuevo.

“Sabes, quedarse sin maná de esa manera en una batalla real básicamente significa que mueres.” Dijo Taiven.

“¿Y que te atraviese el pulmón una lanza de fuerza no?” Replicó Zorian.

Ella le miró fijamente. “Vale, sí, ahí me has atrapado.”

Se dirigió a un banco cercano y le indicó que se sentara a su lado.

“¿Has pensado en la lista que te dio Kael?” Preguntó.

Por supuesto que sí. Incluso discutió con ella algunos de los puntos que había planteado en los últimos días, aunque sospechaba que a ella no le gustaban mucho sus respuestas. Interpretando su pregunta como una demanda de una explicación más extensa y exhaustiva, empezó a contarle el razonamiento que había detrás de sus decisiones.

Sus razones para no recibir ayuda de más personas, y especialmente de autoridades oficiales de cualquier tipo, eran sencillas de explicar. Cuanta más gente le contara sobre el bucle temporal, mayor sería la posibilidad de que se le escapara algo a la persona equivocada y llevara a Túnica Roja hasta él. A menos que tuvieran algo que realmente necesitara, y que no pudiera conseguir de otra manera, era mejor mantenerlos ignorantes del bucle temporal. A decir verdad, incluso decírselo a Taiven era probablemente un riesgo inútil. Le habló del bucle temporal por la misma razón por la que seguía llevando a Kirielle con él a Cyoria, a pesar de que su hermana pequeña no era más que un enorme lastre y una pérdida de tiempo: quería a alguien conocido con quien hablar y confiar.

Sin embargo, se calló ese último detalle en su explicación a Taiven, pues dudaba que a ella le gustara oírlo. En su lugar, se centró en el hecho de que prácticamente nadie estaría dispuesto a creerle sobre su condición de viajero del tiempo, y que convencerles probablemente llevaría semanas y podría causar fácilmente un gran revuelo. Esto era especialmente cierto en lo que respecta a sus ideas de contactar con el gobierno de la ciudad o las autoridades de la academia. Zach ya había intentado notificarles el bucle temporal y nunca le habían tomado en serio; no había razón para pensar que Zorian tendría más éxito que Zach.

“¿No has dicho que Zach es un poco idiota?” Preguntó Taiven con curiosidad.

“Más o menos.” Dijo Zorian. “Pero en este caso, creo que es mucho más adecuado para la tarea que yo. No hay forma de que yo sea tan confiable para las figuras de autoridad como Zach.”

“Ah, sí, lo de la magia mental natural.” Dijo Taiven.

“Bueno, eso también, pero en realidad estaba pensando en que probablemente nunca sería tan franco y honesto con las cosas como probablemente lo era Zach.” Admitió. “Ocultaría cosas y la gente se daría cuenta y desconfiaría de mí como resultado.”

Taiven le dirigió una mirada larga y escrutadora. “Ni siquiera me estás contando todo, ¿verdad?”

“Te estoy contando casi todo.” Dijo. “Todo lo que creo que es relevante.”

Ella permaneció en silencio y le dirigió una mirada molesta.

“De todos modos.” Dijo rápidamente, buscando cambiar de tema. “Incluso ignorando eso, contactar con las autoridades de Cyoria es una idea particularmente mala porque es obvio que hay alguien alto en la administración que está cooperando con los invasores. A estas alturas estoy casi seguro de que quien lidera el Culto del Dragón de Abajo también tiene un alto cargo en el gobierno de la ciudad -eso explicaría por qué los miembros del culto siguen obteniendo lucrativos contratos de la ciudad y exenciones de todo tipo de regulaciones normales- y tendría sentido que los ibasanos también tuvieran a alguien en su bolsillo.”

“Sigo olvidando esa parte.” Admitió Taiven. “Lo cual es bastante extraño, ahora que lo pienso. Descubrir que una secta loca se ha infiltrado a fondo en el gobierno de nuestra ciudad es, sinceramente, una de las partes más aterradoras de tu historia, pero la parte en la que aparentemente me borrarán de la existencia a finales de este mes como que ahoga todo lo demás.”

Ouch. Ella seguía obsesionada con eso. Hizo todo lo posible para avanzar en la conversación, abordando sus preocupaciones sobre la dispersión de su trabajo.

Sus quejas de que sería mejor para él si eligiera una o dos cosas en las que centrarse realmente tenían mérito. Desgraciadamente, había una razón por la que no lo hacía: durante su estancia en el bucle temporal seguía encontrándose con diversas emergencias, lo que le obligaba a abandonar a menudo los temas o a relegarlos a un segundo plano para dar cabida a la nueva prioridad que acababa de surgirle. La segunda cuestión era básicamente una debilidad personal: sólo podía concentrarse en algo durante un tiempo antes de hartarse completamente de ello y tener que hacer otra cosa. Dado que su objetivo era ser un mago generalista, no lo consideraba un gran problema en el que tuviera que trabajar, pero entendía que un hechicero tan centrado como Taiven se sintiera molesto con él por eso.

