L1S – Capítulo 155

0

¡Ring! ¡Ring!

Me había quedado dormido esa mañana, viendo era un sábado, pero me despertó groseramente el sonido de mi teléfono.

“Ugh… es sólo un número desconocido”.

Raramente recibiría llamadas de personas que no fueran mis padres, así que después de descartar la llamada, me volví a quedar dormido. Sin embargo, unos minutos después, el teléfono sonó de nuevo.

“Qué…”

Fue sólo entonces que recordé que le había dado mi número de teléfono a la joven maestra el otro día, cuando casi había perdido toda esperanza.

Después de escuchar lo que tenía que decir, yo estaba saltando de alegría.

“¿Verdaderamente puedo conocerla?”

“Bueno… podría ser un poco difícil en este caso, ya que se ha trasladado al extranjero”.

“¡A dónde se ha ido, por favor dígame!”

Siguiendo a mi insistencia, terminó por ceder y me informó que había sido transferida a una escuela en Brasil, completamente al otro lado del mundo, siguiendo a sus padres que eran diplomáticos.

Para un estudiante de secundaria normal sería impensable ir hasta Brasil para encontrarla. Sin mencionar, ¿qué le diría a ella si nos encontráramos? Probablemente ni siquiera me conocía, así que ¿cómo debía tratar de convencerla de que mis recuerdos no eran una mera fantasía?

Sólo terminaría siendo tratado como un chiflado.

Justo cuando colgué el teléfono, la realidad me golpeó. Fue como un punto de inflexión, donde verdaderamente no sabía si creer o no en mis propios recuerdos.

‘Chiiizzic ¿Johra? ¿Puedes escucharme? Yo… es difícil contactarme porque me quedan muy pocos nanobots. Chiizzic’.

Era la voz de Lena la que sonó en mi mente.

“¿Lena? ¡Lena!”

Aunque no era capaz de responderme, definitivamente no había sido mi imaginación. Era la primera vez que Lena había encadenado una frase tan larga en este mundo.

“Así que no fue sólo un mero sueño”.

Las cálidas lágrimas comenzaron a fluir cuando finalmente tuve más confianza de mis recuerdos.

“Definitivamente tengo que encontrarme con Melpomene, tal vez incluso ella recuerde algunas cosas”.

Puede haber sido visto por otros como una decisión imprudente, pero trabajé a tiempo parcial en un restaurante de comida rápida durante todo un año con el fin de ahorrar suficiente dinero para mi viaje. Obteniendo la aprobación de mis padres, en el verano de mi quinto año de preparatoria, le envié una carta informándole sobre mis intenciones de visitarla y me subí a un avión con destino a Brasil.

“Johra, ¿está bien ir a conocerla así?”

El año pasado, Lena se había recuperado y ahora éramos capaces de mantener una conversación.

“Debe haber una razón por la cual Gaia me envió aquí, así que necesito encontrarme con ella al menos una vez. ¿Por qué Melpomene estaría en este mundo?”

Puede haber sido un asunto urgente viendo lo rápido Gaia me envió, pero había perdido la oportunidad de encontrarla cuando aún vivíamos cerca. Así que ahora, no tuve más remedio que tomar la ruta más larga y hacer mi camino a Brasil, dos años después.

No puedo perder más tiempo. Después de algunas transferencias con el fin de asegurar los boletos de avión más baratos, finalmente había llegado a Brasil.

Estaba en un hemisferio completamente diferente, así que, aunque era verano en Corea, era invierno allí en Brasil. Afortunadamente, dado que el país estaba relativamente cerca del ecuador, su invierno era más parecido a la temperatura otoñal de Corea.

Mientras esperaba en el aeropuerto a que mi viaje llegara, le pedí a Lena que buscara información relevante sobre Brasil.

Palmada, palmada.

Me di la vuelta y me encontré frente a una mujer coreana de 45 años.

“Podrías ser…”

“¿Tú eres el que envió la carta?”

“Sí”.

“Me preocupaba que fueras un estudiante extraño, pero pareces estar bien. Aun así, estoy bastante interesada en lo que te obligo a llegar tan lejos después de haber visto a alguien de pasada”.

Condujimos por un tiempo, antes de llegar a las puertas de una mansión de un tamaño decente. Era una casa de tamaño decente en las afueras de la ciudad que le había sido proporcionada a su familia debido a la posición de su padre como diplomático.

¡Timbre! ¡Timbre!

“¿Quién es?”

Escuche la dulce voz de Melpomene a través del intercomunicador.

“Abre, he traído al estudiante”.

“¿En verdad?”

La puerta se abrió y me pareció genial sentir el aura de Melpomene, a pesar de que su aspecto era algo diferente.

“Uh… Hola…”

Ella dudó por un poco mientras finalmente respondía.

“¿Nos hemos visto antes?”

“Sólo de pasada, pero tú te sentías familiar”.

“¿Has venido hasta aquí sólo porque creías que yo te era familiar?”

Su madre ya le había explicado la situación, pero ahora que lo escuchaba de primera mano, aún sonaba increíble.

“No sé por qué, pero no podía dejar de pensar en ti”.

“Eres un estudiante visitando desde lejos, así que puedes quedarte aquí un par de días”.

Su madre me dio permiso para quedarse en su casa por unos días. Más tarde esa noche, Melpomene se coló en mi habitación.

¡Shh!

Llevó su dedo a mi boca y luego jaló mi mano mientras escapamos de ese complejo. Caminamos alrededor de 30 minutos antes de terminar en un aislado parque.

“¿Te preguntarás cómo puedo caminar tan bien a pesar de no ser capaz de ver?”

“Bueno, sí”.

“Me gusta caminar en el parque por la noche, el silencio me permite disfrutar de la naturaleza, así que después de venir tantas veces y caer a menudo, finalmente memoricé la ruta”.

Hubo un momento de silencio mientras nos centrábamos en el chirrido de un saltamontes cercano.

“¿Eso también es algún tipo de magia?”

“Si me lo preguntas parece ser más trabajo duro y persistencia”.

“Jaja, he soñado con Dioses y Magia. Soñé que podía ver y dar forma al mundo como deseaba”.

La miré pensativo, parecía que ella también tenía algunos recuerdos.

“Puede sonar extraño, pero cuando me enteré de que venías a visitarme desde Corea, pensé que eras mi príncipe azul en su caballo blanco, que venía a por un cuento de hadas. Eso significaría que no era sólo una loca con todos esos extraños sueños”.

“¡No estás loca, yo también tengo los mismos sueños!”

“¿Qué? ¿Qué dijiste?”

“También tengo los mismos sueños”.

“Jojo, yo realmente podría creerte… podría hacerlo”.

Comenzó a llorar cuando comenzó a creer que sus sueños se harían realidad.

“Lena, ¿estás lista?”

“Creo que debería ser capaz de interrumpir momentáneamente la interferencia mágica y acceder a la red Sephiroth, pero sólo sería por un corto tiempo y no seré capaz de volver a hacerlo por un tiempo”.

“Está bien, a mi señal”.

“¿Con quién estás hablando?”

Respondí con una sonrisa.

“¡Sólo por esta ocasión, podre mostrarte un milagro! 3… 2… 1… ¡Ahora!”

Justo cuando mi cuenta finalizó, cambie su vida con un poder muy específico.