LOM Capítulo 1

0

Capítulo 1: Carmesí

¡Doloroso!

¡Qué doloroso!

¡Me duele mucho la cabeza!

Un mundo de ensueño llamativo, deslumbrante y lleno de murmullos se hizo añicos instantáneamente. El profundamente dormido Zhou Mingrui sintió un dolor punzante anormal en su cabeza como si alguien lo hubiera golpeado sin piedad con un palo una y otra vez. No, ¡era más como si alguien hubiera retorcido un objeto afilado dentro de su sien!

Ouch… en su estupor, Zhou Mingrui intentó darse la vuelta, mirar hacia arriba y sentarse; sin embargo no pudo mover sus extremidades como si hubiera perdido el control sobre su cuerpo.

Por lo que parece, aún no estoy despierto. Todavía estoy en un sueño… Quién sabe, quizás en la próxima escena piense que ya estoy despierto, pero de hecho, todavía seguiré durmiendo.

Zhou Minrgui, que no estaba familiarizado con experiencias similares, intentó lo mejor que pudo concentrarse para escapar de los grilletes que le imponían la oscuridad y su confusión.

Sin embargo, mientras todavía estaba en su ensueño, cualquier voluntad que pudiera convocar era etérea como una niebla fugaz. Encontró sus pensamientos difíciles de controlar e introspectar. No importa cuánto lo intentó, todavía perdió su enfoque cuando pensamientos aleatorios surgieron en su mente.

¿Por qué de repente tendría un dolor de cabeza tan insoportable en medio de la noche?

¡Y es realmente doloroso!

¿Podría ser algo así como una hemorragia cerebral?

Joder, ¿no me digas que voy a morir joven?

¡Necesito despertarme! ¡Ahora!

¿Eh? No parece doler como antes. Pero, ¿por qué todavía se siente como un cuchillo sin filo estuviera cortando mi cerebro?

Por lo que parece, dormir es imposible. ¿Cómo voy a ir a trabajar mañana?

¿Por qué sigo pensando en el trabajo? Este es un auténtico dolor de cabeza. ¡Por supuesto que tengo que tomarme un descanso! ¡No tengo que preocuparme por las quejas de mi jefe!

Oye, dicho de esa manera, no parece tan malo. Jeje, ¡puedo terminar teniendo algo de tiempo libre para mí!

Un dolor punzante inundó a Zhou Mingrui, lo que le permitió acumular lentamente una fuerza inmaterial hasta que finalmente pudo mover la espalda y abrir los ojos. Finalmente se liberó de su ensoñación.

Su visión se hizo borrosa por primera vez antes de ser cubierta por un tenue rojo carmesí. Todo lo que podía ver era un escritorio de estudio hecho de madera maciza frente a él. Justo en el medio había un cuaderno abierto con toscas páginas amarillas. El título estaba escrito de forma llamativa con extrañas y profundas letras.

A la izquierda del cuaderno había una pila de libros prolijamente ordenados, sumaban unos ocho. La pared de su derecha estaba insertada de tubos de color blanco grisáceo con algunas lámparas de pared conectadas a ellos.

La lámpara tenía un estilo occidental clásico. Tenía aproximadamente la mitad del tamaño de la cabeza de un adulto con una capa interior de vidrio transparente y una rejilla exterior con metal negro.

En diagonal debajo de la lámpara había una botella de tinta negra envuelta en un resplandor rojo pálido. Su superficie en relieve formaba un patrón de ángel borroso.

Delante de la botella de tinta negra y a la derecha del cuaderno había un bolígrafo color oscuro con un cuerpo completamente circular. Su punta brillaba con un leve destello mientras su capuchón descansaba justo al lado de un revólver de bronce.

¿Un arma? ¿Un revólver? Zhou Mingrui estaba completamente desconcertado. Las cosas que tenía ante él le eran ajenas. ¡No se parecía en nada a su habitación!

Mientras se sentía sorprendido y confuso descubrió que el escritorio, cuaderno, la botella de tinta y el revolver estaban cubiertos por una capa parecida a un velo carmesí. Que era el resultado de lo que brillaba desde la ventana.

Inconscientemente, miro hacia arriba moviendo su mirada poco a poco.

En el aire, una luna carmesí colgaba muy por encima de una “cortina de terciopelo negro”, brillando en silencio.

Esto … Zhou Mingrui se sintió inexplicablemente horrorizado cuando se puso de pie abruptamente. Sin embargo, antes de que sus pies se enderezaran por completo, su cerebro protestó con un dolor punzante. Le hizo perder temporalmente su fuerza mientras caía incontrolablemente. Sus nalgas se estrellaron con fuerza contra la fornida silla de madera.

¡Pa!

El dolor hizo poco. Zhou Mingrui se puso de pie de nuevo apoyándose. Se dio la vuelta con nerviosismo mientras comenzaba a evaluar el entorno en el que se encontraba.

La habitación no era muy grande, con una puerta marrón a cada lado de la habitación. Cerca de una pared opuesta había una cama baja de madera.

Entre la cama y la puerta izquierda había un armario. Sus dos puertas se abrieron y debajo había cinco cajones.

Al lado del gabinete, había el mismo tubo blanco grisáceo en la pared a la altura de una persona. Sin embargo, estaba conectado a un extraño dispositivo mecánico con engranajes y cojinetes expuestos en varios puntos.

Artículos parecidos a estufas de carbón estaban en la esquina derecha de la habitación cerca de la mesa, junto con ollas de sopa, ollas de hierro y otros utensilios de cocina.

Al otro lado de la puerta derecha había un espejo de tocador con dos grietas. Su base era de madera y los patrones eran simples y sencillos.