“En cuanto a lo de no esforzarse más en la magia de combate, bueno… ya hemos hablado bastante de ese tema, creo. Ya sabes mi opinión al respecto.” Le dijo.

“Sin embargo, sigues viniendo a estas prácticas de todos modos.” Señaló ella. “Sé que he sido un poco insistente al respecto, pero no es que pueda obligarte a venir si decides ponerte firme.”

“Bueno, sí quiero mejorar en ello.” Se encogió de hombros. “No hay razón para rechazar la práctica gratuita. Sólo me gustaría que bajaras el tono un poco.”

“Oh, vamos. ¿De qué tienes miedo?” Se burló Taiven. “¿No eres un gran viajero del tiempo que no puede morir realmente?”

“Tratar la muerte como una molestia podría convertirse fácilmente en un hábito que me mataría de verdad una vez que esté fuera del bucle temporal. A menos que haya una necesidad imperiosa, o alguna oportunidad francamente increíble, me gustaría evitar morir demasiado.” Dijo Zorian. “Además, ¿te das cuenta de que el bucle temporal sólo se reinicia cuando Zach muere, no cuando lo hago yo? Si acabas matándome, tendrás que vivir con las consecuencias hasta el final del mes.”

La mirada que le dirigió le dijo que no, que no se había dado cuenta de eso.

Sí, esa era más bien la Taiven que él conocía.

Murmuró algo sobre florecillas sensibles y luego se apoyó en la fría pared detrás de ellos. Bastante poco saludable, eso.

“Sabes, no tienes que depender de mí para que te ayude con la magia de combate.” Dijo. “Hay bastantes instructores de magia de combate en Cyoria. Con la cantidad de dinero que tienes a tu disposición y la capacidad de seguir gastándolo una y otra vez, podrías recibir instrucción de todos ellos. Puede que la magia de combate no sea una prioridad para ti, pero tenlo en cuenta. Esta es una oportunidad única, y nunca tendrás nada parecido fuera de tu bucle temporal.”

Zorian frunció el ceño. “¿Qué quieres decir?”

“Muchos magos simplemente no te enseñarán si saben que te ha enseñado su rival o competidor.” Le dijo ella. “Es decir, se negarán por principios. Hay mucha diferencia entre enseñar tus trucos personales a un joven mago que está empezando y enseñárselos a un tipo con mucho talento que ha absorbido las enseñanzas de varios magos veteranos. Diablos, algunos magos no querrán tener nada que ver contigo si pareces demasiado competente, y punto. No quieren crear un competidor que les haga sombra y les robe oportunidades lucrativas en el futuro.”

“No te ofendas Taiven, pero Daimen nunca ha tenido problemas para conseguir profesores poderosos.” Dijo Zorian. “En todo caso, el número de personas que querían ser sus mentores aumentaba a medida que su talento era conocido por la gente.”

“No lo dudo.” Dijo ella. “Pero te garantizo que también se le cerraron algunas puertas al mismo tiempo. En tu caso, eso no tiene por qué ser así: no sólo los posibles maestros nunca sabrán quién más te enseñó en el pasado o lo bueno que eres en realidad, sino que también puedes hacer cosas como firmar contratos de aprendizaje sin que realmente te obliguen a nada. Diablos, podrías aceptar algunos tratos de mierda si eso significara conseguir algunos de los secretos más profundos que tiene la gente. Sólo… piénsalo, ¿vale?”

“Lo estoy pensando. He estado pensando en ese tipo de cosas desde el comienzo del bucle temporal. Es sólo que siguen apareciendo asuntos más urgentes que me quitan el tiempo.” Dijo. “Sin embargo, me sorprende que saques el tema. ¿No te molesta? Quiero decir que básicamente estamos hablando de sacar los secretos que esta gente ha pasado su vida reuniendo sin compensarles de ninguna manera.”

“Bueno, sí.” Dijo ella. “Pero siendo realistas, yo lo haría sin pensarlo si estuviera en tu lugar. Y, francamente, también lo harían nueve décimas partes de esos mismos expertos de los que te compadeces. ¿Me estás diciendo en serio que no has estado haciendo algo así todo este tiempo?”

“A veces.” Dijo Zorian. Ilsa ocupaba un lugar destacado en su mente, ya que se había convertido en su aprendiz para conseguir que le enseñara algunas de sus cosas. “Pero he estado guardando una lista mental de gente a la que “debo” de esta manera, y estaba pensando en hacer algo por ellos una vez que salga del bucle temporal. Pero ya es una lista bastante larga, y no sé si podré hacer algo por algunos de ellos…”

“Ugh.” Gruñó ella, apartando la mirada con incomodidad.

“¿Qué?” Preguntó él.

