LOM Capítulo 5

0

Capítulo 5: Ritual

¿Gratis? ¡Las cosas gratis son las que más cuestan!

Zhou Mingrui murmuró en silencio y decidió que no compraría ningún servicio adicional, cualquiera que fuera. Los rechazaría firmemente a todos.

Si eres realmente tan capaz, ¡intenta adivinar que yo transmigré aquí!

Con esto en mente, Zhou Mingrui siguió a la mujer cuyo rostro estaba pintado de rojo y amarillo, agachándose para entrar en la tienda.

El interior de la tienda estaba extremadamente oscuro, iluminado solo por varios rayos de luz que lograron filtrarse dentro. Una mesa cubierta con algunas tarjetas se podía distinguir débilmente en la poca iluminación.

La mujer del sombrero puntiagudo no se vio afectada en absoluto por esto. Su largo vestido negro se deslizó como si se moviera sobre el agua mientras ella se acercaba a la mesa. Se sentó en el lado opuesto y encendió una vela gastada.

La tenue luz amarilla parpadeó, haciendo que las sombras en el interior de la tienda se alargaran, casi haciéndola más oscura. Instantáneamente una sensación mucho más misteriosa empañó la atmósfera.

Zhou Mingrui se sentó en silencio, su mirada recorrió las cartas del tarot en la mesa donde descubrió cartas familiares como “El Mago”, “El Emperador”, “El Colgado” y “La Templanza”, etc.

¿Podría Roselle haber sido un mayor? … Me pregunto si él también era un compatriota mío … Zhou Mingrui murmuró para sí mismo inconscientemente.

Antes de que pudiera terminar de mirar las cartas abiertas en la mesa, la mujer, que decía tener adivinaciones precisas, ya había extendido sus manos para juntar todas las cartas. Las amontonó en una pila y las colocó frente a él.

Primero baraja y corta la baraja”, dijo la adivina del circo en voz baja.

“¿Yo? ¿Barajar?” Preguntó Zhou Mingrui reflexivamente.

La pintura amarilla y roja en el rostro de la adivina se retorció cuando reveló una leve sonrisa, diciendo: “Por supuesto, el destino de todos solo puede ser descifrado por ellos mismos. Solo sirvo como lector “.

Zhou Mingrui la interrogó de inmediato con cautela: “Esta lectura no requiere tarifas adicionales, ¿verdad?” (NT: Que tacaño el tío este)

Como folclorista de teclados, ¡ya he visto demasiados trucos de este tipo!

La adivina se quedó visiblemente desconcertada antes de decir finalmente en voz baja: “Es gratis”.

Zhou Mingrui, aliviado, se hundió el revólver más en su bolsillo. A partir de entonces, con calma extendió sus dos manos para barajar y cortar la baraja con habilidad.

“Está hecho”. Colocó las cartas del tarot ya barajadas en el centro de la mesa.

La adivina juntó las cartas con ambas manos y las miró detenidamente durante un rato. Luego, de repente abrió la boca y dijo: “Lo siento, olvidé preguntar, pero ¿sobre qué te gustaría preguntar?”

Cuando estaba cortejando a su primer amor, Zhou Mingrui también había investigado sobre las cartas del tarot. Preguntó sin vacilar: “Pasado, presente y futuro”.

Este era un tipo de adivinación como parte de la interpretación de las cartas del tarot: tres cartas que cuando se descubren secuencialmente simbolizan el pasado, el presente y el futuro.

La adivina asintió primero, luego curvó los labios para revelar una sonrisa y dijo: “Entonces, por favor, reorganice la baraja. Solo puede obtener realmente las tarjetas que desea si sabe sobre lo que le gustaría preguntar “.

¿Me estabas engañando hace un momento? ¿Tienes que ser así de mezquino? ¿No le pregunté solo algunas veces si este sería un servicio gratuito? Las mejillas de Zhou Mingrui se crisparon un poco. Respiró hondo y tomó la baraja de tarot para barajarla y posteriormente cortarla.

