MOL Capítulo 105

0

Capítulo 105: Yo gano (II)

Era Jornak Dokochin, un humilde abogado de Cyoria, el verdadero heredero de la Casa Denen, y el último superviviente del bucle del tiempo…

…y había ganado.

El camino había sido largo y difícil. Todavía recordaba aquel fatídico día en que se dio cuenta de que Zach era un viajero del tiempo. El chico había estado haciendo una escena tras otra por la ciudad, haciendo declaraciones “sin sentido” a los periódicos y a todo el que quisiera escuchar, sin decir nunca abiertamente lo que era, pero insinuándolo. Muy poca gente le había tomado en serio. A decir verdad, Jornak tampoco lo había hecho, hasta que el chico se le acercó un día y le pidió que le ayudara a descifrar unos documentos legales que había “encontrado en el salón”.

Los documentos dejaron a Jornak boquiabierto. No porque su contenido fuera tan impactante, sino por lo que implicaban. Las personas a las que implicaban en los delitos eran tan influyentes y estaban tan bien situadas, y las pruebas eran tan condenatorias, que Jornak simplemente sabía que Zach debía haberlas robado a las mismas personas mencionadas en los documentos.

Jornak sabía exactamente lo difícil que era esa hazaña. Después de que los corruptos tribunales eldemonianos le arrebataran la herencia de la Casa Denen, había llegado a comprender que la verdad y la letra de la ley eran casi totalmente intrascendentes frente al dinero, las conexiones y el estatus social. Se convirtió en un miembro encubierto del Culto del Dragón del Mundo y se codeó con mucha gente poderosa. Llegó a conocer las corrientes más oscuras de la sociedad de Eldemar, y sabía lo que se necesitaba para adquirir este tipo de información sobre alguien.

Ninguna cantidad de dinero podría comprar algo así, así que ¿cómo podría Zach haber adquirido estos documentos? Jornak había agonizado sobre esta cuestión durante días, diseccionando cada una de las declaraciones que Zach había hecho, sin importar lo insignificantes o absurdas que fueran, y finalmente se le ocurrió una idea descabellada. La idea más loca, posiblemente. Confrontó a Zach con ella, y… el chico se limitó a reírse y admitirlo con facilidad.

Sí, era un viajero del tiempo. De hecho, había vivido ese mes muchas, muchas veces, y habían hablado antes.

Jornak le creyó. Quería creerle. Su vida había sido bastante monótona y frustrante durante varios años hasta ese momento. Su carrera no iba a ninguna parte, a pesar de sus intentos de establecer contactos y aumentar su posición social. No tenía éxito en el amor. Su familia hacía tiempo que había muerto. La herencia de la Casa Denen, su mejor oportunidad de alcanzar la grandeza, le fue robada. Su juventud estaba casi agotada, y sentía que no iba a ninguna parte. Puede que esto de los viajes en el tiempo en bucle fuera una completa locura, pero Jornak estaba dispuesto a arriesgarse.

Los dos se hicieron rápidamente amigos. Zach explicó que había encontrado a Jornak porque se había hecho amigo de Veyers en uno de los reinicios, y el chico le había presentado a su amigo abogado. La historia de Zach sobre su cuidador vendiendo propiedades de Noveda por calderilla a sus amigos y luego desviando la mayor parte del dinero a sus bolsillos fascinó a Jornak casi tanto como la propia historia del viaje en el tiempo.

No fue el único que se dio cuenta de que Zach era un viajero del tiempo. Zach había hecho mucho ruido durante ese reinicio en particular, repartiendo pistas a varias personas a las que apreciaba, y varias de ellas habían llegado a la misma conclusión que él. Zach también estaba saliendo con no menos de dos mujeres en ese momento -ambas conscientes de la otra y bien con ella- y les había dicho abiertamente la verdad mucho antes de que Jornak lo conociera. Era… un grupo fascinante. Había hecho muchos amigos nuevos ese mes.

Sin embargo, había una sombra que se cernía sobre todo el asunto, y que se hacía más fría y evidente con cada día que pasaba. Zach Noveda no era el mago que inventó el viaje en el tiempo, sino simplemente una hoja atrapada en la tormenta. La mecánica del bucle temporal era despiadada, y pronto atacaría.

A medida que se acercaba el final del mes, algunas personas del grupo estaban cada vez más preocupadas. Jornak era uno de ellos. Durante una noche en la que estaban solos, y Zach había bebido un poco más de la cuenta, le confesó a Jornak que acabaría dejando de relacionarse con él por completo. Ya le había pasado varias veces en el pasado: Zach llegaba a conocer a alguien, se relacionaba con él una y otra vez, se apegaba emocionalmente a él y luego decidía que era demasiado doloroso estar cerca de él en el futuro.

