L1S – Capítulo 152

0

“Alpeon, no permitas que nadie deje los confines del Pozo”.

‘Sí Señor’.

Materialice mi disco de metal y volé sobre el acantilado.

“La última vez fui a la batalla con Valenor, pero ahora estoy solo”.

Una nube de polvo se reunió a la distancia y enormes dragones aparecieron en el horizonte sobre la misma.

“¡Tch! ¿Por qué tuvo que pedirme que sea vaya fácil con Noradriana y sus tontos dragones?”

Flote sobre mi disco de metal, esperando la llegada de los Elfos y Dragones en medio de las llanuras.

Medio día más tarde, el grupo de 10000 elfos y los dragones detuvieron su avance ante mí.

“Lena, ¿puedes amplificar mi voz, por favor?”

“Bien, puedo configurarla para que los animales que nos rodean puedan escucharte bien”.

“¿Animales? ¡¡Ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, realmente puedes hacer algunas bromas graciosas!!”

Una estruendosa risa sonó a través de las llanuras a un volumen increíblemente alto, causando que los elfos cayeran al suelo sosteniendo sus orejas con dolor.

“Lo siento, no fue mi intención molestarlos”.

Lena ajustó el volumen a un nivel más razonable y fui escuchado sin ningún problema. Tal vez el estallido anterior fue una de las bromas de Lena, pero al menos logró llamar la atención de todos.

“Me alegro de que todos hayan venido este día, pero no puedo decir que aprecio la hostilidad mostrada. ¡A la luz de eso, me gustaría mostrarles un poco de algo… Arriba!”

Inmediatamente los diez mil elfos y dragones comenzaron a flotar en el aire.

Aunque le había entregado la mayoría de mis poderes a Gaia, Odín y el Padre del Cielo, mi conexión con la red Sephiroth aún existía.

Para los Elfos, la altura de cien metros ya era un peligro si caían, en cuanto a los dragones, a pesar de tratar de resistir con su magia, todo fue en vano porque fue bloqueada por la red Sephiroth.

“Bueno, con suerte eso los ha vuelto un poco más humildes, ahora todos ustedes deberían regresar a casa, a excepción de Noradriana. De acuerdo, los elfos antiguos también pueden venir. Tengo cierta deuda que pagar, así que no los mataré, ¿está bien?”

El ejército ante mí fue forzado a la servidumbre debido a mi poder abrumador, ya que no tenían forma de resistir mi magia y no podían manejar la suya.

“Bien, ahora los bajare lentamente”.

Usé la red Sephiroth para colocarlos abajo suavemente.

¡Ruido sordo! ¡Ruido sordo! ¡Ruido sordo!

Noradriana entonces se me acercó junto con a los elfos mayores. Aunque su lenguaje corporal fue de sumisión, un brillo en sus ojos me dijo lo contrario.

“Espero poder derribarla sin lastimarla demasiado”.

Como era de esperar, una vez que estuvo lo suficientemente cerca, eligió intentar probar si yo podía defenderme en contra de su destreza física y abrió sus fauces y trato de morderme.

Quazic

Invoque el escudo Rohim a tiempo y sus dientes se rompieron como resultado.

“Lo siento por eso… estaba tratando de ser amable, pero no puedes culparme por la autodefensa, ¿cierto?”

‘Dale unos dientes nuevos, Johra. Sé que tu Creación de Magia puede hacer eso, ¿verdad?’

La voz de Gaia apareció en mi mente.

‘¡Tch! Así que ha estado mirando todo este tiempo’.

Noradriana se apartó de mí y me miró con miedo.

“¡Creación de Materiales!”

Recreé sus dientes rotos. Estaban hechos para ser más robustos que los anteriores y brillaban con un tono dorado.

“Hey Noradriana, detente, que no somos enemigos. Sólo escúchame, ¿de acuerdo?”

Aunque nunca me había agradado particularmente, me había salvado la vida en aquel entonces, así que tenía que compensarla de alguna forma.