“No habrá ningún problema esta vez, ¿verdad?” Volvió a colocar la baraja ya cortada sobre la mesa.

“No hay problema.” La adivina extendió los dedos y tomó una carta de la parte superior de la baraja. Luego lo colocó en el lado izquierdo de Zhou Mingrui. Su voz bajaba cada vez más mientras hablaba: “Esta carta simboliza tu pasado”.

“Esta tarjeta simboliza tu presente”. La adivina colocó la segunda tarjeta justo frente a Zhou Mingrui.

Luego, tomó la tercera carta y la puso en el lado derecho de Zhou Mingrui.

“Esta carta simboliza el futuro”.

Muy bien, ¿qué tarjeta te gustaría ver primero?” La adivina levantó la cabeza después de colocar las cartas y miró profundamente a Zhou Mingrui con sus ojos azul grisáceo.

“Primero echaré un vistazo al ‘presente'”, dijo Zhou Mingrui después de pensarlo un poco.

La adivina asintió lentamente y volteó la carta del tarot que estaba directamente frente a Zhou Mingrui.

En esta tarjeta se representaba un personaje con ropas muy coloridas, un sombrero andrajoso y fardo atalo a un palo en su espalda. Un cachorro de perro lo seguía. Estaba numerado “0”.

“El Tonto”, la adivina leyó ligeramente el nombre de la tarjeta con sus ojos azul grisáceo fijos en Zhou Mingrui.

¿El tonto? ¿La carta “0” del tarot? ¿Un inicio? ¿Un nuevo comienzo con todo tipo de posibilidades? Zhou Mingrui ni siquiera era considerado un aficionado al tarot, por lo que solo podía hacer una burda interpretación aproximada basada en sus propias impresiones de las cartas.

Justo cuando la adivina estaba a punto de decir algo, las cortinas de tela de la tienda se abrieron de repente. El rayo de sol que brillaba era tan cegador que hizo que Zhou Mingrui, que miraba hacia atrás, entrecerrara instintivamente los ojos.

¡Por qué te haces pasar por mí de nuevo! ¡Es mi trabajo manejar la adivinación para las personas! ” la voz de una mujer gruñó enojada. “¡Regrese a su puesto rápidamente! ¡Debes recordar que eres solo un entrenador de animales! “

¿Un entrenador de animales? Los ojos de Zhou Mingrui, que ya se habían adaptado a la luz. Vio a una mujer de aspecto similar que también llevaba un sombrero puntiagudo afilado con un vestido negro, con la cara pintada de rojo y amarillo también. La única diferencia era que era más alta y tenía un físico más delgado.

La mujer que estaba sentada frente a él inmediatamente se puso de pie y dijo con disgusto: “No te preocupes por esto, es solo que me gusta hacer esto. Pero tengo que decir que mi adivinación e interpretación pueden ser realmente precisas a veces. Lo digo en serio…”

Habló y se levantó el vestido para dar la vuelta desde el costado de la mesa antes de alejarse rápidamente de la tienda.

“Señor, ¿le gustaría que le interprete sus cartas?” la verdadera adivina miró a Zhou Mingrui y preguntó con una sonrisa.

Los labios de Zhou Mingrui se crisparon y preguntó sinceramente: “¿Es gratis?”

“… No,” respondió la verdadera adivina

“Entonces olvídalo.” Zhou Mingrui retiró las manos y se las metió en los bolsillos. Apretó el revólver y el dinero antes de agacharse de nuevo para salir de la tienda.

¡Maldición! ¿De verdad consiguió que un adiestrador de animales fuera su adivino?

¿Un adiestrador de animales que quería ser adivino no era un buen payaso?

Zhou Mingrui rápidamente dejó este asunto atrás. Gastó siete peniques en el mercado de “Lechuga y Carne” por una libra de cordero que no parecía tan bueno. Luego, compró habas tiernas, repollo, cebollas, papas y otros artículos. Junto con el pan que compró antes, gastó un total de 25 peniques de cobre, que se convirtieron en dos soli y un penique.