La confesión sacudió a Jornak hasta el fondo. No estaba seguro de por qué. En realidad, no recordaría nada pronto, así que ¿por qué importaba que Zach le sustituyera por otra persona en uno de los futuros reinicios? No debería haber importado, pero lo hizo. Cada vez estaba más desesperado, sondeando constantemente a Zach para que le diera alguna idea sobre cómo seguir existiendo una vez terminado el mes. Reclutó a los otros miembros del grupo de Zach en sus esfuerzos, y finalmente lograron forzar una admisión fuera de él.

Había una manera. Un artefacto divino, en poder de un lich, que podía conferir a una persona el estatus de viajero temporal. Sólo sería para seis reinicios, y Zach explicó una y otra vez por qué no quería hacerlo, por qué era una mala idea, etc. No importaba, ni a Jornak ni a los demás. Seis meses era mejor que nada.

Probablemente, Jornak sospechaba que fueron los dos amantes los que hicieron la mayor parte del trabajo de convencer a Zach para que accediera a su petición. Aun así, fue él quien organizó todo el esfuerzo y estaba muy orgulloso de ello. Los siguientes seis meses fueron una gran época, posiblemente la más feliz de la vida de Jornak. No tenía intención de traicionar a Zach en ese momento, en absoluto: el chico era su mejor amigo, y Jornak tenía toda la intención de ayudarle en todo lo que pudiera.

Pero, por desgracia, habían pasado seis reinicios. El segundo plazo empezaba a acercarse. Los ánimos se caldearon. La gente empezó a pedirle a Zach una forma de prolongar su estatus de bucle temporal, horrorizados porque estaban a punto de perder todo lo que habían conseguido durante estos últimos seis meses. El estado de ánimo de Zach empeoró continuamente, tanto por la angustia de que las personas con las que había pasado los últimos seis meses estuvieran a punto de perderse, como por el hecho de que le estuvieran dando problemas constantemente con una solución que no existía. Que él no podía proporcionar.

La amistad de Jornak con Zach también empezó a deteriorarse gradualmente a medida que se acercaba el final. Jornak estaba mucho más interesado en la política del Estado y en lo que ocurría a puerta cerrada de la élite de su nación. Había llegado a saber mucho, y cada vez estaba más disgustado con ellos de lo que nunca había estado. Hablaba con Zach a menudo de estos temas, pero el chico era sólo un adolescente en el fondo, y su perspectiva era estrecha e ingenua. Simplemente quería vengarse de su cuidador, empezar a reconstruir su Casa y divertirse. No apreciaba los conocimientos que Jornak había reunido minuciosamente, y sus métodos le parecían inmorales y perturbadores. A medida que se acercaba el final de su estatus temporal de viajero, se enfrentaban cada vez con más frecuencia, y Jornak cometió el error de decirle a Zach exactamente lo que haría si estuviera en su lugar. La mirada que Zach le dirigió cuando dejó de hablar… Jornak siempre lo recordaría…

Finalmente, Zach convocó una reunión de grupo. Juró una y otra vez que no ocultaba ningún método para prolongar su bucle, y que no podía hacer nada. Les prometió que los convertiría a todos en viajeros temporales de nuevo tan pronto como pudiera.

También prometió en privado a Jornak que le proporcionaría a su futuro viajero todo el trabajo que había hecho en esos seis reinicios, pero Jornak no le creyó. El chico ni siquiera había leído los dos últimos informes que le entregó Jornak, y mucho menos los había memorizado. Aunque quisiera entregar al futuro Jornak el fruto de su trabajo, ¿cómo iba a hacerlo? Por no hablar de que probablemente ni siquiera quería hacerlo. Dudaba de que Zach le hiciera siquiera un viajero temporal en el futuro. Recordó que Zach había admitido que acababa dejando de lado a la gente de su círculo social después de interactuar con ellos durante unos cuantos reinicios. Recordó la mirada que Zach le había lanzado no hacía mucho tiempo. Y decidió que tenía que hacer algo.

Nunca había planeado traicionar a Zach. Había querido trabajar con él. Ayudarle. Cuando uno lo pensaba realmente, era Zach el que le había traicionado.

El propio Jornak no era un hombre poderoso. Su aptitud mágica era totalmente media, y ni siquiera el bucle temporal podía cambiar eso. Pero algunos de los miembros del grupo del bucle eran mágicamente poderosos, y sus habilidades sólo habían mejorado gracias a la voluntad de Zach de ayudarles a crecer. Conseguir que se pusieran de su lado era complicado, pero no demasiado difícil. La desesperación hacía que la gente hiciera cosas antes impensables. Ponerse en contacto con Quatach-Ichl y organizar una reunión con él sin que lo mataran inmediatamente había sido difícil, pero no tanto como había temido. A partir de ese momento, todo se puso en su sitio.