El antiguo dragón verde se inclinó ante mí en completa derrota y los elfos mayores a su lado también se postraron ante mí.

“Ustedes elfos han sido derrotados y como tal, necesitan seguir mis órdenes. ¡Quiero que muevan a su gente a estas llanuras en los próximos seis meses! Noradriana, te ordeno que ayudes a la raza élfica y como compensación para cubrir el costo de su marcha, ¡les daré esto! ¡Creación de Materiales!”

Creé varias toneladas de oro.

“No continúes incluso pensando en retirarte de esto, cualquiera que me traicione será manejado rápidamente”.

Girando mi espalda hacia ellos volé de regreso al Pozo.

‘Alpeon, ¿cómo va la excavación?’

“No ha sido fácil debido a la presencia de los Saboteadores del Vacío, pero actualmente estamos a 900 metros de profundidad’.

“Ya veo, sigan con su buen trabajo”.

‘Señor, los Asmodianos estarán llegando pronto’.

“Estoy enterado, acomodalos en las viviendas que hemos construido en las afueras.

‘Si señor’.

Los Asmodianos habían venido a unirse a mí, significaba que ya era hora de matar al Rey Demonio, pero no quería tener que hacer todo yo solo.

‘Bueno, tal vez como ahora no tendrá la ayuda de los Reencarnados se mantendrá oculto’.

“¡Oh cierto! Alpeon haz que lleven el cuerpo de Talvin al lago”.

Poco después fui capaz de usar su cuerpo para resucitarlo, como recompensa por su desempeño en su vida pasada.

Seis meses después, los Elfos y los Asmodianos fueron enviados a sus tierras natales en Elfenheim y Evelisla y mis problemas se resolvieron de forma pacífica.

“Oh, casi me olvido de que hay una tarea para ayudar a Gartmar. Alpeon, tráeme a Ian”.

Poco tiempo después, Ian apareció ante mí. Tal vez fue debido al estilo de vida pacífico, pero me parecía un poco más gorda de lo que lo era en mis recuerdos.

“¿Me llamaste, mi señor?”

“Sólo llámame Johra”.

Ian se sintió bastante nerviosa al verme usar algo de ropa inusual.

“Déjame ver, Lena, ¿puedes contactar a Máquina y transferir aquí a sus antiguos colegas?”.

“¡Estoy en ello!”

Poco después, los miembros del antiguo grupo de Ian aparecieron junto a ella.

“¿Gillian? ¿Pirata? ¿Melinda?”

“Oh, ¿dónde está este lugar?”

“Pensé que de seguro estaba muerto”.

Todos se abrazaron, extasiados por su reunión.

“Sé que todos están felices, pero me gustaría que todos ustedes me prestaran atención, por favor”.

“¿Tú eres el que nos salvó?”

“Así es Melinda, este es mi Señor”.

Siguiendo la explicación de Ian, todos levantaron su vista y me miraron fijamente.

“Bueno yo exactamente no los salve a todos de forma gratuita. Tengo un favor que pedirles”.

Durante los siguientes meses los tuve en un entrenamiento y nivelación en contra de los Saboteadores del Vacío en los túneles bajo el Pozo, hasta que se volvieron mucho más fuertes.

“Bien, ahora por favor vayan a Gartmar y ayuden a un grupo de mujeres llamadas Kishande, Ashe y Miranda”.

Les di algo de dinero y los puse en esa tarea como una manera de saldar las viejas deudas.

“Eso debería resolver la mayoría de las cosas, ¿cierto?”

La mayoría de los elfos había regresado a su tierra natal, sólo unos pocos se habían quedado para actuar como intermediarios y establecer un punto comercial entre nosotros.

También ocasionalmente necesitaría enviar algunas tropas élite para reducir el número de Saboteadores cerca de Elfenheim o para defenderlos de los Trons en Evelisla.

Hasta que finalmente un día.

Pazzic