“Eres un tipo muy raro, Zorian.” Se quejó ella. “Puedes ser un idiota egoísta a veces, y luego dices cosas como esa y me doy cuenta de que no te entiendo en absoluto.”

“El sentimiento es mutuo, Taiven.” Le dijo él con una sonrisa.

“¿Qué, que crees que soy una imbécil egoísta o que tú tampoco me entiendes?” Preguntó ella.

“Las dos cosas.” Dijo él. Hombre, realmente se metió en eso…

Ella hizo un sonido de indignación y le dio un ligero empujón.

“También eres violenta.” Añadió.

“Como sea.” Dijo ella, levantándose del banco. “Traeré a Gruñido y a Murmullo a nuestro próximo sparring para que tengas algo de variedad. Creo que también puedo pedir algunos favores a mis antiguos compañeros de clase que también hicieron carreras relacionadas con el combate y hacer que luchen contra ti unas cuantas veces también. Tu hechizo es técnicamente impecable, pero necesitas mejores reflejos de combate.”

Zorian la miró con curiosidad.

“¿Por qué estás siendo tan proactiva con esto?” Le preguntó. “Sé que odias que saque el tema, pero hace sólo unos días odiabas la idea de que te superara en tu propio campo. ¿Por qué has cambiado tan drásticamente de actitud? Ni siquiera crees del todo en la historia del bucle temporal, según tu propia admisión.”

“Porque tu vida está en juego.” Le dijo ella con seriedad. “Eso es lo más importante que he sacado de tu explicación. Si no fuera por eso… bueno, estaría mucho más celosa y amargada por todo esto. Pero no es sólo una ventaja, tienes una gran responsabilidad sobre tus hombros, y alguien está intentando que te maten. A la luz de la posibilidad de que no salgas vivo de esto, todas mis frustraciones parecen tan… insignificantes en comparación.”

Huh… ¿era por eso que ella insistía tanto en que necesitaba trabajar más en sus habilidades de combate?

“No te mueras, ¿de acuerdo?” Dijo ella cuando él no dijo nada durante un rato. “Eres el mejor amigo que tengo.”

Zorian se movió incómodo, sin estar acostumbrado a ese tipo de confesión y desconcertado sobre cómo debía responder a ella. La parte sarcástica y cínica de él sentía que era una confesión bastante triste. No había sido precisamente una persona agradable en sus días anteriores al bucle, y había guardado rencor contra ella desde que se había reído de su confesión de amor. Si la invasión y el bucle temporal nunca hubieran ocurrido, ¿habría superado eso a tiempo para salvar su amistad? ¿O habría seguido alejándola hasta que ella acabara por renunciar a él, sin saber que aparentemente lo consideraba su mejor amigo?

“Intentaré no hacerlo.” Le dijo finalmente. No podía prometer nada. Decirle que definitivamente viviría y que no tenía motivos para preocuparse sería una mentira y ambos lo sabrían. “Dime, Taiven, ¿has pensado en cómo podemos hacer que este bucle temporal funcione en tu beneficio? Ya sabes, como hizo Kael con su alquimia.”

“Bueno, no.” Dijo ella, sacudiendo la cabeza con tristeza. “Es inútil, ¿no? La práctica de la magia de combate requiere habilidades y rutinas que no se pueden transferir a través de notas escritas. ¿Qué podría hacer cualquiera de nosotros para ayudar a la otra Taiven?”

“Sin embargo, podría enseñarle varios ejercicios de conformación y anotar cuáles te funcionan mejor.” Dijo Zorian. “Podría enseñarte los diferentes hechizos de combate que encontré durante los reinicios y anotar cuáles manejas mejor y cuál es la forma más efectiva de entrenarte en ellos. Las lecciones de magia de Kirielle son al menos dos veces más efectivas ahora que cuando intenté enseñarle por primera vez, así que debería ser totalmente trivial crear un programa de entrenamiento que te permita crecer el doble de rápido que sin él.”

“¿Cuántas cosas crees que puedes meter en un mes?” Preguntó Taiven con escepticismo.

“No lo sabremos hasta que lo probemos, ¿verdad?” Replicó Zorian. “Y además, no hay ninguna razón por la que el plan de entrenamiento final tenga que limitarse a un mes. ¿Acaso cada cosa nueva que aprendes tiene que ser un complemento de las cosas que ya dominas?”

“¿No?”

“Ahí lo tienes. Eso significa que podemos dividir un plan de entrenamiento en trozos de un mes y optimizarlos por separado. Podemos conseguir al menos un año de esa manera, especialmente si te ramificas en algunas habilidades de apoyo necesarias que has estado ignorando. Tu falta de habilidades de adivinación se nota mucho en cualquier reinicio en el que decida no acompañarte, por ejemplo.”

Taiven parecía desgarrada. Estaba claramente entusiasmada con la idea pero al mismo tiempo se sentía… ¿culpable por ello?

“No sé…” Dijo. “Eso suena a que te lleva mucho tiempo, y realmente no sacas nada en claro. Tú mismo has dicho que ya tienes demasiadas cosas que compiten por tu atención.”