Al final, ese camino le había conducido hasta aquí: atrapado en una batalla mortal contra el que fue su mejor amigo y compañero de viaje en el tiempo: Zach.

Tenía que admitir que había estado bastante preocupado durante un tiempo. La habilidad que había obtenido de Panaxeth no era tan efectiva como pensaba. ¿No se suponía que los primordiales estaban al nivel de los dioses? Esperaba más de la magia primordial, para ser sincero. Para salir de esa prisión debería haberse necesitado algún tipo de magia avanzada y especializada, pero Zach ya tenía en su arsenal un hechizo apropiado para romperla.

Entonces, cuando fueron arrastrados de vuelta a Cyoria propiamente dicha, fue justo a tiempo para ver cómo Zorian desterraba a Quatach-Ichl de vuelta a su filacteria con la ayuda de una… ¿flor? Reconoció vagamente que era un crisantemo de alma. Qué criatura mágica tan oscura. En cualquier caso, tenía dos opiniones al respecto. Por un lado, necesitaba al antiguo lich para ganar esto. Por otro lado, era satisfactorio ver que el bastardo de corazón negro por fin era derribado. Y además, todavía tenía el dragón m…

Oganj se fue. ¡Se llevó la corona y el orbe, y se fue sin más! Increíble. Jornak le había dado tanto por su ayuda como pago anticipado -materiales, mapas, registros de la magia dracónica que los humanos habían tomado de otros magos dragón, todo-, pero aun así Oganj eligió cambiar de bando a cambio de dos malditos artefactos divinos.

Una amargura familiar brotó del fondo de su mente. Todo el mundo le traicionaba siempre. Estaba harto de todo.

Todavía no creía que la situación fuera desesperada. Comenzó la invasión un día antes de la fecha límite para liberar a Panaxeth, así que tenía algo de tiempo para otro intento. Activaría todas sus contingencias y sumiría al país en el caos. Activaría todas las bombas espectro restantes en otras ciudades -se negaba a creer que sus enemigos tuvieran suficientes contramedidas para desactivarlas todas, o que hubieran conseguido siquiera localizarlas todas. Asesinaría a personas y controlaría mentalmente a individuos críticos para que iniciaran hostilidades con todos los países cercanos. Haría que la policía y el ejército de Eldemar los atacaran a ellos, a sus aliados, a sus amigos y a su familia. Descendería directamente al Agujero y atraería a los monstruos que acechan en la capa más profunda de la mazmorra de vuelta a la superficie para causar estragos en ella hasta que la ciudad no fuera más que ruinas…

No era lo óptimo. Quería gobernar este país y mejorarlo, no ponerlo de rodillas. Sin embargo, tenía que estar vivo para mejorar las cosas, y sus oponentes le habían forzado. Si éste era el único camino que le dejaban, no lo dudaría. Estaba…

De repente, aquel otro viajero, Zorian Kazinski, se teletransportó junto a ellos e inmediatamente se precipitó hacia ellos.

Zorian… Jornak se arrepentía mucho de lo ocurrido con el chico. No debería haber entrado en pánico y haber huido del bucle temporal cuando se dio cuenta de que había otros viajeros del tiempo aparte de él y Zach, pero en ese momento tenía mucho sentido. La información que había obtenido de la aranea decía que había una pequeña legión de ellos, lo cual… era totalmente posible. Si Zach quería y tenía la corona, podría haber convertido a toda la ciudad en viajeros temporales. ¿Y si Panaxeth decidió que algunos de ellos serían mejores campeones que él? Y si Zach estaba creando tantos viajeros, probablemente conocía la Puerta del Soberano y cómo salir del bucle temporal. No podía jugar y arriesgar las cosas. Lo más seguro era salir cuanto antes.

Resultó que sólo había un viajero más, y no había entrado por las acciones de Zach. Había entrado por un extraño error en el sistema de bucles temporales. Jornak no podía ni siquiera empezar a describir los celos que sintió por el chico cuando se enteró de eso. Tuvo que pasar por tantos problemas para seguir existiendo, ¿y este chico consiguió todo eso y más por un simple golpe de suerte? El mundo es a veces tan injusto.

Pero no importaba, esto era perfecto. No sabía qué había poseído al chico para acercarse a él de repente, pero no iba a desperdiciar una oportunidad de oro como ésta. Sacó la daga imperial de su cinturón con un movimiento suave y practicado, su peso y su forma le resultaban familiares y reconfortantes en la mano. La daga había sido durante mucho tiempo su compañera más antigua y fiable, y si podía, siempre la recuperaba de las bóvedas reales, donde estaba acumulando polvo inútilmente. Había pasado muchos años jugueteando con ella y aprendiendo todo lo que podía hacer.