Realmente no hay suficiente para gastar. Pobre Benson… ”Zhou Mingrui no solo había gastado los dos billetes que había traído con él, sino que también era necesario que añadiera el centavo que tenía en el bolsillo.

Solo suspiró y no pensó más en eso mientras se apresuraba a regresar a casa.

¡Con la comida básica, ahora podía llevar a cabo el ritual de mejora de la suerte!

Después de que los inquilinos del segundo piso se fueron gradualmente, Zhou Mingrui todavía no tenía prisa por llevar a cabo el ritual. En cambio, tradujo las “Bendiciones provienen del Señor inmortal del cielo y la tierra” y frases relacionadas al antiguo idioma Feysac, así como al idioma Loen. ¡Tenía la intención de probar el ritual nuevamente al día siguiente en esos idiomas locales si el encantamiento original no surtía efecto!

Después de todo, tenía que tener en cuenta las diferencias entre los dos mundos. ¡En Roma, haz lo que hacen que los romanos!

En cuanto a traducirlo en una antigua oración ritual que usaba el lenguaje dedicado de Hermes, Zhou Mingrui tuvo dificultades para completarlo debido a su falta de vocabulario.

Después de preparar todo, finalmente sacó las cuatro hogazas de pan de centeno. Colocó una en la esquina donde originalmente estaba la estufa de carbón, una en la parte interior inferior del espejo de vestir, una en la parte superior del armario donde se unían dos paredes y una en el lado derecho de la mesa de estudio donde estaban mantenidos los diversos artículos necesarios para vivir.

Tomando una respiración profunda, Zhou Mingrui llegó al centro de la habitación y pasó unos minutos para calmarse. Luego, dio un paso solemne hacia adelante y fue en dirección contraria a las agujas del reloj en forma de cuadrado.

Cuando dio el primer paso, cantó en un susurro bajo: “Las bendiciones provienen del Señor inmortal del Cielo y la Tierra”.

El segundo paso, cantó con sinceridad, “Las bendiciones provienen del cielo, Señor del Cielo y la Tierra”.

El tercer paso, Zhou Mingrui exhaló un susurro. “Las bendiciones provienen del Arco Exaltado del Cielo y la Tierra”.

En el cuarto paso, escupió un aliento fétido y meditó concentrado. “Las bendiciones provienen del Celestial Digno del Cielo y la Tierra”.

Cuando regresó al lugar original, Zhou Mingrui cerró los ojos y esperó en su lugar el resultado. Tenía algo de anticipación en él, algo de inquietud, algo de esperanza y algo de miedo.

¿Podría regresar?

¿Habría algún efecto?

¿Podría haber alguna situación inesperada?

Lo desconocido frente a él estaba teñido con la luz carmesí de la esperanza. Los pensamientos de Zhou Mingrui daban vueltas en su cabeza y le resultaba difícil sofocarlos.

Fue en este momento que de repente sintió que el aire circundante parecía detenerse, volviéndose espeso y misterioso.

Inmediatamente después, se pudo escuchar un susurro bajo junto a sus oídos que sonaba a veces real, a veces agudo, a veces imaginario, a veces seductor, a veces maníaco y, a veces, loco.

Claramente no entendió los murmullos que se sucedieron, pero aún así, Zhou Mingrui no pudo evitar querer escucharlo y distinguir lo que estaba diciendo.

Le dolía de nuevo la cabeza. Fue tan doloroso que se sintió como si alguien le hubiera clavado una vara de acero.

Zhou Mingrui sentía que su cabeza iba a explotar. Sus pensamientos estaban llenos de colores psicodélicos.

Sabía que algo andaba mal e intentó abrir los ojos. Sin embargo, ni siquiera pudo completar una acción tan simple.

Todo su cuerpo se estaba poniendo más y más tenso y se sentía como si pudiera romperse en cualquier momento. En este momento, un pensamiento burlesco surgió en la mente de Zhou Mingrui:

“Si no buscaras la muerte, no morirías …”

Ya no podía soportarlo. Justo cuando su mente se iba a romper, el murmullo de voces se desvaneció y su entorno se volvió muy silencioso. Su estado de ánimo era errático.