Ella tenía razón, por supuesto. Sin embargo, le debía algo por toda la ayuda que le había prestado en el pasado, y esta parecía una forma perfecta de devolvérselo. Encontraría el tiempo si pudiera. Tal vez no mucho tiempo, pero aún así.

“De todos modos, iba a buscar ejercicios de formación relacionados con la magia de combate.” Dijo. “En realidad, podría ser una mejor idea repasarlos junto a ti que estudiarlos solo. Tú sabrías cuáles son más útiles mejor que yo. Y además, quién dice que tengo que revolotear a tu alrededor todo el tiempo; estoy seguro de que puedes hacer muchas pruebas tú misma y luego escribir un cuaderno para que yo lo transfiera al siguiente reinicio, como está haciendo Kael. O simplemente contarme lo que has descubierto cara a cara antes del festival de verano.”

No hizo falta mucho para convencer a Taiven de que aceptara la idea. En cierto modo, era lo que le había pedido cuando perdió la compostura: que “le enseñara a hacer trampas también”. Prometió traer una primera tanda de hechizos y ejercicios de conformación mañana en su próximo sparring y luego se marchó para ocuparse de otras obligaciones.

Se preguntó cuánto tiempo tardaría ella en darse cuenta de que había aceptado pasar día tras día haciendo ejercicios de conformación. Tendría que practicar su imitación de Xvim para mañana.

* * *

En las ruinas del asentamiento subterráneo bajo Cyoria, Zorian esperaba pacientemente a que la Memoria de las Sublimes Glorias terminara de sondear la memoria del mago ibasano que había capturado y llevado ante ella para interrogarlo. Se había aventurado en las profundidades del subsuelo controlado por los invasores para atrapar a este hombre, y tuvo la suerte de tropezar con uno de los líderes de rango medio de la fuerza invasora, por lo que tenía grandes esperanzas en el resultado de la inmersión de memoria de Sublime Glories.

Mientras tanto, seguía flotando sobre el suelo de la caverna, no muy lejos de la aranea y su víctima, manteniéndose en alto con el ejercicio de levitación personal. En su mano izquierda sujetaba una de varias piedras pequeñas, que seguía desintegrando en polvo de forma similar a la de la estructura. Hacía mucho tiempo que dominaba ambos ejercicios de conformación, pero los leves efectos de perturbación presentes a estas alturas bajo tierra los convertían en un leve desafío y, por tanto, en una agradable forma de pasar el tiempo.

Obviamente, no le había contado a Memoria de Sublimes Glorias nada sobre los viajes en el tiempo, así que no le sorprendió que su informe no mencionara nada remotamente relacionado con eso. Aun así, descubrió muchas cosas de interés.

[Los ibasanos te tienen miedo] Dijo la Memoria de las Sublimes Glorias. [Bueno, no tú personalmente, pero las naciones humanas de este continente son una fuente de preocupación constante para ellos. La revolución tecnológica que estan experimentando no ha arraigado en su isla, y temen que poco a poco se vuelvan impotentes e irrelevantes con el paso del tiempo. Dado que sus naciones han pasado recientemente por varias rondas de guerras autodestructivas y una epidemia mortal, y están en su momento de mayor desunión en mucho tiempo, muchos ibasanos sienten que el momento de atacarlos es ahora. Ha habido mucha agitación para lanzar algún tipo de invasión, pero al parecer también hay una facción influyente que piensa que tal invasión sería un completo suicidio y aboga por intentar reabrir los vínculos diplomáticos con el continente. En vista de ello, este ataque parece tener dos objetivos principales. El primero es hacer que esta nación parezca débil ante los demás, haciendo así que cualquier posible invasión por parte de Ulquaan Ibasa parezca más atractiva para sus parientes menos belicosos en su país. Esta percepción de debilidad también podría desencadenar otra guerra continental que debilitaría aún más a todos los habitantes del continente. El segundo objetivo es destruir cualquier posibilidad de paz oficial entre Ulquaan Ibasa y Eldemar, haciendo así insostenible la posición de la facción de la reconciliación].

[¿No tienen miedo de que Eldemar responda al ataque invadiendo directamente Ulquaan Ibasa?] Preguntó Zorian.

[Ulquaan Ibasa es remota e inhóspita, y Eldemar tiene rivales continentales de los que preocuparse] Dijo Memoria de las Sublimes Glorias. [Esperan una respuesta, pero nada sustancial. Una serie de incursiones como mucho].

Zorian no estaba tan seguro de eso. Eldemar llevaba un tiempo prosperando, y el gobierno era bastante orgulloso y agresivo. No le extrañaría que la realeza actual y el Consejo Noble lanzaran una invasión a gran escala de Ulquaan Ibasa por puro principio, sin importar los costes. Sobre todo porque los ibasanos estaban aislados diplomáticamente y no formaban parte de la bizantina red de alianzas que impedía a los Estados escindidos más grandes atacar simplemente a los más pequeños y absorberlos por la fuerza de las armas.