La daga se iluminó con un tenue resplandor púrpura cuando la empujó hacia Zorian. La daga imperial era conocida sobre todo por su capacidad de herir espíritus con facilidad, pero tenía varios modos alternativos, y éste era uno de ellos. El tercer viajero se negó arrogantemente a esquivar su golpe, y en su lugar colocó su dispositivo de defensa delante de él para rechazar el golpe. Jornak sería el primero en admitir que el cubo era un logro increíble que le dejaba asombrado por el ingenio y la habilidad de Zorian, pero en última instancia no era más que un objeto mortal. La daga atravesó el complejo escudo de múltiples capas proyectado por el cubo como si no existiera y luego atravesó el metal reforzado alquímicamente como si fuera papel.

A su favor, esto no fue suficiente para derribar al chico. Zorian reaccionó rápidamente, moviendo telequinéticamente su cuerpo para apartarlo del cuchillo y lanzando al mismo tiempo el cubo en ruinas hacia el cielo. Tras sufrir un daño catastrófico, el cubo explotó sobre sus cabezas momentos después, regando la zona con fragmentos de metal aserrado y exóticas energías mágicas.

Jornak clavó los ojos en Zorian, sin sorprenderse por las rápidas reacciones del muchacho. Aunque estaba aquí en parte debido a la suerte, Zorian Kazinski era alguien que había demostrado repetidamente ser una persona astuta y decisiva. Cuando Jornak estuvo a punto de capturarlo e interrogarlo en el bucle temporal, se suicidó sin dudarlo para negarle información útil. Es más, la acción fue claramente una contingencia planeada de antemano y tuvo suficiente presencia de ánimo mientras corría para asegurarse de que Jornak no pudiera recuperar su cuerpo. No esperaba que muriera tan fácilmente.

Aun así, con su mejor herramienta defensiva destruida, y con él momentáneamente desequilibrado, Jornak decidió apostarlo todo a un último empujón. Esto era extremadamente peligroso y bien podría terminar con él muerto, pero no era la primera vez que arriesgaba su vida por una oportunidad de vivir, y probablemente no sería la última. Rodeó con su mano una pequeña botella negra que colgaba de su cuello y apretó, haciéndola añicos con facilidad con su fuerza sobrenatural.

Cientos de formas negras se deslizaron de repente entre sus dedos, aumentando de tamaño a medida que llenaban el cielo sobre ellos. Vagamente humanoides, las entidades parecían seres humanos incorpóreos sin piernas, con capas negras y raídas.

Espectros. Toda la zona comenzó inmediatamente a sentirse incómodamente fría, ya que la mera presencia de tantos de ellos empezó a absorber cantidades ínfimas de fuerza vital de los tres combatientes, y los susurros resonantes llenaron el aire cuando los espectros comenzaron a balbucear las habituales tonterías incomprensibles que soltaban constantemente.

Los espectros eran criaturas misteriosas, con orígenes poco claros y muy pocos métodos para combatirlos eficazmente. En muchos aspectos, casi se parecían a los espíritus, pero normalmente se les clasificaba como muertos vivientes debido a su capacidad de convertir las almas humanas en más de ellos mismos. Eran difíciles de controlar. En realidad, Jornak no tenía ninguna capacidad para dirigir la horda de espectros que acababa de liberar con su bomba de espectros en miniatura, y no dudaba de que los espectros lo verían como un objetivo tan grande como las otras dos personas presentes. Sin embargo, Jornak apostaba a que tendría una clara ventaja de todos modos, porque tenía algo que no creía que ninguno de los otros dos tuviera: sofisticadas y bien afinadas habilidades de magia de alma.

La magia de las almas era una rama siniestra de la magia, que requería una gran cantidad de experimentos crueles y desagradables y la voluntad de tratar y negociar con algunas personas muy repugnantes. Jornak había aceptado esto durante mucho tiempo, y no dejó que le molestara. Había torturado a pueblos enteros de personas, una y otra vez, para ver cómo afectaban los diferentes métodos de magia del alma a la misma alma en varios reinicios. Vendió bebés secuestrados y pequeños huérfanos a algunas de las brujas con menos escrúpulos que estaban dispuestas a enseñarle sus habilidades a cambio de “material adecuado”. Habló con invocadores de demonios, participando en sus repugnantes rituales para demostrar su “sinceridad”. Puede que su talento mágico sea mediocre, pero estaba seguro de que había pocas personas que pudieran presumir de tener un nivel de habilidad similar cuando se trataba de magia de almas. Zach ciertamente no era uno de ellos, y Silverlake estaba seguro de que Zorian no era mucho mejor.