No fue solo el estado de ánimo; Zhou Mingrui sintió que su propio cuerpo también pasaba por las mismas sensaciones.

Trató una vez más de abrir los ojos, una tarea extremadamente fácil esta vez.

Una niebla gris apareció sobre sus ojos, nublosa, vaga e interminable.

“¿Qué pasa con esta situación?” Zhou Mingrui de repente miró a su alrededor y luego bajó la cabeza para descubrir que estaba flotando en el borde de una niebla sin fin.

La niebla fluía como agua y estaba salpicada de muchas “estrellas” carmesí. Algunas de ellas eran enormes, mientras que otras eran pequeñas. Tenía la sensación de que algunas estaban ocultas en las profundidades más profundas, mientras que otras simplemente flotaban sobre la superficie de esta niebla parecida al agua.

Al mirar la vista aparentemente holográfica, Zhou Mingrui extendió su mano derecha de una manera medio confundida, medio exploradora para tratar de tocar la “estrella” carmesí que aparentemente flotaba en la superficie. Estaba tratando de encontrar una manera de salir de este lugar.

Cuando su mano tocó la superficie de esa estrella, una marca de agua apareció repentinamente desde dentro de su cuerpo y agitó las estrellas en una explosión “carmesí”. Parecía un festival de llamas oníricas.

Zhou Mingrui se asustó por eso. Retrajo su mano derecha en pánico, pero accidentalmente tocó otra estrella carmesí.

Como resultado, esta estrella también estalló con una luz espléndida.

A su vez, Zhou Mingrui sintió que su mente se vaciaba y su espíritu se disipaba.

*****

En la capital del reino de Loen, Backlund. Dentro de una lujosa villa en el distrito real.

Audrey Hall se sentó frente a una cómoda. Las marcas en ella parecían antiguas y había un espejo de bronce agrietado en la superficie.

“Espejo, espejo, despierta …

“¡En nombre de la familia Hall, te ordeno que despiertes!”

Cambió entre muchos dichos diferentes, pero el espejo no reaccionó en absoluto.

Después de más de 10 minutos, finalmente decidió darse por vencida y frunció los labios en señal de agravio. Dijo en un suave murmullo: “Mi padre realmente me estaba mintiendo. Siempre me dice que este espejo era el tesoro del Emperador Oscuro del Imperio Romano, y que es un objeto extraordinario … “

De repente su voz se apagó. El espejo de bronce que descansaba sobre el tocador de repente brilló con una luz carmesí que la envolvió por completo.

*****

En el mar de Sonia, un velero de tres mástiles que parecía obviamente una reliquia navegaba a través de una tormenta.

Alger Wilson estaba parada en la cubierta, su cuerpo ondulaba junto con las corrientes en el mar, manteniendo el equilibrio con facilidad.

Llevaba una túnica bordada con dibujos de relámpagos y en la mano tenía una botella de vidrio de una forma peculiar. A veces se hinchaban burbujas dentro de la botella, a veces la escarcha se convertía en nieve y, a veces, se podían ver signos de ráfagas de viento.

“Todavía nos falta algo de sangre del Tiburón Fantasma …” murmuró Alger.

Luego, en este momento, apareció una explosión carmesí entre la botella de vidrio y la superficie de su palma. En un instante, envolvió los alrededores.

*****

En la niebla de niebla gris, Audrey Hall recuperó la vista. Comenzó a considerar la situación en un estado de horror y confusión cuando notó la imagen borrosa de un hombre en el lado opuesto de ella haciendo lo mismo también.

Inmediatamente después, ambos descubrieron a otra persona misteriosa parada no lejos de ellos que estaba envuelta en una niebla gris.

La “persona misteriosa” no era otra que Zhou Mingrui. Él estaba igualmente estupefacto.

“Señor, ¿dónde está esto?”

Audrey y Alger se sobresaltaron al principio y guardaron silencio en el proceso. Luego, inmediatamente comenzaron a hablar al unísono.

“¿Qué vas a hacernos?”