Sin embargo, a medida que la aranea continuaba con sus descubrimientos, se hizo evidente que los ibasanos no se habían limitado a confiar en una esperanza vacía para disuadir una invasión de este tipo. En algún momento cerca del comienzo del mes, justo antes del inicio del bucle temporal, los ibasanos habían logrado invadir el Fuerte Oroklo sin alertar a Eldemar de que había cambiado de manos.

Situado en una pequeña isla al noreste de Eldemar y bautizado con el nombre del general que había derrotado al ejército de Quatach-Ichl al final de la Guerra de los Nigromantes, el Fuerte Oroklo era una pequeña pero importante instalación que cumplía la doble función de ser una estación de vigilancia para vigilar a Ulquaan Ibasa y una base de suministros para las patrullas navales de Eldemar. Al parecer, los ibasanos lo llamaban “Fuerte Daga”, porque lo consideraban un cuchillo que les apuntaba directamente a la garganta. Mientras Eldemar mantuviera el Fuerte Oroklo, disponía de un punto de apoyo perfecto para cualquier asalto o invasión a Ulquaan Ibasa.

Antes de que Eldemar pudiera lanzar un ataque contra Ulquaan Ibasa, primero tenía que recuperar el Fuerte Oroklo, una fortaleza fuertemente protegida situada en una excelente posición defensiva.

[Algo de esto no tiene ningún sentido] Se quejó Zorian. [Según tú, los ibasanos están transportando sus fuerzas directamente desde Ulquaan Ibasa al Fuerte Oroklo, luego desde el Fuerte Oroklo a algún punto desconocido en las Tierras Altas de Sarokia, y luego desde allí hasta debajo de Cyoria].

[Sí, ¿qué hay de eso?]

[No son suficientes paradas para una cadena de teletransporte efectiva] Dijo Zorian. [¿Sólo dos puntos de parada para un viaje de tal distancia, con el punto de destino final en las profundidades de la tierra? Es imposible que eso sea lo que está ocurriendo. Si estuvieran enviando cartas o pequeños paquetes tal vez, pero de ninguna manera se podría transportar un ejército así. Incluso si Quatach-Ichl es el mejor teletransportador de masas de todo el maldito mundo, los costes de maná para saltos tan largos serían completamente impracticables a esa escala].

Hay que admitir que un número tan reducido de paradas explicaría en gran medida cómo pudieron transportar semejante ejército a través del territorio Eldemar sin ser descubiertos por los eldemar, pero…

[No se están teletransportando de la forma en que hemos visto que lo haces] Señaló la Memoria de las Sublimes Glorias. [Están usando algún tipo de construcción de piedra para abrir un pasaje dimensional entre dos puntos. Como una puerta a otra tierra].

¿Qué?

[¿Puede describir esa “puerta” con más detalle, por favor?] Preguntó Zorian, frunciendo el ceño.

En lugar de responder con palabras, la aranea proyectó en su mente una imagen de dicha “puerta” que había robado de la mente del hombre.

No era un arco de piedra como esperaba, sino un conjunto de “barras” de piedra dispuestas en forma de un gran icosaedro esquelético. Suspendida en medio de esta extraña construcción geométrica, como una ventana cortada en el propio aire, estaba la puerta dimensional. A primera vista parecía circular, con los bordes marcados por un contorno deformado y borroso que parecía como si alguien hubiera pasado un dedo por una pintura húmeda y hubiera emborronado todos los colores. Sin embargo, cuando la aranea giró la imagen, se hizo evidente que la puerta parecía circular, independientemente de la dirección desde la que se viera. Era esférica.

Bueno… supuso que eso aclaraba algunas cosas. El hechizo de la puerta era prácticamente la cúspide de la magia dimensional, y requería mucho maná y una gran habilidad para conseguirlo, pero los invasores tenían a un antiguo liche de su lado. Si alguien podía abrir una puerta casualmente, sería Quatach-Ichl.

Pero…

[Se inspiraron en artefactos antiguos llamados puertas Bakora] Añadió la aranea. [Aunque no pudieron averiguar cómo funcionan las puertas Bakora o cómo activarlas, se dieron cuenta de que la cosa del ‘icosaedro’ que las rodea está pensada para estabilizar el paso dimensional y hacer que dure indefinidamente. O, al menos, mientras se le siga suministrando suficiente maná. Así que hicieron su propia versión de ello].

[Espera, ¿estás diciendo que esa cosa de ahí abajo está constantemente activa?] Preguntó Zorian con incredulidad.

[Según nuestro prisionero, sí] Dijo la aranea. [Hasta donde él sabe, la puerta nunca se cierra].