Sus oponentes también lo sabían. Cuando vieron que los espectros inundaban la zona, los dos intentaron retirarse y reagruparse en otro lugar, pero ¿cómo iba a permitirlo Jornak? Los detuvo. Frustró su teletransporte, los hizo retroceder cuando intentaron huir volando, y cuando los dos lo atacaron juntos y se vio obligado a elegir entre ser herido o dejarlos huir, eligió ser herido. Su capacidad de regeneración no era ni mucho menos tan potente como la de Silverlake, pero su cuerpo era mucho más resistente que el de una persona normal, y se curaba rápidamente. Mientras no se desmayara y pudiera lanzar magia, estaba bien. Lo soportaría. Sobreviviría a ellos, a todos, y ganaría.

Tenía que ganar. Todos los sacrificios, todas las cosas que había hecho… no podían ser en vano. Estuvo cerca, muy cerca del final…

Al final, triunfó. Sus defensas del alma estaban afinadas a la perfección, pero incluso él se esforzaba por lidiar con tantos espectros que lo asaltaban sin descanso. ¿Zach y Zorian? No podían compararse. Tal vez si no hubieran gastado tantos recursos antes de decidirse a enfrentarse a él, podrían haber salido de esta situación, pero por desgracia. A pesar de todo su poder y destreza, al final bastó un error para que cayeran y fueran devorados por los espectros. Jornak agradeció en silencio a Zorian que hubiera decidido unirse a la batalla cuando lo hizo: si Jornak hubiera sido incapaz de atrapar a sus dos enemigos a la vez en su trampa para espectros, esto no habría funcionado.

En el momento en que los dos viajeros cayeron, Jornak huyó del lugar y esperó a que los espectros se dispersaran antes de volver a comprobarlo. Al fin y al cabo, siempre hay que comprobar los cadáveres para asegurarse de que los enemigos están realmente muertos. Esto era especialmente cierto cuando se trataba de enemigos del nivel de Zach y Zorian.

Un minuto después, respiró aliviado. Estaban realmente muertos. Todo había terminado.

Se echó a reír. Sí. Sí. Él… ¡sabía que podía hacerlo!

Sin embargo, ahora no era el momento de regodearse. Eso vendría después. Por ahora, empezó a buscar a su “compañera”, Silverlake, por la ciudad.

Finalmente la encontró no muy lejos de donde luchó contra Zach y Zorian. O lo que quedaba de ella, al menos. En realidad, ahora no era más que una bolsa de piel vacía. Después de arrodillarse cautelosamente e inspeccionar la piel, encontró dos grandes heridas punzantes en su pecho y ningún otro daño notable. Algo, probablemente algún tipo de criatura mágica, había licuado sus entrañas y lo había sorbido todo, dejando esta cáscara conservada.

Jornak frunció el ceño. Probablemente Silverlake era la más débil de los cuatro que habían logrado escapar del bucle temporal, pero no debería haber sido tan fácil de matar. De hecho, a pesar de ser la más débil, Jornak sospechaba que era la más difícil de matar, tanto porque sus habilidades primordiales eran todas de naturaleza defensiva como porque ella misma era una cobarde que sin duda huiría al primer indicio de peligro real. La criatura que la había matado… ¿una especie de araña, quizás? En cualquier caso, tenía que ser muy poderosa. Al nivel de un dragón, realmente. ¿Cómo llegó una criatura así hasta aquí, y dónde estaba ahora? ¿Y por qué Silverlake no se había retirado simplemente si se había encontrado con algo así? Por lo general, las criaturas mágicas tenían poca capacidad para impedir que los magos de alto nivel huyeran si eran superados, a menos que fueran hechiceros sapientes por derecho propio.

Preocupante.

Sin embargo. Quizá fuera mejor así. A Jornak no le había agradado tanto Silverlake. Ella le había aportado conocimientos muy útiles, y por eso siempre le estaría agradecido, pero también era evidente que ella jugaba su propio juego y sabía demasiado sobre la verdadera naturaleza de Jornak como para que éste se sintiera cómodo con ella. De este modo, había una persona menos que podía estropear sus planes.

Con Silverlake muerta, le correspondió cumplir su trato con Panaxeth y soltarlo en el mundo. Se lanzó a la tarea sin dudarlo, reuniendo a las fuerzas invasoras bajo su bandera y reuniendo a los cultistas supervivientes que se habían dispersado por la ciudad tras su derrota cerca del Agujero. Aunque la mayoría de los cultistas habían perecido, sus líderes y miembros de alto nivel eran lo suficientemente poderosos e ingeniosos como para sobrevivir en su mayor parte, y de todos modos eran la parte más importante. Jornak les hizo preparar el ritual mientras el ejército ibasano les protegía, y utilizó su propia esencia primordial en lugar de los niños metamorfos que los defensores habían conseguido rescatar y evacuar fuera de la ciudad. Había pensado en intentar recuperarlos, pero finalmente decidió que eso llevaría demasiado tiempo. Eldemar ya estaba movilizando a todo su ejército para aplastar esta invasión, y él no tenía tiempo que perder. Utilizar su propia esencia primordial iba a debilitarle durante mucho tiempo, y a inutilizar la mayor parte de su magia primordial, pero prefería pagar este precio a arriesgarse a morir a final de mes por haber perdido demasiado tiempo.