Cuando miró al espejo, Zhou Mingrui se vio a sí mismo en el espejo, el presente.

Cabello negro, pupilas marrones, camisa de lino, complexión delgada, rasgos de aspecto medio y un contorno bastante profundo …

Esto … Zhou Mingrui inmediatamente soltó un grito ahogado cuando muchas conjeturas irrelevantes y confusas surgieron en su mente.

¡El revólver al estilo europeo antiguo y la luna carmesí que se veía diferente a la luna de la Tierra solo podían significar una cosa!

¿P-podría haber transmigrado? Zhou Mingrui abrió un poco la boca.

Había crecido leyendo novelas web y a menudo fantaseaba con esas escenas. Sin embargo, momentáneamente le resultó difícil aceptar la situación cuando se encontró en una.

¿Esto era probablemente lo que significaba amar a una fantasía? En un minuto, Zhou Mingrui ya se había maldecido a sí mismo mientras trataba de sacar lo mejor de su situación adversa.

Si no fuera por el dolor de cabeza todavía palpitante que hizo que sus pensamientos fueran muy tensos pero claros, definitivamente habría sospechado que estaba soñando.

Cálmate, cálmate, cálmate… Después de respirar profundamente unas cuantas veces, Zhou Mingrui trabajó duro para dejar de estar en pánico.

En ese momento, cuando su mente y su cuerpo se calmaron, varios recuerdos ajenos comenzaron a inundarlo a medida que aparecían lentamente en su mente.

Klein Moretti, ciudadano del Reino Loen del continente Norte, condado de Awwa, cuidad de Tingen. Es un recién graduado en el Departamento de Historia de la Universidad de Khoy …

Su padre era un sargento del Ejército Real que se había sacrificado durante un conflicto colonial con el Continente Sur. La asignación por duelo le dio a Klein la oportunidad de estudiar en una escuela de idiomas privada y para sentar las bases para su admisión en la universidad …

Su madre era devota de la Diosa de la Noche. Falleció el año en que Klein aprobó los exámenes de ingreso a la Universidad de Khoy …

También tenía un hermano mayor y una hermana menor. Se quedaron juntos en un apartamento de dos habitaciones …

Su familia no era rica y su situación incluso podría describirse como algo precaria. En la actualidad, la familia era mantenida únicamente por el hermano mayor que trabajaba en una empresa de importación y exportación como empleado …

Como licenciado en historia, Klein adquirió el conocimiento del antiguo idioma Feysac, considerado el origen de todos los idiomas en el continente norte, así como el idioma Hermes que a menudo aparecía en los mausoleos antiguos, así como el texto sobre los rituales de sacrificio y oración …

¿Lengua de Hermes? La mente de Zhou Mingrui se agitó cuando extendió la mano para frotar sus sienes palpitantes. Dirigió su mirada hacia la mesa en el cuaderno abierto. Notó que el texto en el papel amarillento pasó de extraño a extrañísimo, antes de cambiar a algo familiar. Luego se convirtió en algo legible.

¡Era un texto escrito en idioma Hermes!

La tinta oscura escribió lo siguiente:

«Todos morirán, incluido yo»

¡Fiuu! Zhou Mingrui se sintió inexplicablemente horrorizado. Instintivamente se inclinó hacia atrás en un intento de ampliar la distancia entre él y el cuaderno, así como el texto en él.

Estaba tan débil que estuvo a punto de caerse, pero logró extender las manos con nerviosismo para sostenerse del borde de la mesa. Sintió que el aire circundante era turbulento como si hubiera leves murmullos resonando en él. La sensación era similar a escuchar historias de terror contadas por ancianos cuando él era joven.

Sacudió la cabeza, creyendo que todo era una ilusión. Zhou Mingrui recuperó el equilibrio y desvió la mirada del cuaderno mientras tomaba aire.

Esta vez, su mirada se posó en el reluciente revólver de bronce. De repente no pudo evitar preguntarse algo.

Con la situación familiar de Klein, ¿cómo pueden tener el dinero o los medios para comprar un revólver?

Zhou Mingrui no pudo evitar fruncir el ceño.

Mientras pensaba profundamente, de repente descubrió una huella roja a un lado de la mesa. Su color era más profundo que la luz de la luna y mucho más denso que el «velo».

¡Era una huella de sangre!

«¿Una huella de sangre?» Zhou Mingrui inconscientemente movió su mano derecha que había estado sosteniendo el borde de la mesa. Mirando hacia abajo, vio que su palma y dedos estaban cubiertos de sangre.

Al mismo tiempo, el dolor punzante en su cabeza continuó. Aunque se había debilitado un poco, continuaba incesantemente.

¿Me rompí la cabeza?

Zhou Mingrui adivinó mientras se daba la vuelta y caminaba hacia el espejo de tocador roto.

Unos pasos después, una figura de cabello negro de complexión mediana y ojos marrones apareció claramente frente a él. La persona tenía un aire académico distinto, como si fuera un erudito.

¿Este soy yo ahora? ¿Klein Moretti?

Zhou Mingrui se quedó atónito momentáneamente. Como no había iluminación suficiente por la noche, no pudo ver con claridad y continuó hacia adelante hasta que estuvo a un paso de chocar con el espejo.

Usando la luz de la luna como un velo carmesí como iluminación, giró la cabeza y examinó la esquina de su frente.

Un claro reflejo apareció en el espejo. Su sien tenía una grotesca herida con marcas de quemaduras a lo largo de su periferia. La sangre manchaba los alrededores de la herida y había jugos cerebrales de color blanco grisáceo que se retorcían lentamente dentro.