Dioses, un pasaje dimensional permanente como ese… no es de extrañar que los invasores pudieran llevar una fuerza tan grande bajo la ciudad y seguir abasteciéndola. Lanzó un montón de preguntas adicionales sobre cómo se había fabricado la imitación de la puerta de Bakora, cuáles eran sus limitaciones y demás, pero descubrió que su cautivo no tenía ni idea de ninguna de esas cosas. Era poco probable que alguien, excepto los líderes de la invasión, supiera esas cosas, y posiblemente nadie excepto Quatach-Ichl, que parecía estar a cargo del mantenimiento de las puertas.

Es molesto. Sin embargo, el hecho de que la invasión se abasteciera de puertas dimensionales permanentemente activas ofrecía ciertas oportunidades. Por ejemplo, significaba que si conseguía capturar las puertas con la suficiente rapidez, podría acceder directamente al corazón de las operaciones de Ibasan, quizás incluso a la propia Ulquaan Ibasa. Destruir la puerta de su base principal sin duda paralizaría por completo la invasión planeada, a menos que fuera fácil construir una nueva puerta, cosa que dudaba. Por último, abría la posibilidad de robar el diseño a quien lo hubiera fabricado, algo que definitivamente quería hacer si era posible.

Esperaba que el diseño no estuviera en manos exclusivas de Quatach-Ichl o que funcionara con las almas de los niños o algo parecido, porque era una pieza de magia increíble.

[¿Qué hay de la instalación de investigación de la que te he hablado?] Preguntó Zorian.

[Nada que no sepas ya] Le dijo Memoria de las Sublimes Glorias. [Francamente, creo que vas por el camino equivocado. ¿Dices que las anteriores aranea descubrieron algo importante sobre esa instalación? Pues no creo que lo hicieran leyendo la mente de los invasores ibasanos. Es cierto que no puedo asegurarlo sin tener acceso a algunos de sus líderes, pero parece que no saben ni les importa lo que hay ahí abajo. Excepto el lich, y como ambos sabemos, nunca lograrían leer la mente de esa cosa].

[Bueno, está claro que obtuvieron información sobre ella de alguien] Dijo Zorian.

[Sí, bueno, es una instalación del gobierno. Es lógico que alguien del gobierno sepa lo que hacen allí. Lo más probable es que si quieres averiguar sobre la instalación a través de los mismos métodos que utilizó la red anterior, vas a tener que apuntar a cualquier funcionario del gobierno al que esa instalación esté informando].

Ese… era un buen punto. No le cabía duda de que Lanza de la Resolución atacaría a un funcionario de la ciudad sin la menor duda si creía que tenía respuestas a sus preguntas y sentía que podía salirse con la suya. Y definitivamente podría salirse con la suya, ya que sabía que estaba atrapada en un bucle temporal y ninguna de las consecuencias importaría más allá de cierto punto.

[Un punto válido, pero abstengámonos de enemistarnos con el gobierno de la ciudad por ahora] Dijo.

[Por mí, más que bien] Respondió la aranea.

Habiendo agotado todos los temas que a Zorian se le ocurrían, se despidieron y acordaron reunirse al día siguiente para sus habituales lecciones de magia mental.

* * *

Pasaron las semanas, y aunque no hizo ningún avance increíble, sus diversos proyectos siguieron avanzando lentamente. Absorbió todo lo que la Memoria de las Sublimes Glorias podía enseñarle sobre la creación y el refuerzo de paquetes de memoria, practicó obedientemente lo que los otros dos Sabios de Filigrana tenían que enseñarle, recorrió la biblioteca de la academia en busca de interesantes ejercicios de modelado tanto para él como para Taiven, construyó no menos de tres gólems diferentes con Edwin, y aprendió un gran número de hechizos de los libros que él y los Sabios de Filigrana habían encontrado en el tesoro subterráneo.

Los más interesantes de estos nuevos hechizos eran un par de variantes de teletransporte muy ilegales que podían atravesar las barreras de teletransporte más débiles. Si lograba dominarlos, obtendría un gran impulso de movilidad dentro de la ciudad. Es cierto que es posible que las autoridades de la ciudad puedan detectar si alguien está eludiendo la red de teletransporte de la ciudad de esa manera, pero incluso si pudieran hacerlo, esos hechizos seguirían siendo increíblemente útiles durante la invasión real, cuando estarían demasiado ocupados con otras cosas para ocuparse de él.

Ah, y también se reunió con Raynie un par de veces. Le dio mucha información sobre el clima político actual entre las tribus de metamorfos y su historia, lo cual era bastante interesante pero probablemente no era realmente importante para nada. Sin embargo, las reuniones eran una agradable distracción, así que no le importaba que no estuviera aprendiendo realmente nada.