Imagina que eso ocurriera: él, el vencedor definitivo de la guerra del bucle temporal, acabara muriendo por no haber liberado a Panaxeth antes de que el ejército eldemar entrara en la ciudad y matara a todos sus subordinados. Moriría revolcándose en la vergüenza y el bochorno. No, pagaría el precio con su propia carne y sangre y haría las cosas bien. No hay ganancias sin sacrificio.

El ritual se desarrolló sin problemas. El espacio se resquebrajó, la prisión se rompió, y entonces Panaxeth estalló sobre la ciudad, sus miembros carnosos salieron de su prisión y se enterraron en los caminos y edificios. Entonces, comenzó a arrastrar lentamente todo su volumen fuera de la dimensión de bolsillo que lo había contenido todos estos milenios…

Jornak huyó inmediatamente. Puede que fuera el campeón de Panaxeth, pero no se fiaba en absoluto del primordial. En cualquier caso, su parte del contrato había terminado. Es curioso, pensó que podría sentirlo cuando la restricción se levantara, pero no había nada. El pacto de muerte que Panaxeth le impuso simplemente desapareció de su percepción: un momento estaba allí, y al siguiente ya no estaba. Bueno… era magia primordial, después de todo. Quién sabe cómo funcionaba. Por fin era libre, eso era lo único que importaba.

Los cultistas, idiotas arrogantes como eran, se quedaron atrás. Jornak sabía que tenían algún tipo de plan loco que implicaba atar al primordial a su voluntad y convertirse en dioses en el proceso, pero era una locura. Eran como hormigas tratando de esclavizar a un tigre. Incluso debilitado, Panaxeth no era algo que pudieran manejar. Incluso un fragmento de él podría aniquilarlos.

El primordial soltó un profundo y resonante estruendo que hizo vibrar visiblemente a toda la ciudad. Algunos de los edificios más débiles, debilitados por los incendios y los combates, se derrumbaron inmediatamente por ello. Entonces comenzó el alboroto. Las fuerzas de Ibasan se retiraban ahora tan rápido como podían, pero Jornak sabía que la mayoría de ellas no lo conseguirían.

Echó una última mirada a la ciudad que se deshacía y luego se teletransportó. Quería estar lo más lejos posible de la zona.

– pausa –

Finalmente, Jornak se dirigió a la mansión Iasku. El lugar estaba completamente destrozado, sus guardas rotas y la mayoría de las almas que lo alimentaban liberadas cuando su prisión se agrietó y se desmoronó, pero la estructura en sí seguía en pie cuando el ángel terminó de descargar su ira sobre ella. Probablemente porque Sudomir colocó y fijó guardas defensivas más pequeñas, pero mucho más fuertes, alrededor del núcleo de la sala que albergaba el alma de su esposa, y el ángel no quería perder el tiempo rompiéndola cuando había batallas más importantes en otros lugares.

El ángel dejó caer entonces la barrera que mantenía contenida la mansión Iasku, y Sudomir decretó otro ritual de teletransporte a larga distancia para trasladar la mansión fuera de la ciudad, y luego hasta Ulquaan Ibasa. Esto era algo que Sudomir había acordado hace tiempo con Quatach-Ichl en caso de que las cosas fueran mal con su plan.

Sentado en una de las pocas habitaciones intactas de la mansión, Jornak se sentía bastante satisfecho consigo mismo, disfrutando del brillo de su propio éxito, cuando otra persona entró en la habitación.

Quatach-Ichl. El liche estaba ahora en su forma humana (aunque Quatach-Ichl insistía en que esta forma era tan verdadera como su “forma de batalla”), y parecía tan relajado y confiado como siempre. Jornak quiso hacer algún comentario sarcástico acerca de que lo había eliminado una flor, pero se abstuvo. Más que Zach, Zorian o cualquier otro, el antiguo lich era el que realmente aterrorizaba a Jornak. No creía que ni siquiera sus compañeros de bucle comprendieran realmente la fuerza a la que se enfrentaban cuando se enredaban con él.

Sin Quatach-Ichl, Jornak nunca habría podido convertirse en un viajero permanente. Claro, Panaxeth fue quien le proporcionó un método para transformar su marcador temporal en uno permanente, pero ni en un millón de años Jornak habría sido capaz de utilizar el método por sí mismo. No, tuvo que rogar a Quatach-Ichl que le ayudara a realizar la tarea. Y el precio de la ayuda del liche… incluso ahora Jornak no podía evitar sentirse incómodo por ello.