“Hay algo sobre lo que tengo curiosidad en lo que respecta a la magia de los metamorfos.” Dijo Zorian. “Me disculpo de antemano si te estoy pidiendo que reveles algún tipo de secreto tribal, pero ¿cuál es exactamente la gran ventaja de ser un metamorfo frente a usar simplemente una poción o un ritual para asumir una forma animal? Sé que los metamorfos pueden prescindir de los componentes materiales que de otro modo se necesitarían para hacer un caparazón de transformación y que puedes hacer una transformación parcial para acceder a los sentidos y otros rasgos de tus formas alternativas, pero eso parece un poco decepcionante, teniendo en cuenta todo…”

“Bueno, hay que recordar que los metamorfos proceden de una época diferente, en la que otros métodos de transformación estaban mucho menos desarrollados y eran menos comunes que ahora.” Dijo Raynie. “Pero hay algunas cosas que se te escapan. La transformación es mucho más rápida y segura que cualquier cosa que puedas cocinar con tus habilidades de alquimia, y automáticamente obtienes instintos que acompañan a tu nueva forma. Un mago normal que se transforme en un animal tendrá grandes problemas para moverse en su nuevo cuerpo e incluso para interpretar los sentidos del animal si son demasiado diferentes a los que los humanos están acostumbrados. Un metamorfo puede entender de forma innata cómo funciona su forma alternativa, así que no hace falta mucho para que los metamorfos de pájaros aprendan a volar con la misma facilidad que las aves o para que los metamorfos de lobos entiendan realmente lo que sus narices mejoradas les dicen.”

“Ah.” Dijo Zorian comprendiendo, recordando lo mal que volaba mientras estaba transformado en águila, incluso después de pasar varias sesiones practicando su vuelo. “Sí, eso parece una gran mejora respecto a una poción de transformación.”

“También hay que tener en cuenta el factor del sigilo, como pueden atestiguar tus amigos metamorfos de gato.” Continuó Raynie. “Es mucho más fácil usar magias de transformación de forma encubierta cuando puedes transformarte a voluntad, cuando quieras, en la medida que quieras, sin necesidad de movimientos extraños ni ayudas materiales. Y ya que estamos en el tema de tus amigos felinos, déjame preguntarte algo por lo que he sentido cierta curiosidad. ¿Sabías todo esto de los metamorfos antes de conocerlos, o sólo investigaste el tema porque empezaste a salir con ellos?”

“Ya sabía de los metamorfos desde hace tiempo cuando los conocí.” Dijo Zorian. Era cierto, en cierto modo. “Estaba buscando ayuda para algo y acudí a Vani para que me aconsejara. De hecho, me aconsejó que te buscara a ti.”

“¿A mí?” Preguntó incrédula. Frunció el ceño. “¿O te refieres a los metamorfos en general?”

“A ambos. Pero te recomendó por tu nombre.” Dijo Zorian.

“¿Oh?” Se inclinó hacia delante en su asiento, curiosa. “¿Y en qué podría ayudarte exactamente?”

“No importa.” Dijo Zorian, negando con la cabeza. “Ya he conseguido ayuda en otra parte, y otros me han dicho que no podrías haberme ayudado de todos modos.”

“Oh, vamos.” Resopló ella. “Eso es sólo una burla. No puedes decir algo así y luego decir que no importa. O me lo dices o le envío una carta a Vani, preguntándole para qué te envió a mí.”

Ugh. No creía que hablara en serio, pero si lo hacía eso podría llevar fácilmente a preguntas incómodas sobre por qué Vani no recuerda haber hablado nunca con Zorian en el pasado. Realmente tenía que aprender a cuidar mejor su lengua; se estaba volviendo tan malo como Zach.

“Es algo muy personal, así que te agradecería que dejaras el asunto en paz, ¿vale?” Zorian suspiró. “La historia corta es que tuve la desgracia de terminar en el extremo receptor de un hechizo nigromántico y tuve un pedazo de alma extranjera empalmada con la mía. Quería respuestas sobre lo que me había pasado exactamente, y Vani me sugirió que me acercara a tu tribu en busca de ayuda. Pero como no tenía ni idea de cómo encontrarlos, te nombró a ti como posible contacto.”

“Ah, eso es… más serio de lo que pensaba.” Dijo ella. “Siento haberme entrometido. ¿Estás…?”

“Estoy bien.” Dijo Zorian, haciéndole un gesto para que no siguiera. “No te preocupes. Encontré un buen sacerdote que me ayudó a aprender a sentir y proteger mi alma, así que no debería haber más incidentes como ese.”

“Ya veo. Eso es bueno.” Dijo ella. Miró a un lado durante unos segundos, considerando algo, antes de volver a centrarse en él. “¿Así que al menos sacaste alguna buena habilidad de todo el asunto?”

“No estoy… seguro.” Dijo Zorian con evasivas. “Todavía no estoy seguro de qué es exactamente la nueva adición a mi alma o qué hace.”

“¿De verdad?” Frunció el ceño. “¿Pero no dijiste que habías aprendido a sentir tu alma?

“Sí, ¿y?”

“Entonces, ¿por qué no te centras en la parte empalmada durante un tiempo e intentas averiguar qué es? Parece importante saberlo. Sé que probablemente quieras olvidarte de lo que sea que te haya pasado, pero como metamorfo puedo decirte que es muy poco saludable ignorar partes de tu alma porque ellas no te ignorarán a ti.”

“Espera, ¿cómo podría sentir una parte de mi alma?” Zorian frunció el ceño. “Eso no era parte de la lección que recibí del sacerdote.”

Raynie abrió la boca para decir algo antes de cerrarla rápidamente. Permaneció en silencio durante un rato, considerando algo.

“Sabes.” Dijo finalmente. “No estoy segura de que alguien que no sea un metamorfo quiera sentir partes específicas de su alma. No es necesario, probablemente. A menos que pretendan modificarla de alguna manera, y eso suele ser una mala idea. Y tampoco es algo que haría un sacerdote, a menos que sea un sacerdote muy herético. Así que tu maestro probablemente ni siquiera sabía que se podía hacer.”

“Oh.” Dijo Zorian sin ganas.

“¿Quieres que te enseñe a hacerlo?” Preguntó Raynie.

“¿Qué?” Preguntó Zorian. “¿De verdad? ¿No son los metamorfos muy reservados con su magia?”

“¿No?” Dijo Raynie con incertidumbre. “Al menos no sobre cosas como esta. Son cosas sencillas, todos los metamorfos aprenden a hacerlo de pequeños. Tienen que hacerlo si quieren hacer uso de sus habilidades adecuadamente. No veo nada malo en enseñarte a hacerlo si estás dispuesto, y en cierto modo siento que te lo debo por toda la ayuda que me has dado durante las sesiones de práctica que organizaste.”

Huh, ¿algo bueno salió de ese sumidero de tiempo? Este reinicio estaba lleno de sorpresas.

“Bueno, estoy dispuesto.” Se encogió de hombros. “Di la hora y el lugar.”

No tenía muchas esperanzas de que una técnica diseñada para percibir una parte de tu alma le diera algo particularmente sustancial sobre su marcador de alma, pero no estaba de más intentarlo y ver si conducía a algo.

Por lo menos, Raynie daba a entender que era algo sencillo de aprender, así que no debería convertirse en otra cosa que compitiera por su tiempo.

* * *

Resultó que el método para percibir partes de tu alma era bastante sencillo cuando alguien te lo indicaba. Bueno, siempre que uno se haya tomado la molestia de desarrollar un sentido del alma personal de antemano. Los resultados que obtuvo al utilizarlo para inspeccionar su alma fueron… mejores de lo que esperaba. Realmente podía sentir su marcador y la forma en que estaba entretejido en su alma, pero a diferencia de los metamorfos, no obtenía ninguna comprensión instintiva de su función y de cómo utilizarlo (si es que realmente podía ser utilizado por el que estaba estampado). Lo cual tenía sentido, teniendo en cuenta que no era en realidad una parte de su alma como lo era la forma alternativa de un metamorfo.

La propia Raynie pareció no inmutarse por el fracaso parcial y le dijo que siguiera intentándolo durante un tiempo. Por lo general, los metamorfos tardaban meses en comprender la forma en que las diferentes partes de su alma interactuaban entre sí, y aunque dudaba de que su caso lo hiciera tan complejo como el de un metamorfo, creía que era demasiado pronto para rendirse después de un solo día o dos.

Era justo. Supuso que podría reservar una o dos horas cada fin de semana y ver si eso llevaba a alguna parte.

Mientras tanto, se acercaba el día del festival de verano y Zorian se consumía con los preparativos para el final del reinicio. Esta vez, tenía algo un poco más ambicioso que quería probar.

Iba a intentar infiltrarse en la base principal de Ibasan durante la invasión y atravesar la puerta dimensional para ver a dónde conducía. Y luego, con suerte, encontrar a alguien nuevo y más interesante para interrogar al otro lado.

 

Cus02: Ah si, este es un mensaje importante para los lectores, la novela sera dropeada…. Na, es mentira, necesito su ayuda con una bibliografía creo q se dice, es una lista con los personajes de la serie para hacer un apartado y recordar a la mayoria. Por el momento pensabamos iniciar con los de clase.

 Tenemos a estos

Raynie la cambiaformas
El tipo del Golem no recuerdo si era Edwin
El otro que es atlético y el mejor amigo de Edwin.
Un aleatorio de aspecto sombrío que se unió a ellos en la práctica de lucha.
El chico con el dragón
El fanático de las arañas
Akoja, el presidente de la clase
Kael el Morlok
y Benisek su mejor amigo chismoso
creo que no recuerdo otro de ahi
Aparte de Zach xD
La mejor amiga de Raynie.

Si alguien tiene los nombres de estos personajes, se les agradece q lo dejaran en los comentarios para poder hacer un apartado con todos los personajes de la serie, o en nuestro Discord, bueno, me despido, sigo editando.