Había oído decir a Silverlake que el otro viajero ya sospechaba que Quatach-Ichl había participado en la conversión de su marcador temporal en uno permanente, pero no podían entender por qué el lich no se había convertido también en un viajero, entonces. La respuesta era sencilla: el método requería hacer un trato con Panaxeth para que funcionara, y el liche no estaba dispuesto a hacer un pacto de muerte con un primordial bajo ninguna circunstancia. Sin embargo, eso no significaba que estuviera dispuesto a ayudar a Jornak sin ninguna garantía. Obligó a Jornak a aceptar algo llamado “semilla de alma” -un pequeño fragmento del alma de Quatach-Ichl, procesado de algún modo para evitar su degradación e imbuido con cierta medida de autoconciencia y memoria- y ató dicho fragmento de alma al alma de Jornak, con instrucciones de volver al Quatach-Ichl original cuando Jornak volviera con éxito al mundo real.

El fragmento de alma había estado con Jornak durante toda su estancia en el bucle temporal, e incluso Jornak no estaba seguro de lo que estaba haciendo durante ese tiempo. ¿Estaba esperando pacientemente a volver con su maestro, conteniendo sólo los recuerdos de aquel Quatach-Ichl con el que Jornak hizo el trato? ¿O estuvo observando y aprendiendo todo el tiempo, montando sobre él como un parásito espía? No lo sabía. Lo único que sabía era que, una vez que salía del bucle temporal y se encarnaba en el mundo real, el fragmento de alma lo abandonaba inmediatamente y se reunía con Quatach-Ichl.

Jornak no tenía necesidad de convencer al lich de que era un viajero del tiempo. Quatach-Ichl ya lo sabía, y le estaba esperando cuando Jornak llamó a la puerta.

No tenía ni idea de cuánto sabía el antiguo liche sobre lo ocurrido en el bucle temporal, y eso le asustaba.

“Entonces.” Dijo Quatach-Ichl, sentándose en una de las sillas cercanas. “Creo que podemos calificar esta operación como un éxito, ¿no?”

“Sí, por supuesto.” Aceptó Jornak. “Aunque, si se me permite hacer una observación… el daño causado por el primigenio parece ser un poco decepcionante. Cyoria ya no existirá después de hoy, es cierto, pero el país en su conjunto sobrevivirá. ¿No te preocupa que lancen una expedición de castigo contra tu patria por esto? Tu participación en esto será imposible de ocultar.”

“Oh no, espero que tomen represalias de alguna manera.” Dijo Quatach-Ichl. “Lo agradezco. Nuestros líderes han sido muy tontos últimamente, intentando establecer tratados comerciales con el continente y otras tonterías por el estilo. Una o dos buenas guerras nos vendrán bien.”

Jornak asintió. Este tipo de actitud encajaba bastante bien con la del liche en sus conversaciones anteriores.

“¿Y tú?” Preguntó el lich. “¿No estás preocupado?”

“¿Por qué iba a estarlo?” Preguntó Jornak con curiosidad. “He ganado.”

“Estuvo muy cerca.” Comentó Quatach-Ichl.

“Una victoria es una victoria.” Insistió Jornak. Lanzó una leve mirada al liche. “Además, no habría estado tan reñida si no te hubieras dejado matar estúpidamente. Y por una flor, nada menos.”

“Los devoradores de almas son criaturas curiosas.” Dijo Quatach-Ichl con ligereza, claramente sin molestarse por el golpe. O, al menos, sin dar ninguna indicación visible de que lo estaba. La cara de póquer del antiguo lich era demasiado buena. “Tendré que investigarlos cuando tenga tiempo. Por desgracia, sospecho que los próximos años van a ser muy ocupados para mí.”

En eso sí que tenía razón. Por un lado, Jornak tenía toda la intención de empezar a ejecutar sus planes en cuanto saliera de aquí. Él y el liche tenían planes completamente incompatibles para el futuro, y estaba bastante garantizado que pronto empezarían a sabotear los esfuerzos del otro.

Realmente, Jornak no se sorprendería si Quatach-Ichl intentara matarlo hoy aquí. Por desgracia para él, Jornak era muy consciente de esta posibilidad y había tomado todas las precauciones posibles antes de venir aquí. No morirá aquí. No morirá nunca.

En realidad, sólo estaba empezando.

“¿Qué habrías hecho si la invasión hubiera fracasado?” Preguntó Quatach-Ichl, sonando realmente curioso.

En la mente de Jornak flotaban multitud de contingencias en respuesta a la pregunta del liche: trampas explosivas en numerosas ciudades y edificios destinadas a causar bajas masivas, contratos de asesinato que se ejecutarían a menos que él los cancelara, documentos que desenmascaraban a Zach y Zorian a la espera de ser descubiertos por las autoridades… tenía muchas maneras de hacer que sus enemigos lamentaran su victoria si alguna vez perdía. Sin embargo, no le dijo nada a Quatach-Ichl. Aunque pensaba desmantelarlas todas ahora, no había razón para revelar sus métodos y razonamientos a alguien que pronto se convertiría en su acérrimo enemigo.

Comprobó rápidamente sus defensas mentales y descubrió que su mente en blanco seguía encendida y en perfecto estado. Bien. Por un momento temió que Quatach-Ichl tratara de obtener respuestas directamente de sus pensamientos superficiales.

Aun así, sintió el impulso de presumir un poco. Empezó a divagar sobre uno de sus imprevistos menos importantes: un paquete de documentos que implicaban a Zorian en los sucesos de la invasión, colocado deliberadamente en uno de los armarios del edificio de la policía en Korsa. El gabinete se utilizaba raramente, pero su propietario era muy cumplidor y meticuloso. Los documentos tardarían semanas en ser descubiertos, y para entonces es probable que Zach y Zorian hayan dejado de estar en alerta máxima por esas cosas y es de esperar que les atrapen completamente por sorpresa. Luego estaba la carta que envió directamente a la residencia real. Debería llegar…

De repente dejó de hablar. ¿Por qué… por qué le estaba diciendo esto al lich? ¿No había llegado a la conclusión de que pronto se convertirían en enemigos y que lo mejor sería quedarse callado? Y la expresión de la cara de Quatach-Ichl… se inclinaba hacia delante y escuchaba con la respiración contenida, como si esto fuera lo más interesante. ¿Qué…?

“¿Quién… quién eres tú?” Jornak soltó de repente, saltando de su silla y poniéndose en plena alerta de combate. Había pasado suficiente tiempo cerca del liche como para aprender algunos de sus gestos y esto no se parecía a él. De hecho, cuando lo pensó realmente, todo su comportamiento durante todo este tiempo estaba ligeramente desviado. “¿No eres Quatach-Ichl?”

“¿Por qué dices eso?” Preguntó el impostor, fingiendo una tranquila curiosidad.

Jornak disparó un rayo de luz roja contra el impostor, que ni siquiera intentó esquivarlo.

El rayo le atravesó la frente sin oponer resistencia.

El hombre que llevaba el rostro de Quatach-Ichl suspiró.

“Así que hacerse pasar por el lich es una causa perdida.” Se lamentó para sí mismo. “No importa cuántas veces lo intente, parece que no puedo representarlo de forma convincente. Es una pena, ya que es con quien más se puede hablar de todos los detalles. ¿Tal vez debería probar con Silverlake?”

¿Qué?

Espera…

No.

¡No!

“¡No puedes serlo! ¡No puedes ser él!” Protestó Jornak, con una voz cada vez más aterradora. “¡Yo te maté! ¡Sé que lo hice! ¡Tu alma fue devorada por los espectros! Yo… tengo la mente en blanco, ese hechizo es una protección total contra…”

Comprobó su mente. Lo comprobó de nuevo, y luego una tercera vez. Siempre el mismo resultado. Su mente en blanco seguía siendo una. Su mente estaba protegida.

Excepto que no lo estaba.

“Nada de esto es real…” Se dio cuenta Jornak.

“Bueno, entonces.” Dijo el impostor disfrazado de Quatach-Ichl. “Intentémoslo de nuevo, ¿de acuerdo?”

El corazón de Jornak se enfrió. ¿Cuántas veces había hecho esto? ¿Cuántas veces había vivido este día, disfrutando de su triunfo, haciendo grandes planes sobre lo que vendría después, sólo para olvidarlo todo una y otra vez? Todo el tiempo, alguna fuerza siniestra seguía hablando con él, sacándole información, variando su enfoque de esta o aquella manera, para obtener lo que quería de él.

Su mente no pudo evitar recordar su época en el bucle temporal, cuando era un humilde abogado que deseaba tener algo más en su vida. Cuando se dio cuenta de que su vida era literalmente un bucle sin fin destinado a explotarlo. Ahora era así, pero peor. Infinitamente peor.

Su visión comenzó a oscurecerse. Quería hacer algo, quería enviar una señal a sus diversas contingencias en un último acto de despecho, pero su mente se desvanecía, se desvanecía, se desvanecía… Olvidó las palabras de Zorian, olvidó lo que le había llevado a este lugar, olvidó que todo esto había ocurrido. Se encontró de nuevo en Cyoria, rodeado de los cadáveres de Zach y Zorian, sabiendo sólo una cosa:

Él era Jornak Dokochin, un humilde abogado de Cyoria, el verdadero heredero de la Casa Denen, y el último superviviente de los bucles del tiempo…

…y había ganado.

Una vez más, y otra vez, y otra vez.